In The House.

Ella vive en la mansión, y espera ser liberada algún día. Por alguien, o aunque sea... algo.

3Me gustan
2Comentarios
918Vistas
AA

4. Capítulo 4

-Yustin, muchacho, llegaste... Y con el invitado del que me hablaste. -habló el anciano 

-Por milésima vez Hugh, soy Justin (yostin), no Yustin. 

-Yo te digo como se me pegue la gana, soy más rico que tú idiota. ¿Quién es tu amigo?

-Él es ...Niall. 

-Neiall, interesante nombre. 

-Señor, es... Niall (nayal). -dije tembloroso

-Jóvenes de hoy, tan patéticos. Ya que llegaron, la fiesta puede comenzar. Chicas, ya saben que hacer.

Las chicas se apartaron de él rápidamente y corrieron a Justin, y hacia mi. Me sentía tan idiota... No podía soportar esto. 

-V-Voy al baño...-dije alejándome lo más rápido posible 

Al caminar por la mansión, encontré una puerta que tenía un letrero, decía: ''Baño''. Abrí la puerta y me encerré. Pero al hacerlo, una chica gritó aterrada, ese grito lo había oído mucho tiempo atrás. Tenía los brazos sangrando dentro de la bañera, Toda el agua que la cubría era roja. Me quedé congelado, no sabía que hacer. 

-¡¿Quién eres?! ¡¿Qué haces aquí?! -gritó llorando 

Me cubrí los ojos antes de responderle. 

-S-Soy Niall Horan... -me di la vuelta

Escuché que salió de la bañera y dejó correr el agua por el drenaje.

-Vete del baño, ¿qué te ocurre? ¿Cómo te atreves a entrar de esa manera en casa ajena? Acabas de invadir mi privacidad. 

-¿P-Por qué te cortabas? 

Volteé y la vi envuelta en una toalla blanca que estaba siendo manchada por sus brazos cortados. 

-¡No te importa! ¡Y no le hables de esto a Heffner! Sería para que me vuelva a... -se tocó la mejilla que por cierto estaba morada, me retorcí por su moretón

-¿Heffner te hizo esto? 

-No puedo decir nada, es mejor que te vayas ya, o te matará. Y a mi me volverá a castigar. 

-¿Castigar? ¿Él te castiga? ¿Qué eres? ¿Su hija?

-Soy su ''perra'', como todas las que están allá afuera, cumpliendo sus deseos, todo lo que él quiere. Pero algún día voy a irme de aquí, me voy a largar, y voy a cumplir mis sueños. 

De nuevo, no tenía palabras para decir.

-Y-Yo pues, fui invitado por Justin, ¿lo conoces? 

-Él es otro bastardo. -dijo con repugnancia

-¿Te hizo algo? 

-Me hizo mucho, cada vez que viene, siempre se acuesta conmigo y me golpea por todas partes.

-¡¿Qué?! 

-Mi vida es una desgracia total, y no espero a que tengas pena por mi. Y de una buena vez, vete. 

-Pero....yo puedo ayudarte. 

Me miró interesada en mis palabras. 

-Ya me cansé de creerle a todos, siempre me engañan con sus estúpidas palabras.

-¿No tenías esperanzas de salir de aquí algún día? Tal vez ese día está a punto de llegar. 

Caminé hacia la puerta.  

-Voy a volver... -puse el pie fuera del baño y tocó mi hombro, ella era bajita 

-Soy Lucy... 

Asentí y salí del baño sin mirar atrás. Regresé al comedor, Justin estaba desnudo sobre el sofá que se encontraba al lado del comedor. Heffner por otro lado, disfrutaba igual que Justin. Esto no era para mí, entonces me largué de la casa. Cerré la puerta y corrí, tal vez Justin vendría detrás mío para perseguirme. Felizmente no fue así, llamé a mi manager para que enviara mi jet privado, ya quería largarme de este lugar. 

Esperé y esperé, pero la espera no me molestó, estuve pensando en esa chica. No me gustaría vivir la vida como lo hace ella. Y me gustaría ayudarla, y eso es lo que voy a hacer. ¿Cuál era su nombre? No lo recuerdo bien, pero sé que empieza con L. 

PDV Lucy (Punto De Vista- Lucy)

Lo vi irse corriendo de la casa, tal vez se abría aterrado de verme así. E asustado a una persona más. Cerré la cortina de mi ventana. Solté unas lágrimas, pero me las limpié. No valía la pena llorar. Si había nacido fea, entonces no tendría porqué llorar, ¿o si? 

No entendía porqué siendo tan fea, tenía personas atractivas a mi alrededor. Hasta e llegado al punto de creer que ellos convivían conmigo para hacerme sentir mal todos los días de mi miserable vida. Yo nací en una familia muy prestigiosa, y adinerada. Por ahí dicen que el que es rico en dinero, no es rico en amor. Y era cierto, mi familia no me quería. 

Tenía dos hermanos, uno mayor, y la otra... también mayor. Eramos Leonard, Laila, y yo...Lucy. Mis hermanos eran TODO para mis padres. Los cuatro no me querían. Era un odio extremo hacia mi persona, tan extremo que hasta tuve que ponerme el nombre ''Lucy'' por mi cuenta. Mientras no tenía nombre me llamaban ''La última Rotterdam''. Si, extraño apellido, Lucy Rotterdam. Un día me cansé de que me despreciaran tanto que me escapé, Laila me vió escapando y a puesto a que no dijo nada. Andaba por las calles pidiendo limosna. Unos compañeros del colegio me vieron sentada en el suelo, toda sucia y mugrienta pidiendo limosna. Primero se burlaron de mí, luego en vez de darme dinero, escupieron en mi mano. Empezé a chillar después de que se fueron. 

Hasta que llegué a encontrar esta maldita mansión. El viejito ese en ese tiempo era un poco más joven, me recibió con gusto en su casa, me mandó a bañar, peinar, cambiar, todo lo que fuera posible por verme como una verdadera Rotterdam. Yo lo admiraba (en ese tiempo) demasiado, estaba muy agradecida, me compraba todo y me quería mucho. Hasta que llegué a cumplir 16, mis dulces 16. 

-Ya te has convertido en una señorita, ahora las cosas van a cambiar aquí. -esas palabras, no le encontraba sentido al cumplir los 16, pero ahora... las comprendo muy bien. 

''Señorita'', ''cambiar'', ahora que era grande, él podía hacer de mí lo que le diera la gana. Me empezó a pegar, una noche me violó, me trataba como su juguete. Ya habían otras chicas aquí, también. Pero a mí me paraba molestando a cada rato. 

En una de sus fiestas traté de escapar. Salté un muro, pero me rompí la rodilla. Me desmayé por el susto y las falsas esperanzas de escapar de la casa. Hasta que desperté, era mañana, la rodilla me sangraba aún, dolía a demonios. Empecé a llorar y llorar. Hasta que sentí a alguien detrás mío, volteé y me miró. 

-¡¿Q-Quién eres?! ...Aléjate, aléjate, no me toques...-retrocedí aterrada 

-No te voy a hacer daño, ¿por qué llorabas?... ¿Estás bien? 

No respondí, me quedé hipnotizada por la belleza de sus ojos y de su rostro, era hermoso. Me limpié las lágrimas. 

-Soy ...Niall. 

-No sé quien eres, no confío en ti. 

De pronto, los dos guarda-espaldas de Hugh aparecieron detrás de Niall. Lo botaron, me dio tanta pena. Luego me tomaron a mi, me dolía la rodilla, andaba en bikini por alguna razón. Se notaban mis moretones que me hacía Hugh, y mi rodilla dolía mucho. 

Hugh me tiró una bofetada al ver que me había escapado.

-¡VUELVES A ESCAPAR Y TE MATO!

-¡PREFIERO QUE ME MATES A QUE ME OLBIGUES A VIVIR AQUÍ!

Me volvió a bofetear. Me dolía la cara. El día en el que Niall había vuelto, estaba más simpático y ... diferente. Dijo que podía sacarme de este infierno, no sé si creerle, tal vez me esté mintiendo.

Seguro me mintió y quedó traumado con mi aspecto. Moretones por todas partes, ¿Quién querría a una chica como yo? Al llegar la noche, veía las estrellas... Dios me iba a dar esperanzas de poder ser feliz, ya había sufrido mucho.

PDV Niall

-Conocí a una chica...-dije mientras pinchaba la carne que estaba servido en mi plato

-¿A una chica? -preguntó mi manager que aún no recordaba su nombre- ¿Era una modelo?

-No.

-¿Una actriz?

-Menos.

-¡Cantante!

-Ah ah. -negué con la cabeza

-¿Entonces?

-Una chica común.

-Ah, una fan.

-¡No! Una chica común y corriente.

-¿Y era linda?

-Se podría decir que si, era bella.

-No sería bueno que te enamores de una chica común. -dijo Margott (mi maquillista-estilista) setándose en la mesa a cenar con nosotros

-¿Por qué? -pregunté confundido

-Porque ... eso no sería productivo. Todas te quieren soltero, así te animan y te aclaman. Y si sales con una chica ''común'', no progresarías en nada.

-Haber, haber, haber... Primero que nada, en ningún momento dije que me había enamorado de una chica ''común''. Y no todo tiene que ver con dinero o fama, soy una persona, igual que todas las personas que viven en este mundo.

-No eres igual que todos Niall, eres famoso ahora.

-Margott, no estas ayudando al muchacho, él quiere contarnos sus cosas, qué hizo en el día, déjalo. -mi manager me defendió y chocamos los cinco

-Exacto, conocí una chica su nombre empieza con L pero no lo recuerdo tan bien, y quiero ayudarla porque esta en problemas.

-¿Qué tipo de problemas? -preguntó Margott

-Problemas emocionales.

-¿Emocionales? ¿Existen problemas emocionales?

-Ten cuidado con lo que haces Niall, podrías salir perdiendo. En cualquier cosa que hagas.

-Margott, ¡basta! Te contratamos como maquillista no como consejera del chico.

-Pues si es así entonces me voy.

Terminé de comer y me fui a bañar.

*continuará*

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...