Nuestro destino

Este amor que siento por ti es verdadero y especial.

Con cada paso que dimos descubrimos que nada en este mundo nos podría separar.

Eres mi vida y no habrá un amor igual en mi.

Cuando te conocí jamás creí que te volverías tan importante para mí.

Por ti hago cosas que jamás imagine que haría.

Siempre volverás a mi y yo volveré a ti... porque ese es nuestro destino...

6Me gustan
3Comentarios
13725Vistas
AA

49. Capítulo 49 (3/3)

-si papá no va y lo mata lo haré yo- dijo Jay muy enojado -¡¿como pudiste aguantar eso?!-

-Les hice a creer a todos que era una chica pobre-

-aunque así lo fueras no tuvo porque tratarte así- dijo mi mamá -yo se que por amor puedes aguantar muchas cosas pero lo que hizo ese niño estuvo muy mal, te uso y te trato de esa manera ¿solo porque creyó que eras pobre? Esa es una tontería-

-es por eso que nunca los llame, no quería que supieran nada-

-¿y en todo ese tiempo solo fue él? ¿no hubo nadie más? Alguien que te hiciera olvidarle- pregunto Jay

El nombre de Liam atravesó fugazmente por mi cabeza, pero no, él fue muy importante en mi vida pero no lo suficiente para hacerme olvidar a Harry. -No Jay, no hubo nadie más- Además Liam era mio, solo mio y no quería compartir ni siquiera su recuerdo con nadie más, después de todo era lo único que tenía de él, solo recuerdos.

-yo se que eres tonta pero jamás creí que tanto Caroline-

-Jay por favor déjala en paz- lo regaño mi mamá

-Es la verdad y espero que te quites pronto ese anillo y lo olvides-

-Jay no entiendes, lo amo...- mis palabras sonaban entrecortadas por todas las lágrimas que no dejaban de salir -En estos momentos estoy contando los segundos que paso sin él, lo quiero conmigo, a mi lado-

-¡¡mejor me largo antes de seguir escuchando tus estupideces y ni se te ocurra hablarme, no hasta que lo olvides!!- salio muy enojado.

Mi mamá solo me abrazo -sabes que tiene toda la razón en enojarse Caroline, él te ama y daría cualquier cosa por no verte sufrir nunca-

 

 

 

A la mañana siguiente me levante aproximadamente a las seis de la mañana y lo primero que hice fue ir a la habitación de Jay pero él no estaba, lo busque en toda la casa pero no tuve éxito, al final me rendí. Mi abuela ya estaba despierta.

-abue ¿donde esta Jay? Necesito hablar con él-

-Lo siento mi amor se fue hoy en la mañana, le pregunte si no se despediría de ti pero al parecer esta demasiado enojado contigo-

-¿a donde se fue?-

-El solo viene los fines de semana, vive en Nueva York- Jay es el editor en jefe de la revista "Magnifique"

-¿de verdad? Bueno... gracias abue, iré a dar una vuelta al bosque, cuando Tay y Josh despierten por favor diles a donde fui y explícales- ella asintió.

Salí de la casa dirigiéndome al bosque que se encontraba detrás de la casa, siempre había amado ese lugar, ahí nadie podía molestarme, era algo que yo había impuesto cuando era niña, tenía siete años y papá no quiso comprarme la muñeca que había pedido, me encontraba demasiado triste así que corrí al bosque y grite que no quería ver a nadie y si alguien siquiera lo intentaba me iba a tirar al río, obviamente nadie se acerco, cuando decidí salir, dije que cada vez que yo estuviera triste iría a ese lugar y nadie más podía entrar, solo yo y termine por obtener mi muñeca.

Me senté a llorar nuevamente ¿cuanto tiempo se supone que estaría así? Mis ojos ya se encontraban demasiado hinchados por llorar en los últimos dos días.

 

 

 

***

 

Y en todo el mes nada cambio, en todo el día aparentaba estar bien solo por Taylor y Josh, quería que ellos lapasaran bien y supongo que lo conseguí.

-amiga me encantaria quedarme más tiempo pero tengo asuntos que atender en la empresa de mi familia- dijo Taylor.

-y yo también, además de que no puedo dejar ir sola a mi novia- siguió Josh, abrazo y beso a Taylor muy tiernamente haciendo que mis sentimientos tontos se presentaran en esos momentos, un par de lágrimas se me escaparon pero las limpie rápidamente.

-se que puedo confiar en ustedes y que bajo ninguna circunstancia le dirán nada a Harry-

-¿hasta cuando vas a seguir torturándote con esta locura?- pregunto Taylor -tu lo amas y no has parado de sufrir desde el primer instante en que llegaste aquí-

-Solo necesito tiempo para superarlo, no se preocupen por si voy a dejar de amarlo porque creo que eso no sucederá nunca-

-cuídate mucho, te vamos a extrañar y ten por seguro que no diremos nada-

-gracias Josh-

Subieron al avión, me sentía triste por mis amigos, los extrañaría.

 

 

Regrese a casa, por suerte me encontraba sola, en estos días lo único que necesito es tiempo para mi sola.

Solo pude llorar sola un par de horas, después de eso llego toda la familia y no solo ellos, Jay había traído amigos... maravilloso ¡que todos vean el terrible estado de Caroline Hills!

Me levante inmediatamente y casi corrí a las escaleras pero Jay me detuvo, rodeo mi hombro en un fuerte abrazo.

-te perdonare hermanita si me permites presentarte a mis amigos, tal vez te guste alguno, ¡claro excepto uno que esta comprometido! Él esta prohibido-

-Entonces yo también soy prohibida Jayson ¿recuerdas que valor tiene el anillo que traigo puesto? Y no pienso quitármelo-

-No lo he olvidado y tampoco dije que te lo quites, solo quiero que los conozcas y tengo la esperanza de que tu sola decidas quitártelo ¿aceptas?-

-¿acaso no ves mi ojos? Están hinchados de tanto llorar ¿pretendes presentarme así?-

-tu eres hermosa sin importar que, vamos- me jalo del brazo llevándome a la sala -amigos quiero presentarles a mi querida hermanita Caroline, monstruo él es George- señalo al rubio de ojos verdes -él es Peter- otro rubio -Freddy- un moreno -y... ¿donde esta el prohibido? ¡¡Payne!! ¿donde te metiste?- ¿él dijo Payne? Solo era una coincidencia ¿no es así? Deben existir millones de Paynes en el mundo. -¡¡Liam James Payne a la sala ahora!!- volvió a gritar e inmediatamente salio el castaño el cual me había arrepentido de dejar muchas veces y quien en todavía pensaba aun estando con Harry, sentí un infarto aproximarse pero por suerte mi corazón lo pudo resistir, él pareció igual de sorprendido al verme -Caro el es Liam, o como lo llamamos nosotros el prohibido, comprometido con el peor dolor de cabeza que existe en este mundo y aun así el la ama y la soporta- ¿que se supone que debía hacer? El tampoco reaccionaba -Liam, ella es mi hermana menor, ¿recuerdas que te hable de ella y te dije que sería ideal para ti porque es la chica más cursi y romántica que existe en este mundo? Pero bueno, no quisiste esperarla-

-también mencionaste que era mentirosa ¿no es así Jay?- dijo sin dejar de verme a los ojos.

-estas loco, nunca dije eso-

-entonces debo estar confundiéndome-

-es un placer conocerlo señor Payne, bienvenido a mi casa, mucho gusto a ustedes también- me dirigí a los demás amigos de Jay

-¿Va a cenar con nosotros?- pregunto y si no me equivoco Peter -sería un honor disfrutar de su belleza por más tiempo-

-¡el esta coqueteando contigo!- grito Jay, a lo que él chico se puso rojo como un tomate.

Sonreí forzadamente -lamento ser tan grosera pero en estos momentos no me siento muy bien y prefiero retirarme, por favor vuelva pronto y podremos conversar sin ninguna interferencia, con permiso- me di la vuelta sin voltear a Liam pero estaba segura que me miraba, lo sentía.

Pude darme cuenta que aún traía la pulsera, del sol y la luna, yo hacía tiempo que me la había quitado pero obviamente lo había guardado como una de las cosas más valiosas.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...