Eventually [Magcon]


2Me gustan
0Comentarios
322Vistas
AA

5. capitulo 5

Caí rápidamente al suelo cuando vi a Aaron acercarse, el me miro y frunció el ceño, parecía molesto.

Se acercó a mí y me tendió la mano ayudándome a levantarme.

-Vámonos a casa Maddie.

-¿Por qué?- pregunte subiéndome al skate- hemos venido para esperar a las chicas y a Carter y Taylor.

-Me encuentro mal Maddie vámonos por favor.

-Vete tú solo, yo voy a esperar a mis amigos - dije cruzándome de brazos, note como él se tensaba pero no tenia la mínima intención de  fingir que no estaba molesta con el.

-Te he visto antes Maddie, sé que lo sabes todo, pero se supone que no debo decirte nada así que vámonos a casa y lo hablamos.

Asentí mientras montaba el skate y bajaba la calle, Aaron iba a mi lado, paramos en el semáforo escuchando como sonaba el timbre que daba por finalizado el día, pero ninguno de los dos le hizo mucho caso, cruzamos el paso de peatones y no tardamos en llegar a mi casa.

La verdad es que mi casa estaba algo lejos de nuestro instituto pero con el skate y un atajo que nosotros mismos habíamos realizado no tardábamos más de 7 minutos en llegar, pare enfrente de la puerta y mire a Aaron que ya tenía el skate  en la mano.

-¡Escupe!- dije algo menos enfadada ya que me había relajado el paseo.

Él se tomo lo que dije al pie de la letra ya que soltó un escupitajo  en la acera, le mire poniendo una mueca de asco y él se rio.

-Buajj- solté en el momento en el que lo piso.- Tu ya no entras a mi casa.

Mi comentario solo hizo que él se riera más, pero al ver mi cara seria paro.

-No te lo conté porque sabía que no caerías en sus juegos Maddie, confió en ti, lo vi como una manera de ganar dinero.

-¿A mi costa?

-¿Qué quería que hiciera? ¿Hacer una pausa para ir al baño y contártelo?

-Hubiese estado bien.

-Venga Maddie, te conozco, lo hice por ti, por Nancy.

Mire hacia abajo donde se encontraba mi skate, conocido por Aaron como Nancy, yo nunca lo llamaba así pero el tenia debilidad por hacerlo. “Nancy” fue mi primer skate con el/ella aprendí a montar y era el único con el que montaría, pero ahora se veía desgastado, una de las ruedas era de diferente modelo y color, estaba desgastado por la punta y por los lados y para repararlo necesitaba 150 dólares que mi madre se negaba a darme y que yo era incapaz de ahorrar.

-No lo necesitamos, ni yo ni Nancy.

-Venga Maddie no te lo tomes como si fuese cuestión de dinero, tómatelo como una venganza.

-¿Una venganza?¿Por qué?

-Por todo lo que te hicieron Maddie por Dontonvallie.

-Sabes que no les doy tanta importancia como vengarme además creía que eran tu amigos ¿Por qué quieres que me vengue de ellos?

-Mas que una venganza una lección.

-Paso.

-Pero Maddie.

-Aaron estoy harta de sus jueguecitos solo quiero olvidarme de todo, no voy a ser una pieza mas en sus juegos y creía que tu tampoco lo serias, pero me equivoque.

Cogí mi skate del suelo y me dirigí hacia la puerta de mi casa.

-Maddie…

Abrí la puerta  y entre cerrando la puerta detrás mía, mi hermanastro se encontraba en el sofá.

-Hola princesa ¿Estas bien? Te veo mala cara.

Negué con la cabeza y subí rápidamente las escaleras a la vez que oí sonar el timbre, entre a mi habitación y cerré la puerta, deje el skate en el suelo y  me deslice por la pared de la puerta quedando sentada en el suelo hundí mi cabeza entre mis piernas y suspire, estaba realmente cansada de todo esto, solo deseaba cumplir los 18 e irme a la universidad, alejarme de este barrio de pijos donde no encajo ni me gustaría encajar.

Sentí como alguien llamaba a la puerta pero lo ignore, alce la cabeza mirando hacia la ventana XXL que ahora ha diferencia de esta mañana se encontraba llena de cajas, lo que me faltaba vecinos nuevos, como me había ido tan bien el día venían a mejorarlo, nótese mi ironía.

Cerré la puerta con pestillo mientras seguían aporreándola para que abriese, era Aaron pero pasaba de él, tenia que entender que tenia derecho a enfadarme y que de momento nada de lo que el dijese o hiciese me haría cambiar de opinión.

Me acerque a la cama y me quite la sudadera tirándola al suelo, me tumbe en la cama y mire hacia el techo, maquinando como haría para librarme de ellos porque era seguro esta semana y todas las que necesitaran la usarían para intentar ganar la apuesta que estaba segura que ninguno de los 4 ganaría.

Sonó un sonido de notificación, de seguro que seria alguna de la chicas echándome la bronca por no haberlas esperado, mire la pantalla, era un mensaje, pero era desconocido.

“Hay que aprender a elegir los amigos- Y”

Más y más jueguecitos, pero yo estaba harta, borre el mensaje y deje mi teléfono en la mesita de mi lado.

Cerré los ojos lentamente hasta quedarme dormida

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...