Unique

Un romance inesperado y repentino, que terminara de igual manera. Claro...a menos que el amor mismo, logre unirlos de nuevo.

31Me gustan
53Comentarios
2804Vistas
AA

8. Capitulo SIete

Capitulo Siete

 

Despierto gracias a un molesto sonido es mi móvil, la alarma que programe para hoy; diablos. Me incorporo con algo de dificultad, mi cabeza me da vueltas; respiro profundamente. Me siento en la orilla del colchón, inclino un poco mi torso para recoger mis bóxers del suelo.

 

Apago la alarma, me pongo de pie y camino directamente al baño. Necesito una ducha urgente, aunque sea con agua fría; tengo una resaca terrible y todo es culpa de Alessia.

 

Eh de contarles que pasamos la noche juntos el día que llegue a Londres, la mañana siguiente desperté y ella no estaba a mi lado. Minutos después apareció Grace en mi puerta con Daniel, solo me visitaron para avisarme que en media hora me esperaban en el lobby porque iríamos a un restaurante a la comida de ensayo de la boda.

 

Me aliste, estaba preparado con mi abrigo color café; skinny jeans de mezclilla clara, botines del color de mi abrigo y que contrastaban con mi camisa color azul rey.

 

El ensayo de la boda no fue tan malo, me toco estar al lado de Unique todo el tiempo; puesto que ella será al dama de honor y yo el padrino. Mi jefe, Steve y su esposa Dalia llegaron al restaurante a medio ensayo; puesto que esa mañana llegaron de su largo viaje de vacaciones y llegaron directo a Paris para la boda de su hija.

 

Terminando el ensayo, regresamos al hotel; Grace estuvo algo histérica todo el día por los nervios de que hoy será su boda, mientras que Daniel parece muy tranquilo.

 

Antes de que pudiera siquiera quitarme el abrigo y meditar en lo que haría el resto del día, Alessia toco  la puerta; me propuso que saliéramos a explorar Paris, por supuesto acepte. Aunque les confesare, me sentía nervioso de que en cualquier momento nos encontráramos a sus padres en el hotel y se les hiciera extraño vernos juntos; pero para mi buena suerte, salimos del hotel sin problema alguno.

 

Como era de esperarse, Unique tenía muchos planes en mente.

 

Para empezar, visitamos el Museo de Louvre, el arco del triunfo; caminamos por la avenida Charles de Gaulle que nos llevo directo a la plaza de la Concordia, nos tomamos nuestro tiempo admirando la hermosa fuente y lo escultural que era todo a nuestro alrededor; Alessia tuvo la brillante idea de que quería recordar donde estábamos.

 

Sencillamente saco su móvil y empezó a tomar fotos del lugar, después se quedo a mi lado; enfoco su cámara a nosotros y tomo un par de fotos.

 

Caminamos pro la avenida de campos, por arte de magia nos encontramos con una cata de vinos; parece que aquí es un evento muy común.  Se supone que era un evento privado y con invitación, de alguna manera nos colamos al lugar sin parecer ajenos al evento.

 

Pero, como se trataba de una cata de vinos; terminamos bebiendo de todo un poco.

 

Aproximadamente una hora después fue que salimos del evento, ambos ya con varias copas demás; tomamos un taxi para regresar al hotel.

 

Alessia estaba recargada en mi hombro, de repente pronuncio…”Había estado en Paris anteriormente, pero eh de admitir; que nunca había disfrutado tanto del lugar, supongo y es gracias a tu compañía;  eres especial”

 

Quede en total silencio, no supe que contestar. El elevador se detuvo, Alessia puso sus pies en punta y me beso; pero este beso fue diferente a todos los anteriores. Duro bastante, pro era suave; no fue pasional como suelen ser, esta vez parecía que ella quería demostrarme lo tierna que puede ser, no lo sé.

 

Bajo del elevador, la vi caminar por el pasillo y las puertas metálicas se cerraron frente a mí.

 

Me recosté en la cama, me sentía algo cansado; pero aun así, con todo y mi cansancio y mi borrachera; mi mente formulo muchas  preguntas para mí.

 

Quise pensar que el beso tan tierno y las palabras tan cariñosas de Alessia, tal vez fueron causa de la influencia del alcohol. 

 

Pero, gracias a sus palabras; logre confundirme.

 

Eh de admitirles algo, desde que mis amigos aparecieron en mi oficina con todas sus preguntas; le eh dado vueltas al tema. No estoy seguro de querer algo serio con ella, pero algo me dice que es una chica especial para mí; dejando a un lado la rara relación que tenemos (si es que a esto se le puede llamar relación) creo que eh desarrollado ciertos sentimientos hacia ella.

 

Pero no me atrevo a decirlo en voz alta, porque tengo miedo de que ella no sienta lo mismo por mí.

 

Salgo de la ducha, la resaca se que ah quitado un poco con el agua fría de la regadera; como podrán saberlo, esta horrible cruda es efecto de la cata de vinos.

 

Seco mi cuerpo con la toalla del hotel, me pongo un conjunto cualquiera; skinny jeans de mezclilla clara, una camisa blanca totalmente lisa, mis converse blancos y mi abrigo café para evitar el frio. Alboroto mi rizada cabellera con mis manos, alguien toca a mi puerta; camino hacia ella.

 

-Buenos días –dice Daniel

-Buenos días –respondo educadamente

-Ayer se me olvido avisarte que pasaría por ti para irnos a la localidad donde será la boda –comenta

-Oh claro, deja tomo mi móvil y nos vamos -comento

-Ese es el detalle que se nos olvido –comenta- Debes de tomar todas tus cosas para irnos, nuestro vuelo a Florencia es en media hora –agrega

-Oh…-es lo único que logro responder            

-Te esperamos en el lobby en cinco minutos –comenta

-Sí, perfecto –respondo asintiendo con la cabeza

-Te dejo para que te alistes –dice amablemente- Con permiso –agrega

-Propio –respondo con una sonrisa

 

Lo veo caminar hacia el elevador, cierro la puerta; corro a mi habitación y empaco lo más rápido posible, sin importar que mi ropa sucia de los días anteriores se revuelva con la limpia de la maleta. Salgo de la suite con rumbo al elevador, comparto mi viaje al lobby con un par de chicas.

 

Ambas rubias y altas, bastante…perfectas. Tienen rostros con facciones muy finas, sus cuerpos parecen haber tenido algo que ver con cirugías plásticas lo que las hacen ver bastante bien. Me sonríen efusivamente, les respondo con una sonrisa cualquiera y enfoco mi vista a la maleta que llevo en la mano.

 

Puede que Unique tenga el cabello morado, su cuerpo no es extremadamente delgado pero está en el punto intermedio donde tiene suficientes curvas; me encantan sus ojos, su nariz tan perfilada y lo marcado de sus labios. Sonrió al pensar en ella, definitivamente; después de ella no habrá nadie que me cause tal sensación ó impacto.

 

Al llegar al lobby me encuentro con mi jefe Steve, Daniel y sus padres; la señora Susan Fusenberg y el señor David De la Renta. Me presenta educadamente con ellos como su padrino de bodas, salimos del hotel y una Suburban negra nos espera fuera del hotel.

 

Casualmente pregunto por la esposa del señor Moore, por Grace y Alessia (quien es la que me interesa realmente) El señor Steve me responde que ellas ya están en Florencia, parece que a tempranas horas de la madrugada volaron hacia allá porque Grace quería asegurarse personalmente de que todo estaba marchando bien. Steve se quedo en Paris para recibir a los padres de Daniel, que llegaron ayer en la noche; lo que explica porque no estuvieron en la cena de ensayo ayer en la tarde.

 

Aun seguía sorprendido con el vuelo de primera clase que tome de Londres para llegar a Paris, pues ese vuelo en primera clase no se compara en lo absoluto con el vuelo en Jet privado que nos llevo de Francia a Italia; dios…no sabía que un jet pudiera ser tan espacioso.

 

Al llegar a Florencia ya nos esperaba una camioneta del mismo estilo, unos minutos después nos encontrábamos frente a una hermosa construcción que parecía bastante antigua y aun así; por dentro era bastante lujosa, escuche a Daniel mencionando que se llamaba “Forte di Belvedere”.

 

Podía escuchar mis pasos mientras caminaba por el pasillo detrás de todos los demás, esto es enorme y bellísimo. Sharon, la planeadora de la boda se nos acerca. Nos indica que todos tenemos habitaciones asignadas para pasar la noche, ahí mismo nos espera nuestra vestimenta para la gran boda y debemos de estar justo en este mismo pasillo en menos de veinte minutos porque los invitados empezaron a llegar y están listos tomando sus lugares.

 

Mientras Sharon sigue parloteando, yo me dedico a buscar a Unique con la mirada; desde anoche no la veo y creo que sería bueno platicar un poco antes de la boda.  No lo sé, no entiendo sinceramente que me sucede el día de hoy particularmente; desperté con la necesidad de verla y aclarar mis ideas que hoy parecen estar echas un desastre, ojala y Alessia haya sido sincera cuando dijo que yo era especial.

 

Un hombre se acerca a mí para indicarme cual será mi habitación, regreso a la realidad y me doy cuenta de estoy solo en ese pasillo con el hombre; parece que el tiempo que me perdí en mis pensamientos fue suficiente para que todos los demás fueran a sus respectivos cuartos.

 

Llego a mi habitación, es un hermoso y amplio cuarto; es aun más lujoso que la suite del hotel. La decoración es antigua, todo en su mayoría es de madera; seguramente cedro ó pino, probablemente es de la madera más costosa en el mercado pero no soy bueno identificando ese tipo de cosas. Lo que sí es bastante obvio, es que el candelabro colgante del techo es de oro y cristales; eso es indudable.

 

Dejo mi paleta parada junto a mí, camino hacia la cama; sobre la colcha de seda hay un traje ya listo, es color negro, la camisa blanca y el corbatín es azul rey. Me despojo de mis prendas y me pruebo el traje, me queda a la perfección; tengo muchos trajes en casa, pero ninguno es tan fino como este.

 

Alguien toca a la puerta, abro; la señora Sharon ha mandado a su asistente a avisarme que ya me están esperando. Camino a mi maleta, saco mi loción y roció un poco de ella sobre el traje y mi cabellera. Guardo mi móvil en el bolsillo de mi pantalón, salgo del cuarto y sigo los pasos de la rubia asistente.

 

Al llegar al pasillo Sharon parece nerviosa,  Ya están formadas en perfecta línea las amigas de Grace quiénes serán sus damas de compañía, pero caminaran solas al altar puesto que el único padrino de Daniel seré yo y caminare junto a Alessia.

 

Me siento algo nervioso de pensar que estaré junto a Unique, tomo mi lugar donde me corresponde pero falta Alessia a mi lado; la boda está por comenzar.  Daniel ya está en el altar, esperando.

 

-Hasta que por fin –dice Sharon frente a mí, parece aliviada; pero su mirada esta fija detrás de mi

 

Dirijo la mirada en la misma dirección que ella, Grace camina hacia nosotros sosteniendo un ramo de flores blancas que se confunden con su blanco vestido pero logran resaltar gracias a la cintilla color azul rey que tiene en la cintura su lindo vestido de novia.

 

Pero realmente quien me quita el aliento es Alessia, camina detrás de su hermana; pero es una mujer completamente distinta el día de hoy.

 

Dejo atrás a la chica hipster que conozco desde hace semanas, cambio los skinny jeans por un lindo vestido azul marino strapples igual que el resto de las damas; con la única diferencia que el de ella es corto hasta las rodillas lo que deja a la vista parte de sus lindas piernas, por primera vez la veo usar tacones.     

 

Pero, dejando a un lado su vestimenta y el ramillete que sostiene en sus manos; me enfoco en su rostro, es totalmente otra.

 

Por primera vez su piel no está limpia, el maquillaje ah acentuado lo fino de sus facciones y sus bellos ojos resaltan al igual que sus labios parecen más gruesos gracias al labial. Ni mencionar su cabellera que ah dejado de ser morada, ahora es castaña y esta peinada; tiene una coleta algo desalineada que le da un toque natural.

 

Rayos, no puedo dejar de mirarla; de por si la creía hermosa y especial, ahora más que nunca. Increíble como solo un par de detalles pueden dar el toque especial.

 

-¿Qué tanto me miras? –dice Alessia tomando su lugar junto a mi

-Todo…-logro responder, me atrevo a mirarla de pies a cabeza una vez más ahora que la tengo tan cerca

 

Ella simplemente sonríe, entrelaza su brazo con el mío como lo ensayamos ayer; con la única diferencia de que hoy tiene unos centímetros más de altura y perece un 50% más hermosa de lo que ya es.

 

Aminamos hacia el altar, me siento algo nervioso; la gente presente nos mira fijamente y con detalle. Alessia suelta mi brazo, yo tomo mi lugar junto a Daniel mientras que Unique está de pie del lado contrario esperado a su hermana.

 

El cuarteto de cuerdas comienza a tocar, mientras que los instrumentos de viento resaltan; todos los invitados se ponen de pie una vez que la nupcia matrimonial ah empezado a sonar. Grace camina  con su padre Steve a un lado, las personas presentes dice una que otra crítica sobre el vestido, sobre su caminata; sobre todo.

 

La ceremonia comienza, todos escuchamos atentos; llega el momento en que Grace acepta a Daniel y el la acepta a ella; todo aplauden, ellos se besan. Les admitiré algo, esto de casarse me parece algo increíblemente romántico. A pesar de que mis padres son divorciados y de que la única relación será que tuve fue fallida; algún día me gustaría estar en el lugar de Daniel y que una mujer especial estuviera en el lugar de Grace; pero estar enamorado es algo inexplicable, raro de percibir.

 

Recuerdo como me sentía al lado de Taylor, era una chica increíble; desde la primera vez que la vi quede flechado. Sabía que sentía algo especial por ella, pero me daba miedo definir mis sentimientos por la estúpida idea de dejar a un lado la vida de soltero.

 

El día que me decidí a estar con ella y formalizar lo nuestro, fue unos seis meses después de que empezáramos a salir como amigos. Amigos que se veían todos los días, a todas horas; que cuando no estábamos juntos hablábamos por teléfono ó nos enviábamos textos.

 

En mi mano el ramo de rosas temblaba gracias a mis nervios, golpee la puerta una vez pero al tocarla esta se abrió sola; al parecer estaba mal cerrada. Camine dentro del departamento, me encontré con la chica que creía perfecta besándose con un chico en su cocina; deje las rosas en el suelo y salir del lugar.

 

No culpo a Taylor de haberme destrozado el corazón, realmente fue mi culpa por no haber puesto en claro nuestra situación; por no haberle dicho desde un principio que quería mas de nosotros. Pero también supongo que obviamente ella no sentía algo especial por mí, de lo contrario; jamás habría besado a ese chico.

 

 

Suspiro al recordar ese episodio en mi vida.

 

Veo a Unique saludar a las personas, ella sonríe y contesta; la observo desde mi mesa; bebo un poco de mi copa de vino blanco. Se ve peculiarmente radiante bajo la luz de los reflectores y la luna, diablos; es hermosa, esta noche me recuerda a la noche en que la conocí, aunque esa vez había menos luz. Creo que tal vez y mis amigos tenían razón al decir que una chica estaba alterando mis sentidos.

 

Me levanto de la mesa, camino hacia Unique.

 

-Disculpen…-digo refiriéndome a las personas a su alrededor- Me temo que debo robarles a Alessia por un momento –agrego tomándola a ella del brazo

-Con permiso –dice ella a los demás, quienes responden asintiendo con la cabeza- Gracias pro salvarme, ya o sabia como escabullirme de esa gente…-me dice una vez alejados del grupo de invitados

-Me parecía que estabas muy a gusto –digo sin detener mi paso

-Oh para nada…-dice ella, detiene su paso- Soy buena fingiendo que me agrada la gente –agrega, toma asiento en el pasto

-Hey... ¿Eso fue una indirecta? –digo levantando una ceja

-No lo creo…-responde negando con la cabeza, dirige la mirada a sus zapatos- Es obvio que me agradas, por eso grito con tantas ganas tu nombre en las noches –me mira rápidamente, sonríe maliciosamente

-Shh.! –me pongo de rodillas frente a ella- Alguien te puede escuchar –agrego

-Nadie nos escuchara, todo están muy entretenidos en las bebidas y criticando la fiesta de mi hermana-contesta-Diablos, estos tacones me están matando –se quita los zapatos dejándolos a un lado

-Tengo una idea –comento

-¿Qué cosa? –responde levantando las cejas

-Vamos a mi suite –contesto

-Buena idea, podemos organizar una fiesta privada –dice sonriente

-Ponte los tacones y vámonos –comento poniéndome de pie, tomo su mano para ayudarle a levantarse

-Oh no...esto jamás de nuevo en mi vida –dice negando con la cabeza mientras se levanta

-¿Piensas caminar descalza? –pregunto

-Por supuesto que no –responde- Creo que tengo un caballero frente a mi que me llevara en sus brazos hasta la cama –agrega sonriente- ¿Oh no? –levanta una ceja

 

Me limito a sonreírle, la tomo en brazos; rodea mi cuello con sus brazos y camino hacia la entrada del Forte di Belvedere. Alessia ríe mientras subo las escaleras con ella en brazos, camino por el pasillo a mi habitación; abro la puerta con algo de dificultad.

 

Cierro la puerta detrás mío, camino a la orilla de la cama y delicadamente recuesto a Unique en la cama. Ella no suelta mi cuello, me acerca a su rostro.

 

-En verdad eres increíble..-susurra mirandome a los ojos

-Y tu única –respondo con esta sonrisa

-Hagamos de esta noche como su fuera la última –comenta

 

Antes de que pueda responderle, se apodera de mis labios; dejándome sin palabras.

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...