Unique

Un romance inesperado y repentino, que terminara de igual manera. Claro...a menos que el amor mismo, logre unirlos de nuevo.

31Me gustan
53Comentarios
2809Vistas
AA

9. Capitulo Ocho

Capitulo Ocho

 

Despierto enredado en las cobijas, parpadeo un par de veces; los rayos del sol entran sin control por la ventana, lastiman mis pupilas. Me incorporo en la cama, recargo mi espalda en la pared detrás mío; estiro mis brazos hacia el techo, me duelen todos mis músculos.

 

Tuve una maravillosa noche con Unique, esta vez no estuvimos juntos solo por placer. No le dije nada verbalmente, pero corporalmente trate de expresarle que es importante para mí; miraba fijamente sus ojos tratando de que ella se diera cuenta que entre nosotros había algo mas que esto físico.

 

Se que nos conocimos casualmente en la calle a media noche, pero yo no creo en las casualidades. El hecho que después haya resultado hija de mi jefe y que de la nada terminamos conviviendo mucho; no es casualidad para mí. Creo que de alguna forma esto estaba destinado a pasar, tenía que enamorarme de ella; era algo que estaba marcado en mi destino.

 

Me pongo de pie, me alistare para ir a buscarla a su habitación eh invitarla a salir; tal vez tener una cita romántica y hablarle sobre mis sentimientos, esperando y ella me corresponda.

 

Estoy por caminar hacia la ducha y escucho el ruido de la puerta, Alessia entra; viste abrigadamente y luce su nuevo color de cabellera dejando suelta su melena.

 

-Buenos días –digo con una evidente alegría

-Hola –contesta ella con una tenue sonrisa marcada por sus labios- ¿Acabas de despertar? –agrega, cierra la puerta detrás de ella

-Tengo despierto ya un rato...-contesto- Iba a tomar una ducha para ir a buscarte –agrego sonriente- ¿Me acompañas? –digo levantando una ceja

-Te gane –su sonrisa parece tímida

-Okey...entonces me duchare rápido, espérame; así salimos a desayunar algo y a conocer Florencia –comento alegre

-Me temo que eso no va a pasar –contesta, su voz suena seria- No tengo tiempo, tengo otros planes -agrega

-Oh...-respondo confundido- En ese caso, tal vez podemos ir a comer ó a cenar, ya que te desocupes –agrego

-Bueno, lo que pasa es que me tengo que ir –contesta, agacha la mirada

-En ese caso, llámame cuando regreses a Londres y salimos; yo me iba a quedar hasta mañana, pero en ese caso me voy en un rato por....-me interrumpe

-No volverás a verme Harry –dice seria mirandome a los ojos, siento algo romperse en mi interior- Me voy para regresar a mi estilo de vida, no creo regresar de nuevo a Londres –agrega

-¿Estas terminando lo nuestro? –es lo único que logro pronunciar

-No puedo terminar algo que nunca empezó –contesta seria- Pensaba que tenía claro que no teníamos algo “nuestro” –agrega

-No...yo...-un nudo estorba en mi garganta

-Fue divertido, no lo negare que eres un muchacho increíble y un amante maravilloso –sonríe- La pase de maravilla a tu lado recorriendo Londres, recorriendo Paris y durmiendo a tu lado –agrega- Pero me temo que la diversión ya llego a su fecha de caducidad, no podemos arriesgarnos a que esto evolucione a algo mas –concluye

-Creo que es demasiado tarde entonces –respondo- Lo que yo siento hacia ti ya ah evolucionado, no permitiré que esto se acabe así sin intentar algo mas –agrego

-Lo siento, pero yo no siento nada por ti –responde fría, siento mis lagrimas amenazar con salir- Tengo un vuelo que tomar, no puedo llegar tarde; solo quería despedirme -agrega

-¿Por qué me haces esto? –digo con la mirada cristalina

-No te estoy haciendo nada –responde ella levantando los hombros

-No puedes irte –doy un par de pasos hacia ella- Por favor –la tomo de las manos

-Lo siento Harry –contesta, aprieta mis manos- Lamento verte así, pero no cambiare mis planes ni romperé mis reglas por ti –agrega

 

Me quedo sin palabras, suelta mis manos; se pone de puntas para que su rostro este a la altura del mío. Besa suave y delicadamente mis labios, respondo al beso con lágrimas resbalando por mis mejillas. Rompe el beso, me sonríe; limpia mis lagrimas con las palmas de sus manos, no parece afectada ante mis lagrimas.

 

Un “Adios” sale de sus labios, no respondo. Da la media vuelta, camina hacia la puerta; cierro los ojos, el estruendo de la tabla de madera me indica que no la volveré a ver de nuevo.

 

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...