War of Hearts. // stony stogers

El adinerado hombre dotado con inteligencia: Anthony Edward Stark, decidió formar una bella familia con el adorado Steve Rogers. Una vez casados, decidieron adoptar un pequeño niño, al que decidieron ponerle el nombre de Peter. La familia Stark Rogers vivía en paz, con amor. Todo eso se verá afectado con la aparición del soldado Bucky Barnes nuevamente en la vida del amado Capitán América.

0Me gustan
0Comentarios
860Vistas

5. V

Tony le explicó al niño como usar ese aparato tan raro, él solamente asentía más confundido que nada. No sabía nada de la empresa armamentista. Pero aunque no entendiera, le gustaba ponerle atención. Y como le hablaba de todo lo que sabía, le hacía ilusiones de que era sería un buen padre cuando se casara o algo así. Y eso le dio tristeza al recordar que su papá lo abandonó.

— Para resumir sólo tienes que presionar éste botón lejos de tu cara y dejarán de molestarte.

— ¿No podías haber dicho eso desde el principio y ahorrarte todo el sermón?

— Niño, trabajé con armas durante tantos años, que siempre tenía que explicar todo el uso, no se olvida tan fácil.

— Está bien, lo siento.

— A todo esto, ¿dónde están tus papás?

— Ah... mamá está trabajando en el restaurante de aquí cerca, y papá fue a comprar boletos de lotería. Y creo que ganó porque jamás regresó. ¿Pero podemos no hablar de eso?

Tony asintió, y el niño le ofreció un sándwich, realmente se veía hambriento. Al ver a ese niño con sus pequeños inventos con la poca tecnología que tenía, era increíble. No pudo evitar pensar en Peter y sonrió inconscientemente, ambos chicos tenían muchísima inteligencia.

— ¿Estás bien Tony?

— Oh, sí. Sólo que recordé a mi pequeño, es todo.

— ¿Tú pequeño? ¿Acaso tienes un perro?

Tony se aventó la carcajada de su vida.

— No, mi hijo.

El niño hizo una expresión de "😨". No podía creerlo.

— ¿La señorita Potts es la mamá?

Tony estaba que se ahogaba con la comida, pero él entendía que el niño pensara eso. Siempre se la pasaba con Pepper, por la empresa y por ser su mejor amiga.

— Ehhh... no. Es Steve Rogers.

— ¿¡El Capitán América!?

El niño se dio un golpe en la cara y Tony no pudo evitar reírse, las expresiones del niño realmente le alegraban el día.

— Sí.

— Wow, ¡es increíble Tony! Apuesto que tú y Steve escogieron un niño igual de inteligente y hábil como ustedes.

— Sí... ese niño es increíble. Igual que tú, cuando salgamos de esto, te llevaré a conocerlo, ¿qué te parece?

— ¿Estás hablando enserio Tony? ¡Me parece perfecto!

— Entonces te lo prometo. Ahora necesito que me ayudes a otra cosa.

— ¿Qué es?

— ¿Quién es Chad Davis?

New York, NY.

Steve y Rhodey tenían 10 horas frente a pantallas y documentos revisando acerca del EXTREMIS, estaban exhaustos. Peter decidió bajar a estar con ellos, aunque FRIDAY estuviese contándole historias, era inútil. El pequeño sólo se inquietaba más y más.

— Capitán, se requiere su escaneo de retina y el del pequeño Peter, hay un mensaje de voz en el Servidor privado de Stark Industries.

— Está bien JARVIS.

Padre e hijo se levantaron del suelo e hicieron el escaneo de retina requerido, pero Peter se quedó viendo aquella pantalla mientras JARVIS decodificaba la voz y al ver la foto de la persona que había dejado el mensaje, Peter comenzó a llorar y a Steve se le congeló la sangre.

— Steve soy yo, no tengo mucho tiempo así que primero que nada quiero decirte que lo siento, sé que te lastimé y te puse en peligro y eso no volverá a suceder. Segundo, éste mensaje obviamente está codificado por mi voz, y pedirá el uso de retina tuyo y de Peter... hijo, si llegas a escuchar esto; quiero que sepas que papi Tony no puede volver aún... está defendiéndose de los malos para que no te hagan daño a ti ni a papá Steve, ¿sí? Te amo pequeño. Y a ti Steve... también te amo, cuídate y cuida a Peter. Está haciendo demasiado frio y acabo de robarle el poncho a un indio de madera. Los amo.

— ¡Papi Tony! ¡Él está bien! Papi está bien.

El pequeño estaba que no se lo creía y comenzó a dar brincos por toda la sala de la Torre. Y Steve, no podía de la felicidad y junto a Rhodey las lágrimas comenzaron a salir. Tony estaba vivo, y eso es lo único que les importaba. Ahora más que nunca, tenían que descubrir que tenía que ver el EXTREMIS, con el mandarín.

— JARVIS, necesitamos que busquen un poco más en los archivos, hay algo que no cuadra.

— A la orden, Capitán.

— Capitán, yo me retiro. Tengo que advertirle al presidente de lo que acaba de pasar.

— Pero no digas nada acerca de Anthony, por favor.

— Claro que no, Capitán. No pondría a mi mejor amigo y a su familia en riesgo.

— ¡Adiós tío Rhodey! Y lo siento por comportarme tan mal.

 
Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...