La chica ideal


1Me gustan
0Comentarios
83Vistas
AA

6. CAPÍTULO#6 -UN VIEJO VÍNCULO.

Abro los ojos, y siento como si no hubiese dormido absolutamente nada, y un inmenso dolor invade mi pecho.

Hoy miraría a Ernesto, claro la primera vez recordando que era homosexual.

Miré el reloj que apenas daba las 7:00 AM, empecé a pensar: debo salir de la casa a la escuela a las 10:00 AM en punto, 3 horas para arreglarme... no bastan para arreglar un corazón roto, en algunos momentos de mi vida, quizás únicamente, aquellos donde mi tristeza es mayor que mis alegrías, solo en esos casos me gustaría que las drogas fuesen legales, así podría decirle a la gente que me estaba drogando, y que por eso tengo los ojos rojos, en lugar de esconderme para no tener que decir que lloro todas las noches, me siento vacía, necesito respirar, derrumbarme, para empezar otra vez desde cero, y no tratar de sostener una estructura frágil, a la cual día a día le pongo más peso, aunque todo eso lo escondemos con una simple sonrisa y un "estoy bien", que si fuesen visibles, notarias que llevan dentro esas 2 palabras que suenan tan fáciles de decir.

—Norma, tu hermana necesita irse más temprano, ¿me harías ese favor? —De esta forma mi madre me informa que no podre desahogarme mucho rato en la ducha, ni en mi cuarto... desde aquella noche me he sentido extraña, y con peor suerte y digo peor, porque no es como que tenga una buena suerte todo el tiempo, mejor dicho nunca.

—Si madre, yo la llevo.

—Gracias hermosa. —Le brindo una sonrisa forzada, con ganas de que se dé cuenta que estoy mal, me de unos abrazos y unos besos empalagosos y me diga que todo estará bien, sin necesidad de que le cuente el problema, porque estaré muy ocupada desmoronándome con ella, pero que va.

Sale del cuarto sin percatarse de mi dolor, supongo que todas las madres del mundo son intuitivas, menos la mía. De acuerdo, solo tengo que soportar hasta que llegue la noche y poder "drogarme" Ja.

Termine de arreglarme, solo faltaba mi hermana, la cual es la que tiene que llegar temprano y siempre se tarda, hasta hoy... se me hacía raro que hoy fuese a ser diferente.

¡Oh! ya viene, agarra su lonche y se despide de mamá dándole un beso, yo ya lo había hecho así que solo la espere afuera, el aire se sentía agradable, era un día ideal, ni frio ni calor, simplemente perfecto.

—Ya vámonos. —Me decía con un tono de intriga, mi pequeña hermana. —me ha dicho algo nuestra madre. —Sin voltear a vernos, trataba de formar un dialogo conmigo, cosa que nunca había hecho, siempre sentí que ella me tenía una especie de rencor, no sabría decirles porque, solo sentía eso. Sin voltear a verla desistí de ponerme los audífonos como todos los días lo hacía, y los guarde en la mochila, y conteste a su desafiante mirada.

—¿Así? Y ¿Qué te ha dicho? —Ella se detuvo en seco, buscando mis ojos, apartando la vista rápido, figurando que hay algo en el cielo, más interesante que yo.

—Me ha mencionado que te ha visto triste, estos días, por alguna extraña razón cree que me importa, solo te pregunto, por ella.

—Pues no tienes por qué hacerlo, estoy bien. —Preparada para marcharme intento sacar mis audífonos, pero la enana parlanchina no dejaba de formular palabras.

—¡Espera!, mira Norma, somos hermanas y aunque no queramos tenemos un vínculo que no podremos romper, está bien, te mentí, si me interesas, nuestra madre no me ha dicho nada, al parecer ella no es nada intuitiva y de paso creo que esta ciega, porque uno tendría que estarlo para no darse cuenta que estas mal, ayer te escuche llorar, y otros días, otros días pues que te puedo decir, solo sé que estas mal. —No podía creerlo, ¿Era tan obvia? Para que una persona que casi no se interesaba por mí, se diera cuenta de que estaba sufriendo, tenía que serlo.

—Tienes razón, tenemos un vínculo, pero hablaremos después, ahorita llegaras tarde a la escuela. —Empecé a caminar, pero ella no se movía.

—No, eso fue una excusa que inventé para que saliéramos temprano, sabía que tú no ibas a querer hablar con la excusa de la escuela. —No pude evitar sonreír, me había engañado una chica de 13 años.

—De acuerdo, ¿A dónde vamos? —Ella se quedó pensativa por un minuto, y volteaba a ver a los lados, como en busca de algo, en un instante se encontraba frente a nosotras un taxi al cual mi hermana le había hecho la parada.

—¿Qué haces?, Ingrid, no traigo dinero para pagar un taxi...Hermana vamos a algún lugar cercano.

—¿Ingrid?, tenía mucho que no me llamabas por mi nombre, tranquila, además no te estoy pidiendo dinero, yo traigo, hoy no iremos a la escuela.

—Espera un momento, tú no puedes decidir eso, ¿de dónde traes dinero? Y aunque traigas para el taxi, no creo que sea mucho, espero que no sea mucho, porque tu jovencita tendrías mucho que explicar. —Ella le pidió al taxista que esperara.

—Norma, necesitas distraerte, tranquila el dinero tiene justificación y si es mucho... una de las razones por las cuales nunca salgo de mi cuarto, es porque estoy contestando mensajes en mi página de tutorías, no es noticia que soy buena en la escuela, así que ayudo a quienes lo necesitan, normalmente me contacta y agendan cita y me pagan 50 dólares la hora, trabajo con 2 jóvenes al día de 5 horas cada sesión, gano como 3000 por 6 días y el domingo descanso, eso es lo que no sabes de mí. —Mi cara de sorpresa era más que justificada, mi hermana menor, la nena de 13, ganaba más dinero que yo, más bien, yo ni ganaba dinero.

—¿Nuestros padres saben?

—No, y te pido que no les digas, el dinero que gano lo estoy guardando, no he agarrado nada desde que empecé con esto, hoy será la primera vez, pero es por ti.

—¿Desde hace cuánto haces esto?

—Hace como 10 meses, ya llevo buen dinero guardado.

—Esta bien, no diré nada, solo porque de todos modos el dinero de nuestros padres también te corresponde, haré como si no trabajaras. —De un de repente el taxista dijo que iba a poner a correr el taxímetro si nos seguíamos tardando, así que subimos.

—¿A dónde iremos? —Pregunte con una preocupación enorme.

—Ya le di indicaciones, tú solo disfruta del trayecto, será un poco largo. —No le dije nada, solo me voltee hacia la ventana, ella tampoco menciono nada más, se puso sus audífonos y me indico que me pusiera los míos, supongo que sabía que necesitaba pensar, e inundar mi mente, mi memoria y mi supuesto corazón sentimental, de soluciones... Era difícil, siempre lo es cuando te rompen las ilusiones, solo imagina que lo que más quieres tener en esta vida, la razón que te hacia sonreír, sentir nervios, adrenalina, como se ruboriza toda tu cara, el sudor en las manos, la falta de respiración y las palabras cortadas, todo al mismo tiempo, no lo pudieses tener, es como si murieras, pero en ese momento es como si te gustara morir, tal vez es un capricho, una ilusión pasajera, quizás es como ustedes creen o por lo menos algunos, y esto no sea amor, porque como dicen los adultos, cuando uno es joven se va a equivocar varias veces, llamarle amor a cualquier persona que pase por tu vida es una de ellas, pero sea lo que sea, en este momento yo lo siento tan real, me duele y si esto no es amor, no quiero enamorarme porque quiere decir que dolerá más que esta ilusión pasajera, ¿Qué puedo hacer?, si no es amor, por lo menos en este momento me hace sentir débil, derrotada, vacía, ridícula, destruida... rota.

¿Desamor?, tal vez sea eso, pero si no es amor, ¿Cómo puedo sufrir de desamor?, quizás es amor o ¿Cómo se le dice al dolor causado por una ilusión pasajera?, según yo no hay clasificación o definición para eso, a lo mejor tontería, idiotez, ingenuidad, aunque por mientras solo le llamare sentimientos encontrados, y lo peor es que un sentimiento no se puede evitar, por más que uno quiera siempre estarán presentes, solo queda aprender a vivir con ellos.

—Ya llegamos Norma. —Se detuvo el taxi, dejándonos en un lugar precioso, que se encontraba a afueras de la ciudad, aquí nos traía nuestra madre que en paz descanse, a veces se me olvida que a la persona que ahora le decimos madre, es nuestra madrastra. Ingrid tenía 1 año y yo 6 cuando nuestra madre falleció, nuestro padre se había divorciado de ella cuando Ingrid tenía 6 meses porque se había enamorado de alguien más, pero aun así tenían una buena relación, mi hermana recuerda este lugar por los videos que nuestro padre tiene cuando nuestra madre nos traía aquí, pero era muy pequeña para recordar por sí sola, yo sin embargo recuerdo vagamente, dicen que me parezco mucho a ella, a veces creía que por eso mi madrastra prefería a mi hermana y también que por eso mi hermana me tenía un poco de rencor, por recordarle a la persona que según ella la abandono cuando más la necesitaba, aunque ya la perdono, pero no quiere decir que pueda tolerar verme mucho, aunque al parecer si me quiere, eso parece.

—¿Recuerdas este lugar Norma?, claro tú debes de recordarlo más que yo, sé que nuestra madre no está enterrada aquí, pero no te iba a llevar a un panteón, puedes hablar aquí con ella, en fin su esencia aún se siente. —Las lágrimas no se hicieron esperar tanto en los ojos de mi hermana como en los míos, estando aquí, el que me hayan roto el corazón, no suena tan malo.

Mi hermana fue a una pequeña cabaña que usaba nuestra madre para escribir sus libros, pero después de su muerte quedo abandonada, mi padre no quiso traernos más, tal vez creía que de esa forma dolería menos, pero a pesar de que éramos muy chicas nuestra madre logro dejar una enseñanza en nosotras, lo que realmente era amor...y eso es lo que mi hermana y yo siempre tenemos presente.

Había algo que mi madre siempre me decía una y otra vez y que yo se lo repetí a Ingrid cuando era pequeña y mamá ya no estaba:

"Hija para tener una vida hermosa, que nunca se te olvide... ama, vive y perdona como perro: Ama incondicionalmente, sin pedir nada a cambio, vive siempre feliz, como si nada te preocupara, y perdona de corazón, como si nada hubiese pasado... no importa que tanto te fallen las personas, siempre se diferente y trata de ser mejor, no mejor que los demás, una mejor persona cada día de la vida"

Y aún tengo el recuerdo de la última vez que me lo dijo, era muy pequeña para entender lo que me decía en ese momento, me gustaría decirles que ahora que tengo la edad suficiente para hacerlo, lo logre, pero no, aun no entiendo cómo se puede lograr eso, aunque puedo entender cómo fue que mi madre vivió, amo a su familia sin pedir nada a cambio, perdono a papá por haberla dejado e hiso como si no hubiese pasado nada, y cuando se enfermó, no vivió con preocupaciones, al contrario, disfruto la vida hasta el último momento.

Me senté a la orilla del rio, en la roca donde se sentaba ella con Ingrid, tenía razón, su esencia aún estaba ahí y aunque suene loco, empecé a soltar palabras al aire, como si realmente alguien pudiese contestarme.

Una mano toca mi hombro, escalofríos corrieron por mi cuerpo, seguro me puse pálida, pero era una mano caliente y los muertos tienen las manos frías y a pesar de que fuese mi madre, no sé cómo reaccionaría, aunque mi vida no es tan interesante como para que pasen esas cosas, así que es Ingrid, voltee y efectivamente era ella.

—Mira lo que encontré. —Me decía asombrada, con una caja en mano.

—¿Qué es eso?

—Pan con queso. —No pude evitar poner mi cara de fastidio, normalmente yo era una emoticón viviente

—Ya, tranquila era una pequeña broma, recuerda perdona como...

—Si, si ya, que va, dime, ¿Qué hay en la caja?

—Libros, 10 libros que mamá escribió, dedicados a nosotras, son libros que nunca salieron a la venta.

—No pensaras venderlos, ¿verdad?

—Obvio no, ganaríamos bastante dinero, pero eso no importa, date cuenta, al fin tenemos algo más que esos simples videos, algo que realmente es de mamá —Nunca la había visto tan emocionada desde que gano la feria de ciencias 6 veces seguidas... en la primaria, por dios mi hermana es un pinche genio.

—Así es hermanita. —La abrace y por primera vez no fue algo incómodo o por compromiso, fue algo real, algo que no había sentido desde la muerte de nuestra madre.

Nos quedamos leyendo uno de los títulos, nos dimos cuenta que era una saga de amor, ¿Quién podía escribir una saga completa dedicada al amor?, y más si los últimos días de su vida el único amor que tenía era el de sus 2 hijas pequeñas, aunque para ella, era más que suficiente supongo... eso creímos, pero conforme íbamos leyendo nos dábamos cuenta que su mejor historia fue nuestro padre, no porque no nos amara a nosotras, solo que es un amor diferente y para escribir una historia como la que estábamos leyendo, necesitabas de alguien que te hiciera vivir y morir al mismo tiempo, ¿Cómo?... así es el amor, una cosa que no se puede explicar, no son mis palabras son las de mi madre, en este libro.

Apenas íbamos en la página 45 de 400, y ya era hora de volver a casa, no gastamos más que en el taxi, creo que nos bastó estar en ese lugar para distraernos.

Antes de entrar a la casa nos sentamos en las escaleras, ninguna de las 2 pronunciaba una palabra.

—Sabes, pensé que el convivir con mi hermana sería lo más incómodo y que solo lo haría por necesidad, pero creo que en cierto punto me equivoque, ha sido lo mejor que me ha pasado y creo que acerté en lo de la necesidad, necesitábamos estar las 3 juntas, tú, mamá y yo. —De esta forma Ingrid me demostraba que me necesitaba y yo a ella, y que siempre nos tendríamos la una a la otra, fue lindo sentir que alguien me necesitaba.

Se escuchó el ruido de la puerta al abrirse.

—Mis princesas, ¿Qué hacen ahí sentadas?, pasen. —Era papá y con una simple mirada suya nos dimos cuenta porque mamá escribió de él, en 10 libros, porque con una mirada la amo para toda la vida.

Entramos, habíamos decidido que los libros se quedarían en mi cuarto, por el hecho de que, en el cuarto de mi hermana, entraban niños de todas las edades para las tutorías y algunos eran muy inquietos.

—¿Qué harás en el día Ingrid?

—Necesito recuperar el dinero que gaste, por tu culpa.

—No tenemos por qué actuar así.

—Lo sé, pero no quiero que papá se dé cuenta de que algo cambio porque puede saber que fuimos al lugar de mamá y no quiero, solo quiero que recuerdes que no te odio, te quiero mucho y que por más mal que me porte contigo aquí en la casa, siempre podrás contar conmigo. —A veces ella parecía la mayor, y eso me alegraba, me hacía sentir menos pesada y con menos responsabilidad de tener que ser perfecta para que la hermana menor tomara el ejemplo, pero me alegra que ella no sea como yo, sino una mejor persona, como lo hubiese querido nuestra madre.

—Esta bien, suerte enana parlanchinaaaaaa. —La despeine mientras ella le decía a papá que la estaba molestando y me fui a mi cuarto corriendo y antes de cerrar me asome y mi hermana era brazada por mi padre, mientras me guiña un ojo, riéndose permitiendo que mi padre la consuele por ser molestada por su hermana mayor, cerré la puerta y me recosté en la cama, puse a cargar mi celular, note que tenía llamadas perdidas, y demasiados mensajes, sin exagerar eran como 70 mensajes de texto, pero quería desconectarme un poco más del mundo así que lo deje cargarse al 100% antes de contestar cualquier cosa, me quede dormida 5 horas y al despertar, mire una rebanada de pastel en mi buro con una tarjeta

"Princesa, aquí hay algo para endulzar tu día, te quiero mucho, atte. Papá"

Este día mejoro bastante desde la mañana, decidí ver los mensajes.

"De Sonia (BF) —Oyes estoy preocupada, no llegaste a ninguna clase, tienes suerte de que no hayan aplicado el examen de historia, márcame. PD - Fueron a buscarte varias personas hoy y la chica nueva, esa tal Roxana se sentó en tu lugar y me hiso platica, no me da buena espina, pero es graciosa"

"De Ernesto (AP) —Hola, llegue al salón, pero Sonia me dijo que no habías llegado, ¿estás bien?, comunícate por favor"

"De Antonio (multiusos) —Buenas tardes, espero y te encuentres bien, fui a buscarte, pero tu amiga dijo que no habías asistido, necesito localizarte debido a que estoy preocupado, gracias por tu atención, descansa si es que lo necesitas, si no, te pido que me marques, por favor"

"De Rodrigo (jugador 1) —Espero y hayas llegado bien a tu casa, he tratado de llamarte, pero no contestas, espero y no me hayas bloqueado, si es así ni siquiera sé porque escribo esto, pero espero y no, también espero que no me esquives, gracias y ten buena tarde"

Leí todos, pero solo estaban en mi mente los que más me agradaron y seguía viéndolos, me agradaba que se preocuparan por mí.

—¿Qué significa BF y AP?

—Ay enana, me asustaste, no sentí cuando entraste.

—Así has de tener la conciencia, pero dime que significan.

—A si, mira BF son las siglas de mejor amiga en inglés y AP es amor platónico. —Se me queda mirando con cara de ¿en serio?

—Y, ¿si Ernesto lo ve?

—Jajaja ya paso eso.

—¿Qué le dijiste?

—Que era amigos por siempre.

—¿Es tonto verdad?

—Ja, ¿Por qué lo dices?

—Porque si eso fuese amigos por siempre llevaría una S, y si te creyó lo que le dijiste es porque no es muy brillante que digamos.

—¿Tú te fijas en todo?

—Yo solo digo que no es muy brillante.

—¿A qué viniste enana?

—O si, te buscan.

—¿Quién?

—No lo sé, mamá solo me pidió que te avisara.

—Esta bien, dile que ahorita bajo por favor, por cierto, para que sepas tiene beca y promedio de 9.9.

—Mmmm, no tiene 10, además un número no te define, puede ser aplicado más no inteligente.

—Ya enana ve.

—Esta bien, Jajaja, no te enojes, te quiero.

—Y yo a ti.

Me peine, y me aplique brillo en los labios, por lo menos para ocultar lo adormilada que me encontraba en ese momento, aunque no sabía quién era, mi madre siempre me decía que tenías que verte presentable para las personas sin importar ante quien estabas, me cambie de ropa ya que no bajaría con el uniforme, y me puse una falda un dedo arriba de la rodilla color lila con verde y una playera negra, con mis botines del mismo color y baje... Una gran sorpresa se encontraba frente a mí, el cual me dejo con la boca abierta, era mi primo Jano, el sobrino de mi madre, bueno de mi madrastra, en realidad no somos familia, pero lo quiero como si lo fuésemos, nos criamos juntos desde los 10 años, hace 2 años él se fue a estudiar al extranjero y hoy está aquí.

Corrí a abrazarlo fuertemente, ya era todo un hombre, un hombre guapo, alto, moreno claro, ojos verdes, pelo chino y corto, complexión como la de Jaime Camil, perfecta y no es porque sea mi primo, tendré que cuidarlo de Sonia Jajaja.

—¿Qué haces aquí? —Se lo dije eufórica, y sorprendida.

—Vine a visitar a mi familia, a ti, mi tía me ha criado, es como mi madre, además necesitaba alejarme del extranjero un poco, tanto gringo racista no hace querer quedarme a pasar las vacaciones ahí.

—¿Son vacaciones para ustedes?

—Mmmm, algo así, en realidad cometieron un error en el laboratorio de la escuela y las instalaciones estarán en cuarentena 1 mes.

—Espero que no hayas tenido nada que ver jovencito —Se lo decía mi madre en un tono de reproche e intriga.

—Claro que no tía.

—Más te vale.

—Bueno mamá, ¿te importa si lo llevo a mi cuarto?, tengo muchas cosas que hablar con él.

—Adelante, yo preparare la cena.

—Gracias madre. —Le di un beso en la mejilla e igual mi primo y subimos a mi habitación.

Él paso por todo el cuarto, pasando su dedo por los muebles.

—Te pasas prima, ¿Cuánto tiene que no limpias?

—Ay, ya, no has cambiado nada, sigues obsesionado con la limpieza.

—Yo no diría obsesionado.

—¿Cómo lo llamarías tú?

—No ser cochino Jajaja. —Le avente un cojín en la cara, logrando que uno de sus chinos se saliera de su tan alineada apariencia.

—Oye, tardo mucho en acomodarme mis chinos, ¿sabes lo difícil que es peinarte con el pelo tan chino?

—Afortunadamente mi familia es de pelo lacio, así que no, no sé.

—Pues mucho.

—Jajaja ya, mejor hablemos de lo que ha pasado en estos 2 años.

—Si tienes razón. —Empezamos a hablar de todo lo que nos había pasado, a él, no le tenía ningún secreto, le conté todo, hasta lo de Ernesto, lo del deseo y creo que se mantenía fuera de la locura, pero me daba el beneficio de la duda y me conto cosas asombrosas que aprendió y había visto, todo era fantástico y sería un mes grandioso, lo bueno era que mañana era fin de semana y no había escuela, podría pasar todo un día con él.

Bajamos a cenar y mi madre le asignó un cuarto junto al mío, sabía que aun teníamos los grandiosos teléfonos hechos con hilo y latas que pasábamos de puerta a puerta cuando éramos pequeños, y aprovechando eso, nos la pasamos hablando a través de ellos toda la noche.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...