Revenge: Secuestrada y Torturada

Andrea es una espía que siempre consigue lo que quiere, pero en su ultima misión ni su belleza ni tampoco su astucia le serán suficientes cuando caiga en manos enemigas, la venganza esta servida...

0Me gustan
0Comentarios
165Vistas
AA

5. Cartera Roja

-¡Joder, haber si me traen unas cervezas!!!!

Cob tenía una gran sonrisa en la cara, mientras se quitaba la chaqueta gris que llevaba encima, ella lo miraba y trataba de disimular el temor que sentía en aquel instante, sus muñecas habían dejado de luchar con las esposas que las mantenían cautivas, en su mente solo repetía y repetía...

(No demuestres miedo Andrea, no lo hagas)

Cob se acercó nuevamente y ella apenas pudo girar la cara hacia un lado cuando sintió que él le metía la mano bajo la pequeña falda.

-Te diré lo que va a pasar putita... tú me dirás ahora mismo, quien y porque demonios te envió a espiarme tan osadamente... y yo prometo no hacerte tanto daño como tenía planeado.

Ella seguía mirando para otro lado mientras sentía los dedos de Cob allí abajo, después de unos instantes empezó a transpirar y a moverse en sus ataduras.

-Suéltame maldito, no te diré nada, puedes irte al infierno tú y todos tus cómplices.

Cob sonrió...

-Vaya, vaya, vaya, al parecer alguien no va a cooperar... veras putita, aquí no importa quién demonios eres o lo buena que estés, ahora mismo estás a mi merced y puedo hacer contigo lo que se me venga en gana, entiendes.

Cob saco su mano de entre las piernas de ella y luego volvió a la carga, esta vez empezó a quitarle uno a uno los botones de la blusa, los dos cómplices de Cob, miraban atentos toda la escena y empezaron a sonreír.

-Que haces maldito!! te vas a arrepentir de esto, suéltame!!!

Andrea empezó nuevamente su batalla perdida contra las esposas, mientras Cob que ya le había quitado otro botón, no espero más y de golpe, le abrió la blusa bruscamente, haciendo que los botones salgan despedidos por todas partes, ahora ella se encontraba semi desnuda, con tan solo el brasier rosa que le cubría los pechos, la cara comenzó a arderle, después de unos segundos y al no escuchar nada levanto la mirada tímidamente, vio que Cob y los tipos tenían las miradas clavadas en sus pechos, cuando ella también lo hizo, se dio cuenta al instante del motivo, muy a su pesar sus pezones habían reaccionado y se le marcaban visiblemente en la tela rosada.

(Diablos justo ahora me viene a pasar esto, estoy perdida)

Cob le dio un sorbo a su recién llegada cerveza y se acercó nuevamente hacia ella, mientras lo hacía, sacó su reluciente navaja del bolsillo.

-Pero que buen par de melones tienes ahí putita.

Luego con toda la intención que se podría tener, tomó su navaja y hundió la punta de esta, justo en el pezón izquierdo que se marcaba en el brasier de ella.

-mmmhh..

Andrea gimió fuerte.

Cob sonreía junto a sus cómplices, comenzó a divertirse jugando con ella, continúo con el proceso, esta vez rozando la punta de su navaja una y otra vez por encima de la delicada tela rosada, se concentraba en los pezones de ella, que a cada roce, se marcaban aún con más fuerza.

-mmhhh... ¡Que haces mmhh... suéltame... basta!!!

Andrea no paraba de moverse, mientras Cob se divertía jugando con la navaja, pasaron unos cuantos minutos más, hasta que, sin previo aviso y en una maniobra rápida y certera, Cob cortó la tela y dejo caer al piso el brasiere en pedazos.

Ella soltó un grito ahogado y bajo la mirada avergonzada mientras escuchaba como los otros dos tipos celebraban aquello, ahora ellos la miraban con aún más lascivia.

Con la mirada en el piso ella recordaba que su novio siempre le había dicho que lo que más le gustaba de su cuerpo eran justamente sus pechos, pues no era para menos, estos eran naturales, redondos y grandes, llevaba desde hace algunos meses un pequeño y sexy tatuaje con forma de corazón incompleto, cuyo borde inferior terminaba justo donde empezaba su pezón izquierdo.

-Suéltame maldito enfermo!! no te atrevas a tocarme... no te diré nada!!

Cob le dio una nueva cachetada, mientras la miraba con deseo, ella se calló mientras su cabello le cubrío toda la cara, Cob espero unos segundos y luego tomó su navaja nuevamente, de pronto un sonido agudo sorprendió a todos en aquella habitación, Cob se detuvo pensativo, los tipos se miraron desconcertados, solo ella pareció escuchar algo familiar en aquel sonido, le bastó dar una mirada alrededor para comprenderlo.... a unos metros y en el piso, una Cartera Roja parecía cobrar vida mientras se arrastraba sola y timbraba una suave melodía.

(no, no, no, que no sea el...) 

つづく

 

**************************** ENCUESTA ****************************

¿QUIEN CREES QUE ESTÁ LLAMANDO EN EL TELÉFONO DE ANDREA?

********************************************************************

respondan en los comentarios por favor...

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...