Tell Me...

  • por
  • Rating:
  • Publicado: 15 mar 2017
  • Actualizado: 22 mar 2017
  • Estado: In Progress
Bueno
Antes que todo, esta historia es algo asi como un objetivo de año nuevo(2017), para salir de mi zona de confort y lograr un poco mas de confianza jaja
si es bien aceptada entonces la seguire subiendo y eso
luego de años sin subir aca, tratare de subir esta
realmente es corta
asi q espero q les guste y eso

En resumen
Trata de una chica llamada megan, tiene que ir a consultas semanales por su bienestar psicologico o emocional, le entregan un diario y en el transcurso de la historia se cuenta parte de su pasado, pero al mismo tiempo como se desarrolla en la actualidad.

Si hay algun error ortografico les agradeceria que me lo hicieran saber, a veces estoy escribiendo y ni me fijo

Y pues espero que guste y mas nada
Si llegaste hasta aca leyendo, gracias

Por favor no copies o robes la historia, realmente me cuesta crearlo u.u
Mejor compartan
vale

1Me gustan
0Comentarios
114Vistas
AA

4. Recuerdo #1

Recuerdo cuando aprendí a montar en bicicleta...

 

Cuando tenía como 8 años mis padres me dieron el gran regalo que había pasado pidiéndoles durante semanas, una bicicleta de color purpura con toques color plateado, había saltado de alegría y le había agradecido a mi madre, a mi padre le había enviado una carta de agradecimiento y él había mandado una de respuesta, el gran problema era aprender a manejarla, vivíamos en una calle bastante larga y habían bastantes arboles, la sombra cubría gran parte de la calle, recuerdo la primera vez que quise jugar con mis vecinas, tenía como 5 y andaba algo sucia por haber estado jugando en el patio de la casa, las niñas solo me quedaron viendo como si no fuera otra niña mas de este inmenso mundo, y a decir verdad me ignoraron de manera bastante obvia , luego de haber regresado llorando a la casa a los brazos de mi madre contándole entre todo el escandaloso llanto que me estaba armando, realmente no sé como hizo mi madre en entenderme, solo sé que me respondió que era bastante imposible que unas niñas no quisieran jugar conmigo, le creí inocentemente y me propuse intentar al día siguiente, luego de haber sido ignorada cruelmente como 5 veces más me rendí, mi madre no me creía que las vecinas eran malas conmigo y realmente ya no quería seguir acudiendo a sus brazos cada que ellas no me hicieran ni el más mínimo caso, aprendí en ese momento que mis vecinas eran malas porque así lo deseaban y eso no se trataba solo conmigo, un día estaba en mi habitación y por la ventana vi como le jalaban del cabello a una de mis otras vecinas que era como dos años mayor que yo, ella casi no estaba en casa pasaba en una guardería la mayoría del tiempo, sus padres casi no se mantenían en casa así que no podían cuidarla y por obvias razones no la dejarían sola en casa.

 

Mi madre realmente no creía que ellas fueran así, de esa manera aprendí a jamás hablarles a esas niñas de nuevo, el problema era que no había momento que no me las topara cuando salía, siempre estaban afuera luego de regresar de la escuela, era un verdadero problema.

Tres años luego cuando ya tenía 8 y tenía mi preciada bicicleta la hora de aprender a andar en ella había llegado, todos los días en vacaciones intentaba, el problema eran esas dos niñas siempre siendo tan malas como si así fuera su naturaleza, recuerdo que cuando por fin empezaba a andar en línea recta una de ellas me empujo solo un poco hacia atrás, esa fue una de las caídas más dolorosas que puede tener con la bicicleta, regrese con mi madre aguantándome las lagrimas lo mejor que pude, cosa que era bastante difícil por la cantidad de lagrimas que estaban siendo acumuladas en mis ojos, no le dije a mi madre como me había cado, solo que lo había hecho, me había hecho un moretón bastante grande y vistoso, mi madre me prohibió andar en la bicicleta por una semana y todo por culpa de ellas.

 

Recuerdo las incontables veces que me llamaron tonta sin razón en especifico, solamente las ignoraba y seguía andando hasta q conseguí andar en bicicleta sola, sin la ayuda de nadie y sin ayuda de ruedas de entrenamiento. Cuando se lo mostré a mi madre me hizo galletas esa tarde, y cenamos algo bastante delicioso esa noche. A mi padre le mande unas fotos que mi madre había tomado y él había enviado una respuesta, dinero en manera de recompensa, fue una situación bastante buena.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...