Tell Me...

  • por
  • Rating:
  • Publicado: 15 mar 2017
  • Actualizado: 22 mar 2017
  • Estado: In Progress
Bueno
Antes que todo, esta historia es algo asi como un objetivo de año nuevo(2017), para salir de mi zona de confort y lograr un poco mas de confianza jaja
si es bien aceptada entonces la seguire subiendo y eso
luego de años sin subir aca, tratare de subir esta
realmente es corta
asi q espero q les guste y eso

En resumen
Trata de una chica llamada megan, tiene que ir a consultas semanales por su bienestar psicologico o emocional, le entregan un diario y en el transcurso de la historia se cuenta parte de su pasado, pero al mismo tiempo como se desarrolla en la actualidad.

Si hay algun error ortografico les agradeceria que me lo hicieran saber, a veces estoy escribiendo y ni me fijo

Y pues espero que guste y mas nada
Si llegaste hasta aca leyendo, gracias

Por favor no copies o robes la historia, realmente me cuesta crearlo u.u
Mejor compartan
vale

1Me gustan
0Comentarios
118Vistas
AA

3. -1- parte 2

Irina era gran amiga de mi madre, recuerdo que ella ha estado siempre con mi madre desde que era muy pequeña, en los momentos buenos y malos, y viceversa mi madre estuvo ahí para Irina. Irina tenía dos hijos muchísimo mayores que yo tal vez por unos 5 o 6 años, debo decir que Irina era mayor que mi madre, si se habían conocido desde secundaria pero la que estaba en secundaria era mi madre, Irina ya había salido de ella o se había salido antes de terminar, realmente no se muy bien esa historia; será para otro momento, como siempre desviándome del tema.

 

Escuche un golpecito al lado, resulto ser Irina dando pequeños golpecitos al cristal de la ventana -Piensas quedarte ahí todo el día- no me había dado cuenta que ya habíamos llegado - vamos, baja - creo que un día haría explotar de la molestia a esta mujer, realmente tenía mucha tolerancia conmigo. Irina tenía varios negocios, había tenido mucha suerte aunque también había trabajado como loca para poder tener esa oportunidad, me había dado la oportunidad de ayudarle en sus tiendas, me turnaba de tienda cada dos o tres semanas, ya que había pasado un buen tiempo desde que me había mudado ya estaba acostumbrada a la rotación y ya conocía a los empleados de cada tienda, otro hurra para mi mama por ser amiga de Irina y que me pudiera brindar el puesto - dile a Alice que puede tomar el tiempo que me pidió, debe ir a revisarse al doctor - me decía Irina mientras caminábamos a la calle en donde estaban los dos primeros puestos que había montado - está bien, le diré - Alice, era una muchacha como de casi 30 y estaba embarazada de su primer bebe, era bastante agradable, últimamente había tenido algunos problemas con su embarazo - enserio haz que Alice vaya al doctor, esa chica no me hace caso para nada - cuando iba a empezar a reírme un poco, Irina ya iba un poco lejos - nos vemos luego- le dije y me despedí agitando un poco la mano.

 

Pase de la intensa luz del sol, al frescor del aire acondicionado que un día de estos me iba a pasar la cuenta por los cambios drásticos de temperatura, puse mi bolso en uno de los depósitos q había en el mostrador y me senté.

 

Vaya, pensé que jamás llegarías - la voz de chico se acercaba por el pasillo - deja todo el asunto misterioso, si vas a saludar, saluda a como se debe- el chico soltó una risa, y con dos vasos en la mano se acerco al mostrador - toma, malteada - quede viendo el vaso - enserio estas tomando esto a esta hora - se volvió a reír y le dio un sorbo más a su bebida - claro que si - esta vez yo me reí un poco - sabes Artemis, te faltaron las galletas- dije mientras agarraba el vaso en frente mío - sabia que algo se me olvidaba - Artemis no era su nombre real, sin embargo le gustaba que le dijeran así, Artemis viene del griego significa luna, y su nombre real también viene del griego y significa valeroso, el nombre de su hermano también de origen griego significa venerable, y como podrán imaginarse sus padres realmente amaban la historia griega y mitología, o es porque su mama viene de Grecia, realmente es un misterio - ¿Melissa no vendrá hoy? - pregunte mientras bebía de mi vaso - realmente no lo sé, no es como si fuera su asistente personal - Melissa era una chica bastante alegre pero tenía un pequeño problema de obsesión, si podríamos llevarlo a tal extremo, con Artemis; a él no le gustaba que ella quisiera estar pegada como chicle a él, no es que la odiara pero esa parte de ella lo hacía sentir lo suficientemente incomodo como para hacerlo dudar de aceptar ser su amigo- por cierto, Irina me dijo q Alice puede tomarse el tiempo que le pidió - Artemis empezó a retroceder al pasillo por el cual apareció - iré a decirle- en 30 minutos después Alice había salido de la tienda, la música de la tienda estaba aburriéndome un poco, música de ambiente como esas que escuchas en los elevadores en ocasiones, había perdido la cuenta de las veces que había bostezado - no preguntare el por qué de las incontables veces que has hecho esa cara - Artemis había aparecido al lado del mostrador - sabes, tus apariciones tipo fantasma un día le cobraran caro a alguien- la característica risa de Artemis se hacía presente de nuevo - pero tu ni te inmutas Megan - lo quede viendo un momento - por que ya se tus costumbres no normales - hice gesto de comillas con mis dedos,se volteo para regresar a su puesto - sí, pero el detalle es que eso solo lo aplico en ti Megan - el tonto de Andrew siempre se comportaba así, ese era su nombre, lo llamaba así siempre que me hacia molestar o cuando ya no me hacían gracia sus bromas, quizás por muchas otras cosas más, había olvido que debía escribir en el diario, cada día aunque sea unas pocas líneas o muchas páginas pero debía hacerlo siempre.

 

Asegurándome que no hubiera ningún cliente en el local, saque el diario de mi bolso.

 

"Recuerdo cuando estaba en la escuela aun y el tonto que me gustaba pensó que me gustaba alguien más, me moleste mucho cuando me di cuenta, el idiota pensó que el que me gustaba era su amigo, cuando me di cuenta quise correrme del salón, meterme en los baños y llorar pero no hice eso, no recuerdo muy bien mi reacción, creo que lo golpee fuerte en la cara, porque recuerdo que me llevaron a la oficina de la directora, se que llore pero no en ese mismo instante, recuerdo que tenía muchas ganas de gritarle en la cara todo, pero algo me detuvo grandemente, no quería sentirme más avergonzada, y el amigo de él no se lo merecía, él sabía que no me gustaba el, si no su amigo, el amigo del chico q me gustaba  que igual era amigo mío, un gran amigo, cuando fueron mencionadas las palabras su expresión de desconcierto fue tal vez igual o más grande que la mía, menciono mi nombre varias veces y pidió disculpas sin razón, no entendí por que lo hacía, si no había hecho absolutamente nada malo, todo fue bastante rápido, de pronto ya me encontraba en la oficina de la directora con unas inmensas ganas de llorar reprimidas; viendo hacia el suelo y esperando a que mi madre llegara a traerme, ya que de último momento la directora había cambiado la idea de dejarme castigada ya que había empezado a llorar como si fuera el ultimo día de mi vida, supongo que entro en algo de pánico y mejor decidió llamar a mi madre.

 

Cuando llego mi madre, pregunto qué había sucedido y la directora le había contado algo, realmente no sabía de que se trataba, supongo que era que había golpeado a un compañero, jamás sabría que había pasado con certeza, cuando salimos por el pasillo Dereck se acerco a mi madre, le dijo algo que nunca supe que fue, se despidió de mi  y seguimos en el camino, antes de llegar al auto mi madre me abrazo muy fuerte, y limpio mi cara con una toallita desechable, dejo un beso maternal en mi frente y me dijo que todo estaría buen, llegamos a casa e hizo mi comida favorita con todo y postre incluido, llego la noche y dormí de manera pesada hasta el día siguiente, recuerdo haber agradecido grandemente por haber sido viernes.  ”

 

Antes de seguir escribiendo, escuche algunos golpecitos en el vidrio que estaba al lado del recibidor- Megan! – Artemis desde el otro lado me hacía señas para que saliera de la tienda, cerré el diario y lo hice a un lado, agarre las llaves de la tienda y cerré por un momento – ¿Que sucede?  - asegurándome que la puerta estuviera cerrada y de haber cambiado el letrero, me acerque a él y a los demás – es hora del almuerzo he pasado como 10 minutos llamándote – lo mire con incredulidad, sonrió ante mi gesto – está bien no han sido 10 minutos, a lo mucho fueron 5 pero sí que te estaba hablando desde hace rato a gritos pero no me respondías desde el mostrador, pensé que me habías escuchado y saldrías a la hora que te había dicho pero al parecer – se acerco a mí y paso su brazo por mi hombro, no tenia que mencionar que era más alto que yo – no me escuchaste ni una pizca de lo que dije – realmente iba a reírme en su cara, porque no me había dado cuenta de absolutamente nada, solo me lo imaginaba haciéndome señas desde su puesto o gritándome como si estuviera perdido y eso ya lo hacia lo suficientemente gracioso, solo espero que no haya molestado a ningún cliente, solo me reí a lo bajo – ¿y pues que comeremos hoy? – Había preguntado Irina que estaba con todos nosotros  - Hoy toca – dijo una de las chicas de la tienda donde siempre se mantenía Irina – ¡Megannnnnnnnnnnnnnnnnnnnn! – escuchamos un grito de chica que se acercaba , Artemis se hizo a un lado deshaciendo su agarre - mejor me alejo, la ultima vez casi nos estrellamos con un vidrio – lo mire sin entender, luego de un rato y que los pasos a gran velocidad se hicieran sonoros cada vez mas y mas cerca, pude recordar a la única que se acercaba de una manera tan escandalosa sin importar el lugar el que estuviéramos esa era Taylor, hermana mayor de Melissa, cuando me voltee pude notar sus cabellos hechos un alboroto mientras corría en mi dirección – Sostente fuerte o quieres que te sostenga – me decía Artemis bastante bajito para que solo yo escuchara – no, está bien – Taylor llego hasta mi y con semejante velocidad se pego a mí con sus brazos envueltos a mi alrededor, me sorprendió que no me botara con semejante empujón, si esta chica jugara futbol americano seguramente haría unas tacleadas que quedarían en el resto de la historia, me di cuenta que Artemis estaba de espaldas conmigo, esa la razón por la que no habíamos pasado al suelo, Artemis había hecho apoyo en mi espalda para no darme el golpe del día – gracias – esta chica sí que no se contenía pero ni en lo más mínimo – en el último momento lo pensé, realmente espere demasiado que no chocáramos cabezas, hubiera sido bastante doloroso -  Artemis se hizo a un lado, mientras que Taylor aun seguía abrazada a mi – entonces que sucede – le pregunte, su cabello alborotado no dejaba su cara a la vista – venia para decir que mi hermana no se presentara hoy por que está enferma – se separo de mi y acomodo su cabello, mientras Artemis y yo compartíamos miradas cómplices – bueno entonces iremos a comer ensalada – Taylor me quedo viendo horrorizada, a ella no le gustaba mucho las ensaladas decía que eso solo era para conejos, Irina vio mi intención – Taylor entonces comeremos lo de la ves pasada ¿te animas? – Irina podría ser mayor pero ella siempre podía seguirte la broma, Artemis saco sus llaves y se dirigía a su auto, siempre nos dividíamos en dos grupos ya que no alcanzábamos todos en un solo auto – enserio van a comer eso, porque no vamos a comer otra cosa, algo como pizza o pollo – Artemis me miraba tratando de aguantar reírse – si comemos pizza será vegetariana, comer tanta carne es malo.

 

Con todo el desanimo que una persona pudiese irradiar con tan solo un gesto, eso era lo que tenia Taylor en estos momentos, habíamos terminado comiendo cosas que no llevaban ni una pizca de carne, cerdo, pollo o pescado ; la expresión de Taylor era lo más graciosa que jamás pude haber imaginado, realmente este lugar hacia comida vegetariana pero era de lo mas gustosa que se podía imaginar, luego de reírnos más con Taylor que a pesar de estar bastante disgustada se comió lo que pidió sin ninguna queja, antes de llegar a las tiendas Artemis le compro una hamburguesa en símbolo de disculpa, y en ese momento se le pego como si fuera a desaparecer como espuma igual como lo hacía su hermana– sabía que no debía comprarlo – varios nos reímos muy fuerte por la expresión de Artemis haciendo que las personas a nuestro alrededor nos miraran como si estuviéramos haciendo algo súper extraño, de esa manera regresamos a las tiendas.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...