No soy una enfermedad

La historia comienza narrando la vida de tres estudiantes, dos muy amigos y uno un tanto extraño. Con el paso de la historia se descubrirá algunos secretos y como es la vida de estos realmente.

0Me gustan
0Comentarios
160Vistas
AA

2. Capítulo 1 parte 2

2:50 pm

Todas aquellas miradas que estaban dirigidas a, lo que aquellos alumnos llamaba, "escoria", fueron rápidamente retiradas y dirigidas a aquel joven que había gritado. Todas las personas ahí presentes no dudaron ni un segundo en callarse.

– ¡¿Qué les pasa? ¿Acaso creen que por decir semejantes cosas cambiaran algo?! Pues déjenme decirles que no cambiará absolutamente nada, así que cállense de una vez y guárdense sus comentarios para ustedes –

– Co… como usted diga – un joven que se encontraba ahí fue el único que contesto ante aquella demanda y el cual parecía pálido de miedo. Aunque todos los demás no hubieran dicho nada sabían con exactitud su lugar en aquella "cadena alimenticia" y, los que no estaban con Rodrigo eran la comida de todos los días. Esto era algo que se había aprendido e implementado desde el primer día que Rodrigo llego a la escuela.

Unos cuantos minutos después las personas se comenzaron a dispersar e irse a otros lados. Rodrigo suspiro un poco y dirigió la mirada a donde se supone que debería estar aquel joven, sin embargo, para su mala suerte, en aquel lugar no se encontraba nadie. Apretó los puños por unos segundos, maldiciendo todo lo que se le cruzara, luego se relajó un poco y siguió su camino aún un poco molesto. Camino hasta llegar a la puerta de la escuela, una vez ahí se detuvo y sacó su celular para mandar un mensaje:

Para: Anna

De: Rodrigo

¿Dónde estás? ¿O acaso ya te fuiste?, si es así déjame decirte que no estoy de humor para tus cosas.

Una vez termino de escribirlo lo envió esperando una respuesta rápida. Lo conseguido. No pasó ni un minuto y el mensaje ya había sido contestado.

Para: Rodrigo

De: Anna

Yo tampoco estoy de humor paras tus cosas. De todas formas estoy en la entrada, ya sabes, en la reja*. Por cierto, ya te están esperando.

Una vez recibido aquel mensaje Rodrigo comenzó a caminar nuevamente. Unos cuantos minutos después se encontraba con su amiga fuera de la escuela.

3:00 pm

En frente de la escuela se encontraba una "pequeña" limosina y frente a esta estaba lo que parecía ser, un sirviente algo joven como para trabajar en eso. El sirviente al ver a Rodrigo** se acercó inmediatamente a este, por la cara de aquella persona no había duda de que le iba a hablar pero, se detuvo al ver que el joven lo ignoro por completo.

– Apenas te puedes mantener de pie, ¿tanto pesa tu mochila? – ignorando todavía a aquel sirviente Rodrigo se dirigió a Anna viéndola algo preocupado.

– Ah, esto. Si – esta le contesto algo desanimada. En aquel mensaje parecía molesta, pero por lo visto era algo más.

El preguntar acerca de aquella situación estaba un poco de más, a pesar de que ambos eran amigos de la infancia era muy difícil que estos se contarán algo.

– Tus padres no están ¿verdad?, vamos, te llevaré a tu casa – Rodrigo se acercó a ella y sin preguntarle cargo su mochila – aunque – se acercó mucho más a ella y levanto un poco la cabeza de la joven para poder verla – puedes quedarte en mi casa si gustas.

– Deja tus malditos juegos para luego – le contesto volteando la mirada enseguida y comenzando a caminar – es tu carro, tú deberías de entrar primero.

– Si, si. – el sirviente que se encontraba ahí escuchando todo regreso rápidamente a la limosina y abrió la puerta de esta para que ambos entrarán. Los dos no dijeron absolutamente nada mientras subían y en lo que avanzaba la limosina. Una vez se encontraban a una distancia considerada de la escuela el primero en hablar fue Rodrigo.

– No entiendo el por qué te enojas cuando hago esas cosas – refiriéndose obviamente a aquella acción de hace rato.

– Te lo e dicho varias veces, deja de tratarme como si fuera una de las tantas que se mueren por ti. El que seamos amigos no significa que puedas hacer ese tipo de cosas.

– Bien, lo tendré en cuenta para la próxima, aunque por lo que veo hoy no tuviste un buen día – hizo una pequeña pausa viendo una parte de su brazo y muñeca las cuales no se encontraban tapadas por su suéter, percatándose de algunos moretones, suspiro un poco y desvío la mirada hacia la ventana – todos hablaban de ti y de ese tipo.

– Ya veo, también te enteras – Anna apretó la mano que había sido golpeada por aquel joven y se cubrió con su suéter las partes descubiertas.

Anna estaba consiente de que Rodrigo sabia una parte de lo que pasaba en la escuela, aún así ninguno de los dos hablaba acerca del tema y tampoco ninguno de los dos trataba de solucionarlo al 100%. A ambos les dolía, a uno porque no le gustaba saber que la única persona en la cual "confiaba" sufriera esas cosas y al otro por el simple escojo de fingir que no pasaba nada y tener que aguantar todo.

– Claro que me entere, ese tipo de cuentos vuelan rápido en la escuela, tú deberías saberlo, también eras una informante ¿o no?

– Si, claro que llega a hartar y más aún cuando no se consigue la información que unos busca.

– Entonces no conseguiste nada aunque lo mojaste, que inútil.

– ¡Hey! Fue accidental, aparte si soy tan inútil inténtalo tú la próxima vez, a cierto, no puedes porque siempre fayas, idiota.

– Ja, soy mucho más capaz que tú.

– Si claro, por eso sabes su nombre.

– Eso fue un golpe bajo, aparte tú tampoco sabes su nombre y, en todo caso a ti te a ignorado más veces.

– Mentira, estamos iguales, hoy ni te tomo en cuenta, como sea, esta pelea no terminará pronto y yo ya llegue a mi casa así que dejémoslo en un empate.

– Mejor di que yo gane y luego jugamos la revancha.

– Si, si, como digas señor "yo lo sé todo", nos vemos – el auto ya se había detenido para eso, así que Anna solamente tomó su mochila con mucho cuidado y se bajó de la limosina, una vez abajo se volvió a despedir de su amigo y camino hacia la puerta de su casa.

– Tiene una relación muy particular con su amiga, ¿no lo cree joven amo?

– Quizás, pero realmente eso no importa, el chiste es que nos llevamos y nos entendemos bien.

– Claro, tiene razón.

〜〜〜〜〜

〜〜〜〜〜

*La escuela Shitori tiene un pequeño muro del cual solo hay una reja para poder entrar a las instalaciones de la escuela, luego hay un camino no muy largo seguido de esto está la puerta de la escuela.

**Rodrigo es hijo de una familia rica, creció como millonario, por lo tanto es un poco malcriado y creído. A sido educado para ser líder pues su familia es dueña de algunas empresas, esta es una de las razones por las cuales tiene toda una escuela bajo su mando.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...