Replay

¿Qué tal si tu vida se resumiera en una lista de canciones? -Comienza con un mundo rosa, eres invencible -Algo te logra hundir, te hace caer. -Conoces a alguien que te ayuda a levantarte, tu salvavidas. -Ahora esa persona cae -Caes con ese alguien. -Lo superas y sales a flote ¿Ahora qué? Pues pulsas "Replay"

2Me gustan
0Comentarios
94Vistas
AA

1. Somebody that I used to know.- Gotye


Octubre 2, 2017

 

- Un poco de diversión nunca le ha hecho mal a nadie. -hice un puchero mirando a mi hermano y mi mejor amigo. Usualmente no eran tan difícil de convencer pero creo que el hecho de que tu ex novia este ahí con su hermano no es el mejor incentivo para ir.- Por favor.

 

- Callie, ya te dijimos que no. -sentencio Tiago cambiando los canales de la televisión con el control.

 

Yo bufe y mire a Brett con suplica. Quería salir desde hace semanas a una "Pesadilla". La necesitaba. 

 

- Solo una. -levante uno de mis dedos y lo coloque sobre mis labios. Dando pequeños golpes mientras sujetaba mi antebrazo con mi otra mano. 

 

- No hagas eso. -pidió Brett y supe que iba a caer.

 

Algo que mi hermano y mi mejor amigo se habían cansado de repetirme era que yo era la niña de sus ojos. Desde que yo había dejado el colegio y mis padres nos habían echado de la casa, Tiago se había encargado de cuidarme. Él trabajaba para que yo no lo haga, él quería que vuelva al colegio pero eso no me importaba y mi querido hermano lo respetaba. Pensaba que algún día iba a recapacitar y volvería a estudiar, pero mientras tanto decía que no quería que yo trabajara. Regla que no obedecía ya que me sentía inútil por lo que me ganaba algo de plata en un bar. 

 

- Lo veras ahí. -comento Tiago aun concentrado en la televisión, o eso era lo que quería aparentar. 

 

- No me importa. -era verdad. Ya lo había superado y ahora era hora de tener una linda y dulce pesadilla. 

 

- No dejaras de insistir. ¿Verdad? -pregunto apagando la televisión. Brett lo miro desde el otro lado del sillón y suspiro mientras se levantaba para coger su chaqueta. 

 

- ¡Gracias! -chille lanzándome a abrazar su cuello por sobre el sillón. El suspiro y rio.

 

- Vamos por una pesadilla. -levanto su mano colocándolo en mi brazo para acariciarlo un poco. Respiro antes de levantarse, yo me incorpore y sonreí soltando mi cola de caballo.

 

Deje que las ondas de mi cabello cayeran y sonreí mirándome en el espejo cerca de la puerta. Llevaba una falda de negra corta, una blusa blanca, botas de tacón alto. Era un conjunto bastante simple pero me gustaba para estas ocasiones usar algo como esto. 

 

- Toma. -Brett se sacó su chaqueta y la puso sobre mis hombros.

 

- No tengo frio. -fruncí el ceño cogiendo mi celular de la mesita frente al espejo. 

 

- Te queda mejor a ti que a mí. -me guiño un ojo y yo negué divertida porque sabía perfectamente que no era por eso.

 

En “La curva” las chicas llegaban solas pero salían siempre con alguien. Todo el mundo sabía que las chicas que iban allí buscaban diversión, de cualquier tipo. Cuando una chica llegaba con una chaqueta era por dos razones. La primera, si la chica llegaba con una chaqueta de su tamaño, ósea de mujer, era porque simplemente buscaba competir, no buscaba compañía, solo quería estar ahí así como llego por lo tanto no tomaba, no se drogaba, no estaba disponible. La segunda, si la chica llegaba con una chaqueta de un hombre era porque estaba bajo la protección de alguien. Esto significaba que nadie la podía tocar, no se le podían ofrecer drogas, alcohol o nada. De eso se encargaba su protector. Con los chicos era algo diferente. Si llegaban sin chaqueta era porque no estaban disponibles. Querían diversión sana sin llegar a otros lados.

 

- Como sea. -reí cogiendo mi labial rojo mate y colocándomelo en mis labios con movimientos lentos y delicados. Los mire unos segundos cuando acabe y sonrei contenta con el resultado.

 

- ¿Lista? -pregunto mi hermano agarrando sus llaves, yo asentí antes de tirar un beso a mi reflejo.

 

- No sabes cuánto. -suspire ante la anticipación. Extrañaba tanto esto. 

 

- Entonces vámonos. -sonrió Brett pasando un brazo sobre mis hombros. De esta forma salimos de mi casa. 

 

***

 

La brisa nocturna movió mi cabello y levante mi rostro sujetando la puerta del copiloto que estaba abierta. Abrí los ojos y di un paso atrás para cerrar la puerta. Mire a mi alrededor y mi sonrisa se amplió. 

 

- ¡Es hora de las pesadillas! -escuche la voz de Crash desde algún lado del lugar.

 

Enseguida se escucharon voces de adolescentes gritando de euforia y yo sin dudarlo me uní. Un sonido que salía desde lo más profundo de mí ser. Un sonido que recorría cada parte de mi cuerpo sacando toda energía negativa de él. 

 

- ¿Callie? -escuche la voz de una chica a lo lejos entre el griterío, deje de gritar y mire a mi alrededor. Entre la gente se apareció una castaña asombrada, rápido corrió hacia mi.- ¡Maldición, chica! ¡No puedo creer que estés aquí! 

 

- Hola, Eros. -la abrace divertida, hace tiempo que no la veía. Exactamente el mismo tiempo por el cual no me aparecía por aquí. 

 

- Sin ti ni Xerox esto queda casi para los novatos. -hizo un puchero cuando me soltó.- Eran la pareja perfecta.

 

- Ya no estamos juntos, Eri. -hice una mueca. Ella me miro sorprendida.

 

- ¿Que paso? -pregunto y yo negué.

 

- No quiero hablar de eso. -intente sonreír y ella asintió.

 

Hablamos por unos segundos antes de que Tiago me dijera que se iba a estacionar donde siempre. Ambas lo seguimos y yo me monte en la cerca que dividía la ruta del acantilado. Coloque mi pierna en el capo del auto como soporte y seguí hablando con mis amigos. De pronto un auto negro derrapo en la curva donde estábamos todos y enseguida supe quién era cuando una rubia bajo del auto aun en movimiento. Esa era la marca de los hermanos Aoki. Maggie camino tranquilamente como si no hubiera salido de un auto a una velocidad considerable mientras derrapaba. Con su bolso en mano camino por entre la gente hasta que nos observó. Vi cómo se tensaba y una mueca de asco se ubicaba en su rostro al verme a mí. Después sus ojos se desviaron hacia mi derecha, hacia Brett y su gesto se relajó antes de seguir su camino. Yo la mire por unos segundos asombrada de que no llevara chaqueta. Desde que la conocía siempre traía una sobre los hombros pero ahora eso demostraba que esta noche estaba aquí para divertirse y que no se iría sola.

 

El auto dio vuelta y siguió a la rubia detrás hasta situarse en el espacio. En poco tiempo un rubio salió del auto y se colocó bien la chaqueta, como le gustaba hacer. Mire la cazadora y recordé como él me había prometido nunca más ponérsela. Sacudí mi cabeza.

 

 Mis ojos se despegaron de él y los situé en mis amigos.

 

 - Siempre han sido escandalosos. -afirmo Eros y yo asentí.

 

Cuando el paso frente a mí y sus ojos conectaron con los míos ambos nos limitamos a asentir. Yo sin quitar mi sonrisa por algo que nos estaba contando Tiago y el con su rostro serio. En segundos la conexión se perdió, el mismo tiempo que había durado y así ambos seguimos en los nuestro. Ya lo había olvidado y el a mí. Ambos sabíamos que nos habíamos limitado a ser extraños que se conocen bien. Solo era alguien quien solía conocer y yo era lo mismo para él.

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...