Replay

¿Qué tal si tu vida se resumiera en una lista de canciones? -Comienza con un mundo rosa, eres invencible -Algo te logra hundir, te hace caer. -Conoces a alguien que te ayuda a levantarte, tu salvavidas. -Ahora esa persona cae -Caes con ese alguien. -Lo superas y sales a flote ¿Ahora qué? Pues pulsas "Replay"

2Me gustan
0Comentarios
91Vistas
AA

2. Good Girls.- 5SOS


Marzo 12, 2016


- ¿Vienes? -preguntó Daphne recostándose en el casillero a mi lado. Yo cerré el mío e hice una mueca. 

 

- ¿Es seguro, Daph? -me ponía un poco nerviosa su propuesta pero al mismo tiempo me interesaba.

 

-Por supuesto que no sino sabes hacerlo, pero yo te enseño. -afirmo mientras yo recogía unos cuadernos para mi siguiente clase.- Así que... ¿te animas?

 

Lo medite unos segundos antes de que la campana me indicara que tenía que ir a clase. 

 

- Tengo que ir a matemáticas. ¿Te veo en el almuerzo? -pregunte cerrando mi casillero, ella sonrió.

 

- Te veo en mi casillero. -asintió antes de que yo me comenzara a alejar hacia mi clase. Estaba por llegar cuando sin querer casi choco con una rubia. 

 

- Lo siento. -rio de algo que sus amigas le estaban contando poniendo una de sus manos en mi hombro. Yo asentí e iba a pasar cuando volví a escuchar su voz.- ¿Oh? Si. ¡Espera! -no me di vuelta porque pensé que hablaba con sus amigas hasta que...- ¿Callie? -con esto me voltee y la mire.- ¡Si, eres tú! -sonrió.

 

- ¿Hola? -no sabía quién era esta rubia. Asumo que la vi alguna vez por el colegio pero no se quién es. 

 

- Soy Margaret Aoki. -se presentó y después señalo a una pelirroja a su lado.- Ella es Cecilia y ella. -señalo a una pelinegra.- Betty. 

 

- ¿Cómo están? -sonreí sin entender lo que sucedía.

 

- Eres la mejor amiga de Brett ¿verdad? -al escuchar el nombre de mi mejor amigo me confundí mucho más.

 

- Si, ¿de dónde lo conoces? -acomode mis cuadernos y mire la puerta. Aún faltaban unos alumnos y el profesor no iniciaba clase.

 

- Lo vi un par de veces en "La Curva". -se mordió el labio y se encogió de hombros.- Todo el mundo te conoce allá. ¿Sabes? 

 

- ¿A mí? -nunca había ido a allá. No sabía cómo me podían conocer. 

 

- Si, tTiago y Brett van seguido y siempre le dedican su pesadilla a su chica. -me comento y yo ahora sonreí de verdad. Había visto los videos pero nunca había podido verlos en persona.

 

- Es increíble. -afirmo la pelirroja.

 

-Totalmente. -asintió Betty.

 

- Bueno, como sea. -sonrió Margaret.- Fue un gusto. Nos vemos por ahí. -movió su mano antes de seguir su camino. Yo la mire con el ceño fruncido. Que chica más rara. Me encogí de hombros y entre a la clase justo antes de que el profesor decidiera empezar.

 

*

 

- Estuvo buenísimo, papá -sonreí agarrando mi plato.- Me alegra cuando tu cocinas. -bese su mejilla.- Me voy a dormir. -besé la mejilla de mi mamá.

 

- Descansa, cariño. -sonrió papá y miro a mi hermano.- ¿Vas a salir hoy? 

 

- Si. -contesto sin despegar la vista de su celular.

 

- Estamos en la mesa, Tiago. -gruñó mi madre y yo reí antes de entrar a la cocina para dejar mi plato. Cuando volví a pasar por ahí mi madre me sonrió.- Descansa.

 

- Igual ustedes. -desee antes de subir las escaleras camine tranquila hasta mi cuarto y abrí la puerta.

 

Una vez allí me saque rápido la camiseta que traía puesta mientras cerraba con seguro.

 

- Demoraste más de lo esperado. -escuché la voz que esperaba y ví como tenia ropa en las manos.

 

- Mi hermano hizo enojar a mamá. -me encogí de hombros antes de lanzar la camiseta y comenzar a quitarme el pantalón.

 

- Pues muévete. -sabía que tenía el auto abajo y que Daphne estaba en él.

 

- ¿A dónde iremos? -me coloque la camiseta que ERos me dio y me cambie el pantalón por un pantalón corto. 

 

- Es hora de que practique en "La Curva". -murmuro arreglando mi cabello

 

- Pero hoy aprendí. -fruncí el ceño acomodando mis zapatos. 

 

- Exacto, lo tienes fresco. Es hora de perfeccionarlo. -sonrió y me dio un labia.

 

- Si, Tiago o Brett me ven ahí me mataran. -afirme colocándolo en mis labios. De pronto ella hizo una mueca y después se encogió de hombros.

 

- ¿Quieres una chaqueta? -pregunto y yo pensé en que el clima estaba demasiado caliente como para llevar una. 

 

- No, así estoy bien. -asentí y ella se encogió de hombros.

 

- Pues vamos. -señalo con la cabeza la ventana y ya camine hacia allá.

 

Todo mi cuarto ya estaba preparado para cualquier visita de mis padres. Si es que entraban en mi cuarto encontrarían mi cama llena de cuadernos con la luz encendida. Esto los llevaría a pensar que estaba estudiando. Al ver mi cama pensarían que había tener un descanso y estaba en algún lado de la casa. Si es que apagaban la luz, la del baño quedaría encendida por lo que creerían que estoy en el baño. Todo estaba fríamente calculado por si entraban aunque casi nunca lo hacían.

 

Pase mi pierna por el marco de la ventana y me sostuve de la parte de arriba. Era un segundo piso, lo bueno es que justo debajo de mi ventana había un saltarín bastante grande. Nunca había sido más conveniente que las veces que lo utilizo para huir. Tire mi bolso con mi celular junto con las cosas de Eros. Ambas bajamos por la enredadera y ya cuando estábamos prácticamente abajo saltamos a la cama elástica para recoger nuestras cosas. 

 

- ¿Estas segura de que Brett no estará? -pregunte mientras ambas nos volvíamos a poner los zapatos que nos habíamos quitado antes de bajar.

 

- Positivo. -con esto corrió hacia el auto que estaba semi apagado esperándonos. Se subió al asiento del conductor y beso a Daph.

 

- ¿Por qué se tardaron tanto? -pregunto Daphne cuando se separó de su novia yo rodé los ojos.

 

- Aquí la señorita tenía que quedarse viendo como su madre y hermano peleaban. -bufo Eros abrochando su cinturón de seguridad, yo hice lo mismo. 

 

- No fue mi culpa, Tiago estuvo pegado al celular y mi mama estaba que lo asesinaban. -me queje y Daph rio.

 

- Vamos, a por unas pesadillas, chicas. -rio acelerando.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...