No Solo Existe Blanco Y Negro

La vida de un joven bisexual, en una sociedad machista.

0Me gustan
0Comentarios
45Vistas

1. PRIMERA VEZ SERIA

10 am

  Me han hablado de cierto muchacho, ya lo había visto en amigos sugeridos de Facebook. Pero no había mostrado interés por agregarlo, evidentemente no lo iba a hacer, no lo conocía en persona y ni él sabía de mi existencia. Aunque no podía negar que tenía cierto atractivo.

 Le regreso el celular a mi amiga y muevo la palanca de velocidades a la primera para comenzar el trayecto, atravesamos el centro con irrefutable lentitud, por ciertas personas que se estaban manifestando en contra del gobierno en la explanada del zócalo, cerrando así varias calles. Después de un largo tiempo, llegamos a la casa de mi amiga Ro, junto con sus amigas. No eran mis amigas, solo eran como unas conocidas, las cuales me querían presentar a un muchacho que va en cierta preparatoria prestigiosa de la ciudad, se rumorea que la mayoría de ahí no son inteligentes como dicen, si no que los convierten en estudiantes matados. Estaciono el carro de manera lenta y un poco costa, puesto que la calle está bastante empinada. Pongo el carro en neutral y giro la llave hacia mí, para apagar el motor y tiro la palanca de freno hacia arriba. Ro y sus amigas comienzan a bajarse del auto mientras yo me bajo el pantalón y me quito la playera del colegio, prendas las cuales nada más lanzo a los asientos traseros.

3 pm

  No era mi tipo, para nada. Amble era lo único positivo que le encontraba y a lo mejor inteligente, pero no de la inteligencia positiva, si no mejor dicho un sabelotodo que no paraba de alardear con sus conocimientos, decía que le gustaba la fotografía y fue otro punto positivo que le encontré, físicamente no era nada de lo que busco, tez muy clara, pelirrojo, un cutis bastante sucio, ojos claros al igual que sus pestañas, sencillamente no era nada de lo que busco en una persona. Aunque no olviden que le gusta la fotografía.

  Llego a mi casa después de estar tanto tiempo en la calle, estaciono el carro enfrente de mi casa, apago el motor y entro a mi casa. Mis hermanos están cada uno en sus asuntos, una leyendo y el otro esta jugando video-juegos. Decido subirme a mi habitación sin siquiera saludarlos. Me recuesto en mi cama y justo en ese momento me llega un mensaje del sujeto pelirrojo, lo cual es cuestionablemente terrorífico el hecho de como consiguió mi numero.

- Hola soy  (inserte nombre del sujeto pelirrojo) - mensaje simple y sencillo que he recibido.

- Hola (inserte nombre del sujeto pelirrojo)

- ¿Cómo estas? - en serio no me interesa, acabamos de hablar hace unas horas y es lo primero de lo que quiere hablar. Debería la gente seguir la platica como si no hubiéramos dejado de hablar eso suena mas interesante.

- Muy bien ¿Y tu? - le respondo, mientras espero su respuesta checo su foto de perfil, muy equis, espero que el no la haya tomado.

- Excelente

- Oye neta perdón pero me tengo que ir, tengo que ir a hacer unas cosas. 

- No te preocupes, seguimos hablando después - Espero que con ese después se refiera a nunca, lo ruego.

Salgo de la aplicación de mensajería y me meto a Instagram, comienzo hacer varios stalkeos, hasta que llego al perfil del muchacho atractivo. Se llama Daniel, nombre que por alguna extraña razón me encanta y decido seguir su cuenta. Continuo en el timeline dando me gustas a ciertas fotos, comentando otras, etc. Y en menos de cinco minutos me llega notificación de 'Daniel te a comenzado a seguir', me emociono un poco de mas. 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...