Reencuentro.

Espero que les haya gustado a todos/as este fue uno de mis primeros fics que escribí de esta hermosa y rara pareja xD Jajajaja no, rara no. Más bien preciosa. Nos vemos luego, bye-bye.

1Me gustan
0Comentarios
79Vistas

1. Reencuentro.

IchiRuki.

Lluvia. Eso es lo único que he sentido desde que te fuiste de mi lado. Esa lluvia que tu misma de tuviste aquella vez. Esa vez que me ayudaste, aquella vez que me curaste ¿como vivir en este mundo donde tu no estés?

—diles a todos que les deseo lo mejor. –te había dicho aquella vez.

—de acuerdo. —respondiste aun con la mirada al suelo.

Vi como te desvanecías poco a poco. Levantaste la cabeza para vernos a la cara y desapareciste. Levante la cabeza para mirar al cielo. Y dije al aire — gracias... Rukia.

******* Cuatro meses después *******

Sentí como alguien me hablaba. "Despierta", era lo único que podía entender. "Despierta" otra vez, quien me estará llamando, acaso sera... no. Ella ya no esta aquí, pero podría ser... (¿Rukia?) pensé.

—onii-chan, despierta. ya esta el desayuno. — esa voz. es de Yuzu — vamos, se enfriara. — la escuche decir, mientras seguía tocando mi puerta. — si, ya voy, Yuzu. - le respondí, mientras me sentaba en la orilla de mi cama.

~~~&&~~~

Cuando baje mis hermanas ya estaban sentadas en la mesa esperándome para desayunar juntos como es de costumbre. Ya casi llegaba a mi asiento cuando oí algo aproximándose.

— ¡Buenos días, Ichigo! — dijo mi padre mientras se acercaba con unas de sus famosas patadas voladoras.

—no molestes viejo. — le respondí esquivándolo a tiempo, haciendo que chocara contra la pared del comedor.

—que malo eres con tu padre. — dijo mientras corría hacia el póster de mi madre. — ohh~ Masaki nuestro hijo no me quiere. ¿qué hice mal? — decía mientras abrazaba y lloraba a mi mamá.

—viejo, no molestes a Ichi-nii. no vez que aun esta deprimido porque Rukia-chan se fue. — había dicho Karin tomando un poco de jugo.

— ¿qué? es cierto eso, hijo mío. aun estas triste por que mi querida tercer hija te abandono. — dijo el loco que tengo como padre.

—claro que no. y ya me voy, se me hace tarde para ir al Instituto. — termine la conversación. — nos vemos. — dije saliendo de la casa. (maldito viejo, por su culpa no pude desayunar) pensé enojado y... muerto de hambre, (de seguro cuando Yuzu se de cuenta que no desayune, se enojara) estaba pensando mientras salia de la casa por el portón e iba a el Instituto.

----En el Instituto---

Durante el descanso

— ¡Kurosaki! — escuche un grito que me saco de mis pensamientos. era Ishida.

— ¿qué pasa? — pregunte mirándolo de frente mio.

—como que ¿qué pasa? últimamente has estado muy pensativo y reprimido — me contesto Ishida acomodándose los lentes. — y no lo niegues Kurosaki.

—es cierto, Ichigo. — esta vez fue Chad quien había notado su comportamiento. — has estado así desde que Kuchiki se fue ¿verdad?.

— ¿qué? se equivocan. yo no... — fui interrumpido antes de terminar de hablar.

—si, si "yo no estoy reprimido, es culpa del trabajo que me deja cansado" ¿puedes contarnos algo que no sepamos? — dijo Ishida cansado de la misma historia.

—primero mi familia, ahora ustedes. vámonos al salón están a punto de tocar el timbre — había dicho enojado, me voltee y vi que Ishida y Chad no me estaban siguiendo. (que mas da) pensé irritado.

---Al salir de clases---

Al terminar las clases me dirigía hacia la salida cuando escuche a alguien llamándome.

— ¡Ichigo! ¿quieres venir a pasear con nosotros? — dijo Keigo cuando llego a mi lado. tal vez podría ir pero no tengo ganas de ir a ninguna parte.

—no, paso. — dije antes que me arrastrada con los demás.

— ¿qué? ¿porque no? vamos, además va haber muchas chicas lindas. — seguía para poder convencerme de ir con ellos.

—dije que no quiero ir, además quiero llegar a casa para descansar. — dije mientras seguía mi camino hacia la entrada del Instituto.

—¡Ichigo! ¡si cambias de opinión, estaremos en el parque de diversiones!—

—(ese parque) suspiro, ya llevaba dos cuadras y pude escuchar el grito de Keigo. (de seguro le hubiera gustado ese parque a la enana)

---De camino a casa---

Seguía mi caminata a casa cuando vi a una señora con su pequeña hija, la pequeña trataba de abrir un jugo de caja de sabor a naranja. seguía intentando pero no había logrado abrirla.

—mamí, como se hable esto. — la escuche decirle a su madre. la señora solo le sonrió con dulzura a la niña. — mira, usas el popote, que esta a un costado del envase del jugo y lo entierras en este pequeño agujero y esta listo. —decía mientras le enseñaba a la pequeña. — gracias. — dijo la niña con alegría — mmm, esta delicioso a— dijo mirando a su mamá. — jeje, disfrutarlo por que las cosas deliciosas no duran para siempre. —le dijo mientras seguían caminando a su destino.

—(enana, ¿todavía no puedes hacerlo por ti misma, verdad?) pensé mirando al cielo y recordando la primera vez que intentaste hacerlo y no pudiste. pidiéndome que lo abriera por ti.

---&&---

Faltaban unas cuadras mas para llegar a mi casa. (¡para mi son como veinte calles más!) grite en mi interior. vi una banca vacía y me senté para descansar un poco. fue cuando me di cuenta en el lugar en que estaba. (la pista de patinaje) pensé mientras sonría con nostalgia. muchos recuerdos cruzaron mi mente. recuerdo cuando te quedaste mirando la pista desde el edificio de enfrente y quisiste patinar.

—oye, no me sueltes. — oí, era una chica en la pista, acompañada de un chico. (al parecer ella no sabe patinar) pensé, viendo como el chico la soltaba de la mano y ella trataba de tener el equilibrio para no caer. al tenerlo piso mal y resbalo pero el muchacho logro atraparla antes de que cajera. los dos se miraron y empezaron a reír.

—(esto es muy familiar) dije en mi mente como ellos seguían practicando. (bueno, hora de regresar a casa) estaba levantado me para llegar a mi hogar.

---En la residencia Kurosaki---

Al fin he llegado. iba a abrir la puesta cuando escucho risas dentro de la casa. cuando entre vi a mi padre y a Yuzu frente al televisor viendo ese tonto programa de Don Kannonshi, Kannonmin, Kannonji como sea.

—ya llegue. — salude a todos, pero creo que ellos no me escucharon.

—ya llegaste Ichi-nii — era Karin la que me hablo desde la cocina. — sera mejor que no salgas de tu cuarto, Ichi-nii. — me arbitrio.

— ¿porqué lo dices? —le pregunte, entrando a la cocina y tomando un vaso de jugo.

— por que darán un maratón de eso — dijo apuntando el televisor. era el famoso programa de Don Kannonji en vivo desde Karakura. (que horror) pienso con solo ver eso.

— ¡BYAHAHAHAHAH! — se escucho el fuerte grito de su padre y su hermana mientras hacían la ridícula pose de los brazos entre el pecho.

—esto sera un dolor de cabeza — dijo Karin al pararse de la silla del comedor y caminaba a las escaleras (de seguro ira a su cuarto) pensó el peli-naranja sabia que su hermana morena como a él odiaban ese programa. (pero a ti también te gusta ¿no es así enana?) otra vez recordando el pasado. (mejor iré a cambiarme.)

--&&--

Ya en mi cuarto tendido en mi cama y ya cambiado de ropa. voltee a ver el armario — ¿porqué te gustaba mucho mi armario? — dije, al sentarme en la orilla de la cama y seguir mirando el pequeño lugar donde solías dormir. — por que me gusta dormir hay. además es cómodo y estoy a gusto dentro — me habías dicho una vez cuando te pregunte. — pues como no vas a estar cómoda si ese lugar sobra con lo enana que estas — te dije esa vez —¡¿qué has dicho idiota?! —me gritaste y me golpeaste en la cabeza. —¿y el golpe por que si se puede saber, enana agresiva? —te pregunte mientras me sobaba en la zona afectada. — por idiota —me respondiste. y hay empezó otra de tantas peleas tontas que siempre habíamos tenido.

—bueno, creo que es hora de vivir mi vida sin dejar de pensar en ti, Rukia. —dije en un susurro, acostándome de nuevo en mi cama.

*******Doce meses después*******

No se como he llegado a este lugar. veo todo negro se escucho un sonido de agua. ¿esta lloviendo? no me gusta la lluvia, me hace recordar momentos tristes. de pronto siento unas voces hablando me a lo lejos. ¿quienes serán? me parecen familiares pero de donde.

—"Ichigo levantare" — escuche la primera, era una voz de hombre. — "Kurosaki-san" — escuche la segunda, otro hombre. — vamos hijo, pararte del suelo y voltea — acaso eran... — vamos Kurosaki-san — sentí como todo se volvía a verse con claridad. —papá... Urahara-san... — los vi detrás de mi. así que me levante y mire a mi alrededor. vi a Ishida sentado en el suelo con sangre en su camisa. y en frente de mi esta un hombre. de repente sentí algo atravesar me la espalda y salia de mi pecho, era una espada de color azul. volteé a ver a mi padre y a Urahara-san, pero... ninguno de los dos era quien sostenía la espada. acaso estaba... ¿sola? de pronto empecé ver como una figura empezó a aparecer detrás de mi, esa figura sostenía la espada. esa persona eras tu. esos ojos violetas que me dicen muchas palabras sin ni siquiera decir palabra alguna. y con una sonrisa en tu rostro, sentí como algo dentro de mi se paraba. volviste a parar la lluvia de mi interior, me diste tranquilidad, tan solo con tu presencia. aun estaba sorprendido de verte que no podía decir nada mas que tu nombre. — Rukia.

Fin.

Espero que les haya gustado a todos/as este fue uno de mis primeros fics que escribí de esta hermosa y rara pareja xD Jajajaja no, rara no. Más bien preciosa. Nos vemos luego, bye-bye.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...