Mi obra eres tú

Ella tenía un sueño…

Él una nueva obra….

Él es oscuro, su corazón es piedra, sus sentimientos son vacíos, pero no era lo único que portaba, sus palabras eran soplos en el aire, que a diferencia de muchas obras, sabia como manejar a sus conquista llamadas (obras), cada palabra escrita que plagia en sus manuscrito ocultos.
Era una nueva aventura para él, hasta que la conoció.
Ella era una luz normal, alguna veces se apaga otra veces se encendía, pura de corazón era bondadoso, con solo mirarte podías ver que radiaba, alegría sus palabras profundizaba tu corazón.
Sus caricias podrían trascender hasta lo más oscuro de tu ser.

Quédate conmigo hoy, vive conmigo un día y una noche y te mostrare el origen de todos los poemas.
Walt Whitman.




1Me gustan
0Comentarios
91Vistas

1. Recuerdos

11 de enero 2015

De cada beso tuyo

Hago una imagen

Y la guardo para el frío

Que se viene.

Sé que el invierno

Se fue para volver.

Leaunam

Era la tercera vez, que releía el poema, el libro  que sostenía, mis manos era de pura poesías leaunam amaba a ese autor, pero mi corazón completo se lo llevaba Walt Whitman. Mis ojos se achicaban del sueño pero no podía irme a la cama sin leer un poema.

Mentí me leí, un libro entero de poesía clásica y de leaunam.

Me llego un mensaje  de Drix.

Drix: el vuelo se retrasó Dai. L 

Yo: No jodas Drix, me prometiste llegar hoy. L  

Drix: Sabes que igual llegare, aunque la culpa la tiene tu tía.

Yo: Esta vez que hizo, tía Mae >< 

Drix: Como que hizo, sabes me tuvo en el centro comercial casi te lleva todas las tienda de accesorios y ropas que hay en Italia, y solo me ve de su cargador y de paso, que hace dos días que llego New York, y se olvidó recogerme ¬¬

Yo: Sabes amo a la tía Mae, jajajajajaja tú, sabes que ella me prefiere a mí ><  

Drix: Ella es mi mamá, debe amarme más a mí, soy su único hijo.

Yo: Pero ella siempre quiso una niña >< 

Drix: Cállate ¬¬ Dai 

Yo: AJA >< por eso te olvido con la niña del parque, o accidentalmente te vistió de mujer el día, que nuestras madres se alocaron y nos vistieron en conjunto. HAHAHAH ESA FOTO LA TENGO.

Drix: ¡DAILA ARCO PETUNIA! ¬¬ 

Yo: JODETE DRIX ¬¬ ALIAS (JUANITO PETUNIO)  

Drix: Dai, ya subí al avión cuando llegue allá te hablo petunia ><

Y ese fue el último mensaje que me envió.

Mi reloj marcaba las 3 am tenía que dormir pero recordé que esta madrugada llega Drix a Puerto Rico (San Juan). Tenía que recogerlo en el aeropuerto.

Pero me venció el sueño.

No hasta que sentí un leve movimiento acompañado de un susto, de parte de mi gran e idiota amigo.

Solo sentí un frio, helado, piso, caí de trasero al piso.

—Pero que mierd…

Mire hacia arriba

— ¡Daila!

— ¡Drix!

— ¡Daila! –me abrazo tan fuerte.

—apártate me asfixias idiota –grite, se encontraba encima mío, riendo.

—Pero que amargada te encuentras hoy, vagabunda –dijo ayudándome a levantarme.

—Como no quieres que me amargue sí, me acabas de tirar al piso –gruño, frotando mis ojos para despertar.

Me tire encima de él y lo abrace. Nos reímos de nosotros mismo, lo extrañaba cada año venían para mi cumpleaños. Drix vivía en New York  es un excelente fotógrafo profesional. Aparte de que es, todo un mujeriego quien, no se volvería loca por el señor Drix Morrison Arcuri, un chico de ojos grises oscuros, unos labios carnosos y una cabellera de color negro acompañado de su copete y un buen cuerpo formado. Lo envidia al maldito, de mi amigo era guapo lástima que yo no lo veía con un objeto sexual. Como las demás personas lo veían.

Él es mi hermano, no seremos de las mismas madres pero, nos criaron juntos.

—Porque, no me llamaste idiota –dije, golpeando su hombro.

—Te marque al móvil, pero nunca respondiste – frotándose su hombro donde lo golpeé.

—Pero….

Me encogí de hombro recordando que sí, sonó mi móvil pero pensé que era el despertador.

—Dai, que mierda le paso a tu cabello —mirándome mi cabello. Me toque el cabello pero, no había nada.

—Que tiene mi pelo —dije, mirándole mal.

—solo, que parece un nido —sonriendo viendo mi cabello y empezó a tocarlo.

—Drix, no hagas eso, lo odio.

Y volvió a tocar mi cabello, volviendo de lo peor que estaba ya antes, lo admito no amaba peinarme.

A lo lejos escuche una voz, cantarina y eso debe ser mi tía.

—Daila, hermosa ya llegamos —entro a mi cuarto, sonriendo y muy sorprendida.

Me quise alejar de Drix, estábamos en una posición muy comprometedora.

 

—Pero, niños que hacen tirados en el suelo –nos miró, muy sorprendida y cruzo sus manos, esperando respuesta.

—Yo también, me pregunto tía –me levante para saludarla y me envolvió en sus brazos.

Mi tía Mae era la mejor amiga de mi mamá, es como mi segunda mamá.

Ella me cuido desde que mi madre falleció en un accidente cuando solo apenas tenía 12 años. Hasta que mis abuelos vinieron a hacerse cargo de mí, nací en Italia pero, mi vida la pase en Puerto Rico.

—Estas grande, toda una señorita –sonríe y me deposita un beso en la sien.

Me mira directo a los ojos y me vuelve a abrazar pero esta vez, más fuerte.

—Eres, igual a ella –susurra, suena nostálgica, me envuelve en un abrazo maternal.

Escucho un sonido de ternura.

—awww, yo también quiero un abrazo –demanda Drix, rodeándonos con su brazos fornidos. — Mis hermosas chicas, una que me dio la vida y otra que es mi hermana.

Nos reímos, los tres y rompemos el abrazo grupal.

—bueno, hablando eso ¿Cuándo me darán nietos? –pregunta, tía Mae poniendo sus brazos en forma de jarra y mirándonos a los dos.

La magia se acabó, cuando anuncio esas palabras. Mi tía Mae tenía una loca obsesión de que algún día yo me casaría con Drix.

—No me gustan las vagabundas –mirándome de pies a cabeza, con una sonrisa acompañada de su arrogancia que siempre porta con él.

— ¡Oye! —gruñí. —A mí, no me gustan los fotógrafos.

— ¡Oye! —medio un leve empujón.

—Haber, niños paren me van a volver loca —nos regañó, —Cuando, se darán cuentan que son almas gemelas.

Drix y yo nos miramos y empezamos a reír a carcajadas. Esa madrugada le explicamos como 100 veces, que entre mi mejor amigo y yo no pasara nada. Esa madrugada fue única y especial.

Algunas veces la vida no es justa con nosotros mismo, nos quita algo que amamos, y nos  rompen en mil pedazos y sin darnos cuentas estamos destruidos. Tirados en suelo frio, pero alguien me dijo que se aprende a vivir con el dolor y solo hay que darle tiempo, para que sacie, el dolor.

TIEMPO

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...