Dark |Harry Styles|

Holaaaa! Bueno me acabo de hacer una cuenta cx y subí una novela, se llama Dark, quiero aclarar que no es mía, sólo la estoy subiendo aquí, la novela original está en inglés

2Me gustan
2Comentarios
977Vistas

2. 02

Salí del taxi después de pagar mi parte de la tarifa. Mis amigas me devolvieron el saludo mientras caminaba hasta la puerta principal de mi casa. Me habían prácticamente interrogado sobre lo que había pasado con Harry. Todavía estaba un poco estremecida por todo el asunto.

Una vez dentro de mi habitación, me quité la ropa y la arrojé en el cesto de lavado. Rápidamente me cepillé el pelo antes de ir a la cómoda. La camiseta fue retirada rápidamente por encima de mi cabeza, mientras yo saltaba hacia el cuarto de baño jalando la parte de debajo de mi pijama. Adormilada encendí la luz, cogiendo mi cepillo de dientes del soporte y poniendo crema dental en las cerdas. Abrí la boca y empecé a limpiar. Empujando el pelo de mi hombro incliné mi cabeza hacia un lado. El cepillo de dientes cayó de mis labios entreabiertos y aterrizó en el fregadero. Me sorprendí cuando vi la mancha dolorida roja de la piel, que tenía toques de morado. Pasé los dedos sobre mi cuello, haciendo una mueca ligera. Él me había marcado. Me estremecí ante el pensamiento, tratando de sacudirme la sensación de sus labios sobre mi piel y como su lengua tranquilizó la mordedura. Sus palabras "Ahora eres mía " hicieron eco a través de mi mente. Traté de empujar a Harry fuera de mis pensamientos, volviendo rápidamente a la limpieza de los dientes.

Terminé de alistarme para ir a la cama antes de hundirme de nuevo en las sábanas. Mi cabeza rodó hacia un lado y yo dí unas palmaditas en el edredón hasta que encontré el origen del zumbido. Sostuve mi teléfono en frente de mi cara. El mensaje era de Harry. Mi corazón se aceleró un poco cuando me obligué a abrir el mensaje.

De: Harry

"Sabes, probablemente deberías cerrar tus cortinas antes de desnudarte. Gracias por el espectáculo, amor. H x "

Salí de la cama y me dirigí otra vez a la ventana. Me asomé, y mis ojos aterrizaron en un vehículo negro grande en el lado opuesto de la carretera. El miedo golpeó a través de mí. Harry se apoyó en el coche, con los brazos cruzados sobre su pecho fuerte. Incluso en la oscuridad, me di cuenta de que tenía una arrogante sonrisa estampada en su rostro. Se incorporó del vehículo, caminando alrededor de la parte delantera y se subió en el asiento del conductor del otro lado. Antes de darme cuenta el coche había acelerado por la carretera y estaba fuera de la vista.

"¿En qué me he metido?"

*******

"Buenos días, Bo."

Mi madre llamó desde la cocina al oírme bajar por las escaleras. Caminando por el pasillo miré en el espejo colgado en la pared. Tuve que tomar un segundo vistazo al recordar el terrible moretón marcado en mi piel. Rápidamente me cubrí el cuello, tirando mi pelo largo por encima de mi hombro. Una vez comprobado que estaba escondido Empujé la puerta de la cocina abriéndola.

“Buenos días M..."

Me detuve en seco al ver a que una cabellera de rizos castaños oscuros incorporándose en la mesa de la cocina. Esto no puede estar pasando. Con mi mamá de espaldas a él, Harry estaba libre para pasar sus ojos verdes de arriba abajo por mi cuerpo. Me sentí cohibida, con su mirada cayendo luego sobre mi cara.

"Oh Bo, este niño encantador estaba fuera, así que lo invité a pasar"

Una sonrisa se dibujó en su cara, haciendo sus hoyuelos prominentes.

"Hola, Harry." estuve forzada a decir, educadamente.

"Qué tal, Bo." Él me guiñó un ojo.

"Mamá, ¿puedo hablar contigo un segundo?", Le dije con los dientes apretados.

Le lancé a Harry una sonrisa forzada antes de jalar a mi madre hacia el pasillo. Una vez que estaba segura de que él no podía escuchar empecé a hablar.

"¿Por qué lo invitaste a entrar?" Susurré furiosamente.

"Me dijo que era un amigo tuyo, él es muy dulce." dijo

"Mamá, podría haber sido un asesino." La regañé.

"Por supuesto que no lo es, Harry adorable."

Hice rodar mis ojos. Estaba segura de que había usado su "encanto" en ella. Mis dedos se frotaron contra mis sienes tratando de ordenar mis ideas sobre la situación. No sabía con quién estaba más enojada, con Harry por venir sin invitación o con mi mamá por dejarlo entrar

"Hice el desayuno. Vamos. "

Ella tomó mano y me llevó de vuelta a la cocina, donde Harry estaba sentado inmóvil. Él sonrió cuando me le acerqué y me senté en el taburete de al lado. Un jadeo cayó de mis labios mientras la mano cálida de Harry corría por mi muslo. La aparté lejos, sólo solo causándole reír en voz baja. Tuve una horrible sensación de que le gustaba cuando me defendía. Mi madre se alejó de nosotros mientras se concentraba en no quemar la mezcla en la sartén.

"Mmmm". Tarareó Harry en voz baja.

Comenzó a inclinarse hacia mí, pero yo puse mi mano sobre su hombro antes de que pudiera acercarse demasiado.

"¿Por qué estás aquí?" Susurré bruscamente.

"Para verte.", Sonrió.

Mi contacto se retiró de su cuerpo caliente. No me gustaba la forma en que sus ojos se mantenían contacto con los míos. Tenía que haber otra razón por la que había aparecido, sin ser invitado. Mi cabeza cayó hacia abajo, ya no pudiendo mirarlo. Salté un poco al sentir su mano tomando mi barbilla e inclinándola hacia él de nuevo.

"Quiero salir contigo mañana por la noche." Él habló.

Me estremecí al oír sus palabras, una afirmación que una pregunta. Mis ojos se abrieron cuando mi mamá se volvió con una sonrisa en su rostro.

"Q-qué?" Tartamudeé.

"Oh, eso sería maravilloso, ¿no crees, Bo?" dijo.

Harry dejó caer su mano de mi cara para que se posara sobre mi rodilla bajo la mesa. Estaba a punto de objetar cuando mi madre me cortó de nuevo.

"A ella le encantaría ir."

"¿Por qué no me llamaste, ¿por qué viniste aquí?", Le pregunté frustrada.

"Por qué habrías dicho que no." Susurró en voz baja.

"¿Qué te hace pensar que no voy a decir que no, ahora?", Le dije con dureza.

Sus ojos se posaron sobre mi madre, que parecía un poco molesta porque no había dicho que sí de inmediato. Yo no era tan popular entre los chicos y me di cuenta de lo feliz que estaba mi madre de que Harry hubiera aparecido en la puerta. Para ella esto era un sueño hecho realidad, tener un muchacho atractivo solicitando a su hija. Para mí, esta fue mi peor pesadilla. No sólo me había dado una marca terrible, contra mi voluntad, sino que también me había visto en mi ropa interior, todo en el espacio de un par de horas. Y más hasta el punto de que me asusta terriblemente. Antes de que supiera lo que estaba pasando, mi mamá y Harry tenían prevista una hora para que él me recogiera a la noche siguiente. Mi boca estaba abierta cuando Harry me sonrió.

"Bueno, tengo que irme. Gracias por las panqueques señora Ellis ".

"Llámame Heather".

Él le sonrió antes de bajar del taburete. Me encontraba paralizada mientras se inclinaba y me daba un beso en la mejilla.

"Bo, acompáñale fuera." Mi mamá me animó en voz baja.

Resoplé, saltando del taburete con mi madre gesticúlame para que vaya atrás de el. La puerta de la cocina se cerró, yo estaba sola en el pasillo con Harry. Él no perdió el tiempo y me empujó contra la pared. Mis ojos estaban fuertemente cerrados en una mueca de dolor. Su cuerpo pegado al mío, que me sostenía en el lugar. Mis dos muñecas estaban atrapadas en una de sus grandes manos. Lo vi sonreír mientras hice todo lo posible para aumentar la distancia entre nosotros, pero él era demasiado fuerte. Su alta figura que se elevaba sobre mí.

"No lo hagas." Supliqué.

Harry ignoró mi protesta, sus dedos suavemente acariciando mi mejilla. Mi cabello largo fue apartado de mi hombro mientras miraba a la contusión que había infligido a mi piel, su boca se encrespó en una sonrisa.

"Se ve bien en ti." Susurró en mi oído.

Me estremecí cuando él presionó sus labios en la marca del cuello. Tuvo cuidado de no presionar demasiado fuerte. Me relajé un poco cuando él se apartó, con la esperanza de que sería el fin de la tortura y él se iría. Pero, por desgracia no fue así. Harry permaneció cerca, su pelo rizado cosquilleo mi mejilla mientras plantaba otro beso en el lugar donde mi mandíbula conocía mi cuello.

"Hueles bien." Él dijo con voz entrecortada.

Dolorosamente cubrió mi muñecas contra la pared antes de mover lentamente sus caderas contra las mías. Gemí ante el contacto áspero mientras Harry dejó escapar un gemido gutural. Mi cabeza cayó hacia adelante sobre su hombro, sentí que mis piernas cederían en cualquier momento. Su pecho subía y bajaba rápidamente mientras su respiración se incrementaba.

Antes de darme cuenta, Harry me había puesto en libertad. Volví la cabeza para ver a la puerta.

"Nos vemos mañana por la noche, Bo."

Me guiñó un ojo y luego se fue. La cabeza me daba vueltas mientras me dejé caer por la pared hasta sentarme en el suelo.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...