Conociendo a UN nERD

Luke Hemmings y Angella Hudson son un par de niños que se conocen en la escuela cuando el director del instituto le asigna a ella a Luke como su tutor. Su relación desde ese entonces se va volviendo un romance que se destruye por los pasados problemas que Luke ha tenido con su antiguo jefe que resulta ser su padre biológico.

0Me gustan
0Comentarios
115Vistas
AA

2. Bichos raros

-¿Por qué has escapado ésta vez?...-preguntó mirandome cual si yo fuese uno de esos bichos raros, -¡sólo quise escapar y ya! - dije e ignoré su acción, -Te escucho... -insistió y volvió a mirarme de aquella rara forma de como hace rato. Bajé la cabeza, -un tutor... -se escapó de mi boca, -¿QUÉ?! -Gritó sorprendida y  como si es que yo le hubiese dicho lo más gracioso del universo se echó a reír. -jaja, que garciosa... -ironicé cambiando la expresión de mi rostro, - no me parece gracioso...-añadí, se aclaró la garganta y bufé mirandola. 

-¿Cómo es eso de que tienes un tutor? -preguntó, se rasco la nuca algo confundida. -Creí que eras la mejor estudiante del aula...- añadió, negué con la cabeza y   soltó una gran  carcajada y la fulminé con la mirada., puso cara de seria y volvió a mirar, -¿es chica o chico? -preguntó, la miré raro, así como ella a mí hace rato, -¿por qué preguntas? -fue  mi turno de preguntar ahora, se encogió de hombros y sólo frunció el seño. -Si fuese una chica, mejor, aléjate de ella. -Puso una mano sobre mi hombro y sonrió  burlescamente. -¿por qué me dices que me aleje de ella si fuese una chica? -volví a preguntar, se volvió a  encoger de hombros y no obtuve respuesta alguna  a mi pregunta, caminamos hasta encontrar una banca cerca de la pista de skaters, -sólo aléjate de ella, Hudson,- volvió aposar su mano de nena sobre mi hombro,  -es un niño,  - dije, me miró atenta, clavando su mirada en mí con poca curiosidad, o más bien con mucha curiosidad. -¿Y.... es lindo? -preguntó aún con susu ojos sobre mí.  -¡JÁ!, ¿si es lindo? - exclamé, asintió con rapidéz y aún  curiosidad emanando por sus poros -¡Es un salvaje! -grité con pesar, me miró confundida, -¿de qué te confundes?, para que te quede más claro, es un salvaje porque les hace bullying a otros niños... -dije, -No te pregunté si el tipo es promotor del bullying,  te pregunté si era lindo, tal vez puede que  yo lo conozca -se paró de al lado mío  y le seguí, -es lindo... -dije, me miró con emosión en la mirada, -¿Más lindo que Nate? - la miré y me quedé callada, en realidad no sabía que diablos decir.

En verdad el tal Luke  si me precía muy  sexy, era super lindo,  creo que esa es la opción por la cual me gusta, aunquue  a decir verdad me empezó a gustar a partir del tercer año, pero, para que la atracción  que sentía hacia él  no se hiciese más grande con el pasar del tiempo, sólo traté de enfocarme en mi mejor amigo, sintiendo gusto por éste también. pero,  en realidad  desde hace un tiempo me he llagado  a  sentir un tanto confundida, ya que en verdad siento atracción hacia los dos géneros, es quiere decir chica y chico.

Diana me acosó con la mirada, clavándomela como una espada mientras me seguía preguntando. -¡Habla ya, niña!.Pero antes ¿quieres ir a una  fiesta? - me dijo, fruncí el ceño  y asentí sin preguntar y luego sonrió -Continuemos...-dijo- y tú ¿para qué quieres saber? -me crucé de brazos, se encogió de hombros - sólo dime como se llama, puede ser que lo haiga visto por ahí...- ahora yo me encogí de hombros. -Se llama Luke... -dije, en cusnto dejé salir aquella palabras de mi boca, sus ojos se abrieron como dos platos, volteó la cara hacia un lado y  juro que pude escuchar latír fuerte su corazón. Fue como si le hubiese dicho lo peor del mundo, en verdad  no sabía por qué se había puesto así. Negó  rápidamente con la cabeza y  volvió a llevar su vista hacia mí, respiró profundo y balbuceando me preguntó, -¿a caso su apellido es Hemmings?  - asentí rápidamente y le heché una mirada de confusión,  -¿cómo lo sabes? - pregunté, se puso de pie a mi lado y se puso a caminar,  frenó sus pasos y volteó a verme, me puntó con el dedo -¡Aléjate de ese traidor! - me ordenó, podía ver que estaba algo molesta, ya que su  alegre expresión cambió por completo al mencionar Luke y asentir en cuanto preguntó si Hemmings era su apellido,  -Te veré el viernes por la noche... -Dijo y se alejó caminando rápidamente, si siquiera despedirse de mí y sin voltera a  verme, me dejó sentada en aquella banca del parque, con curiosidad  y confundida.

A decir verdad sí sentía curiocidad de  por qué Diana me dijo tal cosa.  Seguí sentada en el parque, y ya estaba aburriendome estando ahí sola y sin nadie quien conversara conmigo, así que fui a la pista e hice algunos de mis trucos de patineta, era la única en la pista, no había nadie más y siempre eso me gustaba ya que nadie más intentaba adueñarse de  la pista e intentar echame fuera. Por pura casualidad se me ocurrió la  gran idea de hacer un "Noseblunt", que se trata de (realizar un contragiro y equilibrar el nose con el truck casi verticalmente), al trminar mi genial truco, escuché  a alguién dar tres palmadas lentas, a lo que me volteo, me encuentro con alguiè a quién no esperaba ver aquí y a hora. En pocas palabras me encontré con mi lindo y muy molesto mejor amigo.  Nate, pero... ¿Qué hacía él aaquí?, se suponía que estaba enfermo y que debería estar en cama.

-¡Excelente! - gritó fingiendo estar aegre, yo sabiá que se me venía un gran regaño, me encogí de hombros e hice una mueca de avergonzamiento.  -¿Por qué escapaste está vez? si se puede saber... -Habló, -¿qué heces aquí, Nate? - preguté con curiocidad evadiendo su posible regaño, -¡se supone que estás enfermo y que ya mueres con la influenza que te traes. No deberías haber salido Nate! -reclamé, se encogió de hombros y sonrió igual que yo, de inmediato recordó lo que hacía en el parque,  -¡no ignores mi pregunta!, ¡soy yo quién reclama! - subió un poco el tono de su voz y cambió la expresión de su rostro, estornudó des veces y luego limpió su nariz con un pañuelo que sacó de un paquete en su bolsillo trasero, en cuanto me reclamó me encogí de hombros y  volví mi vista al piso, -¡Contesta, niña! - gritó y otro estonnudo se le escapó. -Luke Hemmings... se..- ¿Qué hizo ahora ese idiota? - masculló y me interrumpió, hizo crujir sus nudillos en fila y añadió un  -LO VOY A GOLPEAR  HASTA QUE MUE...-¡Nate! - ahora fui yo quiém lo frenó, - Déjame terminar... - Añadí, hizo una seña con la cabeza para que yo continuase, -Será mi tutor... -mi confesión sonó mas a queja, pude noar como la expresión de su cara cambiaba, hizo una mueca de desagrado, que no pudo sostener más y terminó riendose de mí, bufé molesta y me crucé de brazos, negué lentamente con la cabeza mientras lo miraba enojada, -¿Tú también? - me quejé, -¿Por esa simpleza escapate de la escuela?- soltó una cacajada que fue interrumpida por su moesta tos seca, negué y paró de reír. - Entonces... ¿Por qué? -me echó una mirada de confusión y agudizó la voz al preguntar, -Sólo me aburre la escuela y ya que tú no estabas para detenerme y regañarme, decidí escapar... -le dije eso y me miró raro negando con la cabeza y luego sonrió, se acercó a mí y luego me abrazó y depositó un tierno beso en mi frente.

Al decirle eso soné como una completa sinvergüenza.

-No me dijíste por qué  estas fuera de tu cama. Fingí molestia, me miró y sonrió. - Quería un poco de café -Me  dijo, - Podías decirle atu mamá que te diese un poco - dije, sólo sonrió y se encogió de hombros mirandome y extendiendome ls mano prar que pudiese tomarla e irnos de ahí sin decir ni una sola palabra.

                                                                                      (.....)

Llegué a la biblioteca, en donde Luke yaciá sentado en una mesa  al fondo, al lado de la estantería de los  libros de ciencias exáctas y leyendo un comic,  - ¿A caso ésto es una broma?,  - resplé un poco nerviosa mientras me acercaba lentamente, tal y como la tortuga, lento pero seguro... Bueno... En mi caso fue un poco más rápido, porque aunque iba un poco rápido a la vez iba  lento. -Llegas tarde... - le escuché decir mientras él mantenía la vista fija en aquella historieta  sin siquiera levantar la vista y verme, levanté una mano y la agité en señal de saludo ya que no sabía que más hacer frente al rubio, observé como levantaba la mirada y me ojeaba de arriba a bajo, cual si fuese uno de esos bichos raros, lanzó aquella cosa  a la mesa y  se levantó como si estuviese desesperado, rodeó la mesa y hlando una silla  me indicó caballerosamente que me sentara, -...Gr... Gracias... -tartamudeé  como reacción a su acción, me pregutabba si a caso ese era su método de conquista. -...No hay de qué...  -Se encogió de hombros y vovió a rodear la mesa para sentarse. - Empecemos.... -Comentó y sacó un libro de su mochila haciendose el siencio y a la vez un poco de incomodidad. 

Me echó una mirada con poca rapidéz y relamio suavemente su labio inferior. 

En cuestión, me pidió mis cuadernos, se burló de mí e inició con enviarme tarea para el resto de la semana dejandome una agenda de color azul para que pudiese pasar materia.

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...