In The House.

Ella vive en la mansión, y espera ser liberada algún día. Por alguien, o aunque sea... algo.

3Me gustan
2Comentarios
916Vistas
AA

8. Capítulo 8

Caminé a mi habitación, me encerré en ella y empecé a llorar sin parar mientras apretaba la almohada contra mi rostro. Me quedaba sin aire, entonces la alejé de mi cara. La había manchado con mi maquillaje. Caminé al baño dentro de mi habitación y busqué algo filoso. Y por su puesto que lo encontré. 

Tomé la cuchilla entre mis dedos y rasgué mi muñeca. Extrañaba desahogarme de esta manera, me dejé caer al piso y liberé todo el aire que tenía en mis pulmones. La sangre corría, sin parar, hasta gotear al piso...Al igual que mis lágrimas. Me sentía tan torpe llorando por las personas que me habían desgraciado la vida por un principio. De pronto un fuerte sonido hizo mi corazón saltar. 

Niall apareció en la puerta, al mirarme... se enojó mucho. Lo noté por la expresión en su rostro, de algún modo me asustaba, como si fuera a hacerme algún daño. 

-¡¿Pero qué te ocurre?! ¡¿A caso estas loca?! -arranchó la cuchilla de mi mano derecha

Tomó mi muñeca, lo cuál me sorprendió porque lo hizo suavemente. Me obligó a pararme y me llevó al lavabo. 

-¡No quiero que vuelvas a hacer esto! ¿Me oíste? -decía mientras dejaba correr el agua en mi corte 

-Si necesito, voy a hacerlo de nuevo. Aunque no lo quiera. -respondí con la voz quebrada 

Sacó de mi cajón de ropa una curita, la despegó del papel y la puso en mi corte que estaba a punto de sangrar de nuevo. 

-Lucy... Escúchame. -tomó mi rostro e hizo que lo mirara fijamente a los ojos- No vuelvas a hacerlo. Me lastimas. 

No había comprendido bien sus palabras.

-Me duele demasiado que te hagas esto. No lo repitas, o tendré que tomar otras medidas. 

-A ti no te debería de importar lo que yo haga... Deja de preocuparte por algo que no te perjudica. Déjame sola. 

-¿Cómo puedes pedirme semejante cosa? Me preocupo por ti porque me importas. 

-Pues odio que lo hagas. 

-¿Me odias? -sus manos dejaron de tomar mi cara y sus ojos se cristalizaron 

Solté un suspiro de frustración. 

-No te odio...-lo abracé, no porque quería consolarlo, sino ...porque yo lo necesitaba. 

-¿Por qué haces esto tan difícil? -soltó una simple pero grande lágrima, lo supe porque la sentí caer en mi hombro 

-No entiendo de qué me hablas. -me alejé de él 

-¿No te das cuenta? ¿No lo sientes?

Seguía totalmente confundida. 

-Lucy... Tú me gustas. 

No supe qué responder, me quedé inmóvil. Tiesa. Niall tomó mi mano. 

-Y quiero que lo sepas. -terminó de decir besando mi mano

Le sonreí. Y lo besé de impulso. Él no tenía idea de qué hacer... Creo que Niall era virgen de labios. Dejé de besarlo y me arrepentí. 

-Lo siento tanto. -dije apenada 

-Me alegra que lo hayas hecho. 

-¿Qué? ...¿Te alegra que te haya besado?

-Si, y lo haces muy bien, sinceramente. 

Reí. 

-¿Podemos regresar a comer?

-Claro que si, y ...perdóname por todo esto... Me siento tan avergonzada. 

-No te preocupes, juntos sé que podremos hacer que esto cambie. 

Suspiré aliviada, como si me hubieran sacado un peso de encima. Me sentía más ...'limpia'. Pasaron meses, y Niall y yo nos volvimos más unidos que nunca. Nos ayudábamos el uno al otro, reíamos, siempre parábamos muy juntos. Hasta que llegó el día que estaba esperando tanto. Yo estaba en mi habitación escuchando música y pensando, vestía mi pijama... Ya que era de noche. 

Tocaron mi puerta, me paré de la cama a abrirla. Era Niall y estaba sin camisa, me quedé como una tremenda tonta viéndolo. Sonrío al ver que me atonté con su pecho desnudo. 

-¿Estás ocupada? 

-Ahh... no, no, solo ...flojeó. No tengo con qué matar el tiempo. 

-Te puede sonar algo curioso e interesante, pero yo sé cómo puedes matar el tiempo... -susurró de una manera sexy.

-...Niall. -lo miré seriamente- Ni lo pienses. 

-Oh, vamos, Lu. Llevamos más de un año así, sin ser nada. Y yo quiero ser algo para ti. 

-No estoy lista. 

-...Bueno, está bien. Es tu decisión. No quiero apresurarte. 

-En serio, lo siento mucho. Sabes que te amo, ¿verdad?

-¿Y tú lo sabes?

Sonreí, Niall me cargó, yo coloqué mis piernas alrededor de su cintura. 

-Me lo dices todo el tiempo. 

Me dio un beso, pero fue un beso intenso. No me daba cuenta de sus verdaderas intenciones, hasta que me echó en la cama. No tenía de otra, y me dejé llevar. Podría jurarles que fue la mejor noche de toda mi corta y desgraciada vida. Nuestros cuerpos juntos y calientes... Era la mejor sensación de todo el universo. Al día siguiente Niall amaneció a mi lado. Lo miraba mientras él seguía durmiendo. Toqué su sedoso pelo. Era tan hermoso.

*CONTINUARÁ* -''Perdón a todos, ¡estoy en exámenes!''

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...