Forever Young *-*

Cuando Kira conoce a One Direction, la boy band más famosa y sexy del momento, no parece demasiado impresionada. Ha oído hablar de ellos, pero Kira está demasiado ocupada tratando de recuperar una reciente ruptura como para dejarse llevar por la histeria que está asaltando a todas las chicas de Londres. Pero, claro, llegar a conocer a los componentes del grupo en la intimidad puede resultar mucho más emocionante de lo que ella imaginaba. Convivir con la banda hará que la vida de Kira no solo entre música, escenarios y ruidos de flashes, sino también amistad, amor, celos y algún que otro malentendido.

4Me gustan
0Comentarios
778Vistas
AA

4. *-* Deslumbrada *-*

Después de un montón de firmas y de fotografías de grupo, las chicas, por fin, se fueron, con unas sonrisas cercanas al éxtasis. Me quedé allí sentada, alucinando con la escena surrealista que había tenido lugar a mi alrededor.

Louis me miró y se rio.

-¿Estás bien, Kira?

-Así que ¿Son… One Direction? –Murmuré.

Harry me rodeó los hombros con el brazo y asintió.

-Perdona por no decírtelo antes, Kira.

Se me cayó la mandíbula, formando una “o” perfecta.

-Genial, ahora se va a poner a gritar –Dijo Niall tapándose las orejas, por si acaso.

-Cállate, no voy a gritar –Dije indigada-. ¿Tengo cara de ser una fan loca?

-En realidad, antes dijiste que nuestra música no te gustaba demasiado… -Se burló Niall.

Sentí que me ardían las mejillas.

-No dije eso exactamente –Murmuré-. Dije que estaba.. bien –Conseguí acabar.

-Bueno, estar bien está bien –Dijo Zayn con su profunda voz.

Lo miré algo confusa. ¿Estaba tomándome el pelo? Salvada por la campana: justo en ese momento sonó mi celular. Era un SMS de Sam.

“¡Kira, encontré mi celular! Pero tenemos un problema: me perdí y me quedé sin gasolina al llegar a casa de tu padre. ¿Tienes dinero para un taxi? Mándame un SMS cuando puedas. ¡Besos!”

Justo lo que necesitaba.

-¿Está todo bien?

Suspiré.

-No pasa nada. Es mi amiga, Sam, a la que estaba esperando…

Harry asintió.

-… Bueno, acaba de mandarme un mensaje para decirme que está en casa y se quedó sin gasolina. Así que tengo que tomar un taxi.

-No hace falta –dijo Zayn.

-¿Cómo? –Me quedé un poco sorprendida porque sonó como una orden-. No hace falta ¿Qué?

Parecía un poco incómodo.

-No quería decirlo en ese tono. Solo que ya que es culpa mía que tu camisa se haya manchado…

-Mi camisa favorita –Añadí.

-… Que tu camisa favorita se haya manchado –Continuó, con algo que se parecía sospechosamente a una sonrisa en sus labios-. Harry, Louis y yo podemos llevarte a casa, y los demás pueden ir en el otro carro.

-¿Estás segura de que no quieres quedarte a jugar con nosotros? –Preguntó Harry, burlón.

Me sonrojé y me reí en voz alta contra mi voluntad. Harry era encantador.

-Gracias, pero creo que es mejor que vuelva a casa con Sam –Mi estómago rugió fuertemente, avergonzándome-. Además, me muero de hambre.

Harry hizo una mueca.

Louis agarró un gran trozo de pollo frito.

-Creo que deberías llevarla ya a casa –Dijo dejándo escapar trozos de comida-. La huelo desde aquí.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Fuimos a casa de mi padre seguidos por el carro de Liam, que vino detrás de nosotros todo el camino.

Me giré hacia Zayn.

-Gracias por el viaje –Le sonreí-. Fue un gran detalle.

Zayn me miró con sus ojos cafés oscuros.

-Quería asegurarme de que llegaras bien a casa.

-¡Hasta luego chicos! –Dije girándome hacia Harry y Louis.

Harry se acercó hacia adelante y rodeó mi asiento con los brazos, atrapándome por los hombros.

-¿Estás segura de que tienes que irte?

Sonreí. Era muy coqueto, y la verdad era que estaba disfrutando de su atención. Me hizo desear que Jacob estuviera allí viéndolo. Y Lucy, también. Les vendría bien por lo que había pasado.

-Me temo que si –Reí.

Había decidido que aquellas eran unas vacaciones de chicas, y Sam estaba sola esperándome. Cuando me desabroché el cinturón de seguridad, parecía atascado. Zayn, que no dijo nada durante el coqueteo de Harry, inclinó su esbelto cuerpo hacía mí para ayudarme con el cinturón. Su mano rozó la mía y sentí que se me aceleraba la respiración. Diablos. Tenía que salir de aquel carro. Enseguida.

El cinturón de desbloqueó y Zayn se inclinó hacia atrás bruscamente, sin mirarme a los ojos. Agarró el volante con fuerza.

-No…, ellos no –Protestó Louis de repente, desde el asiento trasero.

Agradeciendo la distracción, me giré en redondo.

-¿Quiénes?

-¿Cómo pudieron encontrarnos aquí los paparazzis?

Harry me agarró los hombros para tranquilizarme.

-No te preocupes, Kira.

-Necesitamos un plan. –Advirtió Louis.

-Kira –Empezó a decir Harry mirándome a los ojos con expresión de cachorrito-, ¿Tu casa tiene una puerta trasera, por casualidad?

-Pues… si –Respondí con timidez, sospechando lo que vendría a continuación.

Sus ojos destellaron cuando me apartó el pelo del hombro.

-Por favooooor…, ¿Podemos escondernos aquí?

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...