Mala Jane - 2TEMPORADA

  • por
  • Rating:
  • Publicado: 4 ene 2015
  • Actualizado: 6 ene 2015
  • Estado: Complete

2Me gustan
1Comentarios
1046Vistas
AA

36. Mala Jane - 2TEMPORADA: Capítulo 36

Ay, me duele el abdomen...Y ya amaneció, se escucha el sonido de la mañana...¿Pero qué carajos? La mañana no tiene sonido, pero sí es el olor...a sol, creo. Abro mis ojos y el dolor en mi vientre se agudiza, me siento en la cama y lo primero que veo es de nuevo la bandeja hay dos barras de granola, un vaso de jugo, dos pastillas y una nota.

'Nana, si te despiertas con dolor toma las pastillas, pero come las barras y el jugo antes, si no sientes dolor baja y desayuna algo mejor...
Sasha llega a las 2:00 p.m. No incendies nada y no hurgues mis gavetas, no creo que quieras ver lo que hay ahí solita...
Con placer...Harry x'

¿'Con placer'?...Que propio. Me bebí el jugo y comí una granola, tomé las pastillas...¡Un minuto! ¿Me dijo 'Nana'? Maldito, Edward boca de chancho. El dolor dejó de aparecer, me bañé y me vestí...¿Qué será lo que Harry tenía que hacer hoy que llegaría tarde? Niall vendrá, aunque con lo que pasará en la universidad hoy...no sé que vaya a pasar. Al menos Danielle y Edward no irían hoy a clases ¿Qué hago? ¿Le doy otro problemita al director o con el que estará hoy en la universidad será suficiente? ¡Otro! ¡Otro! Gritaba mi sicópata interna. Ok, nena, otro. Corrí hacia la habitación de Harry. ¡Enllavada! Mierda. Pero si puso que no hurgue sus gavetas seguramente es porque sabe que encontraré la manera de abrirla. Entré a la habitación donde durmió Eleanor para entrar por el baño y tampoco ¡Cerrada! Saqué mi tarjeta de crédito y comencé a intentar abrir, luego de quince laaargos minutos la puerta se abrió ¡Yeah, bitch! Encendí las luces y ahí estaba, al ver la cama me dio un escalosfrío y se vino las imágenes de todo lo que pasó, sonreí. Bueno, las malditas gavetas están enllavadas, lo único abierto es...el clóset. Ahí estaba toda su ropa, sus zapatos...Una de mis brillantes y escalofriantes ideas llegó...Tijerita ¿Dónde estás? Cuando las hallé recorté cada una de sus camisas y pantalones, todo lo que había de tela lo hice pedazos...Pero esto no era porque sí, había su mensaje en todo esto, bajé a la cocina y rebusqué por todas las gavetas y puertas de alacena hasta encontrar un spray color rojo. Regresé al clóset y engrapé todos los pedacitos de tela hasta hacer una gran manta de retazos, la tiré al suelo y escribí un hermoso mensaje para el director. Lo colgué dentro del clóset y salí dejando todo como si nada hubiese pasado. Me estaba aburriendo así que llamé a mi tío Zayn.
-¿Hola? Doctor Javaad a sus órdenes. Dígame cuántos muertos ve y le diré que tan loco está- contestó.
-Tío, soy yo ¿Qué haces?
-Estoy con una esquizofrénica ¿Qué cuentas además de los orgasmos?
-Las horas para que sea fin de semana y regresar a Londres ¿Cómo está mi mamá? ¿La estás tratando?
-Tu mamá está loca- dijo sin el más mínimo asco.
-Gracias.
-Es broma, está mucho mejor. Edward está con ella, los extraña mucho, quiere verlos, tal vez se de una visita por allá, pero tendría que ir con ella o Perrie ¿Qué quieres condenada mocosa? ¡Estoy en una sesión!
-¡Me lo hubieras dicho del comienzo! ¡Y no me digas condenada que pude haber sido tu hija!
-Gracias a san putón no lo eres, mi hija me salió menos loca pero tuvo que conocerte.
-Cualquiera diría que me odias.
-'Cualquiera' tiene razón.
-¡Zayn!- grité. Él soltó una carcajada.
-Mira mi amor, el loco que está aquí me paga por hora y está quejándose porque estoy desperdiciando sus $400 hablando por teléfono ¿Te llamo en la noche?
-Dale una buena fajada de mi parte a mi tía Perrie y cuida a mi mamá.
-Tal vez lo haga invertido.
-Tú le andas ganas a mi madre, desgraciado- soltó una carcajada.
-Adiooos- dijo evasivo. Colgué. Bajé y me quedé contemplando una foto de mi mamá con mi papá, Edward y yo de pequeños. Mi padre llevaba sobre su espalda a mi mamá. Mientras Edward y yo estábamos sobre la espalda de mi mamá, los cuatro salimos riéndonos, aquellos tiempos tan felices. Edward y yo teníamos como...Seis años.
-Como recuerdo estos momentos- mis ojos se llenaron de lágrimas- Pero tú tuviste que dejarnos- acusé a la foto- Eres un inútil Styles- rompi la foto molesta y comencé a llorar, puse mi brazo sobre mi rostro y me quedé dormida...
-Jane...-escuchaba una voz a lo lejos. Abrí mis ojos y vi dos personas...Sasha y....¡Niall! Mi profesor sexy, me senté inmediatamente.
-H-hola, Sashis- acomodé mi cabello.
-Hola, voy a la cocina a prepararles algo- se fue.
-Hola, Jane...-Niall me extendió la mano.
-Hola- sonreí.
-No tuvimos un buen comienzo pero espero que nos llevemos bien- se sentó a la par mía ¡Oh Dios!- Soy Niall Horan. Harry me dijo que no estabas bien y que necesitabas ayuda en la clase- me miró con sus hermosos ojos azules.
-Sí, no sé nada, no sé nada de nada- sonreí como tonta.
-Ya veo- miró hacia el suelo, la foto rota- ¿Qué es?- se agachó a tomar los pedazos.
-No es nada- intenté arrebatarle los pedazos pero él se apartó.
-Déjame ver- miró- ¿Quién es?- me enseñó el pedazo de cabeza de mi papá.
-Mi padre.
-Creo haberlo visto en algún lado...
-Es Harry Styles- rodé mis ojos.
-Ah si, escuché de él en las noticias. Lo siento mucho- puso su mano en mi hombro ¿No gustaría bajarla un poco?
-No importa.
-¿Ellos?- mostró a los niños.
-Mi hermano y yo- suspiré. Tomó el pedazo donde salía mi mamá, pero esta vez no preguntó quién era, simplemente la miró pensativo.
-Hice macarrones con queso, pueden ir a comer ya- dijo Sasha sonriente. Me levanté, miré que Niall metió el pedazo de la foto de mi mamá en su bolsillo.
Cuando terminé de comer los macarrones recibí una llamada.
-¿Hola?
-Jane, soy Louis ¿Cómo sigues?- se escuchaba el viento.
-Estoy bien, por lo general sólo ocurre el primer día.
-Creo que llegaré en la noche para revisarte y darle tratamiento a mi primo.
-¿A Harry? ¿QUé le pasó?- pregunté.
-¿No te ha llamado? Unos chicos soltaron un gas mostaza en la cafetería a la hora del almuerzo y muchos están afectados, sobre todos los estudiantes. Mi primo está bien, porque entró hasta que ya había pasado la explosión, pero lo iré a revisar de todos modos.
-Pero ¿Cómo fue?- pregunté morbosamente, yo sabía muy bien todo lo que iba a pasar.
-Unos tipos lanzaron el gas mostaza, eso es muy dañino para la piel y los pulmones, voy con paramédicos. Nos vemos en la noche.
-Adios- colgué- ¿Por qué no me contaste lo del gas mostaza?- le pregunté a Sasha.
-El director me pidió que no lo hiciera.
-¿Él está bien?
-Sí, a los de la oficina no nos pasó nada, ni a los profesores porque no comemos con los estudiantes.
-Ahh, osea que a todos los estudiantes si les pasó...cosas- reí maléficamente.
-Tú no tuviste nada que ver ¿Cierto?
-¡En lo absoluto!- dije indignada, miré hacia la sala, Niall estaba en el sofá con su iPhone- ¿Y a qué hora te vas, Sasha?- suspiré.
-Cuando venga el señor Lí.
-¡¡Qué!! ¡¿Por qué?!- la miré.
-¿Enserio creías que Harry iba a dejarte sola con Horan?- sonrió- Él sabe que te gusta.
-¿Qué? ¡A mi no me gusta!- bufé.
-Claro que sí, a todas...nos gusta Niall- susurró.
-¿Es casado?
-Con dinero, buena posición social, un gran patrimonio, irlandés y totalmente soltero- suspiró.
-¿Cómo que no tenías tiempo para hombres?
-Esto no es un hombre, Jane. Esto es un dios griego.
-¡Ya basta! ¡Me da cuchis tus cursiladas! Etsoy por vomitar los macarrones.
-¿Acaso nunca has soñado con el hombre de tus sueños? Ese que te protege, te cuida, te respeta, te ama y siempre está pendiente de tu felicidad, como en las histórias de amor de las novelas.
-¡¡No!! ¡Que gay! ¡Los hombres no sienten amor, las mujeres menos! Ahora dime...No te hagas la pendeja que sé que Caryol se la traga al director ¿Desde cuándo?
-¡Por Dios, Jane!- jadeó.
-Es la verdad ¿Vas a estar de mi lado o no?
-Jane, mi trabajo es muy estricto, no puedo andar contando esas cosas...
-¡A ver! ¡A ver!- la interrumpí- Tu me das información sobre Caryol y yo te la doy sobre ese galán que está allá.
-Jane...yo...-me miró dudosa-...No lo sé...
-Puedo hacer que ese tipo coma de tu mano, de la mía o la que yo quiera ¿Has visto como traigo a Liam?
-Harry más o menos me contó...-mordió su labio.
-Dime...tienes tres segundos....Uno...-tomó su cabello-...Dos...y...
-¡Está bien! ¡Te diré todo lo que quieras! Pero júrame que nadie sabrá de esto.
-Te lo juro por la viagra más poderosa del planeta osea yo...Habla- Sasha tomó asiento.
-Caryol es una perra, la odio. Trae a mi jefe comiendo de su mano. El puesto que tiene lo ganó por resbalársele a Harry, yo iba a tomar su lugar pero la muy puta lo tomó con sólo separar las piernas. El jefe tiene muchas amantes pero si ella quiere los detiene el pleno acto. Lo único que no puede quitarle Caryol son las amantes, se adaptó a no ser la única, pero sí la más importante. Tienen dos años de ser amantes. Disque ella fue su pañuelo de lágrimas cuando terminó con Paulette, lo peor de todo es que Caryol tiene un hijo y estuvo casada...
-¡Espérate ahí! ¿Tú sabes quien es la tal Paulette?- la miré intrigada, ella hizo cara de pánico.
-No, No dije Paulette- mentía.
-¡Dime! ¡Sasha!
-No debería, el jefe no deja ni que la mencionemos...-dijo temerosa.
-¿Enserio quieres tener a aquel cuero en tu cama?- señalé sobre mi hombro.
-¡Claro que sí pero...! ¡Ay Dios! ¡Está bien!- miró para todos lados.
-Paulette era una chica que estudiaba en Levenshulme High School.
-¿Una secundaria?- dije sorprendida.
-Así es. Ella tenía 14 años en aquél entonces y Harry 21. Él daba sus prácticas de Maestro de filosofía en aquella secundaria. La chica estaba en segundo año. Mantenían una relación en secreto, pero su padre se dió cuenta cuando llevaban un año de relación. La mandó al internado de tu padre en Irlanda. Ella prometió volver por él cuando cumpliera 18. Pero Harry quedó demasiado devastado. Incluso fue acusado de violación, pero la chica declaró que fue con su consentimiento. Harry cayó perdido en el alcohol cuando Paulette se fue, Caryol lo recogió del vicio y se acostó con el decano para que contratara a Harry y a ella. Yo tenía meses luchando por ese trabajo, pero Harry me salvó la vida contratándome de secretaria. Ginger es igual de zorra que Caryol, sólo que más barata.
-Espera...osea que Paulette y Harry tenían los mismos siete malditos años de diferencia que yo...¿Hace cuándo fue eso?
-Hace casi cuatro años...
-¿Cuándo se cumplen los cuatro años?
-Este año...-me miró curiosa.
-Osea que Paulette cumple 18 este año- presioné mi mandíbula. Los celos comenzaban a carcomerme.
-Así es. Ha pasado mucho tiempo, quizá ella ni regrese, no han tenido contacto desde entonces y Caryol tiene las garras bien metidas en el cuello del director.
-¿Paulette estaba enamorada de Harry?
-Demasiado, incluso se rumora que se marcaron en la piel el nombre del otro como símbolo de pertenencia. Paulette es de ascendencia árabe. Ambos estaban muy clavados, el pobre director casi se muere cuando ella se fue, algunos dicen que nisiquiera la ha superado, que sus amantes sólo son para desquitarse el dolor o quien le garantiza a todas ellas que no las toca pensando en Paulette- Mi sangre hervía a mil ¿Cómo es posible que una maldita perra estuviera en la mente de mi Harry mientras me estaba tocando? ¡¡Esto me tocaba las bolas!! ¡Harry es mío y no podía estar pensando en nadie más que en mí! ¡Y ni esa perra regalada de Caryol, ni la prostituta muertona de Paulette ni ninguna de sus amantes me lo iba a quitar nunca!- ...lo bueno es que el director es muy respetuoso conmigo, además no sé que tiene él que le gustan las fáciles.
-¡Ya ya ya! ¡Suficiente! Voy a recibir la clase- me levanté y me senté a la par de Niall.
-¿Lista?- ¿Para faje desenfrenado? ¡Claro! Un poco de sangre no detiene a nadie. Asentí con la cabeza.
-¿Cómo le gustan las mujeres?- dije indiscretamente. Él sonrió.
-¿A qué viene la pregunta?
-Dicen que sólo los idiotas responden una pregunta con otra.
-Me gustan morenas- rodó sus ojos.
-¿Cómo mi madre?- alcé una ceja. Él sonri´divertido.
-Notaste cuando guardé su foto- la sacó y me la ofreció.
-Consérvela. Por cierto, Sasha está pasando por un mal momento, su gato se murio, yo le enviaré flores en la noche, usted debería hacer lo mismo, esa tipa amaba a ese gato.
-Está bien, creo que sí debería enviarle flores.
-¡Pero no le mande tarjeta!- dije alarmada.
-¿Por qué no?
-Porque....emmm...¡Le va a recordas la pena de haber perdido algo! Simplemente mande las flores y su firma- sonreí.
-Está bien...¿Comenzamos?
-Que bueno que no le pasó nada con ese gas matón- toqué sus brazos.
-Sí, que bueno- sonrió sonrrojado.
-¿Le gustó mi madre, cierto? Está viuda, éntrele.
-Mejor recibamos la clase- abrió un libro. La puerta se abrió. Harry y una pelirroja de mierda venían riéndose muy a gusto ¡Perra!

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...