Mala Jane - 2TEMPORADA

  • por
  • Rating:
  • Publicado: 4 ene 2015
  • Actualizado: 6 ene 2015
  • Estado: Complete

2Me gustan
1Comentarios
1040Vistas
AA

25. Mala Jane - 2TEMPORADA: Capítulo 25

-No no no no- me aparté alarmada.
-¿Qué pasa?- dijo Harry preocupado.
-No puedo, tengo que quitarme esto- me quité la venda. Harry se volteó inmediatamente, yo solté 20 litros de baba al ver su cuerpo escultural en boxer.
-¡Jane! ¿A qué horas piensas bajar? Te estamos esperando- escuché que gritaba Edward en la puerta ¡M$#da m%$da m%$da! Me levanté inmediatamente.
-Ya bajo, me estoy canalizando las energías de Venus- me volvi a poner el brasier del disfraz.
-¿Has visto a Lí-Sellers?- preguntó. Yo miré hacia atrá y él permanecía de espaldas con la cabeza en las manos.
-¡No! ¿A-a-a-acaso yo duermo con él?
-No, pero siempre lo andas acechando.
-¡Yo no lo acecho! ¡Lárgate que me estoy vistiendo!- dije nerviosa.
-Danielle y yo estaremos en el auto, apresúrense- escuché que se fue...¡Espera! ¿Acaso digo...'Apresúrense'? ¿En plural?
-Vístete- tomó su ropa y entró al baño. Justo cuando cerró la puerta me dejé caer en la cama y di un suspiro de perdedora total. Jane ¿Por qué no te lo fajaste? Comencè a levantary dejar caer mi cabeza sobre el colchón. Jane, eres una maricona decía mi sicópata. Mientras el ángelito apareció Nunca debiste haber comenzado con esto decía inconforme. Pensé que sólo habían pasado segundos cuando la puerta se abrió, yo seguía de diabla. Me senté en la cama inmediatamente para apreciar aquél hombre hermoso acomodando sus pantalones. Por favor, mira nada más que hombre, niñita novata. Yo, inundando mi habitación de baba. Harry alzó la mirada y la bajó inmediatamente con una sonrisa tímida ¡Por favor! ¡Este hombre me incita ponérmele de rodillas y cantarle un hinmo!
-Hola- susurré. ¿Hola? ¿Qué más pude decirle?
-Hola- murmuró suavemente mirando mi cuerpo. Me levanté y me acerqué a él instintivamente. Él miró hacia el suelo al igual que yo. Me tomó de la cintura y me aferró a su cuerpo envolviéndome en un abrazo. Sentí como todo mi cuerpo se relajó en sus brazos...pero ¿Por qué me abrazaba? No me importa, sólo sigue haciéndolo. Sentí sus labios presionando los míos, los mantuvo presionados unos segundos. Todo era tan malditamente intenso, luego de unos segundos me soltó- Te espero abajo- salió.
Yo solté mi respiración contenida y me lancé al suelo ¿Qué te pasa, Jane? ¿Tan mal te pone? Levántate y haz como si nada pasó...¿Qué? ¿Cómo si nada paso? Me levanté y me puse la ropa, terminé mis maletas y salí de la habitación, cuando las bajé Edward me ayudó a subirlas a la cajuela. Edward me abrió la puerta trasera.
-Jane- me llamó Harry-...adelante- Edward entró en el auto y yo entré al asiento del copiloto. Arrancó.
No pasó media hora cuando Ed y Dani ya iban tirando risitas tontas y sonidos se bocas, me ponían al borde.
-¿Podrían dejar de estarse succionando? Parecen aspiradoras- ordené sin paciencia.
-Mira Jane, tú no eres mi madre para ordenarme nada ¿Bien?- murmuró Edward.
-Ed, cálmate- dijo Dani paciente.
-Mira, igualado. Yo no seré tu madre gracias al cielo pero no tengo porque estar presenciando sonidos ni imágenes de babeos. Así que paran ya ¡Estoy harta!- me volví a recostar en mi asiento.
-¡Basta! No son niños ¡Compórtense!- ordenó Harry. ¿Compórtense? Como te comportaste tú con la diablita.
Ni Edward ni Danielle emitieron una palabra y luego de una hora se quedaron dormidos. Y sí, recostados uno al otro. Mi sicópata estaba molesta.
-¿Tú no tienes sueño?- dijo Harry con la vista en la carretera.
-Dormí suficiente mientras estaba drogada- puse mis pies sobre el frente.
-Baja los pies ¿Quieres?- Negué con la cabeza. Eso, así, Jane. No ha pasado nada. Este hombre no te perturba.
-Has estado callada, eso debe ser algún tipo de rércord- sonrió.
-¿Pretende que una este normal despues de lo que....
-¡Cállate!- ordenó. ¿Qué?
-¿Perdón?- lo miré.
-¿Enserio quieres hablar de eso con tu hermano fingiendo estar dormido para acurrucarse en el hombro de Danielle?- me alzó las cejas.
-Mi hermano no está fingiendo estar dormido para acurrucarse con Danielle, ambos están fingiéndose dormidos para poder tocarse sin que les diga nada- lo corregí.
-Mejoraste mis instintos.
-Ya lo sabía- reí victoriosa.
-Bueno chicos, en dos horas estaremos en Mánchester, allá no podrán mostrarse afecto de más en la casa, así que les dejaré aprovechar- presionó un botón y saltó una plancha que dividía en auto por completo.
-¿Qué está haciendo?- dije alarmada. A mi sicópata no le gustaba que Edward MI Edward se quedara solo por dos horas con Danielle.
-Dándoles y dándonos privacidad- me sonrió, giró una perilla del volumen y esta comenzó a sonar http://www.youtube.com/watch?v=jqSLvOMH7rc (Lean la letra, siq uieren fajonas)
-¿Con qué intención puso esa canción?- me sonrojé ¡M%$a!
-Pensé que sería apropiada- me sonrió. No caigas, no caigas-...Para los que van atrás- añadió. Tonta, tonta, tonta-...Para los de acá adelante creo que encajaría mejor esta http://www.youtube.com/watch?v=QTK4lH0hbt4
-¿Y esa por qué?
-¿Por qué te detuviste?- me miró un instante. ¡M$%!
-Porque debíamos venirnos a Mánchester.
-Jane, sé que eres virgen...Me lo confesaste mientras estabas drogada- murmuró. ¡Oh por Dios! ¡Tierra ábrete y trágame!
-¿Y? Eso no tiene nada que ver- fingí indiferencia.
-Dime si fue por eso- dijo serio con la vista al frente. NO NO NO ¡NO! No le muestres cobardía.
-Claro que no- me cerré.
-¿Y por qué fue?- Piensa, Jane, Piensa. Casi nunca lo haces, hazlo ahora.
-Usted no me respondió mi primera pregunta, sólo me respondió con otra- lo miré desconforme.
-¿Cuál era tu primera pregunta?- rodó sus ojos en una curva de la carretera.
-¿Por qué era apropiada esa canción?
-No puedo responderte eso hasta que me respondas tú- miré por la ventana.
-¿Por qué no?
-Si no me respondes, nadie responde- se encongió de hombros. Mi sicòpata interna insistía en que le mostrara indiferencia pero no pude.
-Sentí que Edward venía- mentí, él frunció el ceño.
-¿Cómo lo sabías?
-Escuché sus pasos...-Esa ni tú te la crees, Nana- Ahora responda.
-¿Quieres que se repita?- alzó una ceja. ¡Una y mil veces por el Dios de faje!
-Me da igual- contesté automáticamente- Una pregunta...¿Por qué me vendó los ojos.
-Jane, ya sabes lo que causas en mí...pero no quiero que eso interfiera en mi vida profesional ni en la tuya académica ¿Cómo podré verte a los ojos en la universidad recordando lo que pasó?
-¿Y por qué no quería que dijera su nombre?
-No quiero que cuando lo escuches en la universidad recuerdes ese momento, ni yo tampoco.
-Un poco raro ¿No cree?
-Jane, quiero proponerte algo- Oh oh- Quiero que seas mía- ¡Ahora gobernamos nosotras! Decían mis hormonas ¡Abandonen la nave! decían mis neuronas.
-Prosiga- Y yo quiero ser tuya, maldita sea, Lí. ¿Cómo me haces esto?
-Pero...con condiciones- dijo temeroso.
-¿Qué condiciones?- ¿Condiciones? ¿Quiere condiciones? Acá esas sólo las pongo yo, sino pregúntele a Liam que hasta sus pedos me debe notificar. Ah, sí. Ya no estoy con ese dundo.
-Nadie. Nadie- hizo énfasis- Debe enterarse....Segundo; no es un compromiso.
-¿Cómo?
-Que tú no estás obligada a estar solo conmigo, ni yo sólo contigo- No me gusta esto. Lo primero si pero lo otro ya no- Que no nos debemos nada, sólo es....
-Sexo- terminé su oración, él suspiró y asintió. Wow, no lo esperé- Sigue siendo...si- sonreí, él tambien.
-¿Segura?- asentí- Recuerda...En la universidad soy tu director y tú la alumna.
-¿Y cuándo seré....-¿Su prostituta gratis, amante, servidora sexual, transfusora de placer? ¿Cuál elijo?-....su transfusora de placer- él dio una carcajada.
-El resto del tiempo, en tanto no haya gente- me guiñó el ojo.
-¿Por qué no quiere que nadie se dé cuenta?
-Tu noticia de hace días que estabas teniendo relaciones con tu hermano gemelo...¿Quieres que la siguiente sea que lo hacías con el director de la universidad mayor 7 años que tú?
-Sabe que me da igual.
-A mí no, me costaría mi trabajo- Bla bla bla.
-Entonces hay que hacer lo que dice la canción- sonreí. Él frunció el ceño confundido- Sellarlo con un beso.
-¿Ya?- rió. Asentí, él presionó un botón y cerró las ventanas, le subió aun más la música- ¿Crees que se den cuenta que paró el auto?
-Apague la música- me adelanté y lo hice yo, se escuchaban gemidos de la parte de atrás. Harry la prendió de nuevo y dio una carcajada- No se darán cuenta- Detuvo el auto. Yo me desabroché el cinturón y me lancé sobre él. Me senté sobre sus piernas y enlacé mis manos a su cuello.
-¿Sigue siendo sí?- dijo dudoso. Yo rodé mis ojos. Me acerqué a sus labios y comenzamos a besarnos suave pero intensamente- Ya doy por hecho que siempre será un sí- sonrió. Yo me volví a sentar en mi asiento, arrancó el auto.
-Tengo que saber algunas cosas de usted.
-¿Qué quieres saber?
-¿Alguna vez se ha casado?- Negó- ¿Con cuantas mujeres ha fajado.
-No te responderé eso- rió.
-¿Le importa que sea cuero?
-¿Cuero?
-¡Virgen!- no me respondió.
-¿Eres muy directa, cierto?- Sí, pero no sé que hace usted que me pone pendeja.
-Bastante....Espere...¿Me dejará salir de noche, verdad?
-No- bufó.
-¡¿Qué?!- me crucé de brazos.
-Tienes 17 años, no tienes edad para salir de noche.
-Pero sí para tener un amante- Harry dio un frenazo en seco.
-Vete atrás con tu hermano.
-¿Qué?
-Que te vayas atrás con tu hermano- dijo molesto.
-No quiero.
-¡Ahora!- ordenó. ¿Con que sí? Me bajé del auto. ¿Enserio le obedecerás a este? Ya se creyó mucho. Él detuvo la música, yo abrí la puerta de atrás y la volví a cerrar. El auto arrancó, seguro pensaba que yo ya me había subido. Yo, una vez más enmedio de la nada, pero esta vez no me hallarás. Tomé mi teléfono y marqué.
-Liam, mi amor. Ayúdame, te necesito....-Si, como no

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...