Niña Mal-1ra Temporada

  • por
  • Rating:
  • Publicado: 1 ene 2015
  • Actualizado: 3 ene 2015
  • Estado: Complete

0Me gustan
0Comentarios
588Vistas
AA

30. Niña Mal-1ra Temporada: Capítulo 30

Salí de la oficina resguardada por varios escoltas y mi padre, mis maletas estaban en la entrada, junto con varios reporteros, cámaras y paparazzis.
XxX: -¿Fue expulsada?
XxX: -¿Es cierto que estás embarazada?
XxX: -¿Es verdad que asesinaste a una interna?
XxX: -¿Volverás a tus andanzas?
TN: -Si a todo- reí.
TP: -Cállate y entra al auto.
Entré al auto y luego llegamos al aeropuerto, habían más reporteros ahí, subí al jet privado de regreso, mi padre no me habló en todo el camino.
Al fin aterrizamos en mi hermosa y adorada ciudad. Entré a mi tan extrañada casa.
TP: -Vete si quieres, piérdete, emborráchate hasta caer en las calles, vive tu vida nocturna tan adorada, ya estás de regreso en tu amada Las Vegas, espero que estés orgullosa porque yo estoy muy decepcionado. No quiero verte por ahora, luego veré que hacer contigo, necesito pensar. Sólo desaparece- subió por las escaleras.
TN: -¡Siiiiii!- corrí hacia afuera- ¡¡Soy libre de nuevo!!
Subí a mi auto y recorrí toda Las Vegas.
TN: -Si hay algo que amo en este mundo es esta ciudad, nada ni a nadie más.
Esa noche me preparé para salir, justo al estacionar mi auto en un club nocturno recibí una llamada,
TN: -¿Hola?
Harry: -Hola, princesa.
TN: -¿Harry? ¿Qué pasa?
Harry: -Quería saber como llegaste, aquí es muy tarde ya pero no puedo dormir pensando en ti.
TN: -Estoy bien pero...mi papá me tiene vigilada y no puedo hablar por teléfono, mañana te marco, bye.
Harry: -Buenas noches- colgué.
TN: -¡A divertirse!
Bajé del auto y festejé toda la noche mi libertad. Sólo me faltaba una parte de mí; Perrie. Pero festejaría en su honor y pronto la sacaría de ese maldito internado.
Pasaban los días, Harry me llamaba diario, me tenía que tragar sus cursilerías para poder sacar a Perrie del hoyo en el que estaba. Tambien debía decirle una que otra cosa bonita pero enmarañado entre groserías para que no sospechara de mí. Pasaron exactamente quince días, Harry siempre me llamaba a la misma hora. Su madre le había prohibido contactar conmigo si quería mantener su empleo, me llamaba todos los días a las dos de la mañana para él que eran las ocho de la noche para mí. Ése día decidí no salir pues quería hablar con él, no sé de qué pero enserio quería hablar con él, ya me había acostumbrado a sus platicas, su voz, sus palabras. Me recosté en la cama y el teléfono sonó, tenía de foto de contacto la foto de Harry con las bailarinas encima, siempre me hacía reír verla cuando sonaba el teléfono.
TN: -¿Hola?
Harry: -¿Cómo estuvo tu día?
TN: -Aburrido, hoy no salí.
Harry: -Bueno, ya llevas tres días sin salir- ''Es lo que tú crees'' dije en mis adentros.
TN: -Creo que salir ya no me llama tanto la atención- mentí.
Harry: -¿Te estás haciendo niña bien?
TN: -Ni lo sueñes, Styles. Ése día será cuando tú seas virgen.
Harry: -Pero ya no lo soy.
TN: -Por eso mismo- reí.
Harry: -Te extraño.
TN: -¿Y tu día que tal?
Harry: -Espantoso. Mi mamá me hizo ayudarla con los archivos del internado.
TN: -¿Y Leigh?
Harry: -Hoy trató de acercarse pero la rechacé, yo sólo quiero ser tuyo.
TN: -Más te vale.
Harry: -Tú nos has dejado que nadie se te acerque ¿cierto?
TN: -No- mentí. No me habia acostado con nadie, pero si había manoseado unos cuantos y besado a incontables.
Harry: -Princesa, quiero verte.
TN: -Tambien yo.
Harry: -¿Tienes alguna laptop cerca?
TN: -Tú no tienes allá.
Harry: -Mi madre tiene una, puedo escabullirme a su oficina.
TN: -¡Si! Quiero verte- ¿Eso salió de mi boca? ¿Por qué quiero verlo?
Harry: -Dame unos minutos, no cuelgues ni hagas ruido.
TN: -Ok.
Escuché el sonido de la puerta, los pasos silenciosos de Harry y la puerta de la oficina.
Harry: -Listo.
TN: -Te dilataste un mundo.
Harry: -Fui a ver a mi madre, estaba roncando- reímos.
TN: -Bien, ya estoy.
Harry: -Yo también ya te veo.
TN: -Corta esta llamada, tonto.
Harry: -Corta tú- corté, no era de esas ridículas que ''corta tú, no corta tú'' Que asco.
Mirar la cara de Harry a travez de la cámara me hizo sentir cosas extrañas ¿Felicidad? ¿Emocíon? ¡No lo sé! Harry sacudió su mano saludándome.
TN: -Directoraaaa- susurré.
Harry: -Yo soy el director esta noche- sonrió.
TN: -¿Enserio quieres ser director de ahí?
Harry: -Algún día lo seré.
TN: -¡Que espanto!
Harry: -Te ves hermosa.
TN: -Y tú...te verías mejor sin ropa-reí.
Harry: -¿Así?- se quitó la camisa.
TN: -Sex virtual ¡Esto me está gustando!
Harry: -Pero tenemos que estar parejos.
TN: -Yo estoy encerrada en mi habitación, tú en la oficina de tu madre ¿Enserio quieres estar desnudo?
Harry: -Creo que no.
TN: -¿Y cómo va la relación con tu madre?
Harry: -Mejorando, creo que ya me gané su confianza de nuevo.
TN: -Y...¿Nunca has ido al internado de Irlanda?
Harry: -¿Dónde esta Perrie? Si, he ido varias veces.
TN: -Cuanto la extraño.
Harry: -¿La quieres mucho, cierto?
TN: -Ni te imaginas, sin ella nada es lo mismo.
Harry: -Ojalá pudiera hacer algo.
TN: -¿Tú puedes hacer que tu madre le dé de alta?
Harry: -Si.
TN: -¿Enserio?
Harry: -Si, pero...ella tendría que mostrar mejora en su comportamiento.
TN: -Eso no sucederá- me fingí triste.
Harry: -No hagas esa carita, princesa. No quiero que estés así.
TN: -Es que...enserio la extraño.
Harry: -Está bien. Haré algo para que puedas estar con Perrie otra vez.
TN: -¿Me lo juras?
Harry: -Te lo prometo.
TN: -Gracias.
Harry: -Sabes...no sé tú pero yo noto tu cambio.
TN: -¿De qué hablas?
Harry: -Sé que es inconsciente, no te das cuentas que estás cambiando...y eso me gusta mucho. Gracias.
TN: -Yo no estoy cambiando, ni sueñes. Te dije que lo que yo sienta por ti no me cambia en nada. Buenas noches- colgué la llamada.
Pasaban mas días, estaba más descarriada que nunca, tomaba sin control. Pasaba tomando las 24 horas del día, festejaba diario, pero...llevaba dos días que Harry no me llamaba. Yo no iba a hacerlo, al fin pasó un mes que no hablaba con Harry. Estaba desesperada, su número me salía desconocido porque el área de Inglaterra no podía ser registrada por mi teléfono, ya había pasado una semana que estaba dispuesta a llamarlo pero esto me lo impedía ¿Ya se había olvidado de mí? Luego de quince días más yo ya no salía a fiestas, tomaba sólo de vez en cuando, no quería nada. Ya no quería más de nada, estaba desesperada, necesitaba hablar con Harry ¿Por qué no me llamaba? ¡Necesitaba escuchar su voz! Nisiquiera salía de mi habitación, pasaba todo el día frente al teléfono para no perderme si me llamaba, me dormía muy noche esperando su llamada, peor nada pasó. Harry no llamaba, y yo cada día estaba peor. Arruinada, sin Perrie, sin Harry, sin nada.
Una noche sentada en el sofá con el teléfono en la cara esperando su llamada una vez más, sonó la puerta.
TN: -Denise, ve a abrir- Denise era nuestra criada.
Denise: -¿Puede abrir usted, señorita? Estoy cocinando y si me muevo se me quema la comida.
TN: -¿Y qué tal si Harry llama en lo que yo me levanto? Que se queme la casa pero no me arriesgo a perder la llamada.
Denise: -Si que está enamorada, señorita- salió de la cocina para abrir la puerta.
TN: -¡Jamás vuelvas a decir eso o te despido!- la amenacé.
Denise: -Sólo decía- abrió la puerta, a los segundos se acercó a mí- Señorita, la buscan.
TN: -No estoy para nadie.
Denise: -Pero dicen que es importante.
TN: -¡Estás sorda o qué! Si voy Harry puede llamar y perderé la llamada.
Denise: -Ya oyó joven. No lo puede atender porque si usted llama perderá la llamada por atenderlo.
Harry: -Supongo que tendré que irme.
TN: -Denise, estoy quedando loca...hasta oigo su voz- ella rió.
Denise: -No es una alucinación...el joven Harry está aquí.
TN: -¡¡Qué!!- abrí los ojos y me levanté. Efectivamente, era Harry. Me paré sobre el sofá y me lancé a él, me atrapó- ¡¡Harry!!
Harry: -¡¡___(TN)!!- rio.
Denise: -Los dejaré solos.
TN: -Si, Denise. Lárgate de aquí- ella se fue.
Harry: -¿Cómo estás?
TN: -Muy....¡¡Molesta!! Maldita sea, seis semanas que no me llamas ¡Ni una maldita señal de vida!
Harry: -Lo siento.
TN: -¿Lo siento? ¿Eso es todo? Voy a matarte.
Harry: -Tambien yo- acercó sus labios a los míos y me besó dulcemente. Enserio extrañaba sus labios, no podía más. Los necesitaba como una loca, no quería despegarme ni un segundo de ellos pero fue exactamente eso lo que me hizo hacerlo.
TN: -Espera ¿Qué estás haciendo aquí?
Harry: -¿Me estás corriendo?
TN: -¡No seas idiota! ¡Dime!
Harry: -¿Estás sola, cierto?
TN: -Si, mi padre se fue ayer y mi mamá está en un viaje desde hace dos semanas.
Harry: -Lo sé. Mi madre habló con tu padre hace unos días.
TN: -¿Pero y tú qué?
Harry: -¿Recuerdas lo que me pediste? Lo de Perrie.
TN: -¡Si! ¡No me digas que...- salí corriendo hacia afuera- ¡¡Perrie!! ¡Perrie!- nadie contestó.
Harry: -No tontita. Perrie no está aquí.
TN: -¿Y dónde? ¿En su casa?
Harry: -No.
TN: -¿Conseguiste que tu madre le diera el alta?
Harry: -Algo mejor, mucho mejor. Te tengo una gran sorpresa...
TN: -¡Dimela de una vez! ¡¡Habla ya!!
Harry: -¡¡¡Volverás al internado!!!

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...