Wicked Game


0Me gustan
0Comentarios
43Vistas

2. Prólogo

Julio

Mi hermana se ha ido. Todo en un par de horas cambio y tengo miedo de que nada vuelva a ser como antes, como en ese par de horas lo era. Él se había llevado a mi hermana. Tenía miedo por ella. Por todos en realidad.

 

Septiembre

"Él te afecta mucho más de lo que piensas."  Me había dado cuenta de eso desde que volví a verla luego de los primeros días que estuvo fuera de casa. Algo en su suave mirada había cambiado. Ella le miraba diferente. Era como si mi hermana a cada distante o corta mirada dirigida hacia él era transportada a otro lugar. Era diferente con él, incluso al hablarle. No mantenía ese tono alejado o frio que pensé iba a tener, no, era realmente afectada por Sebastián Fassbender de una forma que se me hacía muy peligrosa.

 

Octubre

Dios, él la quería. No lo había esperado. Él la quería.

 

Noviembre

"Todo estará bien." le escuche decir. Deseaba eso con muchas fuerzas. Quería realmente que las cosas para ella estuvieran bien y se solucionaran. Dulce, Ann. Temía pensar que ella tuviera en mente una diferente y nueva vida junto a él. ¿Podría el dársela? Mucho más ahora cuando las cosas había cambiado y no se trata solo de ellos dos.

[...]

Me levante de su lado cuando ya había por fin conciliado aquel sueño que se le escurría de repente por entre los dedos. Lo único que necesitaba era estar lejos de aquí y yo esperada que sus sueños le ayudaran a sanar y que no la atormentaran aun en ese privado mundo.

Sus mejillas se habían sonrojado contagiando a sus labios y aun sus pestañas estaban húmedas. Lleve mi mano alrededor de mi boca, pidiendo que fuera posible el compartir su dolor porque ella no merecía tanto de aquel sufrimiento que estaba sintiendo, que le desgarraba a cada segundo de peor manera. 

 

Diciembre

Tiempos de fiesta y celebración pero en Ann ya no existía esa luz que brillaba con fuerza. Sabía que ansiaba con ganas que en algún minuto su celular sonara mostrándole que era él o que como solía hacerlo, sin importarle alguna consecuencia, apareciera en casa solo y únicamente por ella.

Me aterraba el pensar que mi hermana se perdiera en ese mar de dolor, que yo ni nadie pudiéramos ayudarle a salir fuera y que ningún rastro de lo que ella era antes de conocerle quedara.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...