Siempre estoy ahí

Analia Jones es una Psicóloga de 28 años, lamentablemente ella no pudo tener hijos, ademas, no tuvo una infancia muy buena, ella era huerfana y tenía muchos amigos en el orfanato, pero habia una niña que era diferente a los demas, con el paso del tiempo ella recordó que esa pequeña era su amiga y que habia cometido un grave error, pero cosas extrañas comensaron a suceder cuando fue a un orfanato a adoptar a una pequeña llamada Catherine, que seria su nueva hija. Con todo lo que comenzó a suceder, Analia decide averiguar qué es lo que ocurre y como terminara todo esto.

0Me gustan
2Comentarios
128Vistas

1. Capitulo 1

Me llamo Analia Jones, fui huérfana por un tiempo y recuerdo que tenía una amiga que era…: ciega. Jugábamos todo el tiempo, yo era su única amiga en el orfanato, pero un día ella dejo de respirar y nadie sabe como sucedió…, así que se la llevaron al hospital, luego de unos días unas personas me vinieron a buscar…, me habían adoptado… Y ahora he me aquí, tengo 28 años, estoy casada, lamentablemente no pude tener hijos, pero pronto iré a buscar a una hermosa criaturita al orfanato. Aunque…, después de tanto tiempo…, nunca más volví a saber de Sarah…, y nunca más la volví a ver… Hasta ahora.

*****

*Flashback*

Estoy sentada en el pasto, y hay un circulo de flores que me rodea, me acuesto, miro el cielo y veo como las nubes se van moviendo poco a poco, luego cierro mis ojos para sentir el silencio del día, escucho la brisa, el mar, los pájaros cantando, las risas de los niños al jugar y siento toda la relajación sobre mí, así que doy un suspiro y sonrió, pero en eso llega una niña que se sienta a mi lado.

-¿Somos amigas, cierto?- Dijo con una tierna sonrisa.

Yo la quede mirando, y estaba insegura de que contestar, ella era la chica a la que todos temían, pero luego ella me muestra un espejo y me veía a mi misma cuando tenía 5 años, entonces yo sonreí, veía mi reflejo inocente, el de una niña pequeña, pero en eso, ella se mira en el espejo…, y entonces…, el cielo se torna oscuro, las nubes bloquean la luz del sol, no hay risas…, solo el llanto de una pequeña, inmediatamente me levanto y veo las flores marchitas, los juegos de los niños oxidados, ya no hay pasto, solo tierra… y niebla… Volteo a ver a la niña que aun se estaba mirando en el espejo seriamente…, tengo miedo…, la piel se me eriza, me siento inmóvil, solo oigo el latido de mi corazón a una velocidad que llegara al límite al igual que mi respiración, siento que cada vez me voy acercando más y más hacia ella aunque no haga ningún movimiento…, y entonces…, el vidrio se rompe.

*Fin del Flashback*

Abro mis ojos: me despierto. Veo a mí alrededor y solo estoy en mi casa, parece que fue solo una pesadilla… Me levanto y voy al baño a lavarme los dientes, en eso me miro al espejo, pero va todo normal así que también me lavo la cara, luego vuelvo a mi habitación y me acerco a mi esposo que esta acostado a un lado de la cama.

-Mi amor, amor, hoy es el día. Tenemos que ir a buscar a nuestro nuevo tesorito, Scott vístete rápido- Dije mientras trataba de despertarlo.

-Mm… Está bien, está bien, ya voy… Solo…, unos minutos…- Dijo somnoliento.

En la tarde, fuimos a un orfanato que estaba a unas cuantas cuadras de la casa, pero por suerte nos fuimos en el auto de Scott; cuando llegamos al orfanato, parecía una mansión mezclado con un jardín de niños, era muy colorido y alegre, tenía un patio con columpios y juegos, ahora solo quería tener a mi nuevo “tesorito”.

-Buenos días, mi nombre es Teresa y estoy aquí para ayudarles- Nos dijo, sonaba muy simpática y agradable, yo la mire de pies a cabeza, su piel era algo pálida, ojos cafés, su pelo negro y algo largo y medio ondulado, además que vestía como secretaria, la muchacha era muy linda.

-Muchas gracias, yo me llamo Analia Jones y él es mi novio Scott Smith.-

-¿Novios? ¿Aun no están casados?-

-No, no, aun no. Y… Pues bueno ya sabe, venimos a buscar a nuestro nuevo angelito- Dije agradablemente y entre risitas a carcajadas por la ansiedad.

-Claro, eso lo tienen que hablar con la señora Raquel, ella es la encargada de los papeles, pero primero déjenme ir a avisarle y verificar si es que ahora los puede atender.- Dijo amablemente.

-Ok, gracias.- Dije.

-¡Oh! - Volteó- ¿Tenían una cita con ella para hoy?-

-Sí-

-Muy bien, espérenme unos segundos- Dijo y se fue.

Scott y yo nos fuimos a sentar en una de las bancas que estaban en el patio de juegos de los niños y ahí nos quedamos, mirando a cada unos de los niños y niñas que estaban jugando, gritando, saludando, riéndose y divirtiéndose. Pero entonces una pelota viene rebotando hacia mí y luego llega una pequeña niña persiguiéndola, tenía unos hermosos ojos celestes, que con el reflejo del sol los hacía brillar más, su pelo rubio, liso y corto, se veía que solo media hasta mi cintura y entonces atrapé su pelota.

-Hola- Dije.

-… Hola…- Me dijo ella tímidamente.

-¿Esta es tu pelota?-

-… Si…-

-Bien y… ¿Te puedo hacer una pregunta? ¿Cómo te llamas?-

-… Catherine…-

-Qué lindo nombre… - Le dije con una sonrisa- Muy bien Catherine, aquí tienes tu pelota, suerte que no calló en malas manos.

-… Gracias…- Me dijo y luego se fue corriendo a jugar con sus amigas, entonces yo sonreí.

En eso llega Teresa y nos lleva a la oficina de la Sra. Raquel, nos organizamos con lo de los papeles, documentos, archivos y esas cosas. Me dijo que si no tenía algún niño en mente, que los fuera a ver al patio, pero yo le dije que había conocido a una pequeña y que de tan solo ver su cara, sentí que ella podía ser la indicada.

-¿Cómo se llama esa niña?- Me pregunto.

-Catherine- Respondí.

-Está bien, todo está listo para que la vengan a buscar mañana a las 14:26-

-¡Muchas gracias!-Dije entusiasmada.

Espero que a Catherine le guste nuestra casa y la habitación que preparamos para ella, quiero que se sienta cómoda y que sepa que puede contar conmigo y con Scott, tal vez luego de unos meses la vayamos a matricular en una nueva escuela también.

En la noche no pude dormir, estaba más preocupada de como serian las cosas a futuro, en parte también estaba emocionada y feliz, en eso, escucho pasos que vienen detrás de la puerta de mi habitación, estoy asustada, temo voltear hacia atrás, y de repente, se enciende la luz del pasillo, y hay una sombra de una persona que esta parada detrás de la puerta, intenta abrir la puerta y la comienza a abrir lentamente, estoy aterrada, pero justo antes de que se mostrara, se quedo quieto un momento.

-Te hundirás conmigo-

Entonces yo grite fuertemente y de repente me levanto de la cama como si hubiera sido un sueño, o más bien una pesadilla. Se veía tan real, podía sentir mi propio miedo, no sé quién o qué era lo que me estaba viendo detrás de la puerta, pero sé que no era nada bueno, además solo fue un sueño, no creo que pase nada.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...