My Secret Love

Un amor secreto perfecto...¿Sera igual de maravilloso al revelarse?

22Me gustan
69Comentarios
2227Vistas
AA

8. Capitulo Siete

Capitulo Siete

Oh cielos, no sé ni por donde comenzar. La noche de ayer fue un excelente aniversario, Liam se porto como el amoroso y perfecto novio que conozco; nuestra pelea anterior quedo totalmente en el pasado. Me parece casi una locura que nos falta exactamente un mes para estar un año juntos, año en el cual la mayor parte nadie se entero de lo nuestro.

 

Me pongo mis sandalias y listo, estoy más que preparada para el día de hoy.

 

Liam me dijo esta mañana que tendría una parte de el día libre, así que iremos a una plaza comercial; pasearemos un poco por la ciudad, tal vez aprovechare para comprarme algunas cosas que me vendrían bien para el resto del viaje. Pero sin duda, lo más importante de todo es que pasare tiempo a su lado y eso es lo que en verdad me pone feliz.

 

-Ya esta esperándonos la camioneta –dice Liam entrando a la habitación

-Ya estoy lista –contesto con una amplia sonrisa

-Vámonos entonces –responde mirando su móvil, da la media vuelta y camina hacia el living

 

Toco los bolsillos de mi pantalón, traigo mi tarjeta de crédito y mi móvil; es todo lo que necesito.  Me miro en el espejo una vez más, mi blusa blanca es fresca, mis jeans tal vez no tanto porque la mezclilla es gruesa; pero tiene algunas cortadas en las piernas así que algo de viento fresco entrara por esos orificios. Uso mis sandalias moradas que compre en México,  me sirven para sentirme fresca.

 

Salimos de la sute, caminamos tranquilamente por el pasillo hacia el elevador en silencio; Liam está bastante entretenido en su móvil, seguramente se tratara de algo importante que lo tiene tan embobado. Los segundos en la caja metálica pasan igual, en un total silencio; a Liam lo veo sonreírle a la pantalla del móvil.

 

-Buenos días –nos dice Paul, parece que nos esperaba en el lobby

-Buenos días –respondo amablemente

-La camioneta esta lista, también los de seguridad; así que vámonos –comenta

-Aja...-responde Liam, guarda su móvil en el bolsillo

-¿Paul va con nosotros? –pregunto curiosa

-Por supuesto, no hay manera de que ande caminando por Brasil sin alguien de seguridad a mi lado –contesta, suena algo egocéntrico

 

No digo nada más, me limito a asentir con la cabeza. Los flashes empiezan a ser disparados, reflejándose en los cristales trasparentes del hotel. La gente fuera del hotel comienza a hacer ruido, parece que ya vieron a Liam.

 

Los de seguridad del hotel abren las puertas, forman una especie de barrera frente a Liam y el sale del hotel dejándome atrás. Paul me toma del brazo y camina junto a mí, de mi otro lado hay alguien más de seguridad; caminamos entre la gente, los gritos ensordecen mis sentidos.

 

Subo a la camioneta, el agradezco a Paul y al hombre de seguridad. Cierran la puerta, Paul toma el lugar de copiloto y el auto se pone en movimiento. Miro a Liam, el saluda a chicas por la ventanilla; lo veo sonreírles, pero para ser honesta…su sonrisa no me parece genuina.

 

Estoy por comentar algo cuando el habla primero…

 

-¿Los demás ya se despertaron? –pregunta Liam a Paul

-Louis y Zayn en la piscina, Harry dormido y Niall estaba en el restaurante disfrutando del bufete –responde Paul

-¿Habrá mucha gente mañana en la rueda de prensa? –pregunta Liam

-Solo medios de comunicación –responde el

 

Liam le pregunta algo más sobre su trabajo, un tema totalmente ajeno a mí del cual no puedo opinar en lo absoluto. Me dedico a mirar el paisaje por la ventanilla, aprovecho que la camioneta se detiene en una luz roja de semáforo para bajar la ventanilla junto a mí.

 

Tengo una linda vista de la costa de Brasil, así que hay que fotografiarlo.  Cierro la ventanilla, guardo mi móvil en el bolsillo de mi pantalón; la camioneta avanza.  Un par de minutos después entramos a un estacionamiento, una estructura increíble de cristal me deja atónita; tiene “City Mall” en letras enormes, si así esta esto por fuera no me imagino por dentro.

 

Bajo de la camioneta, detrás de mi baja Liam; Paul camina a nuestro lado.

 

-Esto esta magnifico –le digo a Liam mientras entramos al lugar

-No es la gran cosa –responde levantando los hombros

-Bueno, tal vez no lo es para ti; pero yo nunca había visto una plaza así, por lo tanto me sorprende la estructura –contesto, acelero unos pasos para alejarme discretamente de el

-No te enojes hermosa –susurra en mi oído al mismo tiempo que sus brazos rodean mi cintura

-No me enojo…-contesto en voz algo baja

-Te conozco, estas molesta –comenta

-Es que me molesto un poco tu respuesta ante mi comentario –comento- Tal vez para ti ya es completamente normal ver lugares diferentes día con día, pero para mí esto es algo nuevo; entiende que puedo emocionarme hasta con un perro que jamás haya visto solo por el hecho de que estamos en otro país –agrego

-Discúlpame cariño –con sus manos en mi cintura me da la media vuelta para quedar frente a frente- ¿Me perdonas? –agrega

-Si, claro –respondo sonriente admitiendo que mi enojo fue estúpido

-Bueno, ahora vamos a recorrer al plaza; haber que compramos –dice sonriente

-Okey –contesto asintiendo con la cabeza

 

Levanto mis labios esperando que me bese, pero eso no sucede. Simplemente me sonríe, toma mi mano; me da la media vuelta y camina a mi lado, mientras Paul sigue nuestros pasos.

 

Veo algunas cosas que me llaman la atención en el aparador de una tienda, la señalo y Liam asiente con la cabeza. Para mi buena suerte, la señorita en la tienda entiende ingles y lo habla; le pido el vestido de una maniquí en mi talla, regresa con él en sus manos segundos después.

 

Mientras yo me lo pruebo en el vestidor, Liam espera afuera. Me miro en el espejo, es un vestido strapples color azul marino; es pegado en el busto y suelto de abajo hasta llegar al suelo, es casual y me agrada para usarlo un día de estos aunque también podre usarlo en Londres en los días soleados.

 

Salgo del vestidor, Liam sonríe aprobando el vestido; regreso al vestidor para ponerme mis prendas que usaba hace un momento. Camino hacia mi novio sosteniendo el vestido en mi mano.

 

-Lista –comento

-¿Quieres ver algo más? –pregunta

-No, con este basta –respondo

-¿No hay algo más que te guste? –comenta

-Seguramente hay muchas cosas lindas, pero este me gusto y este me llevo; ya sabes que soy una persona que toma decisiones rápidas -contesto

 

El sonríe, besa mi mejilla; caminamos hacia la caja. Por supuesto no dejo que Liam pague, saco la tarjeta de crédito de mi bolsillo y se la entrego a la cajera. El inclina su rostro acercándolo a mi oreja.

 

-¿Por qué hiciste eso? –susurra

-¿Hacer qué? –contesto en voz baja

-¿Por qué pagaste tu? –responde

-Son mis compras –respondo naturalmente

 

Y sin más, se aleja de mi lado y camina hacia Paul que está en la entrada. Le agradezco a la cajera, me entrega mi tarjeta y una bolsa con mis compras; camino hacia Liam.

 

-¿Seguimos recorriendo? –pregunto, tomo su mano

-No se…-suelta mi mano, da unos pasos sin mi

 

Algo confundida camino detrás de el; Paul avanza detrás de mí.

 

-¿Todo bien? –detengo mi paso quedando frente a él, impidiendo que siga caminando

-No, nada bien –responde, parece molesto; evita mi mirada

-¿Qué sucede? –pregunto confundida

-Sucede que me desprecias –me mira fijamente

-Eso no es cierto –comento

-Claro que lo es –responde- No me dejaste comprarte el vestido, me rechazaste –agrega serio

-Oh Liam…-cruzo los brazos frente a mi pecho- Discúlpame, no pensé que el hecho de que yo pagara mi vestido te fuera a molestar –agrego- Pero el hecho de que salgamos juntos a comprar no quiere decir que tú tienes que pagar mis cosas –comento

-Es la primera vez en estos once meses, que salimos de compras –comenta

-Lo sé, pero eso no tiene nada que ver; no tienes porque dar por hecho que debes de pagar lo que yo quiera –contesto tranquila

-Tal vez haber salido de compras fue mala idea –comenta molesto aun- Evidentemente tenemos ideas diferentes sobre lo que es salir con tu pareja; quise ser un caballero –agrega

-Y te lo agradezco, siempre eres un caballero –respondo- Pero que pagues mis compras no te hará más hombre –agrego honestamente

-Yo estaba acostumbrado a salir de compras con mis novias y pagarles todo lo que quisieran –comenta más serio- Tu y ellas son muy diferentes -agrega

 

Siento como un hueco en el pecho con sus palabras, mi mirada se nubla ante la humedad de mis lágrimas; el rostro de Liam  se suaviza de golpe. Me siento observada, miro rápidamente a mi alrededor; estamos rodeados de personas con cámaras ó celulares enfocándonos.

 

No llorare enfrente de toda esta gente, doy la media vuelta y sin querer escuchar una palabra más de él; camino hacia la puerta principal. Con lagrimas descendiendo por mi rostro, camino hacia la camioneta; el chofer esta dentro.Ve que me acerco y baja inmediatamente para abrirme la puerta trasera, le agradezco y tomo mi lugar en el asiento de la última fila.

 

Dejo la bolsa de mi vestido a un lado, escondo mi rostro en las palmas de mis manos y lloro descontroladamente.

 

Siento que podría estar exagerando al haberlo dejado ahí solo y al estar llorando tan histéricamente, pero no tienen idea de lo doloroso que es que el chico que amas te compare con sus ex novias solo porque se molesto. Lo peor de todo esto, es que Liam jamás me había comparado con ellas en el tiempo que llevamos juntos; y en este par de días ya me ah comparado dos veces haciéndome sentir menos, como si él se arrepintiera de estar conmigo y prefiriera estar con alguna de ellas.

 

-Amelia –escucho la voz de Liam- ¿Porque me dejaste hablando solo? -suena más molesto

-¿Qué quieres? –respondo enojada, levanto al mirada

 

Me mira desconcertado, tal vez no esperaba verme así.

 

-¿Estas…-comenta

-Sí, estoy llorando –respondo, limpio mis mejillas húmedas con las palmas de mis manos- ¿Eso también te molesta? –agrego- Porque parece que últimamente de todo te enojas –comento

-No… –dice, se pone en cuclillas frente a mi- Discúlpame –agrega, toma mis manos

-No me gusta que me compares con ellas –contesto

-Perdóname Amelia, toda esta simple situación se salió de control; mis palabras tal vez no fueron las correctas –comenta- Yo me refería a que quería regalarte ese vestido –agrega

-El día que quieras regalarme algo simplemente hazlo, llega con el regalo en la mano –contesto- Discúlpame por arruinar tu intención, pero no estoy acostumbrada a que alguien mas pague por mis cosas -agrego

-Perdóname por mi comentario, lo dije sin pensar; no quería hacerte llorar –limpia mis lagrimas- Tampoco quería quedarme abandonado en pleno centro comercial –agrega, sonríe; su comentario me provoca una sonrisa -¿Te invito a desayunar? –dice ladeando su cabeza

-Okey, lo acepto –digo asintiendo con la cabeza

 

Se incorpora, toma asiento junto a mi; posa su brazo sobre mis hombros.  Inclina su rostro hacia mí, besa suavemente mis labios; es un beso tierno, perfecto para olvidar un poco lo sucedido hace unos momentos. Aunque no puedo dejar pasar que una pelea que empezó por algo estúpido, terminara doliéndome tanto.

 

La comida en el restaurante es deliciosa, de nuevo todo vuelve a la normalidad entre nosotros; Liam se comporta super amoroso y lindo. Aunque admitiré algo, sentía miradas de los comensales sobre nosotros; pero al ver que el ignoraba el hecho de que la gente nos observaba, trate de hacer lo mismo y simplemente disfrute del rato en la compañía de mi chico.

 

Salimos del lugar, caminamos por el estacionamiento hacia la camioneta; Paul camina detrás de nosotros. Unas chicas caminan a nuestro lado, Liam las saluda con una cordial sonrisa.

 

-¿Nos regalas una foto? –dice una de las adolescentes poniéndose frente a Liam impidiéndole el paso

-Oh lo siento, pero no puedo –contesta Liam

-Por favor –comenta la otra niña con un ingles poco entendible

-Una disculpa, pero no –responde Liam- Con permiso –agrega algo serio

 

Da un paso a su derecha, me jala hacia él; comienza a caminar y sigo su paso, Paul camina detrás nuestro; escucho unos sollozos. Dirijo la mirada hacia atrás, veo a las dos chicas abrazadas mientras lloran. Detengo el paso quedando a escasos metros de la camioneta, Liam voltea a verme algo desconcertado.

 

-¿Olvidaste algo? –pregunta atento

-No –respondo

-¿Por qué te detienes? –agrega levantando una ceja

-¿Todo bien? –pregunta Paul acercándose

-Si todo bien –contesto- Liam, deberías de regresar y tomarte la foto con esas chicas –comento, me mira confundido- Creo que están sufriendo por tu rechazo –digo con algo de humor en mi voz

-No quiero tomarme fotos con nadie mientras este contigo –contesta- Interrumpen nuestro tiempo juntos -agrega

-Lamentablemente estas chicas ya te vieron, no te hubieras negado; no me molesta si nos interrumpen –comento- Tomate la foto, no te cuesta nada -agrego

 

Suelta mi mano, resopla y camina hacia las chicas; volteo a verlo discretamente. Las chicas limpian sus lagrimas y se preparan para la foto, una genuina sonrisa se pinta en mi rostro al ver la felicidad de esas mujercillas. Doy la media vuelta y camino a la camioneta, Paul abre la puerta para mí y le agradezco.

 

-Fue un buen gesto lo que acabas de hacer –comenta Paul, toma asiento en el escalón de la camioneta

-¿A qué te refieres? –contesto

-El que hayas convencido a Liam de que no rechazara a esas fans –contesta- A los chicos no les gusta tomarse fotos ni dar autógrafos ni cosas por el estilo si es que están en tiempo libre con su pareja ó su familia –agrega

-¿Por qué? –pregunto curiosa

-Porque por lo regular a sus novias no les agrada sentirse excluidas de la foto ó simplemente son algo celosas ó en pocas palabras, no los dejan y ya –contesta

-Creo que a mí no me molesta sentirme excluida de las fotos, ni me dan celos ni tampoco puedo impedirle a Liam que haga algo que es como su…deber –contesto- Tal vez y yo no entienda muy bien todo esto de la fama, pero creo que el hecho de que ellos tengan trabajo se debe a esas chicas; lo menos que ellos pueden hacer es tomarse una simple foto y no les cuesta nada –comento- ¿O me equivoco? –pregunto

-Estoy de acuerdo –contesta Paul- Me sorprenda que pienses así de las fans después de cómo te atacaron en el concierto en México –agrega

-Sigo sin entender esa parte de la agresividad –digo con algo de humor en mi voz- Pero supongo que lo hicieron sin pensar, tal vez y no les agrada que su amor platónico tenga novia; no lo sé, pero…tendrán sus razones las fans –agrego- Aunque espero y no se vuelva  a repetir eso –concluyo

-Esperemos que no, veras que se irán familiarizando contigo y dentro de poco a ti también te pedirán fotos –comenta

-Creo que eso ultimo no pasara –contesto- No eh hecho nada importante para merecer algo de fama –agrego

-Claro que si –dice Paul- Eres novia de un integrante de One Direction –agrega con cierto humor

-Pues hasta donde yo sé…soy novia de Liam, un chico que conocí casualmente en una cafetería y por cosas del destino se convirtió en alguien importante en mi vida –digo sonriente

-Me gusta como piensas Amelia –dice Paul con una sonrisa

 

Liam camina hacia la camioneta minutos después, ya que se le juntaron otras cuantas chicas y simplemente no podía escaparse de ellas. Sube a la camioneta, toma asiento en la última fila de asientos y yo estoy en la primera; Paul cierra la puerta y toma su lugar como copiloto.

 

Me levanto de mi asiento, camino por el corto pasillo de la camioneta.

 

-¿Puedo sentarme a tu lado? –le digo sonriente

-La verdad es que preferiría que no –comenta serio mirando la ventanilla a su lado

-¿Qué sucede? –pregunto confundida, tomo asiento frente a el

-Sucede que es la última vez que te metes en mis decisiones –contesta, me mira fijamente- Si yo digo “No” es un No y punto –agrega

-Lo siento…-contesto- Pero la próxima vez, aunque yo te haga algún comentario; si no quieres hacer las cosas, simplemente no lo hagas y ya, no hay problema –agrego, resopla

-Tú no entiendes nada de esto –responde- No tienes ni idea de lo que podría pasar ahora –agrega

-¿A qué te refieres? –digo aun mas extrañada

-Me refiero a que después de que me dejaste hablando solo en el centro comercial, me dejaste tomarme fotos solo con las fans –contesta

-¿Y eso qué? –digo levantando una ceja

-Pues que los medios empezaran con sus rumores de que hay problemas entre nosotros, que de todo te enojas y no te gusta la vida pública; hasta pueden inventar que lo nuestro es falso, que se yo; pueden decir muchas cosas –responde alzando la voz

-Eso no importa, tú mismo lo has dicho; serán inventos –respondo- Aparte de todo, yo no vi cámaras de revistas ni nada de eso cerca de nosotros, no hay forma de que inventen cosas sobre nuestra relación –agrego

-Se esconden, tú no tienes ni idea de lo rápido que se puede crear un rumor; importa mucho lo que digan los medios porque puede ser buena ó mala publicidad para la banda –contesta

-Hasta donde yo sé, nuestra relación no tiene nada que ver con la banda; así que bájale dos rayitas a tu mal humor Liam –contesto- Es la segunda vez en el día que peleamos por algo estúpido –agrego

 

Antes de que diga algo más, me pongo de pie y tomo asiento lejos de él. Miro el paisaje a mi alrededor, estamos por llegar al hotel; resoplo, en serio no entiendo la molestia de mi novio.

 

La camioneta recorre la calle del hotel, tomo la bolsa de mis compras; me preparo para bajar rápido del vehículo.

 

-No vamos a bajar, esperaremos a los chicos –escucho a Liam decir desde atrás

-¿Por qué? –respondo seria sin voltear a verlo

-Porque ya nos vamos al auditorio donde será el concierto de hoy –contesta seco

-Es su concierto, no el mío; así que yo no tengo a que ir -respondo

-Se supone que viniste a este viaje con el fin de que estuviéramos más tiempo juntos, así que debes de ir conmigo a todos lados –responde

-Pues así como van las cosas, no sé si quiero seguir pasando tiempo contigo –comento con una total tristeza pero mucha sinceridad en mi voz y lagrimas en mis ojos

 

La camioneta se detiene, abro la puerta y bajo; hay un camino entre la gente gracias a barras de metal. Escucho gritos a mi alrededor, veo flashes destellar; camino con mi cabeza agachada mientras lagrimas brotan descontroladamente de mis ojos.

 

Entro al hotel, para mi buena suerte un elevador abre sus puertas; subo inmediatamente. Comparto la caja metálica con otras dos mujeres algo mayores de edad, me miran fijamente; parece que mis lagrimas llaman su atención.

 

Las puertas se abren y mi viaje en el elevador ah terminado, camino por el pasillo hacia la habitación; abro la puerta de la suite. Dejo caer la bolsa del vestido en el suelo, tomo asiento en el sofá; suspiro.

 

No se qué rayos le está pasando a Liam, no tiene nada que ver con el chico de ensueño con el que había salido todo este tiempo; es como si fuera otra persona totalmente diferente.

 

Se enoja de todo cada cinco minutos, jamás habíamos peleado tanto; no sé qué hacer ó pensar. No me está gustando este viaje para nada, creo que es un buen momento para meditar bien las cosas y pensar si vale la pena seguir en este viaje.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...