My Secret Love

Un amor secreto perfecto...¿Sera igual de maravilloso al revelarse?

22Me gustan
69Comentarios
2260Vistas
AA

12. Capitulo Once

 

Caminamos tranquilamente por los pasillos del hospital, venimos de la cafetería; mi hermana y Harry platican avivadamente.  Yo camino a su lado, pero siento como si flotara; como si fuera un sueño.

 

Mi hermana Rose llego por la noche el mismo día que llegaron los padres de Liam, me sirvió de mucho que haya venido a apoyarme; a pesar de que los chicos son amables y la familia de Liam también, me hacía falta alguien familiar y de confianza.

 

Mi hermana se va a dormir a mi departamento, yo paso las noches con Liam junto con su madre ó alguien más de su familia; entre ellos se han turnado para pasar la noche. A mi aunque me insisten que vaya a casa y alguien más toma mi lugar junto a Liam, me niego; todos han salido de hospital, menos yo.

 

Rose me trae ropa todos los días, yo tomo la ducha en el baño de la habitación de Liam; no es algo muy cómodo, pero la higiene es importante.  Lo único que si no tolero, es la comida.

 

En mi trabajo solicite unas vacaciones indefinidas por motivos personales, motivos que ya sabe toda la editorial y todo Londres. Mi asistente se encargara de mis asuntos mientras estoy fuera, aunque realmente; no sé si vaya a regresar a trabajar.

 

Han pasado tres semanas desde el accidente, Liam tiene menos moretones; han empezado a desvanecerse. Ya le quitaron el yeso de su brazo y pierna, gracias a que está completamente inmóvil; las fracturas han sanado. Todos los días por la tarde pasa una terapeuta y le hace ejercicios en ambas piernas y brazos, para que sus músculos y articulaciones no se queden fijas, así cuando despierte podrá seguir una vida totalmente normal.

 

Si es que despierta, la idea me llena de tristeza; pero es lo que nos dicen los médicos, la ultima tomografía que le tomaron no mostro señales de mejoría, su cerebro sigue completamente inflamado y ven muy difícil que despierte pronto.

 

El corazón se me encoje ante el pensamiento, mis lagrimas amenazan con salir; esto es demasiado difícil. Trato de mostrarme fuerte, pero la mayor parte del tiempo la paso llorando. Es horrible ver a la persona que amas postrada en una cama y no poder hacer nada por él, parece dormido pero la posibilidad de que puede que jamás despierte es dolorosa.

 

Los medios siguen como moscas en la puerta del hospital, eso es algo molesto; pero algo lindo es la dedicación de las fans. Acampan fuera del hospital, duermen en el suelo; esperando al igual que nosotros cualquier noticia positiva.

 

-¿Qué opinas Amelia? –me dice Harry, como si rogara que les hiciera caso

-¿De qué? –respondo distraídamente

-Estas en la lela hermana...-comenta Rose- Nos estas ignorando –agrega

-Estaba pensando, eso es todo –respondo, finjo una sonrisa

-No dejes que esa cabecita tuya te traicione hermanita –comenta Rose

-Va a estar bien –agrega Harry

 

Me limito a poner una sonrisa dolorosa en mi rostro, tomamos asiento en la sala de espera; Liam está en la sala de tomografía, su mamá lo acompaño; a mí no me dejaron entrar así que espero aquí junto con los demás. Le doy el primer sorbo a mi café, me produce asco; no lo tolero. Discretamente dejo el vaso de unicel a un lado, mas tarde lo tirare a la basura.

 

Observo a todos a mi alrededor, solo amigos y familia de Liam; gracias a que mucha gente intento entrar al hospital para conseguir información, en el piso no hay nadie más hospitalizado aparte de Liam. La enfermera del piso tiene una lista de nombres de la gente que pude dejar entrar.

 

Me momento, Zayn, Louis y Niall platican sobre una grabación ó algo así. Geoff platica con sus hijas, parece que de asuntos laborales de los tres. Rose y Harry sonríen mientras hablan, parece que esos dos se flecharon en cuestión de días; me alegro por mi hermana y por él, espero y si intentan algo; les funcione.

 

Nerviosa juego con los dedos de mi mano, siento que cosquillas recorren mi cuerpo de los nervios; han tardado demasiado, el tiempo me parece eterno.

 

El hecho de unas ruedas se escucha en el pasillo, llaman mi atención; veo a los camilleros empujando la camilla de Liam. Siento alivio, detrás de el camina Karen que va acompañada de los doctores quienes sostienen un sobre blanco en sus manos.

 

Me pongo de pie de inmediato, sin decir nada camino a paso desesperado detrás de la camilla. Las enfermeras ya esperan a Liam, meten su camilla a la habitación; Karen se queda afuera con los doctores, detengo mi paso junto a ellos.

 

-¿Y bueno? –digo nerviosa- ¿Todo bien? –agrego

-Tienen que mantener la mente muy abierta a lo que les voy a decir –contesta profesionalmente el médico, siento algo encogerse en mi pecho; segundos después todos los demás están detrás nuestro escuchando atentamente

-Díganos, sin rodeos ¿Qué sucede? –responde Karen, me toma de la mano

-Bueno, de acuerdo a la tomografía...-le entrega el sobre blanco a una enfermera junto a él- El cerebro del paciente se ah desinflamado totalmente, es algo inesperado –agrega, el alivio me inunda- Pueden llamarlo milagro si gustan, con el trauma que llego el paciente; pocas eran las posibilidades que eso sucediera –comenta

-Gracias dios –susurra Karen cerrando los ojos, agachando la cabeza; suspiro, dirijo la mirada hacia la habitación. Por el cristal logro ver a mi hermoso príncipe dormido aun, un hueco se presenta en mi pecho

-Si su cerebro se ah desinflamado ¿Por qué no despierta? –pregunto

-A eso iba cuando dije que mantuvieran la mente abierta –contesta el médico, el miedo se presenta de nuevo- Medicamente, Liam tiene todo a su favor para despertar ahora; por la tomografía podemos deducir que tiene aproximadamente unos cuatro días que su cerebro regreso a la normalidad –agrega- Sus signos vitales están en orden, al igual que todos los niveles de toxinas en su sangre –comenta

-¿Entonces? –pregunta Geoff preocupado

-Es como si él no quisiera despertar, si esto sigue así...-hace una pausa mirándonos a todos con suma cautela, pensando sus próximas palabras- Lo mejor será que se hagan a la idea de que su coma puede durar mucho tiempo –concluye

 

No puedo contener mi llanto, sollozo sin parar; en segundos me encuentro envuelta en los brazos de Karen quien llora igual que yo.

 

Han pasado unas horas desde el diagnostico del médico, me tenían en la sala de enfermería; parece que perdí la conciencia un momento después de la noticia del doctor. Bueno, eso me contaron las enfermeras y mi hermana que está conmigo. Me quitan la intravenosa, me administraron algo de suero con vitaminas; creen que el motivo de mi desmayo es la falta de alimento en mi cuerpo. Después de un sonoro regaño por parte de un medico y de las enfermeras, me dejan salir de la habitación.

 

-Nos metiste tremendo susto –dice Harry caminando a mi lado- Lo bueno es que Karen te tenia abrazada, si no tremendo golpe que te hubieras metido -agrega

-No recuerdo nada –respondo como susurro

-Ahora si deberías de considerar la idea de ir a descansar a tu  casa hermana –comenta Rose- Es evidente que estas agotada, no duermes bien y necesitas estar fuerte para lo que sigue en tu vida –agrega en tono de regaño

-No me iré de su lado, ahora menos que nunca –respondo- Si estando a su lado no puedo dormir, mucho menos estando lejos de él –concluyo

-Me desvió para traerte algo de comer –comenta Harry

-No tengo hambre –respondo

-Son ordenes del médico Amelia, si no comes; entonces no te vamos a dejar entrar con Liam –dice en tono de advertencia

-Algo ligero por favor...-respondo de mala gana

 

Harry sonríe, de desvía a la cafetería; nosotras seguimos andando por el pasillo. En la sala de espera, el padre de Liam, sus hermanas, Louis, Zayn y Niall. Parecen preocupados por mí, les respondo que me encuentro bien. Todos insisten en que me vaya a casa a descansar, pero descarto la idea por supuesto.

 

Me pongo de pie, Geoff me acompaña a la habitación de Liam; ahora no me dejaran sola por miedo a que azote de nuevo en el suelo.

 

Entro a la habitación, Karen me recibe con un abrazo; al igual que todos me da una leve regañada, que debo de intentar comer.

 

Tomo asiento en la orilla de la cama de Liam, lo observo con dedicación; analizo cada una de sus facciones, parece triste. Se me encoge el corazón, tal vez y es mi culpa que este así; nunca llego a buscarme esa noche del accidente.

 

-Cariño...-digo acariciando su rostro- Los médicos dicen que puedes despertar si lo intentas, por favor; hazlo –susurro- Extraño tus besos, tus caricias; escuchar tu dulce voz pronunciar mi nombre, escucharte decir que me amas –agrego con un nudo en la garganta- Necesito ver esos ojos avellana tuyos que me derriten, tenemos que ir a nuestra cafetería; donde nos conocimos, hay muchas cosas en un futuro para nosotros Liam...-mis lagrimas se hacen presentes- Todos aquí te queremos de regreso, por favor –recargo mi cabeza en su pecho, escucho el débil palpitar de su corazón- Tu familia, tus amigos, yo te pedimos que hagas un esfuerzo –digo sollozando- Inténtalo mi amor, abre tus ojos; sé que me escuchas –acaricio su brazo- Por favor Liam, tienes que conocer a tu bebe –mis lagrimas brotan con más intensidad- Vas a ser padre cielo, vamos a formar una familia; tienes que ayudarme, despierta por favor –le suplico, no puedo mas

 

Lloro histéricamente con mi rostro sobre su pecho mientras lo abrazo, Karen acaricia tiernamente mi cabeza en modo de consuelo.

 

La posibilidad de que tal vez tendré que criar sola a este bebe que espero, me quiebra el corazón.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...