My Secret Love

Un amor secreto perfecto...¿Sera igual de maravilloso al revelarse?

22Me gustan
69Comentarios
2255Vistas
AA

10. Capitulo Nueve

Capitulo Nueve

 

 

“One Direction regresa a Londres después de meses recorriendo el mundo”  

 

Es la frase que encuentro en la primera página del periódico de ayer, una foto de Niall, Louis, Harry, Zayn y Liam llegando al aeropuerto.

 

Mis sentimientos se revuelven, han pasado dos meses desde que regrese a Londres; ocho largas semanas en las cuales perdí toda la esperanza que tenía en Liam.

 

Al regresar a Londres vi en mi móvil llamadas perdidas de él, mensajes de texto; mensajes agresivos de su parte en los que me reclamaba haberlo dejado, textos en los que me decía que se arrepentía de haberme hablado aquella noche en la cafetería.

 

Le llame, admitiré que fui débil y quise salvar lo nuestro a pesar de todas sus palabras.  Pero fue un intento fallido, le explique una vez más las mil razones por las cuales decidí regresar a Londres; literalmente le rogué para que siguiéramos con lo nuestro como había estado antes del viaje, que siguiéramos en perfil bajo para no rendir cuentas a nadie para no sentirnos observados.

 

Pero falle, su única respuesta fue “No esperes mi llamada, probablemente borrare tu numero ahora que me has abandonado;  me duele que no hayas soportado la presión” y colgó. Fue lo último que escuche de él.

 

Esa misma noche viaje a Doncaster para visitar a mi hermana, llore en su hombro; le dije todo lo que me había guardado este tiempo, trate de resumirle lo que sucedió en el viaje. Lo que más me dolió es que el no entendió mis razones, no entendió el miedo que tenia de perderlo y aun así lo perdí.

 

Mi hermana me convenció de ir a un bar, tome un par de tragos; cosa que no acostumbro y termine totalmente ahogada de borracha y solo empeoro mi estado de ánimo, peor aun...perdí hasta mi móvil.

 

Lo único bueno de haber perdido mi celular, es que no tenia oportunidad de rogarle a Liam; jamás me aprendí su movil, soy pésima para los números telefónicos.

 

Admitiré que de vez en vez me sentía desesperada y ansiosa por buscarlo, pero es imposible localizar a alguien que está viajando de país en país; mucho más difícil es pensar en él y estar consciente de que no hay manera de hablarle.

 

Limpio las lagrimas que descienden por mis mejillas, esto no ha sido sencillo para mí; entregue todo mi corazón a él, sigo sin entender todo lo que sucedió en ese viaje. ¿Cómo fue que en un par de días, el trabajo de once meses se vino abajo?

 

En mi mente revivo cada pelea durante de esa semana, sigo sin entender sus absurdos enojos; pero no puedo hacer nada al respecto más que esperar a que se me pase todo esto que estoy sintiendo.

 

Un factor que sin embargo ha alterado todo esto, es que de vez en vez; hay chicas que en la calle me preguntan si soy la novia de Liam Payne. Un nudo se forma en mi garganta al responder que no, pero es la verdad. Mi hermana me contaba que en todos los noticieros y programas de chismes salían notas de nuestra relación, suposiciones sobre lo que paso entre nosotros; pero yo nunca eh sido fan de ver la TV y mucho menos ahora.

 

-¿Llorando de nuevo? –escucho la voz de mi asistente que me hace regresar a la realidad

 

Esta pobre mujer ah soportado mi depresión, siempre me encuentra en mis peores momentos; trata de alentarme pero es imposible. Aunque le agradezco que me escuche, lo único que eh hecho es hablar de Lima; de lo maravillosa que era nuestra relación y de lo terrible que termino.

 

-¿Qué sucede? –finjo una sonrisa, dejo el periódico sobre el escritorio

-Ese es el de ayer, quizás quieras leer el de hoy –dice, parece algo...extraña

-Tal vez mas tarde –contesto, limpio mis lagrimas- ¿Por qué traes esa cara? –pregunto, recibo el periódico y lo dejo boca abajo en el escritorio- Te veo rara ¿Todo bien? –agrego

-¿Cómo estás? –dice de repente

-Creo que es evidente –contesto, limpio las lagrimas que aun no se detienen

-Se que tu estado de ánimo no mejora –comenta- ¿Pero que hay de tus malestares que has tenido esta semana? –agrega curiosa

-Con eso no pasa nada, seguramente algo me cayó mal el fin de semana y eso es todo –respondo sin interés, suspiro- Dejemos el desastre que es mi vida personal y dime ¿Qué hay para hoy? –agrego, finjo una sonrisa

-Solo un par de juntas con escritores nuevos –responde aun seria, mirandome con un poco de lastima tal vez

-Okey, bueno; mientras llega la hora de esas juntas, te pido que me comuniques con Steven Jones para darle mi respuesta sobre su manuscrito –comento- Termine de leerlo ayer y me fascino, puede ser el próximo gran éxito de “London Publishing Company” –agrego

-¿Segura estas bien? –insiste, la miro confundida- ¿Has visto las noticias de hoy? ¿Algún espectáculo de chismes? –agrega

-No me gusta nada de eso, lo sabes...-respondo- Tampoco me gusta nada la insistencia tuya el día de hoy –agrego- ¿Sabes algo que yo no? –comento confundida

-Creo que deberías de relajarte un poco, prepararte para lo peor –contesta nerviosa

-Habla ahora mismo, me estas asustando –respondo, me pongo de pie

 

Susan está por hablar pero guarda silencio al ver que mi atención está centrada en algo mas, mejor dicho; en alguien más.  Los cristales de mi oficina me permiten ver el pasillo de la empresa, para ser más precisa; puedo ver a quien camina hacia mi oficina.

 

Siento mi corazón congelarse, parpadeo un par de veces para asegurarme de que lo que estoy viendo es real.

 

-Harry...-digo al verlo entrar a mi oficina

-Hola  -contesta, no parece muy contento

-¿Cómo supiste donde trabajaba? –es lo primero que logro pronunciar

-No fue difícil, de cualquier manera evitemos entrar en detalles –comenta- Veo que has estado llorando...-agrega mirandome fijamente

-No puedo negarlo...-finjo una sonrisa

-Supongo que ya te enteraste –dice serio

-¿Enterarme de qué? –pregunto confundida y algo asustada

-No sabe...-dice Susan, lo mira- Estaba por decirle –agrega

-Oh...-contesta Harry, me mira fijamente- En ese caso, creo deberías de sentarte –agrega

-No me sentare, ahora dime de qué hablan ambos que estoy sintiendo pánico –contesto nerviosa mirando a Harry

-Liam...no se encuentra bien –responde Harry, veo su mirada cristalizarse

-¿A qué te refieres? –mi palpitar se acelera ante la curiosidad

-Creo que sería mejor si me acompañas y de camino al lugar te cuento –responde Harry seriamente

-Dime ahora mismo, no puede dejarme con esta curiosidad –le exijo

-Yo creo que él tiene razón, será mejor que lo acompañes y te cuente de poco a poco –comenta Susan

-Te exijo que me digas lo que sepas Susan, yo tu jefa; tu amiga, no me hagas esto –le digo nerviosa

-Ayer llegamos a Londres, por la noche salimos a tomar un par de tragos –contesta Harry- Liam bebió mas de la cuenta, desde que ustedes terminaron; se ah vuelto algo...inestable –agrega- Peleo en el bar –lo interrumpo

-¿Lo golpearon? –alzo la voz- ¿Quiénes fueron los desgraciados para ir a demandarlos y...-me interrumpe

-Los guardaespaldas no lo dejaron pelear a golpes, lo sacaron del bar; salimos con el –contesta- Pero el muy testarudo, saco las llaves de su auto; fue hasta donde estaba estacionado y se fue sin avisar –agrega

-¿Esta perdido? –supongo

-Manejo ebrio, lo peor que podía pasar; sucedió –dice, agacha la mirada; lo escucho atentamente mientras mi corazón late rápidamente y sin control- Choco contra un camión, aparte de muchos golpes, costillas rotas, un brazo y un tobillo; se dio un fuerte golpe en la cabeza, tiene el cerebro inflamado –llevo mis manos a mi boca- Esta inconsciente –me mira- No sabemos cuándo despertara –concluye

 

Mi palpitar se detiene, miro a mi alrededor; siento que estoy flotando, que esto no es real. Mis lagrimas brotan sin control, empiezo a sollozar. Dejo caer mi cuerpo a la silla detrás mío, recargo mis codos sobre el escritorio frente a mi; cubro mi rostro con las palmas de mi mano y lloro descontroladamente.

 

Trato de decirme que esto es una broma, respiro hondo; levanto la cabeza, tomo el periódico que me entrego Susan hace un momento.

 

“Liam Payne de One Direction sufre terrible accidente. Lo llevan gravemente herido al hospital, no hay declaraciones de si sobrevivirá”

 

Es lo primero que encuentro en la página principal, junto con fotos de su auto destrozado detrás de un camión; siento una desesperación más que enorme al ver las imágenes y darme cuenta de lo grave del accidente, veo que Susan y Harry no me están mintiendo.

 

-Llévame con el –es lo único que puedo balbucear

-Por supuesto –responde Harry con lagrimas en su mirada

-Cancela mis citas del día, de la semana y de todo el mes –le digo a Susan, tomo mi móvil

-No te preocupes, yo me encargo de todo –responde ella

                              

Me pongo mi abrigo, camino detrás de Harry. Mas bien, empiezo a correr y el termina persiguiéndome; llegando al estacionamiento el me muestra cual es su auto.

 

Le pido que se apresure, siento una terrible ansiedad y una terrible desesperación por verlo mientras lloro sin parar. Harry trata de tranquilizarme, pero es imposible que se me quite esta histeria.

 

Los minutos se me hacen horas, llegamos al hospital y nos encontramos con medios de comunicación y fans en la entrada del lugar. Con algo de trabajo Harry logra entrar al estacionamiento, detiene el auto frente la entrada de emergencias.

 

Bajo del auto sin siquiera esperarlo, entro al hospital; me quito los tacones, no me dejan correr. Me acerco al pasillo de los hospitalizados.

 

-¿Dónde esta Liam Payne? –le pregunto a la enfermera de la recepción, mis lagrimas se convierten en coraje

-No puedo darle informes de ese paciente, lo siento; está prohibido –contesta

-¡Soy su novia maldita sea! –grito desesperada

-Le pido que se calme, dígame ¿Cuál es su nombre? –pregunta

- Amelia Gastineau –respondo agitada, ella revisa un papel en su mano

-Lo siento señorita Gatineau, pero su nombre no figura en la lista de familiares –responde mirandome

-Su lista de familiares puede irse al carajo –respondo enojada- A mi dígame donde lo puedo ver, por favor –mis lagrimas fluyen de nuevo

-Señorita Amelia, le pido que pro favor se calme –dice la enfermera- Póngase sus zapatos y pro favor abandone esta sala, me temo que no puede tener acceso si no está autorizada agrega

-Yo la autorizo –escucho una voz familiar, a mi lado- Es novia del paciente, puede entrar y salir cuantas veces quiera –agrega

-Lo siento pero no puedo dejarla entrar –responde la enfermera

-Yo me hago responsable por ella ¿Dónde firmo? -agrega

-En un momento le doy los formatos a firmar, pero que la señorita se ponga sus zapatos y guarde la compostura –responde la enfermera

 

Obedezco como niña regañada, al notar mi desesperación la enfermera me deja entrar a la sala de hospitalización antes de que Louis firme los papeles; me da indicaciones de por donde debo de caminar estando dentro.

 

Pero no necesito las indicaciones, al instante reconozco a Zayn y Niall quienes esperan fuera de una puerta junto con Paul. Corro hacia ellos, el ruido de mis tacones llama su atención; me miran sorprendidos.

 

-¿Dónde está? –digo agitada y con una obvia angustia en mi voz

 

Niall responde señalando la puerta frente a ellos con un dedo, nadie dice nada; simplemente entro de golpe a la habitación.

 

Una vez más mis lagrimas protagonizan la escena, no puedo seguir llorando así.

 

Lo veo en la cama, conectado a mil aparatos; tiene su pie enyesado y levantando en una especie de soporte, su brazo esta de igual manera. Camino hacia el, lo veo de cerca.

 

Su rostro está lleno de moretones, siento un terrible dolor en mi pecho.

 

Mi mente se inunda de recuerdos, de verlo recuerdo todos nuestros momentos felices; dejo atrás las peleas que nos separaron.

 

-Cariño...-digo tocando su lastimado rostro- Estoy aquí, perdóname por llegar tarde; por favor despierta –pego mi frente a la suya- Te amo, lo sabes; abre los ojos –digo con un nudo en mi garganta- Quiero ver esos ojos que tanto me hipnotizan, por favor –susurro- No me iré de tu lado hasta que te levantes, lo prometo –concluyo

 

Beso sus labios, no se mueve; no hay cambios en las maquinas. Tomo asiento en la silla junto a su cama, escondo mi rostro en las palmas de mis manos; ruego que esto sea una terrible pesadilla de la cual quisiera despertar.

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...