La laguna sin fondo

  • por
  • Rating:
  • Publicado: 29 ago 2014
  • Actualizado: 29 ago 2014
  • Estado: Complete
Historia corta de esperanza e ilusión, escrita a mis 15 años

4Me gustan
1Comentarios
179Vistas
AA

3. Hermoso día y cruda realidad

 

Capitulo III Hermoso día y cruda realidad.

 

-Qué horror! estoy sola me quede sola aquí como no me di cuenta cuando se fueron hoy! Estaba tan cansada por el largo viaje de ayer que ni siquiera lo sentí cuando se levantó de la cama  y se fue, se llevó las manos al rostro, sentía muchas ganas de llorar pero no sabía por qué si ella la mayoría del tiempo estaba sola y no necesitaba de nadie para hacer o dejar de hacer algo  ella siempre encontraba la forma de solucionar sus problemas sola y por qué ahora quería llorar, porque él se había marchado, si ella sola había emprendido el viaje en busca del dragón y había sido sin querer que se había topado con él en el camino, además ella no le había pedido que la acompañara sino , que él se lo había pedido a ella, quería llorar y no lo podía evitar, no quiero llorar pensaba, yo no lloro, no lloro, nunca lloro y por qué ahora lo quiero hacer, me estaré volviendo débil o qué?

  Matilda, suspiro y aun así las lágrimas no le salían nunca lo hacían desde que el enfermo que no lloraba, pero esta vez una lagrima rodo en su mejilla, no se la seco dejo que rodara por su mejilla hasta que cayó en sus manos, era muy raro sentir una lagrima de nuevo, la miro y se desvaneció entre sus manos, luego de un momento de estar en silencio sin decir ni hacer nada sintió que la puerta detrás de ella se abría lentamente, no quiso mirar para ver quién era solo sintió al pequeño ratón blanco que salto entre sus piernas y en ese mismo instante le volvió el alma al cuerpo, dio un respiro y tomo en sus manos a Asiul y le beso la nariz y le acaricio el lomo

-Donde andabas pequeño amigo me tenías muy preocupada-le dijo al oído-

-Buenos días Matilda! Como pasaste la noche, dormiste bien, espero que sí, mira aquí está el desayuno no te quise despertar en la mañana por que te veías muy plácidamente durmiendo espero que no hayas molestado por eso?

-Ah! No yo! No moleste para nada, solo  pensé que....

-Que pensaste?

-No, nada de importancia y gracias por no despertarme ya que estaba muy cansada por lo de ayer.

-No hay de que Matilda, pero bueno comamos ahora

   Dejo el desayuno junto a la cama y se sentó al lado de ella, el desayuno eran galletas de distintos colores, con leche y pan de hojas, Asiul tomo unas cuantas galletas y se las llevo hacia donde estaba Matilda y le dio una a ella,  la tomo y miro a sus dos pequeños ojos rojizos que tenían más expresión que muchas personas que ella conocía

-Gracias por las galletas Asiul están muy ricas, al parecer hay una muy bella mañana hoy por lo que se puede apreciar por la ventana

-Sip, hay un muy bello amanecer como nunca, pareciera que toda la naturaleza y el cronos se pusiera de acuerdo para que todo fuera perfecto hoy, el día del carnaval

-Si eso parece

 Tomaron el desayuno tranquilamente y luego se dispusieron a salir a la villa a dar un paseo para que Matilda la conociera un poco más, salieron de la casa de hospedaje y caminaron por la calle de los faroles de colores había un sol muy intenso y enorme que adornaba el cielo, simplemente era un día maravilloso solo corría un poco de viento fresco que lograba que el día soleado fuera completamente ameno, la villa en si era muy pequeña y en su centro se erguía un majestuoso árbol azul que conectaba a toda la villa y sus diferentes calles desde cualquier lugar en que estuviera, ya que todas llegaban a ese lugar.

  Matilda y Mirachs salieron a dar un paseo por la villa para que así Matilda pudiera conocer las casas de la villa y ver un poco más de cerca a los habitantes de estas, habían diversos tipos de casa y construcciones  unas grandes otras más pequeñas de diversos colores y diseños, habían algunas que tenían forma de hongo donde Vivian los enanos, otras estaban construidas arriba de los árboles y otras estaban dentro de los mismos arboles ahí Vivian las hadas  y elfos, la cafetería de la villa era una gran tetera blanca con ventanas rosadas, la panadería tenía un  diseño de molino de trigo, la zapatería que atendía un duende era una gran bota negra, los jardines más hermosos y originales era en gran mayoría de los centauros tenían un don con las plantas y arbustos parecía , la construcción más alta de toda la villa era la torre de las campanas que   Tenia la forma de un faro pero en vez de la luz que guía a los barcos esta tenía muchas campanas de todo los tamaños, la más grande de todas era avellana que era tocada solo en ocasiones especiales ya que su sonido se podía escuchaba desde muy lejos, estuvieron toda la mañana muy entretenidos viendo todas las casa y las diferentes construcción de estas y una de las ultimas que vieron fue la de la principal pastelería de karacolambar Mil hojas era una casa que parecía estar completamente construida de merengue solido era ahí donde vendían los pasteles de hojas más ricos de todo el lugar y la última que visitaron fue una que tenía la forma de un planeta, Mirachs tomo de la mano a Matilda y entraron en ella era un enorme planetario, ahí adentro estaba de noche había un cielo estrellado con una luna que estaba menguando, en un  extremo del planetario había una mesa triangular en la cual estaban inscritos diferentes símbolos que significaban año, mes, día , (noche o día ) y lugar específico de cual se quisiera saber , al lado de cada uno de los símbolos había una placa pequeña con la cual se podía manejar el  planetario como se deseara solo tenían que mover la palanca y poner una fecha específica y se podía ver como estuvo su día o su noche era un lugar fantástico ya que también se podía sentir el frio o el calor de ese día.

 Estuvieron casi toda la tarde ahí dentro viendo los días de las fechas que aparecían marcadas con rojo en un calendario que cubría casi toda una pared, pero el ultimo día que  Vieron fue el día en que Matilda abrió los ojos por primera vez en su mundo, era un hermoso día de otoño donde las hojas de los arboles ya habían comenzado a caer y el suelo estaba casi  todo cubierto por ellas, en ese mismo día hubo también un hermoso atardecer con un cielo rojizo gracias a un sol que se estaba escondiendo detrás de una montaña , después de salir del planetario se dirigieron a las afueras de la villa a descansar un poco ya que habían caminado mucho durante el día ahí en ese lugar  corría  un rio de aguas muy clara y tenues.

-Fue un paseo realmente hermoso el que dimos hoy en la villa, nunca imagine encontrar en un lugar tan alejado y pequeño tanta maravilla junta

-A veces las cosas más maravillosas son las menos pensadas y están más cerca de lo que tú crees Matilda

-Si es verdad pero creo que así es la naturaleza de todos algunas veces no nos damos cuenta de las cosas hermosas que tenemos al frente de nosotros y no las disfrutamos y las dejamos pasar como si nada o simplemente a veces pensamos que siempre van a estar ahí para nosotros y por eso no le damos mayor importancia.

-Pero no siempre es así algunas veces hay momentos o circunstancias en que eso ya no está más, ya sea un lugar o una persona y recién ahí en ese momento en ese lapso nos damos cuenta de su valor, del valor que tenía para nosotros es por eso que yo creo que siempre hay que disfrutar y valorar cada cosa, persona y lugar para así no quedar con un vacío en el corazón por dejarlo pasar desapercibido.

-Sí, tienes mucha razón Mirachs

  En esos momentos el estómago de Matilda lanzo un enorme rugido de hambre, ya que con tanta caminata y visita a diversos lugares se había olvidado completamente de la comida y de que debía comer algo, Matilda rio y se tomo el estomago

-Perdón, pero parece que mi estómago está pidiendo a gritos comida ya que parece que tiene mucha hambre

-Así parece –dijo riéndose también- toma yo traje en mi bolso un par de pasteles de hojas que sobraron del desayuno para que comiéramos algo

-Tu siempre listo en todo,  gracias me salvaste la vida

  Matilda le dio un trozo de pastel a Asiul que estaba jugando en la orilla del rio, después de comer los pasteles se pusieron en marcha para ir hacia la villa nuevamente ya que estaba comenzando a anochecer, al caminar hacia la villa Matilda miro hacia el cielo y pudo ver la primera estrella aparecer y a sus dos lunas, siguió caminando junto  Mirachs y Asiul que siempre se encontraba en el hombro de Mirachs por un momento pudo sentir el sonido de unos cascos de caballos golpeando el suelo unicornio o centauros deben ser que se dirigen

  Hacia la villa y cuando se dio vuelta a mirar quien o que podría ser no vio ni a un unicornio ni a un centauro sino que era una pareja que venía de la mano y ella venía dando brincos sobre la tierra miro a Matilda y le sonrió y ella también respondió con una sonrisa, que extraño pensó creí oír otra cosa  y solo era una pareja que venía detrás de nosotros.

  Justo cuando entraron en la villa Karacolambar empezaron a tocar  la campana avellana se sentía muy fuerte pero su sonido no era molesto sino agradable esa fue la señal que marcaba el comienzo del carnaval todos los habitante y visitantes se empezaron a reunir en el centro de la villa en donde se encontraba ese majestuoso árbol, Mirachs tomo de la mano a Matilda para que no se perdiera con toda la multitud de seres del lugar, llegaron hasta el centro de la Villa y ahí ella observo bien ese árbol que había en el medio de la villa, era de color azul con hojas de color blanco y en forma de estrella y tenía muchos capullos de color lila, con cada campanada que sonaba las luces de las calles se iban apagando y las lunas se iban escondiendo poco a poco en total fueron doce campanadas al dar la última campanada todo quedo en la más profunda oscuridad, no había absolutamente nada que diera ni siquiera un pequeño destello de luz, Matilda miro hacia el cielo, es un eclipse de lunar –pensó- se aferró muy fuerte del brazo de Mirachs ya que no le gustaba para nada la oscuridad, este la abraso para que no tuviera miedo, en todo el lugar empezó a reinar un silencio absoluto solo se escuchaba el cantar de los grillos y el correr del Rio cercano a la villa, era la naturaleza en toda su expresión había mucha calma y una paz, algo que Matilda nunca había sentido durante mucho tiempo, se sentía libre, en paz y segura de todo.

-Matilda, ya es hora, mira y veras la maravilla que ocurrirá en este lugar le dijo Mirachs en el oído muy bajito-

  Matilda miro muy fijamente hacia donde estaba el árbol de forma instintiva pero no veía nada solo oscuridad una muy basta oscuridad, pero en ese preciso instante una pequeña chispa apareció de un capullo que comenzaba a abrirse poco a poco, después de eso continuo otro y otro y así empezaron a florecer todos juntos sin parar era como ver una lluvia de estrellas caer, comenzó a brotar mucha luz de todos los capullos y del primero que se había comenzado a abrir salió una hermosa mariposa color tornasol que voló por los aires iluminando todo a su paso dejando un destellos de `polvos plateados y así sucedió con todos los capullos uno por uno, todas las mariposas salían de su flor y volaban por los alrededores iluminando todo a su paso y dejando una estela de polvos plateados volaban a todas partes de la villa y sus alrededores iluminándolo todo con su polvo mágico de mariposas.

  Matilda miro a su alrededor y estaba todo completamente iluminado, la villa completa se podría decir, sus manos, brazos y rostro brillaban y una alegría enorme le inundo el corazón

-Dios! que emoción! estoy brillando completamente como una estrella del cielo.- dijo Matilda dando vueltas y brincos de alegría.

-Es increíble como todas esas mariposas salieron de sus capullos y logrando iluminar todo a su paso trayendo la luz a esta oscuridad.

-Ese es el fin que cumplen las mariposas, este carnaval marca el fin de un ciclo de vida y el comienzo de uno mejor con más esperanzas y alegrías, ese es el fin de las mariposas del árbol azul ellas se encargan de traer esperanzas y alegrías a este mundo, al salir de sus capullos vuelan a distintos lugares de Greta llevando consigo alegría y esperanza dando luz en la oscuridad, es como nuestra esperanza de vida Matilda ellas nos la dan para seguir adelante con todo en nuestras vidas.

-Guau! Que bello se ve el cielo cubierto de polvo de mariposa plateado, mira! Las lunas ya están regresando a su forma normal mira,  un dragón!!!

  Cuando Matildad  estaba observando las lunas lo vio pasar volando casi a ras de suelo, corrió lo más fuerte que pudo para alcanzarlo pero el dragón volaba muy rápido por los cielos, lo persiguió lo más que pudo hasta que empezó a descender sobre las calles de la villa, estaba un poco cansada por correr tan fuerte así que se detuvo un momento se tomó de las rodillas para tomar un poco de aire, ya que un dragón descendiendo en cualquier lugar no pasaría desapercibido pensó, levanto la vista y la dirigió en donde el debía de  haber descendido el dragón y se dirigió a ese lugar cuando llego al lugar en que supuestamente había aterrizado no vio al dragón, ahí solo se encontraban seres normales de la villa lo busco por todos lados con la mirada pero no lo encontró nada, no entendía como un dragón de esa magnitud había desaparecido así como si nada cayo de rodillas al suelo por el cansancio y la impotencia de haberlo tenido tan cerca y a la vez tan lejos de ella y no poder hacer nada para detenerlo y hablar con él puso sus manos sobre su rostro quería llorar de rabia, impotencia  por no haberlo alcanzado y en esos momentos apareció Mirachs con Asiul en las manos que había corrido tras ella persiguiéndola cuando salió a toda prisa.

-Matilda, que te ocurrio porque corriste así de esa forma, me asustaste que te paso que viste que te hizo actuar de esa forma.

-Lo vi Mirachs, vi al ser que me trago hasta acá pero lo perdí de vista, se esfumo desapareció como por arte de magia, lo perdí y ahora nos si lo podre encontrar, pero aun no entiendo como desapareció así de esa forma como si nada, un dragón tan grande como él no se puede perder o esfumar  dentro de una multitud de seres, no, no se puede perder así como así de esa forma.

-Un dragón haz dicho?

-Si un dragón, fue un dragón que me trago aquí desde la laguna que está cerca de mi casa cuando caí en ella y estaba hundiéndome a su interior y parece que me topé con él y sin querer me trago hasta acá por la laguna sin fondo eso fue lo que me dijeron los tres sauces de la orilla de la laguna , ellos fueron los que dijeron que debía buscar al dragón que me  trajo y pedirle que me llevara de vuelta y que lo encontraría acá en la villa , que lo encontraría con la ayuda de esto.

  Matilda saco de entre sus ropas el collar que llevaba en el cuello con el anillo y se lo mostro a Mirachs, era un anillo de oro blanco muy grueso y en todo su alrededor tenia tallado un dragón que en su boca tenía una piedra celeste y esta se unía con su cola, Mirachs lo miro con mucho asombro.

-Y me dijeron que..

-Que cada anillo es único para un dragón u otro guardián  que no hay otro igual a ese y que fue creado especialmente para ese ser en particular.

-Sí, eso me dijeron que este anillo era único y que con él se me haría mucho más fácil encontrarlo a él al dragón que me trago hasta acá y ahora el dragón que vi por el cielos se fue, desapareció casi delante de mis ojos y no sé cómo?.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...