∿ Beasts at home ∿ Harry.

Él era un peligro, ella una chica de un pasado misterioso. “Quién diría que todo hubiese empezado con una caída en la lluvia...” -SheyllaParker. Esta novela está en Español.

11Me gustan
15Comentarios
846Vistas
AA

3. Capítulo 2.

Capítulo 2. “Fiesta”

Ante la última gota de sudor bajé de volumen la música y miré por la ventana, un día igualmente nublado pero sin ganas de llover, miré el "majestuoso" departamento de mi hermano, había mucha gente, luces por doquier, el reloj marcaba las siete en punto, claramente había una fiesta, Derek me había comentado algo así la noche pasada pero no le había puesto mucha atención por que él olía demasiado a cigarro.

Me quité los guantes de box de mi hermano y me coloqué unos jeans negros junto a un suéter algo grande para mi, me hice una cola de caballo para dirigirme al living donde mi abuela se encontraba mirando la TV.

—Abuela, iré a la fiesta de mi hermano. Llego temprano y si no, ya sabes que estaré en frente. -mencioné sonriéndole carismáticamente.-

—Claro Sheylla, perdón por no poder estar mucho tiempo contigo es que mis dolores de cabeza me lo impiden y yo...

—No te preocupes abuela. Cuidate, yo estoy bien, ya tengo 17. -Le di un beso y salí de la acogedora y rústica casa.

Crucé la calle y me adentré con poco aliento al departamento de mi hermano, él podrá ser un chico malhechor, malo, follador, galán-nator y sin gusto pero a fin de cuentas mi hermano, lo comprendo más que nadie en cierta parte, él tuvo que soportar con las peleas de mis padres, la poca atención por sus problemas, golpes, su estricta dictadura, poco amor y si fuera poco la frustración de tener que cargar con una niña menor toda su vida, de verdad es un idiota pero tiene sus razones. O al menos para mi, eso es una justificación medio clara.

El idiota había organizado una fiesta de bienvenida, como siempre, me sorprende que aún no lo hayan echado del departamento.

—¡Sheylla! Decidiste venir -saludó Derek mi hermano, sonriente, el castaño ojo-verde se veía feliz. Sorprendentemente aún no estaba del todo alcoholizado- hay comida y si gustas, hay chicas por allá por si quieres tener amigas o algo -señaló al grupito de plásticas en un rincón plácidamente coqueteando.

—Sí. La comida me apetece más -le guiñé el ojo- suerte Derek.

Él se esfumó tras la gente y yo me dirigí a la cocina en busca de algo que me satisfaciera.

Casi olvidaba que mi hermano era tan popular en Holmes Chapel por sus fiesta y sus grandes "asañas de maldad" que simplemente la gente se aprovechaba de mi para obtener algo de él, pero ya no, definitivamente elegiría muy bien con quien hablar esta vez. Como lo había dicho antes.

—Creí que jamás nos volveríamos a ver. -Musitó un chico a mi lado.-

'Mierda'.

—Dime que no eres Harry por dios. -Lo miré rezando que no fuera el chico de rulos- Ah dios me odia. -Carraspeé mis garganta al ver que por supuesto era el ricitos de chocolate, por alguna razón que no recuerdo bien, su cabello me recuerda a alguien, no sé si es él, cosa que no lo creo, pero recuerdo algo muy malo al ver su cabello, algo que me hace odiarlo.-

—Pero si te ayudé cuando estabas tirada...

—Sí, te recuerdo que mencioné un "gracias" y si no te molesta debes saber que no necesitaba tu generosa ayuda. -Tomé una soda y salí de la cocina al patio trasero donde ya hacía varia gente con música a un volumen detenidamente bien para poder charlar congruentemente.

—Lo siento por querer ayudarte. -Él chico seguía siguiéndome como parasito con hormonas alborotadas.

—Ya, ya, perdón, de nuevo Gra-ci-as -me disculpé.- maldito piojo. -susurré.-

—Está bien solo digo que... ¿Me llamaste piojo? -Pareció absorto a mi no tan congruente comentario yo reí-

—¡Harry! -musitó una chica desde la puerta a tan solo unos dos metros de nosotros, era rubia y llevaba un vestido por encima de los 10 dedos desde las rodillas, me sorprende que aún no se le viera algo, por lo menos lleva ropa interior, ni siquiera lleva brasier por que el vestido le resalta los pezones- Bebe, debemos hablar sobre lo de ... anoche. -me miró satisfecha y sonrió absurdamente-

—Anda H, ve por tus putas, digo, chicas, y déjame en paz -Me alejé de él dejándolo atónito-

—¡Nos volveremos a ver! -escuché que gritó él.-

—No, claro que no -respondí cansada-

—¡Claro que sí! -alcancé a escucharlo-

—Hola, Sheylla ¿estás bien? -Preguntó un chico apareciendo a mi vista a lo que yo asentí.- Te ves cansada ven.

—Liam, te extrañé -lo abracé-

—No más que yo Shey.

Lo seguí hasta la mesa y me sugirió tomar un sobre con contenido blanco y decidí tomar uno de mi hermano, una pequeña droga que te hace alucinar y relajarte por una o dos horas. No era tan malo, ya había echo cosas peores. Descendí a su lado y me dejé llevar por aquel polvo mágico que me hacía alucinar innumerables cosas, a fin apenas eran las 7:00pm.

Había vuelto a comenzar a llover, pero aún la suerte no se iba de mis manos por que yo solo tenía que cruzar la calle.

La droga ya había bajado en cuestión de 2 hrs.

Miré el reloj nuevamente un tanto mareada "9:24pm.". Lo volví a meter a mi bolsillo para entrar a casa de la abuela.

—Así que tu eres la hermana de Derek -carraspeó la misma chica que había llamado a ricitos de chocolate ya hace varias horas.-

—Ajam -dije buscando las llaves sin prestarle mucha atención, la rubia estaba que ardía al entender mi despreocupación por hablarle.-

—Sí, te recuerdo aún, hace dos años, me sorprendes, por que eras una don nadie, además usabas unos brackets terribles. Tu cabello parecía arañado y esas gafas por dios... La vida te mejoró un poquito.

—Sí, sí... -ignoré sus comentarios estúpidos- ya vete.

—Mira pequeña, solo te diré algo. -habló tierna para cambiar su voz angelical a una de una maniática con sobre peso- No te le acerques a Harry. De todos modos, el no te haría caso.

¿Harry qué tenía que ver con todo esto?

Reí al pensar que ella creía que yo seguía como babosa al piojo. Digo, "Harry".

—Sí, sí, no me le acerco, solo que quede en tu mente claro que no lo haré por ti cariño -le mandé un beso- lo haré por que yo no ando detrás de nadie.

—¿Qué intentas decirme? -frunció con alteración el ceño-.

—Supón lo que tu quieras -le sonreí amable- por cierto si sigues sin ponerte brasier ellas -señalé sus pechos- se te van a caer.

—Es todo -gritó exuberante al aire y me tomó por mis mechones azules apenas teñidos por dentro- maldita piruja de mi.....

Comencé a reir, por dios, yo vivía con Derek el chico que se limitaba en la secundaria a meterse en problemas y sobre todo a peleas con los de su edad, incluso llegó a pegarme, igual que yo a él, ambos aprendimos juntos como deshacernos de nuestros problemas a golpes, nada que no haya visto nunca, solo que antes era muy inocente para golpear a la gente. Ahora, todo era distinto.

Le tomé los brazos y le di un puñetazo en la mandíbula, seguido en la nariz, parecía estar en una confusión y me deshice de ella arrastrándola hasta la fiesta para devolvérsela a mi hermano o a su "chico" Harry, a quien sea pero lejos de mi.

—Así que tu eres la hermanita Derek Parker -Habló un rubio apareciendo en mi camino.- Soy Niall.

—Sí -sonreí- Sheylla Parker -Extendí mi mano en forma de saludo-

—Lo sé, ahora eres conocida, tu misma te haz ganado tu propia fama. -aceptó mi saludo-

—¿Fama? -eso me pareció irónico hasta que recordé que como siempre, eso solo duraría unos días y después nadie recordaría el suceso- suerte rubia, me iré a dormir tengo mareos -me despedí de Niall-

—Sí cuídate, yo debería...espera... ¿me haz dicho Rubia? -dijo atrofio a mi comentario insólito.

—¿Por qué todos se sorprenden al oír un pequeño insulto? -pregunté con el ceño fruncido, también recordando cuando Harry hizo lo mismo.-

—Es que, las chicas de este vecindario no suelen agredirte con vocabulario ni siquiera un mínimo insulto sale de su boca, aquí es al revés, los hombres somos los que ...

—Así que son machistas -interrumpí sermoneando su respuesta al comprender lo tonta que era.-

—No lo tomes así, la chicas también solo quieren sexo como nosotros, así que no nos insultan para obtener algo de nosotros ¿entiendes?

—Así que cada uno obtiene algo por parte del otro -dije en casi lo que podría ser un susurro-

—Exacto -Me tomó de la mano a lo que yo correspondí con una cara simbolizando un "¿qué diablos haces?".- jaja ¡¿Qué?! ¿No te gusta que toque tu mano? -rió y la soltó-

—Entiendes que yo no soy de las que buscan sexo ¿No? -Lo miré fijamente.-

—Pero si solo te tomé de la mano no te dije "Ven Shey, tengamos sexo toda la noche hasta que mates a WillybuscacomidaHoran" ¿o sí? -rodó los ojos con una sonrisa haciéndose el herido-

Reí.

—Espera ¿WillybuscacomidaHoran? -Lo miré extrañada soltando una sonrisa.- eres tan original rubia -mencioné con sarcasmo- además yo solo decía, tu mismo dijiste que aquí todos buscan sexo.

–¿Qué tiene de malo ese nombre? -preguntó ofendido- ¿acaso me criticarás toda la noche? -me sermoneó-

—No lo hubiese hecho si me hubieses dejado entrar a la casa donde yo duermo -Dije con una sonrisa de lado-

—Entonces te dejo ir -guardo sus manos en sus bolsillos traseros-

—No, ya no, ya me quitaste el sueño -le reprimí como si estuviera enojada-

—Maldita Parker que complicada eres -Suspiró- me caes bien, vallamos a la fiesta -me regaló una sonrisa carismática y nos dirigimos al departamento de Derek-

Fue una larga noche ruidosa a lo que yo recuerdo, más polvos blancos y lo poco que está en la estadía de mis recuerdos de medianoche fueron que conocí a un par de tremendos chicos realmente locos y con un toque de maldad, después de eso no supe como terminé en mi cama. Sólo esperaba volver a ver a Niall para una explicación, digo, si es que él se acuerda.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Comment, favs, thank you i love so mucho and write for

—SarahWeisman

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...