Siempre juntos

Llegaste por primera vez a mi vida princesa y yo me enamore en un bar vacío. Mi corazón latía rápido por ti porque tú eres hermosa, la forma en que me mirabas era como una gran tormenta y yo me sentía una casa de naipes y con solo una de tus miradas podías derrumbarme. Siempre mantenías tus hermosos ojos en mí, tú me persuadías con esos ojos azules. Prometiste que nada ni nadie nos separaría princesa, pero no lo cumpliste, te fuiste sin pensar que mi vida dependía de ti…

5Me gustan
6Comentarios
927Vistas
AA

26. ¿Quieres casarte conmigo?

Niall me despertó, no me di cuenta a qué hora llegamos, bajamos del avión y tomamos un taxi.

Llegamos a una pequeña casa, color azul, con algunos detalles en blanco, Niall saco unas llaves del bolso trasero de su pantalón y abrió.

La casa era pequeña, pero se veía muy acogedora, pasamos a la sala.

-obviamente esto no tiene nada que ver a lo que tu estas acostumbrada, pero por lo menos nadie sabe que estamos aquí-

-Niall ya me canse de repetirte que no me importa nada, solo quiero que estés conmigo-

-cuando te conocí jamás pensé que me dirías eso ni mucho menos que serias capaz de huir conmigo-

-siempre consigo lo que quiero Niall y si quiero estar contigo nada ni nadie me lo va a impedir-

-¿entonces esto es por capricho? ¿No es por qué me quieres?- dijo molesto

-¿qué? No quise decir eso, no te enojes-

-Pues ya me hiciste enojar-

-y si te doy un besito- dije acercándome a él, pase mis manos por su cuello

-eso no va a arreglar nada-

-¿dos? ¿Tres? ¡Los que quieras!-

-¿los que quiera?- rodeo mi cintura -¿estas segura?-

-siempre estoy segura- me dedico una sonrisa y me beso -te amo Elizabeth- dijo sobre mis labios, me pego más a él, intensificando él beso, sin dejar de besarlo lo guié hasta uno de los sofás, me acomode en sus piernas, le quite el abrigo que traía puesto, el comenzó a repartir besos por todo mi cuello, desabrocho mi vestido y ahí fue cuando me di cuenta de donde estábamos.

-Niall... Niall...-

-mmm...- fue lo único que dijo, no dejo de besar mi cuello

-no creo que est...- me interrumpió con un beso.

-¡Niall espera!- rompí el beso

-¿qué pasa?-

-esto no es bueno-

-pero si tú y yo ya...-

-¡si ya lo hicimos Niall!- me levante y abroche mi vestido -pero estamos en la casa de tus padres ¡y en su sofá!-

-tienes razón, perdóname-

-no tengo nada que perdonar, solo… no aquí, me siento incomoda-

-No en el sofá-

Reí -gracias-

Ese día salimos a comer fuera, no había nada en el refrigerador de su casa.

Los siguiente días fueron los más felices de mi vida, estar con Niall me hacía muy feliz, él era el chico más amble, tierno y cariñoso que puede existir en este mundo.

-¿Te tomas una foto conmigo?- dije, estábamos en un parque.

-¿Puedo negarme?-

-¿Ya sabes qué no?- Me dedico una sonrisa y luego tome un par de fotos más.

##########Niall##########

Cuando conocí a Elizabeth jamás pensé que algún día estaríamos así, juntos, a pesar de todos los problemas que teníamos en esos momentos, ella de ser una chica grosera y mal educada paso a ser tierna y amable y eso hizo que me enamorará aún más de ella, ahora siento que no podré vivir ni un solo segundo sin ella.

-Bueno... ¿quieres comer? el supermercado está a unas cuadras de aquí-

-¡genial! Jamás he ido a comprar mi propia comida-

-¿enserio? Eso es... extraño... pero vamos, muero de hambre- 

Salimos nuevamente de la casa, caminamos unas calles, llegamos a un supermercado, nos dirigimos a la sección de carnes, él tomo unas cuantas charolas de carne, luego verduras, frutas.

-Foto ¿sí? Dijo sonriendo

-Estamos en el supermercado ¿Qué tiene de especial?-

Es la primera vez que compro mi propia comida, es un momento especial-

-Estás loca-

-Por favorcito Niall- me miro tiernamente

-¡ahg! No uses esa mirada

-anda… anda…-

-Está bien- con solo mirarme ella podía convencerme de cualquier cosa. Saco la cámara digital, primero me tomo una solo, hizo que me parara a lado de las verduras, luego ella se paró junto a mí, todos nos miraban, pero eso no me importaba con tal de complacerla a ella

-¿de dónde estás sacando dinero?- pregunto cuando termino de sacar las fotos.

-son mis ahorros princesa- tomo unas bolsas de frituras.

-siento que los estés gastando por mí-

-qué mejor que con mi princesa-

Terminando de comprar regresamos a su casa.

-¿puedes cortar las zanahorias y las papas mientras frio el pollo?-

Reí nerviosamente -claro, yo... lo... corto-

-¿pasa algo?- pregunto

-no, nada- comenzó a cortar las zanahorias, termino rápido, el problema fue con las papas, tomo la primera con un poco de miedo y se le resbalo haciendo que el filoso cuchillo casi atravesara su dedo.

-¡¡Niall!!- chillo, me acerque a ella rápidamente

-¡¿qué hiciste?!- tomo un pedazo de papel y se lo coloque en el dedo pero no dejaba de sangrar.

-¡¡Me duele!! ¡¡Me duele!!- grito -¡¡haz algo Niall!!-

-ven siéntate- la lleve hasta la mesa y salí corriendo a la sala por el  botiquín -esto te va a doler un poco- dije nervioso, destape un botella con un líquido café que mi madre siempre me ponía cuando me cortaba, puse un poco en una gasa y se lo puse en el dedo.

-¡¡AYYYY MIERDA NIALL QUITAMELO!!- grito de dolor

-Lo siento princesa va a ayudar a detener el sangrado-

-¡¡YA NO!! ¡¡DUELE!!- lo quite enseguida y le puse un pequeño vendaje.

-ya está, tranquila-

-¡¡no vuelvo a tocar un cuchillo en lo que resta de mi vida!!-

-¿que se supone que hiciste? Solo te pedí cortar las verduras, nadie se corta por eso-

-¡hola! Aquí estoy señor perfecto-

-no soy perfecto pero eso es raro-

-te prometo que aprenderé, ¡¡esto es tan emocionante!!-

-¿emocionante? Casi te cortas el dedo ¿y dices que es emocionante?-

-¿no lo ves?-

-¿qué cosa?-

-¡¡aprenderé a cocinar, estamos los dos solos aquí!! ¡¡Como si fuéramos marido y mujer!! ¡¡eso es genial!!- dijo emocionada

Reí -no sabía que eso te emocionara tanto-

-que dices ¡¡he soñado toda mi vida con eso!! ¡¡Solo nos falta un bebé!!-

-podemos hacerlo ahorita si quieres-

-no ahorita Niall, pero será genial-

-entonces... si te propongo matrimonio ¿aceptaras?-

-¿me propondrás matrimonio?-

-no puedo darte una vida de riquezas ni mucho menos un anillo de diamantes de millones de dólares, lo único que tengo para ofrecerte es mi corazón que te ama con locura... te amo Elizabeth como a nadie más en este mundo ¿quieres ser mi esposa?...-

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...