Siempre juntos

Llegaste por primera vez a mi vida princesa y yo me enamore en un bar vacío. Mi corazón latía rápido por ti porque tú eres hermosa, la forma en que me mirabas era como una gran tormenta y yo me sentía una casa de naipes y con solo una de tus miradas podías derrumbarme. Siempre mantenías tus hermosos ojos en mí, tú me persuadías con esos ojos azules. Prometiste que nada ni nadie nos separaría princesa, pero no lo cumpliste, te fuiste sin pensar que mi vida dependía de ti…

5Me gustan
6Comentarios
931Vistas
AA

33. Eres el amor de mi vida

Los siguientes días después de la boda de Lou y de que Zayn me dijera todo eso me sentí terrible, no tenía ánimos de comer, de salir, ¡de nada! Me la pasaba en mi habitación encerrada.

Para cuando Lou regreso me obligo a salir y encargarme de mi trabajo en la empresa, dijo que eso me distraería, durante los primeros días nada tenía sentido para mí pero conforme fueron pasando los meses me volví a recuperar, también debo agradecer, como siempre, a Liam, Harry y Nina que hicieron hasta lo imposible por sacarme de la casa, Zayn a veces venía con nosotros, nunca les dije porque me puse así, no iba a arruinar su amistad.

----------------------------------------------------------------------------------

 

Justo hoy eran exactamente dos años desde que deje de ver a Niall, dos años sin saber de él y al parecer mi amor jamás desaparecería, pero por lo menos ya estaba más estable emocionalmente.

Era domingo y no tenía nada que hacer, desde que Lou se casó me siento demasiado sola, Liam, Harry y Nina están con sus novios y aunque me invitan nunca acepto, eso sería demasiado para mí, había escuchado que hoy habría una exposición de pinturas, en una galería del centro de Londres, sin nada que hacer, decidí ir, le pedí a July que le avisara al chófer que saldríamos.

-¿a dónde la llevo señorita?-dijo subiendo al volante

-escuche que hay una exposición en una galería del centro de Londres, ¿puedes buscarla?-

-creo que sé dónde es, mi hija estaba muy emocionada porque llegaría a Londres-

-oh, genial, entonces vamos. No sabía que tenías una hija- dije

-bueno... es que usted nunca...-

-lo sé, nunca he cruzado palabra contigo, perdóname por todas las veces que fui muy grosera contigo, no debí hacerlo-

-no se preocupe, eso está olvidado-

-gracias-

En todo el camino Paul me contó acerca de su familia, por la forma en que hablaba de ellos se veía que los amaba demasiado, tenía dos hijos y hablaba con mucho cariño de ellos.

-¿Preferirías a alguien por encima de tus hijos?- le pregunte.

-por supuesto que no señorita, mis hijos están primero antes que nada-

-es genial que digas eso, ojala mi padre fuera como tú-

-no diga eso, más bien yo creo que mis hijos quisieran que yo fuera como su padre, si yo pudiera darles la vida que su padre le da a usted, ellos serían felices-

-¿te refieres al dinero y los lujos?- el asintió -tal vez algún día deba hablar con tus hijos y decirles que eso no es nada comparado con el cariño, amor y atención que tú les das, mi padre me abandono por la sirvienta, eso es algo que tu jamás harías, a él no le interesa si soy feliz... mejor dicho no le intereso en lo absoluto, tus hijos deberían aprender a valorarte por lo menos ellos saben que es vivir en una familia, ya sabes la historia ¿no? Mi madre hizo lo mismo- me dedico una sonrisa

-siento mucho que haya pasado por todo eso-

-a estas alturas de mi vida, ya lo supere-

Llegamos al lugar, baje y me despedí de Paul.

-puedes tomarte el resto del día, regresare en taxi- cerré la puerta y entre a la galería, por suerte no había muchas personas, podría disfrutar mejor las pinturas.

El lugar estaba dividido en secciones, estaba por terminar de recorrer el lugar, cuando lo escuche de nuevo... esa voz...

-¿princesa?- en cuanto escuche esa palabra volví mi vista hacia dónde provenía.

-Niall- dije sorprendida, sentí que las piernas me temblaban.

-perdón por llamarte así, creo que es la costumbre, espero que no vengas con Scott- Trague saliva, las palabras no salían de mi boca -¿estás bien Elizabeth?-

-él no está conmigo- por fin pude hablar.

-eso es genial- dijo mostrándome esa sonrisa que tanto había añorado ver -tanto tiempo sin vernos y sigues igual de hermosa, justamente hoy se cumplen dos años ¿no es así?-

-si- dije con dificultad

-¿cómo has estado?-

Quería decirle que mal, extrañándolo como a nadie en el mundo pero no lo hice -bien ¿y tú?-

-igual bien-

-no sabía que te gustará la pintura-

-de hecho no me gusta pero estaba demasiado aburrida y decidí venir- me sentía nerviosa hablando con él –desde que Lou se casó me siento sola-

Rio –sigues siendo tan tierna- él se veía demasiado bien, lo cual me hizo sentir mejor, eso quería decir que me había olvidado y que probablemente ya había alguien en su vida que no permitió que siguiera sufriendo por mí -¿puedo acompañarte a ver el resto de la exposición?- bien… bien… esto era demasiado, tal vez él esté perfectamente pero yo no, no puedo estar a su lado sin sentirme como una idiota por haberlo dejado ir.

-Perdón… pero… no puedo-

-¿Por qué?- me pregunto sorprendido

-Me alegro tanto que tú estés muy bien, que estés feliz pero yo aún no lo estoy-

-Te pregunte como estabas y me dijiste que bien-

-No pensé que me fueras a decir que querías ver la galería conmigo-

-Elizabeth… tú me preguntaste lo mismo y yo te dije que muy bien-

-y pudiste haberme dicho que perfectamente bien, muy feliz y no solo bien-

 -perdón que te diga esto pero te dije que mi vida dependía de ti, desde el momento en que tu decidiste dejarme mi vida no podría ser ni muy bien ni perfecta. Tu debiste decir eso, muy bien, maravillosamente feliz con Scott sin embargo dices que no estás bien-

-Niall… Scott y yo no estamos juntos...-

-¿Por qué?-

-¿quieres que te diga la verdad?-

-¿Alguna vez me has dicho la verdad?- pregunto, haciendo que palabras me golpearan en lo más profundo de mi corazón -¿Cuál es la razón?-

-por qué no eras tú, ese día yo creí que lo amaba, que nada había cambiado pero no fue así, extrañaba tus besos, tus abrazos, te extrañaba Niall... te amaba- mis lágrimas comenzaron a salir y me maldije por eso.

-¿te amaba? Entonces eso quiere decir… ¿Qué ya no me amas? Porque yo no he dejado de amarte ni siquiera un poco-

-¿a pesar de haberte dejado?-

-te dije que eras el amor de mi vida, jamás podría olvidarte-

-Lo siento Niall-

-¿tu aún me amas?- se acercó a mí, no había muchas personas ahí pero las pocas que estaban solo nos miraban, no les tome importancia.

-más que nunca Niall- respondí.

-entonces déjame besarte- rodeo mi cintura y me acerco más a él. -déjame besarte hasta olvidar todo lo que paso... quiero besarte para recuperar todo este tiempo que estuvimos separados-

-¿No me odias?-pregunte

-eso jamás princesa-

Quito sus manos de mi cintura para llevarlas hasta mi rostro, me acerco a él y unió nuestros labios, la sensación de sentir sus labios nuevamente fue lo más maravilloso que pude sentir en mucho tiempo, fue como si me hubieran regresado la vida.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...