DollHouse

DollHouse Sinopsis Mi pequeña hermana Lottie de ocho años aún está en la etapa en la que juega con muñecas, la niña es muy estricta y solo juega con las famosas, huecas y plásticas barbies. Un día nuestra madre llego del trabajo con una gran casa de muñecas rosada y cuatro muñecas muy poco usuales para Lottie, al principio la niña rechazo a las muñecas pero poco a poco les tomo cariño. Lottie tiene la rara e imposible idea de que sus muñecas hablan y tienen vida, jamás le creí hasta que me enamore de Melanie, una muñeca…

9Me gustan
15Comentarios
495Vistas
AA

1. Capitulo 1

DollHouse 

Capítulo 1

Era una tarde tranquila, me sorprende no escuchar todo el tráfico que diariamente hay en la calle. Lottie salió tempano de la escuela así que tuve que ir por ella, lo más probable es que ahorita este en su cuarto jugando alguna cosa.

-¡Louis! ¿Quieres jugar conmigo a las muñecas?- el grito provenía de mi hermana la cual no se tomó el tiempo para ir a mi habitación y preguntármelo correctamente, la verdad ya me esperaba esa pregunta, me la hace por lo menos tres veces al día a veces pienso que lo hace apropósito porque sabe que odio jugar con sus plásticas muñecas barbies, luego recuerdo que no tiene muchos amigos en la escuela y solo tiene a sus muñecas.

-Ahora no Lottie, Eleanor vendrá a visitarnos, lo siento- igual mente grite desde mi habitación, tampoco iba a tomarme el tiempo de pararme e ir hasta su cuarto de juegos, tenía mucha pereza como para hacer eso. Los pequeños pies descalzos de la niña se escuchaban por el pasillo hasta parar en seco en mi habitación

-Entonces Eleanor jugara conmigo- Lottie y Eleanor se llevan muy bien, en ocasiones Eleanor juega a las muñecas con Lottie, a veces me enoja pero luego imagino que en vez de ser Lottie con la que juega es nuestra futura hija y bueno, ya me puse muy cursi.

-Lo siento Lottie, pero hoy no, hoy quiero estar con ella todo el día- 

-¡Por favor Louis!- me tome la libertad de mirarla bien, se había arruinado la cara con tanto maquillaje, mal puesto tengo que agregar, tenía un vestido rojo al parecer de mamá y las uñas de sus piecitos estaban pintadas con esmalte rojo, también mal puesto.

-Lo siento Lottie- dije sin mirarla, solo observaba la pantalla de mi celular

-De acuerdo- la mire de reojo y sus bracitos casi llegaban al suelo, arrastraba una de sus barbies por el suelo y se iba con pasos lentos

-Te quiero Lottie-

-Yo también te quiero Louis- dijo aun con voz triste y débil. Escuche que tocaban la puerta de entrada y salí corriendo de mi habitación penando que era Eleanor, al abrir la puerta me encontré con mi madre tratando de sostener una gran casa de muñecas rosada, y digo tratando porque en realidad estaba a punto de caerse

-déjame ayudarte- susurre lo bastante audible para mi madre, fue casi un suspiro

-Gracias Lou- dos segundos después de que mi madre pronunciara aquellas palabras mi iPhone vibro en el bolsillo trasero de mi pantalón, trate de sacar el celular sosteniendo la casa pero lo único que conseguí fue que esta esté a punto de caer. Lottie bajo corriendo las escaleras para saludar a mamá pero tropezó en los últimos tres escalones cayendo directo de cara dándose un gran golpe, la niña esperadamente comenzó a llorar y nuestra madre fue a abrazarla y revisar su golpe. Deje la enorme casa en el suelo y saque el celular de mi pantalón y ver el mensaje que posiblemente era de mi novia, no me equivocaba era de Eleanor:

“Cariño no podré ir a tu casa, tengo que cuidar al diablillo de mi hermano Scott, lo siento tal vez mañana. Besos:* “

Trate de no pensar más en eso y me concentre en mi hermanita la cual volteo a verme y luego a la casa, la felicidad de la niña se veía de aquí a marte, aun con todo ese maquillaje se veía hermosa, sus ojos azules brillaban como nunca y había una gran sonrisa en su rostro

-Es… ¡es hermosa!- grito para después abrazar a mamá y esta responderle feliz, dos minutos antes la pequeña estaba llorando está brincando de felicidad pero su expresión cambio totalmente al ver las cuatro muñecas que nuestra madre saco de su bolso. No eran barbies y eso me agradaba, estaba harto de esas muñecas pero al parecer a Lottie no le agradaba la idea de tener esas muñecas muy originales.

-¿Qué es esto?- pregunto con un tono asqueado

-¿No te gustan?- respondió mi madre con otra pregunta, con un aire decepcionado

-No mucho- dijo la pequeña haciendo una mueca

-Lo siento Lottie- dijo ahora mi madre

-Está bien, las llevare a mi cuarto de juegos- mi madre asintió y fue directo a la cocina, yo subí la enorme casa de muñecas al cuarto de juegos de Lottie y me fui a mi habitación.

-Eleanor no vendrá- le avise a mi madre mientras comíamos su delicioso espagueti con bolitas de carne acompañado de salsa de tomate

-¡Asombroso! Así podrás jugar conmigo- grito Lottie con un poco de salsa de tomate embarrada en la cara  

-Lottie, por dios, ¿no sabes comer?- le regaño mi madre pasándole un pedazo de tela para limpiarse

-Ese no es el tema. Louis jugara conmigo ¿verdad?- dijo una vez después de que se limpió y luego me miro a los ojos

-Lottie, sabes muy bien que ese tipo de cosas no le gustan a tu hermano- dijo mi gran y hermosa madre salvándome de jugar con mi hermanita

-Pero mamaaaaa- rezongo la niña alargando la palabra “mamá”. Sin obtener respuesta alguna de nuestra progenitora la niña se cruzó de brazos y sabía muy bien lo que seguía a continuación, dejaría de comer y una que otra lágrima saldrá de sus ojos azules y las limpiaría bruscamente, luego se iría a su cuarto y lloraría hasta que se quede dormida. Decidí evitarnos todo eso y jugar con ella

-Está bien Lottie, jugare contigo- la niña formo una sonrisa de victoria es su rostro y continuamos comiendo.

Después de la deliciosa comida que mi madre preparo subí junto con Lottie a su cuarto de juegos. Bueno, como ya se imaginaran el cuarto estaba completamente lleno de rosa y purpura, tenía muchísimos estantes donde ponía peluches, etcétera. El piso tenía una gran alfombra (igualmente rosada) y millones de barbies regadas por el piso, la nueva casa de muñecas de Lottie sobresalía del lugar

-Bienvenido al paraíso Louis- hablo la niña sentándose en el suelo tomando sus dos barbies favoritas y abriendo la casa de muñecas nueva

-¿Por qué no juegas con tus nuevas muñecas?- dije buscándolas por el cuarto

-Ummm, de acuerdo- se paró del suelo y de una caja saco las cuatro muñecas y de nuevo se sentó en el piso y yo hice lo mismo, Lottie me pasó las cuatro muñecas mientras acomodaba la casita a su gusto. Una de las muñecas parecía ser la mamá vestía con un saco muy elegante y largo de color rosa, su cabello estaba en rizos y tenía una boina roja, una sonrisa dibujaba su rostro. Otra muñeca se podría hacer pasar por el papá, vestía un traje elegante, tenía lentes y su cabello estaba muy bien peinado. El siguiente se podría decir que era el hermano mayor y el hijo, vestía con tirantes como yo hace unos años y en su rostro también había una sonrisa y por ultimo estaba la hija menor, si fuera una persona podría decirse que tiene 16 o 17 años, su cara era demasiado realista pero con un toque de fantasía, tenía pequeñas pecas a cada lado de sus mejillas, ojos y pestañas grandes, esta vestía con un vestido rosado algo aniñado, su cabello era lo más extraño de ella, estaba alborotado en ondas y “dividido” a la mitad, una mitad era totalmente de color negro y la otra era al principio rosa intenso y terminaba en un purpura cálido

 -¡Louis!- el grito de mi hermanita me saco del trance por el que estaba pasando

-¿Si?-

.¿Me estas prestando atención?- dijo con un tono estresado

-Lo siento Lottie-

-¡Juguemos!- grito entusiasmada. 

 

(Multimedia: Melanie) 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...