Voces que renacen

¿Qué hay después de la muerte? Algunas personas creen que al morir entran en un sueño profundo hasta el día que Dios regrese por ellos, otros apostarían que después de morir reencarnan en un animal y también están los necios que aseguran que no hay nada después de la muerte. Pero… ¿Qué pasaría si existiera algo más allá? Si en cuanto tu corazón deja de palpitar y tus pulmones de respirar, tu alma se transforma a una conciencia, a la conciencia de alguien más. Al morir tu alma se separa de tu cuerpo y se dirige a buscar otro, otro que ya se encuentra ocupado, así que ahora toma el papel secundario, ahora te toca ser espectador de otra vida. Te conviertes en “conciencia” de alguien más; Si, esa voz que te decía cuando algo hacías mal, esa voz que te decía frente al espejo lo ridículo que te veías, esa voz que te decía que todo iba a estar bien. No estabas volviéndote loco, escuchabas esa voz porque era alguien viviendo como espectador en tu vida.

1Me gustan
2Comentarios
163Vistas
AA

3. Nicolás

“Gracias, fue una velada encantadora” Nicolás se inclinó para besar la mano de su acompañante con tal tacto que dejo a la chica inmóvil, pareciese que hubiera nacido en otra época, la época donde los caballeros aun existían.

“Al contrario, Nico muchas gracias a ti” la chica estaba de un tono rojo encendido.

Los dos se quedaron mirando por unos segundos, hasta que Nicolás rio, y dejo dibujada en su rostro una sonrisa, lucia igual que un modelo de revista-Pensó la joven- Con ese cabello oscuro, ojos grises y tan profundos, piel tan clara como la nieve pero con un toque de rosa en sus mejillas y pareciera que sus rasgos hubiesen sido delineados con delicadeza.

“¿Qué pasa?” preguntó Nicolás.

“Nada” dijo la joven encantada.

“Bueno” Se encogió de hombros  ”entonces paso a retirarme, no quiero causar ningún inconveniente con tus padres, pues dije que te traería a las 10:30 y ya ha pasado de esa hora.

La chica miro su teléfono y rio “Nicolás por favor nunca cambiaras, solo han pasado 5 minutos de la hora acordada”

“Lo se hermosa, pero yo cumplo[m1]  mi palabra”

Fue suficiente para que la chica corriera a sus brazos y lo besara con tanto deseo, como si sus labios fueran el último trago de agua y ella tuviera demasiada sed.

 

Después de unos segundos se separaron “Nada mal para el primer beso” dijo Nicolás y después sonrió “Me gustas mucho”.

El calor comenzaba a subir de nuevo a las mejillas de la joven.

 

“¿Ana?” se escuchó una voz detrás de la puerta y después se abrió de golpe

“PAPA” dijo Ana “Ya llegue” después entro a su casa.

La puerta fue azotada detrás de ella y las luces se apagaron dejando a Nicolas en la oscuridad. Dio media vuelta y comenzó a caminar sin preocuparse de que acababan de cerrarle una puerta en el rostro y que su acompañante ni siquiera se había despedido.

 

“Mi querido Nicolás, mis felicitaciones. Usted se ha convertido en todo un caballero”

Al principio Nicolás se sobresaltó, pero después se dio cuenta que la voz venia de su cabeza, era su conciencia de nuevo.

“Gracias” pensó Nicolás.

Cuando Nico era niño no sabía de donde provenía esa inquietante voz, pero según iba creciendo se dio cuenta que estaba en su cabeza, que era su conciencia. Al principio no encontraba manera de hablar con él, pues la voz se la pasaba día y noche hablando y Nico no sabía cómo decirle que se callara, hasta que un día lo descubrió, solo tenía que pensar lo que quería decirle y la voz escuchaba. Después comenzaron a llevarse mejor y la voz ya no hablaba tanto.

 

El cielo comenzaba a hacerse más oscuro, Nicolás bajo a la siguiente calle que mas bien era un callejón, miro a una rata escabullirse hasta entrar a una coladera y a un perro hurgando en un basurero, para ser tan noche Nicolas iba demasiado relajado. Cuando cruzo el callejón alguien abruptamente tapo su rostro con una especie de tela impidiéndole mirar, lo empujó hacia una de las paredes, y puso su mano en su cuello. Una mano bastante familiar- pensó Nicolás- pero esté tardo en comprender lo que ocurría. Nicolás nunca tenía miedo y esta no era la excepción.

“NICOLAS” Dijo la persona que tenía aprensado a Nico

“¿SI?” Dijo este educadamente aun cuando le estuvieran cortando la respiración

“¿Quién era esa?” cuestiono la persona.

Finalmente Nicolás reconoció la voz, era Gabriela.

“Amor, No puedo respirar” dijo entre ahogándose, se estaba quedando sin aire.

Ella lo soltó y él se quitó la capucha de la cabeza. “¿Querías matarme?” dijo mientras se sobaba el cuello con dolor y miraba a la chica pelirroja de ojos verdes parada frente a él.

“No cambies de tema, Nicolás ¿Por qué estabas con Ana Strecci?” pregunto la joven malhumorada.

“Salimos a dar un paseo, hermosa Gabriela”

Ella torció los ojos  “Y te beso” chillo la joven.

“Ya veo, también viste eso” Nicolás sonrió “Me apena que hayas pasado ese mal momento, cariño”

“Pues no parece, estas sonriendo” reprocho la chica

“Claro, es solo que es muy tierno que estés celosa”

Él se acercó a la joven pelirroja y beso sus labios con el mismo tacto con el que había besado la mano de Ana.

“Nicolás, no me puedo sentir más orgulloso, tener dos mujeres como tu viejo amigo. Simplemente es lo más honorable, acaba con ellas mi querido amigo” dijo su conciencia.

Nicolás sonrió en respuesta para su amigo.

 

“Te amo Gabriela” dijo contra los labios de la chica.

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...