Voces que renacen

¿Qué hay después de la muerte? Algunas personas creen que al morir entran en un sueño profundo hasta el día que Dios regrese por ellos, otros apostarían que después de morir reencarnan en un animal y también están los necios que aseguran que no hay nada después de la muerte. Pero… ¿Qué pasaría si existiera algo más allá? Si en cuanto tu corazón deja de palpitar y tus pulmones de respirar, tu alma se transforma a una conciencia, a la conciencia de alguien más. Al morir tu alma se separa de tu cuerpo y se dirige a buscar otro, otro que ya se encuentra ocupado, así que ahora toma el papel secundario, ahora te toca ser espectador de otra vida. Te conviertes en “conciencia” de alguien más; Si, esa voz que te decía cuando algo hacías mal, esa voz que te decía frente al espejo lo ridículo que te veías, esa voz que te decía que todo iba a estar bien. No estabas volviéndote loco, escuchabas esa voz porque era alguien viviendo como espectador en tu vida.

1Me gustan
2Comentarios
165Vistas
AA

2. Jessamine

Jessamine

Sus padres se acercaron lo más sigilosamente posible. Llevaban un pastel enorme en los brazos. Su hija yacía en su cama, cubierta hasta los hombros con su cobertor blanco,  solo deja ver su cabellera oscura y su rostro, a la luz de la mañana su piel se veía aún más blanca de lo normal. Esta inmóvil, al parecer súbitamente dormida.

“Cariño olvide la cámara, espera” dijo su padre a su esposa en susurros mientras salía de la habitación de Jessamine.

 

“Jessamine, por favor no te hagas la tonta, estas despierta. ¿Cuándo se darán cuenta tus papás de que ya no tienes 5 años?”

“Shh… arruinas el cumpleaños de jess, no se cumple 18 años todos los días. Y además es un gesto enorme que sus padres vengan a despertarla con un pastel. Jess no le hagas caso ya sabes cómo es”

“En realidad no, no sabe cómo soy, y además no es nada lindo. Es patético que a los 18 años tus padres aun te traten como niña, yo digo que cuando se acerquen, Jessamine tome el pastel y se los arroje en la cara como símbolo de libertad”

“Estas loca y además tú eres la patética , es un detalle hermoso el de sus padres”

Eso basto para que las voces comenzaran a hablar y hablar y a no callar, no dejaban ni tiempo para dejar pensar a Jessamine, sus voces se hacían en un tono chillón siempre que discutían así, ni siquiera se entendía lo que decían por lo rápido que pronunciaban todo.

“DEJEN DE DISCUTIR, YA NO HABLEN” Jessamine grito con todas sus fuerzas, mientras cubría sus oídos con su almohada blanca, como si eso ayudaría a dejar de oír las voces.

Su mamá se asustó con estruendoso grito, que hizo que sus brazos arrojaran el pastel hasta el piso.

“Querida” corrió la madre hasta la cama de su hija “Es solo una pesadilla”

“¿QUE PASA?” se escucha una voz alarmada desde la otra habitación.

“Tranquila Jess, aquí estoy” decía su madre mientras la abrazaba.

El padre entro por la puerta observando lo que antes era un pastel y ahora parecía mas un masa rosa en el piso, dijo “Princesa, el pastel era del sabor equivocado ¿por eso lo tiraste?” camino con melancolía hasta la orilla de la cama.

 

Jessamine se veía bien, solo un poco enfadada, cansada que desde siempre escuchara esas voces en su cabeza. Debería de ya estar acostumbrada ya tiene mucho tiempo oyéndolas, incluso llego a intentar ponerles nombre para así tal vez tolerarlos. A la voz de hombre lo llama Aiden y a la mujer Gretty , pero no funciona, cada dia es mas cansado. Desde que tiene memoria los escucha, miles de psicólogos bien pagados para tratar de callarlas, y nada funcionaba, las voces seguían en su cabeza solo consiguieron calmarlas un poco; antes día y noche discutían. Una voz de un chico y otra de una chica, voces que no se llevan nada bien y eso hace más difícil el poder sobrellevarlos.

“Claro que no papi, fue mi culpa. Tuve una pesadilla y mi mama se asustó, perdón… no quería…”

Su padre se sentó en su cama.

“No princesa, no fue tu culpa no te preocupes en la tarde iremos a comprar un nuevo pastel” su padre sonrió. “pero amor, no te pude tomar foto de tu cumpleaños número 18, así que ¿podrías?… sonreír”

Jessamine  se enderezo, coloco sus manos es su caderas y dibujo la sonrisa más grande en su rostro.

“WHISKI” dijo su padre mientras el flash dejaba encandilada a Jessamine.

"Patético..." canturreo Gretty.

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...