Todo Tuyo


3Me gustan
1Comentarios
344Vistas
AA

9. Capítulo 8

Las chicas pasaron a recoger a los miembros de la banda en su casa y llegaron a la puerta del Mercadona para comprar las cosas de la fiesta.

-Deberíamos separarnos- dijo Harry. -Ana, Zayn y yo podemos ir a por la bebida. Niall, Blanca y Marta, comprad comida.

Ana se alejó con Zayn y Harry, y Blanca se quedó sola con Marta, que parecía encontrar fascinante el suelo del Mercadona, y Niall, que estaba tan incómodo que daba pena.

-Lo sé, lo sé- dijo Blanca. -Yo vigilo las esquinas, vosotros podéis besaros y achucharos todo lo que queráis. Menudo canteo...

Blanca puso los ojos en blanco una última vez, suspiró y se alejó a emplear la función de sujetavelas. Marta agarró el carrito de la compra con dos manos, y Niall la rodeó con sus brazos y agarró el carrito también.

-¿Por donde empezamos?- murmuró Niall en el oído de Marta.

-Patatas- dijo ella rotundamente, bajando el nivel de romanticismo del momento. El chico rió y condujeron juntos el carrito hacia el pasillo adecuado. Ella manejaba el carrito y elegía la comida adecuada para la fiesta, mientras que él le hacía cosquillas en el cuello y le tocaba el pelo. Blanca mientras miraba por las esquinas de los pasillos y procuraba que no fueran pillados "in fraganti" por uno de los amigos de Niall.

Media hora más tarde se reunieron en las cajas, con dos carritos enteros llenos cerveza y vodka, y patatas fritas.

Harry sacó de su bolsillo una tarjeta negra para pagar las compras y el pasaporte para verificar su edad y poder comprar alcohol. La cajera pareció reconocer el nombre de Harry, porque le miró con los ojos abiertos. Él le pasó un billete de 50€. -Un secreto- dijo. Ella asintió en silencio.

Cargaron el coche de Ana y se montaron, de camino a casa de los chicos para cenar. -No pensáis sacaros el carnet de conducir?- preguntó Ana. -Ya tenemos chofer personal- contestó Harry, riéndose.

Cenaron unos fáciles espaguetis carbonara riquísimos hechos por Ana, mientras el resto jugaban al Monopoly.

-Parece que no tenéis madre- dijo Blanca, al ver como comían como posesos. -Por cierto, ¿que opinan vuestras madres de que os hayáis ido así como así?

-Hemos abandonado la fama para acabar el colegio- dijo Niall. -No pueden estar más felices.

A las dos de la mañana y después de ver dos películas enteras, las chicas se despidieron.

-Mañana nos vemos- dijo Marta

Salieron por la puerta y se metieron en el coche.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...