Todo Tuyo


3Me gustan
1Comentarios
340Vistas
AA

8. Capítulo 8

Lentamente el verano se convirtió en otoño, lo verde en amarillo y el calor en frío. Marta y Niall seguían viéndose en secreto una o dos veces por semana, sin que el resto se enteraran, y Blanca y Zayn se encontraban en el mismo sitio de siempre y hablaban y bebían.

Poco a poco las quedadas de los seis se convirtieron en citas de estudio. Los chicos ayudaban a Ana con los estudios en inglés, y Ana enseñaba prácticamente todo a los otros cinco.

Un día especialmente frío de Noviembre, los chicos se acercaron a casa de Marta y Blanca a estudiar. La madre de Marta y Blanca permitía estas reuniones siempre y cuando Ana estuviera delante. La consideraba como una segunda madre. Los chicos se sentaban en la mesa negra y tenían la mesa llena de apuntes y cuadernos. Las chicas habían preferido los sofás. -Deberíamos dar una fiesta- dijo Harry- Tenemos la casa perfecta, piscina, pocos muebles... Y edad para comprar alcohol.

-Si, eso sería una buena idea- dijo Niall. -Ana debería cocinar.

-¡Ni de broma!- exclamó Ana.

-Vale- rió Zayn. Propongo el sábado que viene. Invitamos a todo el curso... Y amigos.

-Vale- dijo Niall. -Vosotras podéis dormir aquí si queréis.

-Guay- contestó Marta, sonriendo.

-El viernes podemos ir a hacer la compra.

-Vale, pero pagáis vosotros.- dijo Blanca.

-Tranquila mujer- rió Zayn.

***********

El viernes por la mañana Marta se despertó muy nerviosa. ¿Y si Niall intentaba algo en la fiesta? ¿Que iba a decir? Al fin y al cabo, él podía ir de bueno todo lo que le diera la gana, pero tenía más de veinte años ya, y dos meses son mucho tiempo.

No puede seguir siendo un secreto, pensó Marta, mientras se peinaba frente al espejo. Se lavó la cara y fue a el salón, donde Ana y Blanca ya estaban desayunando leche y cereales, adormecidas.

-Tengo que contaros una cosa, pero necesito que no se lo contéis a nadie.- dijo Marta, al grano. -Ya lo sé- contestó Ana.

-¿El qué?- preguntó Marta.

-Que sales con Niall Horan- dijo Ana, riéndose. -Blanca y yo lo hemos sabido desde la tercera vez que quedasteis. Tú eres muy cantosa, y no sabes como te mira él. Hija, está pillado pillado.

Marta se rió tontamente, pero luego se puso seria. -No se lo digáis a nadie ¿vale? Niall me lo ha pedido, y será importante.

-Tranqui- dijo Blanca.

- Vale, ahora ayudadme. Mañana voy a dormir en su casa. Y si intenta algo, ¡No se que voy a hacer!

-Pues hija, dejarle. El pobre ha esperado suficiente. - dijo Ana.

-Pero.... ¿Cómo?

-No te preocupes, es como ponerse un tampón- rió Ana

-¡Mierda Ana no digas eso!

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...