Todo Tuyo


3Me gustan
1Comentarios
341Vistas
AA

5. Capítulo 5

Las clases empezaron aburridas y monótonas. Todo el mundo parecía estar al borde de dormirse sobre el pupitre. Marta dibujaba en su cuaderno cuando su teléfono vibró en la mochila.

Baño de los chicos en 5 min?

Niall

El corazón de Marta se aceleró. Miró al reloj hasta que pasaron los cuarto minutos restantes y se excusó para ir al servicio.

Mientras pasaba por los silenciosos pasillos, casi temblaba. Llegó a la puerta y no vio a nadie alrededor. Se asomó al baño y una mano tiró de ella hacia dentro.

-Hello, beautiful. Entra aquí.- dijo Niall sonriendo. Marta se dejó arrastrar hasta uno de las puertecitas. Los dos cabían justo en uno de los pequeños compartimentos. Él era una cabeza más alto que ella, que tampoco era precisamente bajita. -No me llames eso- dijo Marta. -El que, ¿beautiful?- preguntó el chico.

-No lo soy- dijo Marta. -No me lo llames porque no lo soy.

-¿Lo dices en serio?- contestó Niall, confundido. - Eres guapa. - Lo dijo como una afirmación. No estaba intentando hacer que la chica se sintiera mejor.

-¿Y las clases?- preguntó Marta. -¿A quien le importa?- respondió Niall. -Son incluso más aburridas de lo que recordaba. Prefiero estar aquí contigo.

-Creo que eres una mala influencia para mí- rió Marta.

-Para ti puede, pero soy mejor influencia que Harry o Zayn. Y las madres me adoran.

-¿Por qué yo? -preguntó Marta tras un silencio incómodo.

-¿Por qué tu qué?

-¿Por qué estoy yo aquí contigo encerrada en este baño con la cantidad de supermoledos y millonarias con las que podrías estar?

-¿Has escuchado alguna de nuestras canciones?

-Si- contestó Marta. "Joder que si" pensó.

-Bueno, se que solo te conozco de tres días pero creo que todas y cada una de ellas te describe. ¿Entiendes?

Marta se quedo callada, y Niall se acercó lentamente. -Si ahora te beso, ¿puedes no contárselo a nadie?- Preguntó Niall. -Vale- susurró Marta. Y él la besó lentamente.

***********

-Pues les debéis haber caído muy bien, porque nos han invitado a su casa a comer el sábado.-dijo Ana aquella tarde.

Marta se puso muy roja, pero no dijo nada.

-Es como un sueño, te lo juro- dijo Blanca.

-Bueno, vamos ¿no?

-Si, claro hija, ¡como vamos a decir que no!

*************

La semana transcurrió lentamente, pero finalmente el viernes llegó. Las chicas se acostaron sorprendentemente pronto para estar frescas para el día siguiente.

A las once de la noche, la alarma de blanca saltó y ella la apagó de un golpe. Se levantó de la cama sin hacer ningún ruido, se vistió y se dispuso a salir de la habitación. -Pásalo bien- gruñó Ana. Blanca sonrió.

Salió del edificio y comenzó a andar hacia pizza jardín. Era una noche bastante fría, pero no tuvo que andar demasiado. Cuando llegó, él ya estaba allí, sentado en la barra. -Hola- dijo ella. -Hola- contestó Zayn, sonriendo. -¿Cerveza?

-No tengo 18 años- dijo ella. -Pero yo sí- contestó él, sin borrar la sonrisa de la cara. Pidieron dos cervezas cada uno y se sentaron en una mesa.

-Te recuerdo, ¿sabes?. El concierto en Madrid fue de los mejores en los que he tocado. Recuerdo que te miré y en ese momento te sentaste en el suelo, mareada. Pensé que te había pasado algo, pero luego te levantaste otra vez. Busqué tu mirada durante el concierto.

Los dos se quedaron callados, hasta que Blanca rompió el silencio.

- ¿Lo hechas de menos? La fama, estar en el grupo...

-Bueno, echo de menos a los chicos, pero esta vida no me parece mal tampoco.

-¿Por qué os separásteis?

-Es una larga historia. Si te la cuento tienes que prometer que no se lo vas a contar a nadie.

-Si, claro.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...