∿ Beasts at home ∿ Harry.

Él era un peligro, ella una chica de un pasado misterioso. “Quién diría que todo hubiese empezado con una caída en la lluvia...” -SheyllaParker. Esta novela está en Español.🍪 #onedirection

10Me gustan
9Comentarios
322Vistas
AA

10. Capítulo 9.

Capítulo 9. “Mal día”

Miércoles.

Me dolía el estomago, algo supongo me había caído mal, hice caso omiso.

Caminé hacía la escuela visualizando cada detalle de las calles, ni siquiera sabía donde rayos estaba Derek, ayer fue a una fiesta callejera, pero de algo estoy segura, tiene una jaqueca inmensa y una chica a su lado. Además yo con Harry no llegaría a la escuela, él estaba dormido, decidí dejarlo así.

Había mucha gente en el instituto, así que tenía que entrar ahora o cuando lo hiciera moriría aplastada, no creo que sería buen momento para morir.

—¡Sheylla! -un grito llamó mi atención, voltee hacia atrás, rápidamente miré el cabello de Harry más revuelto que nunca e incluso parecía que se había apresurado al cambiarse, su camisa estaba al medio desfajada- ¿Por qué malditas no me despertaste?

—Ah, entonces crees que soy tu relog de buró ¿no? -lo miré extrañada-

—No pero... -se quedó callado, fijó una cara de asustado en su rostro y yo solo miré hacia atrás, bien, adiós chicos, me despido por si muero, la estampida de gente estaba saliendo, bastante, no sé en qué estuvo que mi cuerpo estaba tirado, alguna ente me había pisoteado, aventado, golpeado, jalado y más y lo único que vi fue un gris intento haciéndose cada vez más intenso, gracias Harry Styles. Gracias -.-.

—¡SHEYLLA! -lo último que escuché del pequeño rizado-

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Abrí los ojos y efectivamente, estaba en la enfermería de la escuela, sacudí un poco la cabeza, mi vista se aclaró y miré a Harry en la silla de enfrente, estaba un poco dormido, parecía que no hubiese dormido bien. Miré sus rizos y un escalofrío me recorrió el cuerpo, “Edward, Edward, Edward” su hermano mayor. Aún era virgen por suerte pero de no haber sido por mis pocos conocimientos en aquellos momentos de golpes bajos no hubiera salido de esa (y de muchas más).

—Imbécil -susurré para despertarlo- ¿qué es lo que sucedió?

No reaccionaba pero sabía perfectamente que me había escuchado.

Tomé la almohada y se la lancé.

—¿Qué quieres? -su voz sonaba muy ronca y cansada- ... ¿Sheylla? -abrió sus ojos reaccionando- ¿cómo te sientes?

—Pues me siento sofocada, pude estar a puto de la muerte, me duele el brazo derecho y tienes algo en el pelo. -le respondí-

—Eres de las chicas más exageradas que eh visto -rodó sus ojos-

—Hola, Sheylla -saludó entrando la enfermera, era una chica joven no mayor de 30.- ¿Cómo te sientes?.

—Bien, creo. -sonreí- aunque me duele la cabeza.

—Sabes, creo que lo mejor debería ser que fueras a tu casa...

—No, no, yo estoy bien, si me siento peor en cualquier caso me retiro. -me paré sonriente- gracias, debo ir a mi clase.

—Muy bien, de todos modos vienes por tu justificante.

—Ok. -salí de la habitación-

Mi cabeza estaba comenzando a dejar de doler, pero de pronto me daban mareos, definitivamente algo andaba mal en mi. Pero aun así decidí seguir en el instituto, en casa, no haría nada.

Busqué mi salón junto a Harry, quien me miraba de vez en cuando y se quedaba en sus pensamientos, “Matemáticas”.

—¿De verdad quieres entrar? -Preguntó como queja Harry-

—Pensándolo bien, mejor no. -dimos media vuelta y regresamos con la enfermera-

—¿Pasa algo chicos? -preguntó con una expendida sonrisa-

—Esta chica se siente mal y necesita de alguien que la cuide -carraspeó Harry-

De pronto un mareo intento cruzó por mi cabeza, tragué saliva pero fue en vano ya que unas tremendas nauseas me hicieron correr al baño, y estas se deshicieron de mi desayuno, ¿Qué diablos?.

—Definitivamente ustedes deben irse a casa, tu debes cuidarla Harry, -apuntó al chico de rizos y este asintió como un niño bueno- mañana lo traes y justificas tus faltas -me guiñó el ojo-

—Está bien, gracias por todo.

—Sólo es mi trabajo -respondió la chica-

Salimos del instituto, hacía frío pero por alguna razón estaba sudando, pero seguimos caminando. Algo estaba mal en mi.

—¿Segura que estás bien? -Preguntó Harry a mi lado-

Estaba a punto de responder "sí", pero mis piernas comenzaron a doblarse como palillos, pestañee varias veces para aclarar nuevamente mi vista y supongo que la verdad, no estaba nada bien.

—No, pero sigamos falta una cuadra -suspiré-.

—Ok. -Se colocó en frente mío, se agachó un poco y esto sólo hizo que me confundiera, ¿qué demonios quería hacer?-

—Amm... Harry, el baño está cerca y la gente que pasa pensarías que me estas twerkeando así que , muévete. -Reí suavemente al ver su mirada de frustración-

—Súbete a mi espalda. Te llevaré. Anda que está comenzando a llover.

—Bueno. -y así lo hice, sin renegar ni nada, que fue mucho avance en nuestra relación de personas desconocidas, me llevó directo al departamento.-

Entramos al departamento y Derek seguía sin estar ahí, comenzaba a preguntarme donde se habría metido este chico castaño, corrí a la cocina por que ambos moríamos de hambre cuando un pequeño charco de agua púrpura hizo que me resbalara, caí fuertemente contra el piso y para mi suerte esa cosa púrpura estaba embarrada por toda mi blusa.

—Sheylla ¿te caíste? -preguntó El ricitos de chocolate con la cara roja intentando aguantar su risa malévola-

—No, ¿cómo crees?, Sólo vine a saludar a mis amigas las hormigas, hace mucho que no las veía -respondí sarcástica-.

—¿Estará María ahí? -inquirió haciéndose el gracioso-

—No lo sé, ¿quieres comprobar tu mismo? -contraataqué-

Con ayuda de los brazos de Harry me levanté del frío mármol que componía el piso. Mi espalda punzaba y no digamos de mi trasero que dolía horrible, como si una ballena embarazada cantando se hubiera sentado sobre él.

Me ayudó a acomodarme en la sala, mientras traía cobertores y una que otra almohada. Caí en un profundo sueño preguntándome el por qué Harry era tan atento conmigo, a decir verdad, yo era una persona más que bufona junto a él. Aún seguía odiando un poco a los Styles por Edward, su hermano, no sabía que tan buena persona era Harry, pero este día me había demostrado ser alguien intentando caerme bien, una que aunque me odie intenta estar a mi lado...

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...