Me enseñaste a vivir

La vida de ZaynMalik había sido perfecta hasta el día del accidente en donde murieron sus padres y sus hermanas, se había quedado solo, se había convertido en un ser egoísta, grosero, y sin sentimientos o eso pensaba el, cuando la conoció no fue de la mejor forma, su relación tampoco, pero el la aprendió a amar en tan poco tiempo, él sabía que ella ocultaba algo pero lo desconocía, el tratara de vencer todos los obstáculos para estar con ella pero hay un obstáculo que no podrá vencer….

9Me gustan
3Comentarios
222Vistas

1. Cae un Ángel del cielo

“Es difícil saber que los seres que más querías han muerto por tu culpa, que si no hubieras sido un caprichoso, mujeriego y bebedor ellos estuvieran vivos, ese pensamiento me ha atormentado estos dos meses desde ese terrible accidente, mi vida se fue al carajo, me he quedado solo, no quiero estar con nadie, no quiero amigos, no quiero novia, no quiero nada, al carajo con las personas, yo me quiero ir con mi familia, quiero morir, quiero dejar esta estúpida vida de una vez por todas, quiero librarme de este tormento que me carcome día a día, quiero descansar.”
Cerré el grifo de la ducha para salir con una toalla envuelta en mi cadera, busque unos vaqueros que ponerme y una ramera café, me puse mis zapatos, agarre mi chaqueta y las llaves del auto para salir de mi apartamento. Tenía casa, la casa donde vivía con mi familia, pero no soporte vivir más en ese lugar, me traía recuerdos y no podía vivir con eso, mis padres tenían una empresa que ha quedado en mis manos, pero no me importa aunque la administro y recibo el dinero, el cual tampoco quiero, me mude a un pequeño apartamento cuando Salí de la universidad, había estudiado economía, me gustaba pero ahora la odio, me aburre, todo me aburre. Conducía hacia un establecimiento para comprar un licuado, mi teléfono sonó

- Habla Zayn-dije seco, esa era la única forma en la que hablaba en estos dos meses-

-Hola Zayn habla Louis- Louis, mi amigo, me aleje también de el, no quería hablar con nadie, no puedo permitirme ser feliz sabiendo que mate a mis padres y a mis hermanas ¿Qué ser humano podría ser capaz?

-Estoy ocupado Louis-le mentí, lo sé, pero apostaba a que me iba a convidar a alguna fiesta o a pasar el rato y eso era lo que menos quería

-suspiro-Amigo tienes que salir, no puedes…- antes de que empezara con su discurso le corte la llamada, puede ser mi amigo pero no puede decirme que hacer, yo hago lo que quiero-

Llegue al establecimiento, estacione el auto, tome el celular antes de bajarme y fui a comprar el licuado, en la fila habían tres personas, un señor de avanzada edad, una niña y una chica que estaba de espaldas, miraba por cualquier lado tratando de pasar rápido el tiempo, la fila avanzo y solo quedo la chica, me incline a la izquierda al ver un letrero del estreno de una película, se llamaba “titanes del pacifico”, hace mucho tiempo hubiera querido verla pero ahora no me interesa, un líquido frio en mi abdomen me saco de mis pensamientos

-Hay perdón lo siento-se disculpó mientras limpiaba el licuado de mi ramera y en verdad lo estaba empeorando-

- Ya déjalo así- gruñí, levante la mirada para ver la chica que me miraba con ojos tímidos y mejillas sonrojadas, sus ojos estaban entre azul y verde, su piel era blanca, su cabello era castaño con ondas, su sonrisa era tímida que me hacía recordar a mi hermana Saffa - 

-De verdad lo siento tanto-se llevó las manos a sus mejillas tratando de ocultar su rubor-

- Comprare otra- dije serio y camine a la salida-

Seré grosero pero no insulto a mujeres aunque por dentro me estuviera ahogando con mi propia rabia, solo quería comprar un maldito licuado y vienen y me lo echan encima, sentía la piel pegajosa, odiaba esto, tener tan mala suerte, estaba por subirme al auto cuando escuche que gritaban


-OYE ESPERA ESPERA, TU, EL QUE TIENE LA RAMERA SUCIA-Gritaba mientras corría hacia mí, yo miraba por todos lados tratando de asegurar de que no le hablaba a otra persona, era obvio que tenía que ser yo, a menos que también le haiga derramado el licuado a otra persona- 

- ¿Qué?- fruncí el ceño-

-¿Co…mo te..lla..mas?- pregunto tratando de regular su respiración porque había corrido hasta mi-

- Zayn Malik- dije serio, no quería ser grosero, es una mujer pero a penas la conozco, me derramo un licuado y preguntaba mi nombre-
-Aaaa… mucho gusto Zayn, Soy ______ Meigh- extendió su mano, la tome por cortesía y en seguida la aparte- Te debo una ramera-sonrió-
-Esta bien, yo la comprare- estaba por abrir la puerta del carro pero ella me detuvo, la observe confundido ¿Qué quiere ahora?-
- Te acompaño a comprarle y yo la pagare-sonrió, estaba por negarme pero me callo- Y no acepto un no como respuesta- meneo su cabellera- Puedo ser muy persistente- me regalo otra sonrisa-
-suspire-Esta bien-
-Genial-se dirigió hacia la puerta del copiloto-¿podrías abrir la puerta para subirme?- esta chica no tiene vergüenza, ni siquiera le ofrecí que se subiera a mi auto-
-claro- subí a mi asiento y le abrí la puerta, ella entro sonriente y se acomodó-
-Lindo auto- no dije nada, solo me concentre en tratar de sacar el auto del parqueadero del establecimiento- Gracias _____, me costó mucho trabajo conseguirlo-imito mi voz y no pude evitar reír ante esa mala imitación- Wuau pensé que no sonreías ni reías-me miro sonriente, inmediatamente borre la sonrisa de mi rostro- Volvió tu seriedad- rio-

Esa chica era insoportable, en el camino no paraba de hablar y sonreír ¿Qué acaso no se cansa de sonreír y reír?, en serio era frustrante, tenía el lado opuesto a mí justo al lado, yo no habla mucho a veces le contestaba unas preguntas pero era cortante, ella era como una máquina para hablar, sentí el camino súper largo, una vez que llegamos me baje y espere a que ella se bajara tan sonriente, que mujer…
Entramos a una tienda y todos me miraban raro por mi ramera que estaba manchada, solo rodé los ojos que gente tan chismosa, que se ocupen de sus asuntos y me dejen la vida en paz

-Mira esta ramera Zayn- veía muy feliz una ramera verde- me encanta-
-A mí no-dije frio y busque una ramea que tuviera un color de luto, encontré una que era negra, la tome y la lleve hasta donde la cajera, ______ venía a mi lado caminado y miraba un poco mal mi ramera- Si no te gusta no me importa- le dije ya arto-
-Es que es muy oscura, muy apagada- sonrió de medio lado-
-A mí me gusta así-le dije serio y entregue la ramera a la cajera- 
- se encogió de hombros- Esta bien, son tus gustos- vi como sacaba la cartera de su bolso, podría ser insoportable pero no iba a dejar que ella pagara-
-Tome-le entregue mi tarjeta de crédito a la cajera-
-Zayn yo la voy a pagar- poso las manos en sus caderas- Yo arruine tu ramera, yo tengo que pagarla-
-No, deja ya lo pague- le dije serio y ella salió molesta de la tienda, no me moleste en seguirla, ¿que acaso también es malo ser caballero?-
Después de que me entregaran la ramera me la puse y Salí de la tienda, no la vi por ningún lado, seguí cambiando hasta que oí mi nombre ¡mierda!, me voltee a verla y ella venía con una bebida en sus manos, al parecer se le paso la rabia porque venía muy sonriente 
-¿También me derramaras la bebida en esta ramera?- pregunte frio-
-rio-No, no se te ve nada mal- me examino y sonrió-
-Listo, un gusto conocerte, adiós- me di media vuelta y seguí mi camino-
-Adios Zayn- la oí decir- 

Encontré mi auto y subí rápidamente al sentir unas gotas que caían del cielo, encendí el auto y pase por el frente del centro comercial, la vi caminando cabizbaja con sus zapatos en las manos y su cabello todo mojado, me dio lastima verla así, no soy un monstruo, soy un humano, estacione el auto a su lado e hice sonar la bocina, ella voltio a verme y sonrió

-¿necesitas que te lleve?- le pregunte indiferente-
-Pensé que no querías estar conmigo- estaba de pie al lado del carro-
-¿Quieres que te lleve o no?- le pregunte irritado-
-Claro Zayn- sonrio y subió en el copiloto empapando todo el asiento, resople, estaba mojando todo mi auto-Lo siento, yo….-
-Si sisisi- encendí el auto y comencé a conducir, por el rabillo del ojo vi cómo se movía impaciente de un lado a otro, que chica más hiperactiva- deja de moverte- la regañe- mojaras más el auto-
-Lo siento- se encogió tímida- ¿puedo prender el reproductor de música?- pregunto sonriente-
-No-le dije firme-
-Pero…-
-Estoy de luto- solté sin pensar, no tenía por qué decirle eso, pero me dejaría en paz de una vez por todas-
-Yo… Lo siento-logro decir-
-No lo hagas, no quiero tu lastima- le dije seco-
-No es lastima, es comprensión-sonrió-
-bufe- Como sea-
Me dijo dónde quedaba su casa y conduje hasta llegar, era una casa bonita

-Gracias por traerme-sonrió-
-De nada- mire la ventana tratando de ignorarla hasta que sentí unos labios en mi mejilla, voltee a verla y me estaba sonriendo-
-Adiós-
-Adiós- dije un poco perdido, todavía sentía mi mejilla arder con ese beso-

Ella se bajó de mi auto y corrió hasta su casa tratando de no mojarse mucho, abrió la puerta y se despidió una vez más con la mano, yo solo me limite a inclinar la cabeza, fue raro haber conocido a esa chica pero de todos modos no la volveré a ver. 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...