Eventually [Magcon]


2Me gustan
0Comentarios
310Vistas
AA

1. capitulo 1

Suena el despertador fuertemente ocasionándome un fuerte dolor de cabeza, no me podía creer que de nuevo fuera lunes, de una patada lo tire al suelo, no sabia si lo había roto pero lo único que me importaba es que dejase de sonar.

Hundí mi cara de nuevo debajo de la almohada pero no pude volverme a dormir, me levante aun con los ojos medio cerrados y mire al frente, la ventana que ocupaba casi la mirad de mi pared había perdido las cortinas que me daban un poco de intimidad ya que aquella cortina daba a la casa de los vecinos a una habitación que compartía la misma ventana, odiaba con toda mi alma esa ventana, pero agradecía que la casa permaneciese desocupada, no me apetecía nada que alguien me viese levantarme de esa manera.

Entre al baño aun cansada puesto que aunque no podía dormir tenia sueño, entre y cerré, dirigiéndome hacia la ducha, la abrí poco a poco, pero un choro de agua fría callo sobre mi haciendo que me despertase del todo.

Amaba las duchas frías.

Salí de la ducha y me acerque al espejo, alcance mis gafas y me las puse, me acerque al espejo notando unos pequeñas manchas dibujadas debajo de mis ojos, ojeras, siempre todo lo malo me pasaba a mi, aunque pasarme 40 horas seguidas solo con descansos para ir al baño y comer jugando a los videojuegos con Taylor y Carter nunca me ayudaba.

Salí del baño dirigiéndome hacia mi armario, abrí la primera compuerta mire mi ropa durante un par de segundos, no estaba muy ordenada pero podía distinguir una encima de otra, no me tomo mucho tiempo decidir lo que me iba a poner, cogí los  primero que vi, a diferencia de las otras chicas yo no necesitaba 4 horas para decidir lo que me iba a poner.

Me puse mis vaqueros y una sudadera negra, me llegaba un poco por debajo del trasero y me quedaba suelta, odiaba llevar ropa ajustada, no entendía como el resto de las chicas podían respirar con ese tipo de suéters pero teniendo en cuenta que ellas tampoco entendían muchas cosas de mi no era adecuado ponerme a juzgarlas.

Abrí la otra compuerta del armario encontrándome con mi colección de gorras y zapatillas, no había mucha diversidad en mi armario, gorras, zapatillas, jeans y sudaderas.

Cogí la gorra que me regalo Aaron hace un par de semanas y que aun no había estrenado y mis vans favoritas.

Volví de nuevo al baño ya vestida, me acerque el cepillo de dientes y tras ponerle pasta y metérmelo a la boca saque el peine del cajón superior y comencé a cepillarme el pelo a la vez que los dientes, si hubiera estado allí mi madre me hubiese dicho lo desagradable que era y que no tenia que volver a hacerlo, pero en definitiva me daba igual, después de pasar casi 40 horas seguidas despierta era capaz de hacer cualquier cosa para llegara tiempo, no era perfecta de echo tenia demasiados defectos para llegar a ser incluso normal, pero llegar tarde no era uno de ellos.

Termine de prepararme para ir al instituto me acerque de nuevo al espejo, la verdad es que mis ojeras eran ya casi inexistentes, me coloque la gorra del revés y me dirigí hacia la cocina.

Abrí la despensa sacando un paquete de galletas y metiéndomelo a la boca, acto seguido sin mover la galleta que aun seguía en mi boca derritiéndose lentamente abrí la nevera, sacando una Pepsi e inspeccionando el resto de esta, alguien me arrebato la Pepsi de las manos y yo le fulmine con la mirada, era mi insoportable hermanastro Jack, aunque todos le conocían como Jack.G ya que su mejor amigo también era Jack.

-Gracias- dijo abriendo la Pepsi y tomando un trago, apenas inmutándose por la burbujas.-No deberías tomar esto para desayunar las princesitas como tu no toman Pepsi para desayunar.

-No soy una princesa- dije sacando una Pepsi de nuevo de la nevera.

El nunca me había llamado así, hasta que los chicos de su pandilla comenzaron a llamarme así en tono de burla, de verdad, yo simplemente no le entendía en vez de ayudar a su hermana ayudaba a los demás para que ser burlaran de ella, aunque la verdad no me importaba.

El soltó un pequeña risita y después de volver a llamarme princesa abandono la cocina.

Abrí la Pepsi tomándomela de un trago, me acerque a la puerta, tome mi Skate y patine dirigiéndome hacia el callejón donde siempre me encontraba con Aaron, Taylor y Carter.

Ellos tres eran mis mejores amigos, de echo para mi ya eran como hermanos y se me hacia raro muchas veces estar sin ellos.

Pude distinguir a Aaron detrás de la verja sentado encima de su Skate esperándome, deslice el Skate por debajo de la valla y no tarde en saltarla y acercarme a él.

-¡Hey!- dijo al verme, alzo su puño haciendo que yo lo golpeara.

-¿Y las nenazas?- le dije, el sabia que me refería a Taylor y Carter.

-Dirás las bellas durmientes, se han quedado dormidas después de la paliza que les diste ayer en halo- reí ante su comentario.- vendrán a la hora del almuerzo.

-¿A almorzar o a besuquear a sus noviecitas?

Aaron no dijo nada simplemente dibujo una sonrisa y alzo dos de sus dedos, monto su skate y yo hice lo mismo.

Montamos hasta llegar a la puerta del instituto, todos se nos quedaron mirando, pero en verdad no me importaba.

Desde hace 3 años que me mude aquí con mi madre y mi padrastro, no había día que la gente no me mirase así y al final te acabas acostumbrando.

Entramos al instituto y nos separamos puesto que cada uno se dirigió a su taquilla, vi a las chicas que me esperaban como cada día enfrente de mis taquilla.

Ash y Deby, Ash era un chica alta delgada y pelirroja, tenia la mitad de su pelo rapado y el la otra mitad largo dejándolo caer por un solo lado, luego estaba Deby que era la mas bajita de todas, llevaba unas gafas que le cubrían la mitad de la cara y nunca quería llamar la atención.

Seguro que os preguntareis que hacen una skater una heavy y una nerd siendo amigas, fácil ninguna de las tres encajaba aquí y a pesar de ser diferentes nos interesábamos por las cosas que hacían las otras.

-Hola chicas.

-Hola- dijeron las dos al unísono y rápidamente desviaron la mirada hacia todos los lados intentando buscar a alguien, yo sabia a quien buscaban, buscaban a Taylor y a Carter.

-Están durmiendo- dije antes de meter el skate en mi taquilla y dirigirme hacia la de Aaron.

El seguía hay parado mirando su teléfono móvil apoyado en su taquilla.

Me acerque a su taquilla quedándome de pie a su lado, el ni se dio cuanta de que yo estaba allí.

-¿Con quien hablas?- pregunte por fin.

-con los chicos de equipo, en este partido seré titular ¿vendrás a verme?

-Sabes que aunque fueras recoge pelotas iría.

-Tu si que eres una toca pelotas- escuche decir a alguien detrás de mi, rápidamente me di la vuelta mirando quien lo había dicho, era Jesica, la chica mas penosa del instituto, se dedicaba a pasear su trasero detrás de todos los chicos y después de ser rechazada venir molestarnos para sentirse mejor- Me gusta tu modelito pero ¿Cuándo te darás cuenta de que eres una chica?

-¿Y tu cuando te darás cuenta de que es no es verano?- ella dibujo una pequeña sonrisa y se alejó de nosotros.

-Olvídala- me dijo Aaron- es solo que esta celosa porque ni estando 8 horas frente al espejo puede estar tan guapa como tu.

Sonreí aunque sabia que Aaron me mentía, yo era un completo desastre.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...