Mi Ángel Guardián -Zayn Malik-

Un angel en contacto con los humanos, esa es Angela. Un alma habitada en un cuerpo de una chica de Quince años, ella ah venido a tierra por una unica razon, Salvar a cinco almas de la perdicion, pero una especificamente esa alma es de Zayn Malik, el famoso cantante de la banda One Direction.

El y sus amigos tienen serios problemas Zayn Malik esta en decadencia, su boda no termino nada bien, Harry Styles ah sido engañado en el amor mas de una vez, ahora es un hombre sin sentimientos, machista y mujeriego. Liam Payne esta segado por un falso amor, ella simplemente le roba dinero y lo engaña con otros hombres, pero el no quiere aceptar su realidad. Niall Horan sufre brulas y maltratos por alguno de sus "Fans" y se vio obligado a cambiar profundamente su forma de ser y su aspecto. Y el ultimo Louis Tomlison fumador, alcoholico, mazoquista.

Esto sera dificil pero ¿Creen que Angela lograra cmpletar esta mision?

Descubrelo

8Me gustan
0Comentarios
142Vistas
AA

1. El Comienzo..

Narra Angela

 

Abrí mis ojos lentamente, parpadee varias veces. Estaba en posición fetal, cuando me senté en el frió suelo de una casa abandonada pude observar mi desnudes. Me cubri con mis alas y mire atentamente mi alrededor, hacia demasiado frió y obviamente estaba sola.

Hasta que vi un cuerpo frente a mi. Era un hombre, de ojos miel, alto, su cabello era color dulce de leche.

 

-Hola Angela -Sonrió

 

-Hola. -Acaricie mis alas

 

-Se arrodillo- Me llamo Edward, por si no sabias -suspiro- Yo te ayudare con tu misión y sera mejor irnos ya o si no llegaremos tarde a Londres

 

-Hay un problema Edward

 

-¿Cual? -Also una ceja

 

-¿No es obvio? -negó- Estoy desnuda

 

-Oh!-Rasco su nuca- Espérame aquí -se paro- prometo no tardar

 

Asentí y cubrí mis piernas con mis alas, hacia mazo menos 10° en ese cuarto.

Cambiando de  tema me emociona mucho vivir como un humano, esta es mi primera misión, mi jefe dijo que seria muy complicada, ya que tengo que encargarme de cinco almas que están en la perdición. No hubo problema. Pero al saber que corro el riesgo de convertirme en un ángel oscuro, me aterra. Verán los ángeles oscuros, son almas de ángeles incorporadas es humanos; Estos ángeles al experimentar muy seguido el dolor su alma pura se hace negra y no solo el ángel cambia de comportamiento y apariencia. Ese ángel negro Muta y definitivamente se convierte en un peligro. RUEGO QUE ESO NUNCA PASE.

[Una hora después]

El frió comenzaba a matarme, tenia hambre, MUCHA HAMBRE. Edward aun no llegaba y ya comenzaba a hartarme. Pero debía esperar. Mi jefe desde un principio me obligo a obedecer a mi guía. Me atreví a pararme, coger una cortina, busque en unos cajones y bingo aguja e hilo. Cosí rápidamente la tela de la cortina y me la puse sin antes ocultar mis alas. Estuve husmeando la casa y encontré ropa interior, un fuente y jabón en polvo. Cogí la ropa interior y las lave con agua del pico. Las seque con un secador de pelo y me coloque las bragas y luego bajando un poco mi "vestido" me puse el brasier.

Mire bajo la cama y vi unos zapatos de taco alto negros, no dude ni un segundo que me los puse y al final salí al mundo. El cielo estaba despejado, Sentí el sol calentar mi cuerpo y el viento mover mi cabello. Mi estomago rugió, negué con la cabeza y comencé a caminar.

No había nadie, estaba mas que sola. Me encontré en mi camino a dos hombres que me miraban atentamente.

-Hola, hermosa -dijo uno de ellos

 

Yo solo los mire y seguí caminando, tenia un mal presentimiento.

 

-Oye-se acercaron a mi- Hermosa, no te vallas así. ¿No quieres tomar algo? Yo invito

 

-No quiero tengo prisa -dije seria e intente seguí caminando pero me detuvo

 

-Tan solo una

 

- Eh dicho que no, ahora si no te molesta déjame seguir mi camino

 

- Eres hermosa -Sujeto mi cintura y beso mi cuello

 

-Suéltame -Me queje e intente separarlo

 

-Vamos a divertirnos mucho

 

-Suéltame -grite

 

-¡Suéltala Bastardo! -Oi la voz de Edward

 

En tan solo unos minutos Edward comenzó a golpearlos salvaje mente. Lo separe, y lo abrase.

 

-¿Estas Bien? -Jadeo

 

-Si, no te preocupes. ¿Podemos hacer eso?

 

-¿Recién te conozco y ya quieres eso?

 

-me separe del abraso- no me refería a eso. Quise decir si podíamos golpear a otros humanos

 

-No, y de seguro el jefe me matara. ¿Que hacemos aquí hablando? Tenemos que ir a Londres -comenzó a correr- ¿Que esperas? -Se detuvo y me miro

 

-Tengo tacones

 

-Frunció el ceño- Rayos -se acerco a mi y Me cargo en sus brasos y comenzó a correr

 

[Veinte Minutos Después]

Edward llevaba ya veinte minutos corriendo y era muy obvio el saber que estaba agotado, no solo por ir corriendo cada vez mas lento ni por las gotas de sudor en su frente si no que al llegar al aeropuerto el me dejo en el suelo y se tiro al suelo

-Edward- reí- levántate

 

-Estoy cansado -Jadeo

 

-Lo se, pero tenemos que irnos

 

-Solo déjame hacer algo, antes

 

-Bien, pero rápido

 

El se paro torpemente, y camino hacia una fuente de agua que estaba a mi izquierda, la miro por unos minutos, se paro en el borde y se tiro dentro de la fuente.

-Dios Edward

 

Me acerque tan solo unos pasos y de la nada el salio bruscamente del agua mojándome entera.

-Listo, me siento genial

 

-Edward, te detesto

 

-Que dulce- dijo sarcástico

 

Lo fulmine con la mirada. Di media vuelta y empece a caminar. Trataba de fingir estar ofendida y a la vez enfadada con el.

Iba a seguí mi camino cuando siento dos brazos sujetar mi cintura, fuertemente. Al sentir un cuerpo mojado supuse que era Edward.

-Edward suéltame -patalee

 

-No, tenemos que ir a Londres

 

-Bien pero bájame

 

Poco a poco el me dejo en el suelo, me cogió de la mano y rápidamente nos dirigimos a la entrada que estaba custodiada por dos guardias, los cuales no le permitieron el paso a Edward por estar mojado.

Nos quedamos pensando en que hacer hasta que saco de unos arbustos dos maletas llenas de ropa

-¿Donde las conseguiste?

 

-Ayer vine a tierra y deje todo preparado

 

Me encogí de hombros, y volvimos a la puerta, Edward hizo un trato con ellos y nos dejaron pasar. Al entrar el frío recorrió mi cuerpo, acompañado de una corriente eléctrica que sentí hasta en mis alas, gemí de dolor.

-Haremos esto, me cambiare rápidamente y nos subiremos al avión

 

-Edward, me duelen las alas -susurre

 

-¿Sujetaste tus alas? -Asentí- ¿Con Que?

 

-Con hilos

 

-Negó- Ve al baño, colócate ropa decente. Y no sujetes tus alas apègalas a tu cuerpo y se convertiran en piel hasta que quieras dejarlas como antes

 

-Asenti- Bien

 

Cada uno fue por su camino, yo al baño de damas y el al de caballeros. Rápidamente me ensere en uno de los baños, me quite el vestido y corte los hilos con mis manos. Mis alas se desplegaron, las moví varias veces e hice que se apegaran a mi cuerpo para que se disimularan y ¡Bingo! Funciono. Abrí la maleta y me puse una musculosa rosa con un suéter turquesa, unos jeans blancos y unas vans. Salí del baño rápidamente. Vi a Edward esperándome sentado en un sillón. Le cogí la mano y sin mas tardanzas subimos al avión con destino a Londres...

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...