Mezclando Sentimientos.

"-¡Te extrañaba, maldición! –Grité- ¿Porqué tienes que hacer todo tan complicado?, ¡Sabes que yo te quiero a ti, mierda!

-Ah, ¿Y bailaste con él porque me extrañabas?

-Si, ¿qué es lo que no entiendes?"

10Me gustan
0Comentarios
602Vistas
AA

8. Capítulo 7. “No tienes una idea de cuánto me provocas”

-Definitivamente me cuesta entender las cosas. -Dijo- Explícamelo.

-Bueno, sí me gusto, bueno no, enrealidad no, tal vez sólo un poquito, pero no tiene nada que ver con enamorarse; sólo fue un beso.. ¡Ay no lo sé! -Dije frustrada- Ok, no, no me gustó.

Comenzó a reir levemente.

-¿Y ahora de qué te ríes, idiota?
-¡De ti! -Gritó mientras soltaba una carcajada-

No sé cómo la aguantaré toda la noche.

* * * *

Al día siguiente ambas despertamos, tomamos el desayuno y nos dirigimos a la escuela. Al llegar, antes de que Brook y Taylor se acerquen a nosotras, apreté ambas muñecas de Ashley y la miré a los ojos diciendo:

-Espero que te calles -Sonreí cínicamente- 
-Asintió con una sonrisita-

Luego se fue dando pequeños saltitos hasta donde estaban ellas, yo la seguí detrás... omitiendo los saltos.

-Ashley llegando temprano a la escuela.. gran avance, Ash... -Taylor palmeó la espalda de Ashley-
-Vino conmigo -Dije y sonreí por aquel comentario de Taylor- 
-Con razón. -Afirmó Brook-

* * * * 

Al terminar el horario escolar, comenzaría el entrenamiento de animadoras. Todas las chicas del equipo fuimos a los vestidores a cambiarnos. Todas salieron rápido; yo fui la última en salir.
Iba caminando mirando la pantalla de mi celular hasta que escuché unas risas de fondo y levanté mi cabeza. ¿Quién era? Justin y aquella misma rubia de ayer. Los observé disimuladamente e intenté pasar desapercibida para llegar al gimnasio.

Error. Él me vio.

Que alguien me explique cómo es que hace para verlo todo.

Me tomó del brazo y de espaldas fruncí el seño, insultando a cada ser humano que me hace llegar tarde a los entrenamientos.
Me dí la vuelta y en ese medio minuto, la chica había desaparecido. 

-Que sexy te ves, Anne.. perdón, digo _________. -Murmuró haciendo que su perfume choque contra mi, dando descargas eléctricas-.

-Llegaré tarde. -Dije firme, tratando de no entrecortarme mientras escapaba de él, lo cual fue algo tonto, ya que me dió la vuelta como si de una pluma se tratara y me dejó acorralada contra la pared-.

-No tienes una idea de cuánto me provocas, y más si estás vestida de ésta forma -Dijo recorriendo su mirada de arriba a abajo por todo mi cuerpo hasta posarlos en mis ojos-.Levanté mi mano para darle una bofetada, pero tomó mi mano por desapercibido y la pegó suave contra la pared- Aléjate de mi o gritaré.

-Se acercó aún mas a mi cara, haciendo que mi cabeza quede totalmente pegada a la pared- Inténtalo y te callo con un beso.

Qué astuto es el estúpido.

-Yo si fuera tú, lo pensaría dos veces. -Me miró a los ojos y traté de evadir su mirada, bajando mi cabeza-.

Con la otra mano, la cuál no estaba sujetando mi mano contra la pared, tomó mi mandíbula suavemente haciéndome levantar mi cabeza y por más que no quiera, tener que mirarlo a los ojos- Deja de acosarme -Murmuré bajo-.

-No estoy acosándote, preciosa...

-Si lo estás. -Dije firme y soltó su mano de mi mandíbula, paseandola por mi cuerpo hasta llegar a mi cintura y posar su mano, haciendo que mi estómago se contraiga-.

¿Qué me esta pasando, Diossssssssss?

-O me sueltas, o grito. -Dije mientras miraba su mano posada en mi cintura-.

-No voy a hacerte daño, Anne.. -Murmuró- Mírame. -Susurró en mi oído haciendo que automáticamente mis ojos se muevan hacia los suyos y mi garganta se seque totalmente, antes de que pueda decir algo-.

-Me, me harás llegar tarde.. -Logré decir entrecortadamente con la gargante seca-.

-Te vendría bien un vaso de agua... o quizás, un beso, ¿no lo crees, _________?

-Opto por la primera. -Cerré los ojos y al volverlos a abrir noté que su cara estaba aún más cerca a la mia-.

Un movimiento en contra y sus labios tocarían los mios, por lo que decido quedarme callada.

-¿Y ahora decides quedarte calladita? -Me miró, y al ver que no iba a decir nada, debía decir algo para hacerme hablar- Preciosa. -Dijo y estuve a punto de repetirle que no me llame así, pero me di cuenta de que sólo era un juego para lograr llegar a mi boca- Eres inteligente, _________... -Se alejó solo un poco de mi cara y solté un suspiro que había estado guardandome todo este tiempo-.

-¿Quién es la rubia? -Logré decir-.

-¿Quién?

-Sabes de quién te hablo.

-Es Daiana, mi novia. -Dijo mientras acariciaba mi cintura-

¿Es una broma o qué?

-Y... ¿Daiana sabe que eres un tonto, mujeriego, sátiro, despreciable, engreído...?

-Me interrumpió- ¿Tú crees que soy todo eso, encanto? -Se acercó a mi y bajó su mano hasta un poco más abajo de mi cadera-.

-Si. -Dije sin dudarlo- ¿Daiana sabe que acosas a las otras chicas?

-Bajó su mano hasta por atrás de mis rodillas haciendome quedar sentada en su brazo, quedando mis pies en el aire, como si estuviera cargando a un bebé con una sola mano, quedando a su altura. Se acercó a mi, y sin poder evitarlo, mis pies se cruzaron por detrás de su cadera en un movimiento rápido- Yo no acoso a nadie. ¿No crees que si estuviera acosandote estarías obligada a estar así conmigo? Yo no estoy obligandote a nada, cariño, tú eres la que decidió cruzar sus pies detrás de mi. 

Y... otra vez tiene razón. Maldito que es. Bieber 2, Smith 0.

-Y... ¿No crees que si estuviera acosandote ya hubieras gritado? O...---

-Cállate, por favor. Tú me dijiste que si gritaba me besarías, ¿No crees que no he gritado porque no quiero que me toques ni me beses?

-Ese es el punto. Deja de hacerte la difícil. Pídeme un beso y ya.

-No quiero un beso tuyo, ni de nadie por el momento. Y.. si algún día quisiera, tú tienes novia, y yo no soy esa clase de chica, ¿comprendes? No soy tu puta.

-Yo sé lo que quieres. Pídelo.

-Tú no sabes nada ni de mi ni de mi vida. Si quieres besar a alguien, vé con Daiana, te aseguro que ella está dispuesta a tus absurdos juegos. 

-Asintió- Ya besé bastante a Daiana, ahora quiero besarte a ti.

-Me encogí de hombros- Ya sabes lo que dicen, uno no siempre puede tener lo que quiere.

-¿Crees que sea cierto, dulzura?

-Si lo creo, ¿No crees que ya me has halagado demasiado?, ¿Qué estoy harta de tus estúpidos halagos, acosos, intentos de besos...? En conclusión, estoy harta de tí. Ya no aguanto más, déjame por favor.

-Negó con la cabeza- Te daré lo que quieres.

-Quiero que mis pies toquen el piso.

-Sonrió- ¿Qué prefieres, __________, en los labios o que te deje una marca en el cuello?

Esa idea hizo que mi estómago se contraiga, su mano seguía tomando mi muñeca y la otra me estaba sujetando. Pero, antes de que pueda decir algo, comenzó a besarme suavemente. Estaba helada, ninguna parte de mi cuerpo se movía, mis labios no reaccionaban. En un movimiento muy lento, su mano que sujetaba mi muñeca se fue suavizando hasta dejar caer mi mano, la cuál inconcientemente viajó a su cuello, e hizo que mis labios se muevan rítmicamente con los suyos, y mi boca dé acceso a su lengua en mi boca... Pero, antes de clavar mis uñas en él, saqué bruscamente mi mano de su cuello y separé su cara de la mia en un movimiento. 

-Esto está mal, muy, muy mal. -Susurré entrecortadamente-.

-No contestó y paseó sus labios por mi cuello- ¿Porqué?

-Justin, por favor, ya... ---

-Me interrumpió- ¿Por favor qué? -Dijo mientras besaba mi cuello- ¿Quieres que te deje una marca, verdad?

-No, yo... Justin, es enserio...---

-Volvió a interrumpirme- Me encanta cuando dices mi nombre. Sólo imaginalo, tú, y yo... ---

-Lo interrumpí- No quiero imaginar nada. -Mi mano quiso golpearlo pero sus reflejos me ganaron y atrapó mi muñeca nuevamente-.

-Eres mala, _________. Tan mala, que ahora sí te dejaré una marca enorme.

-Me generarás problemas... -Dije en un susurro-.

-Muchos. 

-Si Daiana se entera yo---

-Me volvió a interrumpir- Deja de pensar en ella. -Entrelazó sus dedos con los mios y apretó mi mano muy fuerte, haciendome doler-.

-Me lastimas. -Dije casi sollozando-.

-Suavizó un poco su agarre y mordió mi cuello-.

Ahora estaba segura de que me había dejado una marca enorme.

-Justin, en cualquier momento te---

-Lo sé, en cualquier momento termina el entrenamiento. 

-Y.. no quiero que salgan mis amigas y me vean así... -Logré decir entre respiraciones-.

-Comprendo. Te llavaré a casa. -Me dejó caer hasta que mis pies tocaron el suelo-.

-No. Puedo irme sola.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...