Peligrosa Obsesion

La curiosidad mato al gato...recuerdenlo. Espero les guste, novela completamente original

26Me gustan
25Comentarios
2978Vistas
AA

2. Introduccion

Introducción

Camino entre varias personas, soy alguien más del montón; un trabajador del aeropuerto camina detrás de mí, jala mis dos maletas. Frente a la puerta del aeropuerto hay un auto rojo deportivo esperando, lo reconozco bien; aunque no me causa una inmensa felicidad, acelero mi paso hacia la puerta de copiloto.

 

-En un momento abrirán la cajuela para que guarde las maletas –digo al maletero- Gracias por la ayuda –agrego

 

Meto mi mano en el bolsillo derecho de mi abrigo, tomo mi billetera; tomo dos francos, se los entrego y me agradece. Tomo la manija de la puerta de copiloto, abro la puerta y entro al auto.

 

-Abre la cajuela para que guarden mi equipaje –cierro la puerta

-Huy que genio –responde Waliyha- Ni un “Hermana! Que gusto verte después de tanto tiempo” –agrega, presiona un botón en el volante de su auto

-Hermana! Que gusto verte después de tanto tiempo –digo en tono burlón- Listo, ya tienes lo que querías –agrego sin siquiera verla, la ignoro

-De verdad que eres más insoportable que nunca –comenta- Afortunadamente estos pocos segundos son lo único que conviviremos –agrega, abre la puerta de su lado

-¿A dónde vas? –volteo a  verla

-Tomare un vuelo para alcanzar a mamá y papá en las islas vírgenes –contesta- Cuídate hermanito, conduce con cuidado a casa –agrega con una falsa sonrisa

 

No me da tiempo de responder, baja del auto; camina hacia atrás, me bajo del auto. La veo tomar una maleta rosa de la cajuela, saluda cordialmente al maletero y camina hacia la puerta del aeropuerto.

 

-Pero que carajos…-digo en voz alta

-Su equipaje está listo señor –comenta el maletero, cierra la cajuela

-Sí, gracias –contesto, cierro la puerta de copiloto

-Que tenga buen viaje –agrega, no respondo

 

Camino por enfrente hacia la puerta del piloto, subo al auto y cierro la puerta; el motor esta enciendo, se manejar pero haber si recuerdo como coños llegar a la casa de mis papás.  No entiendo como mi hermana sigue con este auto, desde que me fui ah sido el mismo modelo; lo actualiza cada año pero por el mismo auto, color y todo, la única diferencia es que más moderno supongo.

 

Busco la dirección en el GPS, el maldito trafico infernal de Londres…bostezo y bostezo, el vuelo fue bastante largo; lo último que merecía es que hayan mandado por mí a una chofer que me abandonaría. Veo por el parabrisas el paisaje, reconozco las calles con forme me acerco a casa.

 

Estaciono frente a la enorme casa blanca de dos pisos, bajo del auto; parece que por aquí no ah cambiado nada, excepto yo. Camino por el paso de cemento que lleva a la entrada principal, una enorme puerta de madera esta frente a mi; toco el timbre un par de veces.

 

Veo a mi alrededor, el vecindario parece igual; ni un solo ruido, las enormes casas siguen igual que cuando me fui. Me pregunto si también vivirán las mismas personas, una simple curiosidad; no es algo que me pondré a investigar.

 

-Señor Malik –dice una señora algo mayor, volteo

-Hola…-respondo sin emoción alguna, parece que  la señora Jones aun trabaja para mis padres 

-Lo esperábamos –abre un poco más la puerta.

-¿Por qué un chofer no fue por mi? –pregunto, entro a casa- Waliyha me dejo abandonado –agrego

-Ella se reuniría hoy con sus padres, insistió en que ya que estaría en el aeropuerto; ella podría recibirlo –contesta la señora Jones

-Mis maletas están en la cajuela –comento- Aquí están las llaves del auto para que lo metan al garaje –le entrego las llaves

-Es un gusto tenerlo de vuelta en casa señor Malik –dice con una sonrisa en su rostro

 

No contesto,  simplemente avanzo; la casa esta increíblemente igual. El decorado está intacto, es como si me hubiera ido ayer y el tiempo no hubiera pasado en lo absoluto. Subo las escaleras, camino hacia la derecha; veo la tercera puerta, giro la manija hacia abajo.

 

Mi cama, la misma colcha color vino cubre el colchón; las paredes completamente limpias. El tocador aun tiene los frascos de loción que deje, el amplio closet sigue ahí; abro las puertas, mi guardarropa de adolescente está limpio y ordenado de la misma manera.

 

Reviso las prendas, playeras casuales; pantalones entubados, skinny jeans de mezclilla, bermudas, tenis; todo muy informal. Una risa de ironía se marca en mi rostro, hace años que no uso ropa así; ahora mi guardarropa esta repleto de trajes sastres, camisas, corbatas. Es el closet de un ejecutivo, de ninguna forma podría usa algo casual de nuevo.

 

Desabotono mi abrigo, aquí no hace nada de frio; el cuarto esta cálido, dejo el abrigo sobre la cama. Veo un portarretratos que esta boca abajo en el buro junto a la cama, lo tomo entre mis manos; hay unos chicos junto a un lago, frente a una fogata. Todos sonríen ampliamente, incluso yo que estoy en medio de los demás.

 

Recuerdo sus nombres, Liam, Louis, Niall y Harry; solían ser mis compañeros del crimen, cuando me fui no tuve tiempo de despedirme de ellos. Aunque hace mucho que no pienso en ellos, quien sabe que habrá sido de sus vidas; si siguieron por el mismo camino en el que estábamos, tal vez y no hicieron algo de provecho.

 

¿Qué sería si algún día nos volvemos a reunir? Ellos Vivian cerca, por algo éramos inseparables.  ¿Si casualmente los encontrara un día de estos?

 

Niego con la cabeza, no pasaría algo; seguramente no tendríamos mucho en común. Dejo la foto en el buro, solo que acomodo el portarretratos como debería de haber estado. Bostezo, me siento algo cansado del viaje; pero también muero de hambre.

 

Tomare una ducha, el cuarto de baño tiene todo lo que necesito; todo esta nuevo, el Shampoo no ah sido usado, el jabón liquido tampoco, tal vez y mi mamá mando a ordenar que todo estuviera listo para mí.

 

Enrollo una toalla alrededor de mi cintura, la ducha estuvo increíble. Me siento algo descansado, ahora solo falta que coma y creo que podre empezar a trabajar; al fin y al cabo para eso regrese, a trabajar en la empresa principal de la familia.

 

Salgo del baño, mis maletas están junto a la cama; excelente. Escojo uno de mis trajes, es completamente negro; a excepción de la camisa color azul rey, no usare corbata. Termino de vestirme, busco entre mis cosas mi peine; acomodo mi cabello.

 

Más tarde arreglare mis cosas , mientras tanto bajare a comer algo; empiezo a sentirme algo hambriento. Salgo de la habitación, camino por el pasillo, bajo las escaleras. Camino hacia la cocina, la señora Jones está limpiando algunos estantes.

 

-¿Qué hay de comer? -le preguntó

-No tengo nada preparado -me responde- Pero lo que quiera comer lo puedo preparar ahorita -agrega amablemente

-No gracias -respondo- Mejor dame las llaves del carro de Waliyha -agrego

-Las llaves de los autos están colgadas junto a la puerta del garaje señor Malik -contesta

 

No respondo, simplemente salgo de la cocina; camino hacia la puerta del garaje. Oh wow...camioneta negra, auto deportivo blanco, moto negra, el auto de Waliyha y un hermoso Jeep azul rey están estacionados en el garaje; parece que tengo un amplio catalogo para elegir , uno diferente para cada día , excelente.

 

Busco entre las llaves colgadas, la correcta para la hermosa Jeep azul. Subo a la camioneta, me acomodo en el asiento; prendo la radio y hecho a andar el motor. Avanzo con forme termina de abrirse la puerta del garaje, veo por el retrovisor como se cierra el portón.

 

Bueno...Londres sigue increíblemente igual, me guio gracias a mi memoria. Tal vez hay algunos semáforos que no recuerdo, pero de ahí en fuera; todo está muy igual.

 

Dejo la camioneta estacionada cerca de la entrada del restaurante, el host me recibe amablemente; pido una mesa para una persona, que este cerca de la ventana. Así podre ver hacia las calles, disfrutar un poco de Londres.

 

Ordeno una crema de espinaca como entrada, un corte de carne New York acompañado de ensalada y una papa horneada; de beber, una copa de vino tinto cosecha especial.

 

Disfruto de mi comida, a solas; como estoy acostumbrado, me sabe bien. Tomo un trago de mi vino, recuerdo que no eh confirmado la cita de mañana con los inversionistas; busco mi móvil en los bolsillos de mi pantalón, no está, en mi saco tampoco. Como es posible que se me haya olvidado, nunca salgo sin mi móvil o cualquier cosa electrónica; tendré que concretar la cita cuando llegue a casa.

 

Afortunadamente si traje mi cartera, pago la cuenta; salgo del lugar. Manejo tranquilamente por las calles, decido por pasar al super de compras; estoy seguro de que muchas cosas que me gustan, seguramente no habrán en la alacena de la casa.

 

Camino por los pasillos del super  mientras empujo el carrito para las compras, veo una pareja de muchachos más o menos de mi edad; el chico lleva en brazos a un niño pequeño, parece ser su hijo. Niego con la cabeza mientras me alejo de ellos, me parece una tontería que gente joven tenga hijos; creo que es una decisión idiota, como educar a alguien más si aun no son lo suficientemente adultos y maduros.

 

Pero bueno...cada quien tiene sus propias creencias y toma sus propias decisiones. Yo en lo personal no quiero tener hijos, nunca eh sido paciente; tengo la idea de que sería un terrible padre.

 

Sigo mi camino por el super, termino  de comprar; pago con mi tarjeta de crédito. Camino hacia la salida empujando el carrito de las compras,  avanzo por el estacionamiento hasta llegar a la camioneta; un BMW deportivo color negro, completamente polarizado se estacione junto a mi camioneta.

 

No le tomo importancia, abro la cajuela y empiezo a guardar mis compras.

 

-¿Malik? - escucho una voz masculina mencionar

 

Levanto la mirada, un chico algo está de pie junto a mi; usa gafas obscuras, su cabello rizado llama mucho la atención.

 

-¿Si? -respondo confundido

-Hermano...-dice efusivo- ¿No me recuerdas? - agrega

-Hmmm...lo siento ¿Te conozco? -trato de ubicarlo pero ni idea

-Soy Harry -responde- Harry Styles, solíamos ser inseparables ¿Lo recuerdas? -se quita las gafas, sonríe

-Oh si...- es el rizado de la foto en mi buro- Nunca pensé encontrarte aquí agrego

-Ni yo pensé verte de nuevo -responde- Hace años que te perdimos la pista, nunca supimos que fue de ti; los chicos y yo te extrañamos -agrega

-Si, bueno; mi viaje fue algo inesperado, no pude avisarle a nadie -contesto- Nos perdimos la pista, pero por lo visto te ah ido bien -agrego, viste muy casualmente pero se ve que usa  buenas marcas y su auto esta increíble

-La verdad es que no me puedo quejar -sonríe- Y me encantaría quedarme a charlar, pero tengo una cena en casa de mi hermana y me toco llevar el postre; lo malo es que salí tarde de la oficina y se me hace tarde para llegar -comenta

-Si claro, no te preocupes; de cualquier forma fue agradable verte de nuevo –comento

-Pero pásame tu numero, te mando un mensaje más tarde y nos ponemos de acuerdo para salir ó hacer algo –dice el muy sonriente con su móvil en la mano

-Tengo lada de Italia todavía, pero es el 7121820909 –contesto

-Listo, yo te mando mensaje para que guardes el mío –comenta

-Okey –digo sin emoción alguna

-Bueno, que gusto verte amigo; estamos en contacto –concluye

-Vale, cuídate –respondo

 

El se aleja, camina hacia el super. Yo termino de guardar mis compras, cierro la cajuela y tomo mi lugar en el asiento del piloto. El tráfico de Londres es lento, lento y ms lento…parece ser la hora pico ó algo así. Intento tomar un atajo, tomo una desviación antes de la que debería; avanzo más rápido que en la calle principal.

 

Me detengo en una señal de alto, por lo visto estoy cerca de casa; unas cuantas cuadras atrás. Observo a mi alrededor, hay niños jugando frente a sus casas; gente paseando a sus mascotas, es una tarde cualquiera para la gente hogareña. Volteo a mi derecha,  cierro los ojos y bostezo; se empieza a manifestar mi cansancio.

 

Abro los ojos, una melena castaña llama mi atención. Esa alta mujer viste una bata blanca, en su hombro lleva un bolso color verde esmeralda que resalta. Está de pie en la esquina de la calle, voltea en todas direcciones hasta que mira hacia mi lado.

 

Mi palpitar se acelera al reconocer su rostro, sus labios color carmín resaltan; a pesar de la distancia sus ojos avellana son bastante notorios. Un coche negro se detiene frente a ella, sube en la parte de atrás y desaparece de mi vista.

 

Me remuerde la conciencia, debería de haberme bajado a saludarla; a pedirle perdón. Aunque no creo que se atormente por lo que paso hace años, trago saliva; o quien sabe…

 

El ruido de los claxon me saca de mis pensamientos, veo que el semáforo esta en verde y todos los autos se ponen en movimiento; pongo la camioneta en marcha y sigo mi camino. Sacudo levemente la cabeza, suspiro. No entiendo porque tuve ese repentino remordimiento de conciencia al verla, lo nuestro paso hace años; desde entonces no había pensado en ella en lo absoluto. ¿Por que al verla sentí tan raras emociones?

 

Mi mente me traiciona al recordar aquella noche…

 

{Flashback}

 

-Yo te conozco Zayn, sé que no eres un chico de compromiso –me responde

-No me juzgues solo por lo que te hayan dicho –digo posando mis manos en su cintura

-Es que tengo miedo…esto que estoy sintiendo va mas allá de algo físico –dice mirandome fijamente a los ojos

-Yo también nena, te lo prometo –la empujo suavemente hacia la cama

-¿Cómo se que no será algo de una sola noche para ti? –el miedo en su voz es evidente, pero puedo hacer que cambie de opinión

-Porque me encantas, eres hermosa; siempre me has gustado –respondo, pego la punta de mi nariz con la suya

-Es que solo te gusto, eso no es suficiente para estar con alguien –contesta- ¿Has pensado que una noche así puede tener consecuencias? Nunca lo eh hecho ¿Qué tal si salgo embara…-beso sus labios para que guarde silencio

-No pienses las cosas tanto cielo, relájate y déjate llevar; disfruta –acaricio la piel de su espalda- Confía en mi…-digo mirándola a los ojos

 

.-._.-._.-._.-._.-_.-._.-.

 

La mañana siguiente que se me había pasado la borrachera, al verla aun dormida bajo las sabanas; tan tranquila, tuve una resaca de conciencia. No debí de haberla obligado a estar conmigo, encontré una servilleta y una pluma en la gaveta de la habitación; le escribí una estúpida nota y salí sin despertarla.

 

Llegue a casa y arme mis maletas, busque a mi papá para decirle que había tomado una decisión a su propuesta y era que si me mudaba a Italia; esa misma tarde tome mi vuelo. El haber jugado con esa chica me hizo pensar que no quería ser así toda mi vida.

Espero que ahora que estoy de regreso en Londres, el recuerdo de ella no me torture ó me obligue a hacer otra estupidez.

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...