Peligrosa Obsesion

La curiosidad mato al gato...recuerdenlo. Espero les guste, novela completamente original

26Me gustan
25Comentarios
2814Vistas
AA

17. Capitulo Quince

Capitulo Quince

 

 

Doy vuelta a la rosca de mi botella de agua, bebo hasta terminarla; realmente estaba muriendo de sed. Dejo la botella vacía en el contenedor de basura más cercano, tomo asiento; los sofás acolchonados son bastante cómodos. Guardo mis manos dentro de los bolsillos de mi chamarra, aquí esta a temperatura de congelador.

 

Saco mi móvil, desbloqueo la pantalla; suspiro al ver el fondo que tengo como protector. La foto de Kelly sentada en la playa mientras Emelí corretea a las palomas; rayos, el hueco en mi pecho se hace presente. Entro a la bandeja de mensajes, selecciono mi conversación con Kelly.

 

Hay veinte mensajes que el mandado desde la media noche, ninguna respuesta de su parte. Entro a mi registro de llamadas, cincuenta llamadas sin respuesta. Le llamo de nuevo, nada…manda a buzón. Guardo mi móvil en el bolsillo de mi chamarra, cruzo mis brazos frente a mi pecho; hecho la cabeza hacia atrás.

 

Ahora me arrepiento de no haberla ido a buscar a su casa, me daba miedo ir y que me cerrara la puerta en el rostro; pero ahora que lo pienso, eso hubiera sido lo mejor. Aunque me hubiera cerrado la puerta en la nariz, me hubiera quedado afuera gritándole todo lo que siento por ella, le hubiera gritado todo lo que le quise decir y no me dejo al irse del restaurante.

 

Mis palpitaciones se aceleran, lo mismo sucede con mi respiración; una ansiedad se manifiesta en mi estomago y mi pecho, me siento increíblemente inestable ahora mismo. Mil ideas rondan mi cabeza, recargo mis codos sobre mis rodillas; escondo mi rostro en las palmas de mis manos, creo que estoy por sufrir un colapso nervioso.

 

-Pasajeros del vuelo 108/36 con destino a Los Angeles California, favor de abordar por la puerta cinco con todos sus documentos listos; gracias –la voz del altavoz interrumpe mis pensamientos-Pasajeros del vuelo 108/36 con destino a Los Angeles California, favor de abordar por la puerta cinco con todos sus documentos listos; gracias –repite

Me pongo de pie, suspiro; mi cabeza se debate entre dos decisiones. Miro a todos los pasajeros a mi alrededor, caminan tranquilamente a la puerta de abordaje. La sala de espera empieza a quedarse vacías, estoy inmóvil en mi lugar.

-Al demonio todo…-digo en voz alta para mí

Salgo de la sala VIP para primera clase, atravieso todo el aeropuerto corriendo lo más rápido que puedo.  Salgo del aeropuerto de Heathrow, estiro mi brazo en el aire haciéndole señas a un taxista; el atiende a  mi llamado y avanza hacia mí.

 

Le doy la dirección, mi respiración es inestable al igual que el palpitar de mi corazón; no sé si es por lo rápido que corrí ó si es la adrenalina que experimento al haber tomado la decisión de ir en contra de los deseos de mi padre.

 

En mi mente preparo las palabras correctas que necesito para hablar con Kelly, tengo que preparar un dialogo completo para cuando la vea. En este punto ni siquiera me importa si me cierra la puerta en el rostro, me siento algo desesperado y capaz de todo en este momento; creo que entraría a su casa por una ventana si fuera necesario.

 

No me importa lo que tenga que hacer para que me escuche, pero lo hare; no la voy a perder, ni a ella ni a mi hija.

 

Bajo del taxi, saco un par de euros de mi billetera y le pago al chofer. A pesar de que la distancia es poca, corro de la entrada a la puerta de Kelly. Respiro hondo, trato de relajarme; toco decentemente dos veces el timbre.

 

-Voy…-escucho una voz del otro lado, pero no es la de Kelly

-Diablos….-me digo a mi mismo

 

Miro la hora en el reloj de mi muñeca, marca las ocho y treinta de la mañana; seguramente Kelly estará en la facultad. Parece que no pensé muy bien mi plan.

 

-Buenos días –me dice amablemente una señora algo mayor, la señora Sprouse; es la nueva niñera de Emelí

-Señora buenos días -respondo tranquilamente

-¿Venia a buscar a la señorita Kelly? –agrega sonriente

-Sí, pero se me olvido que está en la facultad –respondo, finjo una sonrisa

-No, se sentía algo indispuesta y hoy no fue –sonríe- Tampoco ira a trabajar, seguramente le hará bien verlo joven –agrega, siento los nervios crecer en mi- ¿Por qué no pasa a verla? –pregunta amablemente- Esta recostada aun –sonríe

-Sí, perfecto; muchas gracias –respondo                         

 

 

La señora Sprouse se hace a un lado dejándome entrar, camino por las escaleras y siento mis pernas temblar de nervios. El hecho de que Kelly no haya ido a la facultad, me hace pensar que el afecto nuestra platica de ayer; diablos, ahora estoy más nervioso de pensar que no todo está perdido para mí.

 

Me detengo frente a la puerta de su habitación, respiro hondo; trato de aclarar mi mente, pero todo el discurso que tenía preparado se me ah olvidado.

 

Tomo la manija de la puerta, la giro; empujo suavemente la puerta y se abre.

 

EL ruido de la puerta hace que Kelly se de la media vuelta, su mirada se fija con la mía; se ve mal. Usa su pijama, sus ojos están rojos eh hinchados, una lagrima resbala por su mejilla y la limpia de inmediato. Los libros que sostiene en la mano los deja sobre su escritorio. El hueco en mi pecho se hace aun mas grande al verla así, de saber que lo más obvio es que esta así por lo de anoche; no me perdono que está sufriendo por mi culpa.

 

-Vete…-dice con voz entrecortada, doy un paso dentro del cuarto- Dije que te vayas, no te quiero ver; no quiero saber más de ti –agrega

-Vengo a hablar…-es lo único que puedo decir, cierro la puerta detrás de mi

-Oh...pues si venias a decirle a Emelí personalmente que la vas a abandonar, demasiado tarde; esta en el colegio –el sarcasmo en su voz es evidente- Pero no te preocupes, cuando llegue yo le explico que tienes cosas más importantes en tu vida que nosotras –con su pulgar limpia las lagrimas que no dejan de escaparse

-No no, Kelly por favor –le ruego, doy pasos hacia ella; levanta su mano dejando que su brazo marque una distancia; detengo

-No te quiero aquí, por favor vete –cierra sus ojos

-Yo quiero estar aquí, vine para aclarar todo esto que no debería de estar sucediendo –respondo

-En eso tienes razón –me mira- Tu no deberías de estar aquí, me dolió mucho hacerme a la idea pero ya había aceptado que estarías en tu vuelo rumbo a Los Angeles; así que por favor…-la interrumpo

-No voy a ir –digo mirándola fijamente a los ojos, me mira confundida; un rasgo de esperanza se ilumina en su mirada

-Si vienes a decirme que te quedaras unos días en lo que organizas tu vida allá…-agacha la mirada

-No –respondo, camino hacia ella No iré, definitivamente decidí quedarme aquí –agrego, tomo su barbilla con mi mano; ella cierra sus parpados con fuerza

-No me ilusiones Zayn…-responde

- Por favor, mírame; en mis ojos veras que no te miento –le digo, abre sus ojos; me duele ver su mirada tan cristalina y sus ojos tan hinchados y rojos- No llores mas cielo, por favor –limpió sus lagrimas con mis pulgares- Me quedare aquí contigo, con nuestra hija; por siempre –sonrió- Te lo prometo- susurro

-¿Y tu trabajo? –pregunta mirandome

-No me importa si mi padre se enoja conmigo ó me despide; buscare otro trabajo y compraremos nuestra casa donde empecemos a crear nuestros recuerdos –recargo mi frente en la suya- Quiero que empecemos a disfrutar de una vida estando juntos el mayor tiempo posible –agrego- No me quiero perder un minuto mas sin ti a mi lado –concluyo

-Realmente pensé que te perdería de nuevo –responde llorando

-Fui un estúpido al dejarte ir de ese restaurante, perdóname amor –contesto- Quería pedirte que te fueras conmigo a Los Angeles, pero lo mejor es que me quede yo con ustedes –agrego

-Te amo, por favor nunca me vuelvas a hacer algo así –dice mirandome fijamente

-Te lo prometo cielo, perdóname por haberte hecho sufrir una noche –respondo, la punta de mi nariz roza la suya

 

Pego mis labios a los suyos, ella responde a mi beso; posa sus manos en mi cadera, el tiempo parece detenerse al besarla. Tengo la sensación más increíble del mundo, la amo; realmente no habría aguantado ni un solo día sin verla a ella o a mi hija.

 

Nos separamos, rompemos el beso para tomar algo de aire. Limpio sus mejillas del rastro que dejaron la lagrimas, deposito un corto beso en su frente; me mira con ternura.

 

Nos recostamos en su cama, nos quedamos abrazados pegando nuestras frentes; me mira fijamente y yo a ella, es un lindo momento.

 

-Creo que no tarda en llegar Emelí..-dice tiempo después rompiendo el silencio

-Bueno, cuando llegue le daremos una noticia importante –sonrió- ¿Crees que le emocione la idea de que viviremos juntos en poco tiempo? –agrego

-Yo creo que si –sonríe- Aunque tal vez vivamos juntos antes de encontrar una linda casa –agrega

-¿Por qué lo dices? –pregunto

-Porque puede que tu padre te corra de tu casa cuando se entere de que nunca llegaste a Los Angeles –responde

-Bueno…se me olvido ese detalle –respondo- Tal vez y tenga que ir a verlo para hablar con el, explicarle…-agrego- Estoy seguro de que se enojara pero me va a entender –beso la punta de su nariz

-Dile que tienes una noticia que darle, igual que me dijiste a mi –comenta risueña, sonrió

-Oh pro cierto…-digo haciendo memoria- Ayer dijiste que tenias que darme una noticia importante –comento

-Oh…se me olvido por completo –responde pensativa, sonríe inocentemente

-¿Qué cosa era? –pregunto

-Bueno…-se mueve en mis brazos hasta zafarse del abrazo, se pone de pie frente a la cama- Es una noticia….-comenta- Muy importante –sonríe, parece nerviosa

-Eso ya lo dijiste cariño…-me acomodo en la cama, recargo mi espalda en la pared para quedar sentado- ¿De qué se trata? –agrega

-Bueno, pues…-resopla- No sé cómo decirlo –agacha la mirada

-¿Pasa algo malo Kelly? –me pongo de pie, camino hacia ella

-No, no es malo…solo, no se –suspira, me mira

-Sabes que puedes decirme lo que sea cariño, puedes confiar en mí –sonrió

-Bueno, lo que pasa es que supongo que vamos a ser muy felices –comenta- Si después de lo que tengo que decirte quieres irte a Los Angeles, no te preocupes; entenderé si no te sientes a gusto con la noticia –agrega seria

-Me estas asustando –respondo honestamente

-Serás papá –sonríe ampliamente- De nuevo –agrega

-Tu… ¿Estas? –balbuceo- ¿De nuevo? –agrego, ella responde asintiendo con la cabeza

 

Me quedo congelado, las palabras no salen de mi boca.

 

-Zayn…si crees no poder con esto yo te entiendo y…-la interrumpo

-VOY A SER PAPÁ –el grito sale de mi sin siquiera pensarlo

-Si –dice ella sonriente

-Oh cariño…esto es increíble, al inesperado pero maravilloso –sonrió, la abrazo- Gracias por hacerme tan feliz, ahora tengo un motivo más para quedarme -susurro

-Esta vez no tendrás que esperar a que tenga tres años para conocerlo –comenta con algo de humor

-Es lo que más me emociona –sonrió rompiendo el abrazo- Pero aun así, Emelí es mi nena; tiene un lugar muy especial en mi corazón y compensare todo el tiempo que no estuvimos juntos –agrego- Te amo Kelly –la tomo de la cadera para pegarla a mi

-Y yo a ti Zayn –responde sonriente

 

Unimos nuestros labios en un beso maravilloso, un beso que decía más que mil palabras; porque honestamente, no puedo explicar con palabras la felicidad que siento en este momento.

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...