Peligrosa Obsesion

La curiosidad mato al gato...recuerdenlo. Espero les guste, novela completamente original

26Me gustan
25Comentarios
2976Vistas
AA

13. Capitulo Once

Capitulo Once

 

Ayer al llegar a casa hable con mi familia, les comente que saldría de viaje con mí… hija; fue extraño decirlo pero al mismo tiempo me sentí bien. Mi hermana quiso incluirse en el viaje, tuve que especificar que solo sería un viaje entre Kelly, Emelí y yo.

 

Mi madre me felicito y se emociono un poco ante la noticia, ella tiene la idea de que un par de días junto con mi hija y su mama seguramente servirán para formar un lazo mas fuerte entre nosotros para que la noticia de que soy su padre no sea tan difícil de digerir para la pequeña.

 

Mi padre por su lado se molesto un poco ya que había asignado algunas juntas con nuevos posibles inversionistas y me quería presente en ellas para darle mi opinión, por otra parte me pidió que tratara de definir mi situación con Kelly lo más pronto posible.

 

Mi reloj ah sonado a las 5 de la mañana y yo estaba despierto, pase la noche en vela. Reserve tres lugares en un vuelo de primera clase a las siete de la mañana rumbo a Brighton, también aproveche para buscar hoteles; esperando encontrar alguno lindo, pero encontré algo mucho mejor.

 

Salgo de casa sin hacer mucho ruido, mis padres seguirán dormidos al igual que mi hermana; ya sabían que iba a salir temprano, de cualquier forma más tarde les mandare un texto.

 

La madrugada se siente algo fría el día de hoy, espero y en Brighton las cosas estén un poco mejor para poder disfrutar al 100 las pequeñas vacaciones; aunque en estas épocas la playa siempre esta medio helada, de cualquier manera tengo en mente muchas ideas que podría llevar a cabo para disfrutar los dais con Emelí.

 

Detengo la camioneta, el día esta algo oscuro aun, en la casa de Kelly se ven las luces del primer piso encendidas; parece que ya están despiertas. Camino por el sendero de cemento, golpeo la puerta un par de veces.

 

El ruido de la manija acelera el palpitar de mi corazón, segundos después veo a Kelly algo sorprendida al abrir la puerta.

 

-Buenos días –digo educadamente

-Hola…-responde ella mirandome algo confundida, parece extrañada ante mi presencia

-¿La pequeña ya esta lista? –pregunto

-Oh si –dice ella despistadamente- Esta guardando algunos dulces en su mochila de viaje –agrega

-¿Tienes equipaje? –pregunto

-Sí, algunas maletas –responde

-Deja las subo a la cajuela para ir avanzando un poco –comento

-Oh claro, deja las traigo –responde sin expresar emoción alguna

 

Da un leve empujón a la puerta dejando que esta quede completamente abierta, da la media vuelta; la veo caminar junto a las escaleras; toma de la manija dos pequeñas maletas color morado, camina hacia mí. Me entrega las maletas en total silencio y con la mirada fija a la mía.

 

Su rostro está lo suficientemente cerca al mío, puedo confirmar lo hermosa que es; ni una sola gota de maquillaje y aun así se ve perfecta. Sus labios de un rosado natural, sus mejillas se sonrojan un poco al notar que la observo detalladamente; un mechón resbala repentinamente hacia su rostro.

 

Mi mano choca con la suya al tratar de tomar ese rebelde mechón, ella baja su mano; yo gano el mechón. Lo acomodo detrás de su mejilla, acerco mi rostro un poco más al suyo; puedo sentir su respirar acelerarse. Estoy por susurrarle algo pero un grito de Emelí nos obliga a separarnos de golpe.

 

-Voy cariño –responde Kelly dando la media vuelta rápidamente, camina dentro de la casa perdiéndose de mi vista

 

Resoplo, esos fueron unos segundos algo intensos realmente. ¿Qué abría pasado si Emelí no nos interrumpe?  Es obvio que ella también siente algo por mí, espero y el viaje no se ponga difícil después de esto.

 

Sacudo levemente mi cabeza tratando de superar lo intenso de este momento, doy la media vuelta; tomo las maletas y camino hacia la camioneta. Cierro la puertezuela de la cajuela, estoy por caminar de regreso a la casa pero veo a Kelly cargando a Emelí quien está cubierta por una cantidad extrema de cobijas.

 

Kelly maniobra para cerrar la puerta con llave, con una mano sostiene a Emelí; en la otra tiene su bolso, la mochila de la niña y las llaves, dudo si acercarme a ayudarle ó no; ella da la media vuelta y camina en mi dirección. Doy la media vuelta, abro la puerta del copiloto.

 

-Creo que es más seguro el asiento de atrás para Emelí –dice ella en un tono materno

-Si claro…como gustes –respondo educadamente

-Hola Zayn –se alcanza a escuchar la voz de la pequeña debajo de las mil cobijas

-Hola Emelí –respondo con una sonrisa automática en mi rostro

 

Cierro la puerta de copiloto, abro la de atrás; Kelly me agradece. Se inclina hacia adentro para acomodar a la pequeña, deja su bolso sobre el asiento y sube ella. Cierro la puerta, camino hacia mi respectivo lugar.

 

-Gracias por cumplir tu promesa -dice Emelí quitándose las cobijas de encima

-Lo hago con gusto –respondo con una sonrisa en mi rostro sin perder la atención en el camino

 

Por el retrovisor observo a la pequeña, ella sonríe; abraza a su mama del cuello. Kelly mira el retrovisor, me sonríe discretamente; regreso la mirada al camino.

 

Escucho a Emelí jugar en el asiento de atrás, la miro de vez en vez por el retrovisor; esta entretenida con unos juguetes que ha sacado de su mochila al parecer.

 

El camino al aeropuerto me ah hecho sonreír mas de una vez, Emelí y su imaginación son muy chistosas; parece que no fui el único divertido ante su jugo con sus muñecos, puedo jurar que Kelly rio varias veces también ante las ocurrencias de la pequeña.

 

-¿Esto es un ático? –comenta Emelí al llegar al aeropuerto

-Es un estacionamiento hija –le responde Kelly

-Parece un ático, está oscuro –responde la pequeña, detengo la camioneta

-Porque está debajo del aeropuerto cielo, por eso está oscuro –contesta Kelly

-Espérenme un poco aquí en lo que consigo un maletero –comento

-Está bien –responde Kelly

-No te tardes- agrega Emelí

 

Bajo de la camioneta, alcanzo a divisar a un hombre un poco mayor junto a un carrito metálico. Levanto mi mano en el aire, hago un par de señas con ella hasta llamar la atención del señor. El me ubica, lo veo caminar en mi dirección; me dirijo a la cajuela y comienzo a sacar las maletas.

 

Nos saludamos con un educado “Buenos Días”, solo son tres maletas; pero es preferible llevarlas en un carrito que arrastrando ó cargando. Le indico que se adelante y en un rato lo alcanzo.

 

Abro la puerta de las chicas, Kelly toma a Emelí en brazos y la cubre de nuevo con las mil cobijas. Toma su bolso y la mochila de la peque, con algo de esfuerzo logra bajarse de la camioneta.

 

-¿Te ayudo? –digo refiriéndome a Emelí, tal vez y sea más fácil para mí cargarla

-Gracias –responde Kelly

 

Estiro mis brazos esperando recibir a la pequeña en mis brazos, pero a cambio recibo el bolso de Kelly y la mochila de Emelí; bueno…al menos cargare algo aunque no se a mi hija, me veré como un caballero supongo.

 

Entramos al aeropuerto, pasamos por los prudentes y rutinarios pasos de seguridad del aeropuerto. LE doy unos euros como propina al maletero, nosotros entramos a la sala de espera VIP. Me doy cuenta de que Kelly observa atentamente todo a su alrededor con cierto asombro, en esta sala esta todas las comodidades que pueden imaginar.

 

Kelly me mira, esta por decirme algo; pero la voz del micrófono en la sala la interrumpe al anunciarnos que hay que abordar.

 

-Estos son sus lugares –digo al subir al avión

-Veré las nubes –dice Emelí al sentarse junto a la ventana- Esto es cómodo –agrega

-Siéntate bien cielo –comenta maternalmente Kelly a la pequeña

-Ya voy…-responde Emelí haciendo lo que le piden

-Bueno, tomare mi lugar –comento, le entrego a Kelly su bolso y el de la niña

-¿Donde te sentaras tu? –pregunta

-Del otro lado –respondo señalando un asiento a no más de un metro y medio de distancia

-Okey…-comenta ella

-Bueno…no duden pedir lo que necesiten a la azafata –comento

-Vale, gracias –responde Kelly, toma asiento junto a Emelí

 

Tomo asiento en mi respectivo lugar del lado del pasillo, se que nadie se sentara a mi  lado; anoche me tome la libertad de reservar cuatro lugares; dos para mí y dos para las chicas; dos para mí porque no me gusta viajar con un desconocido a mi lado ni aunque sea primera clase.

 

Abrochamos nuestros cinturones preparados para el despegue, por instinto; enfoco mi atención a las chicas, Emelí está emocionada y Kelly parece genuinamente nerviosa.  Un sonrisa divertida se forma en mis labios,  enfoco la mirada en la pantalla frente a mi; parece que la película está por comenzar.

 

Cierro mis ojos, no para dormirme; no podría ni siquiera intentarlo, estoy demasiado nervioso por las posibilidades tan innumerables de lo que podría pasar en este viaje con las chicas. Trato de mentalizarme de que no dormiré esta noche, mi padre me advirtió que no porque me fuera de viaje no trabajaría.

 

Mas tarde me enviara algunos documentos por E-Mail, documentos de los cuales tengo que hacer graficas y escribir un detallado informe de los pros y contras de una nueva posible inversión. El informe tiene que estar bien hecho y terminado para esta noche, lo tengo que enviar a mi padre para que el tome una decisión correcta basándose en lo que le enviare.

 

La risa descontrolada y tierna de Emelí hace eco en el avión, varios pasajeros se contagian de su diversión y puedo distinguir varios comentarios positivos y agradables sobre la pequeña; esa pequeña tan linda que orgullosamente puedo llamar..mia.

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...