Peligrosa Obsesion

La curiosidad mato al gato...recuerdenlo. Espero les guste, novela completamente original

26Me gustan
25Comentarios
2813Vistas
AA

12. Capitulo Diez

Capitulo Diez

 

 

El ruido de mi alarma se resuena en las paredes de mi habitación, camino hacia la mesa de noche junto a mi cama; tomo el móvil en mis manos y silencio en bendito ruido. Tengo más de media hora despierto, no pensé en cancelar el despertador en cuanto de levante.

 

Ah pasado una semana desde mi platica con Kelly, me tomo un poco meditar las cosas; pero la tarde siguiente ya estaba frente a la puerta de su casa, amablemente me abrió su ama de llaves y me dejo entrar. Jugué un rato con Emelí, fue una tarde bastante agradable.

 

Desde aquel día, eh visto a la pequeña ricitos todos los días por las tardes; la eh llevado al parque, hemos jugado en el jardín de su casa. Aunque ella prefiere el cuarto de pelotas, no mintió cuando me dijo que tenia de todos tamaños y colores; parece que Kelly ah hecho todo con tal de tener a Emelí feliz.

 

Hablando de Kelly, no la eh visto; siempre está en el hospital cuando yo voy por la pequeña. Y eh querido verla, quiero comentarle que estoy dispuesto a que Emelí forme parte de mi vida totalmente y no solo por unas horas al día.

 

Ahora que eh convivido con ella, mis días son diferentes; me siento alegre y tranquilo. Es increíble el sentimiento de que una pequeña te brinde su cariño, aunque claro; ella aun no sabe que soy su papá y no sé cómo lo tomara el día que lo sepa. Aunque tampoco sé como reaccione Kelly cuando le proponga la idea, pero tengo que hablar con ella.

 

Por supuesto que estoy más que dispuesto a vivir con ellas, eh pensado en buscar una casa que comprar; pero creo que es demasiado pronto para ese paso.

 

Manejo por las calles de Bradford, creo que hoy será el día en que hable con Kelly; es sábado por la mañana y voy a ver a Emelí. Le prometí que la llevaría a conocer mi casa, no sé porque tiene esa curiosidad; pero decidí complacerla, de cualquier forma la conocería eventualmente.

 

Asimismo, como le prometí que hoy la traería a jugar a mi casa; supuse que mi madre y mi hermana podrían desconcertarse con la imagen de verme llegar a casa tomado de la mano de una pequeña de casi tres años. Me arme de valor, en la hora de la cena; les conté a mi madre y a Waliyha sobre mi hija y Kelly.

 

Se dijeron muchas cosas, se gritaron otras tantas; mi padre confeso que lo sabía, escucho reproches por parte de mi madre…en fin. Después de miles de preguntas por parte de las dos, terminaron gritando y brincando emocionadas ante la idea de una pequeña niña en casa y de que esa pequeña fuera parte de la familia.

 

Por supuesto que tuvieron un periodo de tristeza al pensar que no la vieron crecer y que no la habían cargado de mas pequeña, pero la melancolía les duro poco cuando les dije que la conocerían hoy.

 

 

Detengo la camioneta, camino por el sendero de cemento; me detengo frente a la puerta, doy un par de golpes en la puerta y después presiono el timbre con mi dedo índice. Espero paciente un par de segundos, veo el reloj en mi muñeca; marca las doce de la mañana con cincuenta minutos, tal vez es muy temprano para ellas aun

 

-Zayn…-dice Kelly mirandome desconcertada, usa ropa deportiva y su cabello esta húmedo; es obvio que no acaba de levantarse

-Buenos días –respondo ocultando mi nerviosismo

-Buenos días –contesta- Me dijo Lola que has venido toda la semana con Emelí –agrega, no sé si es reclamo

-Sí, bueno…-contesto- Espero no te moleste –agrego

-Ella está feliz de que su amigo del parque haya reaparecido –comenta, su rostro no muestra expresión alguna

-Yo estoy feliz de convivir con ella, de hecho quiero platicar contigo –respondo

-No pensé que fueras a venir hoy también –dice confundida, parece no haber escuchado lo que dije

-Le hice una promesa y bueno, tengo que cumplirla –respondo- Pero de cualquier forma, tenemos que hablar –repito

-Creo que iré por la niña, está jugando en su habitación –comenta

-Me gustaría que platicáramos primero –insisto

-A mi me gustaría que habláramos después –responde

 

No digo nada mas, ella hace un gesto con su mano dejándome pasar a su casa. Sin decir nada, sube las escaleras; escucho voces, poco después baja Kelly con la pequeña en brazos; quien sostiene una mochila pequeña color morado.

 

-Pensé que no vendrías amigo –dice Emelí sonriente, estira sus brazos hacia mi

-Las promesas se cumplen, así que aquí estoy –sonrió, la tomo en brazos

-Vámonos –dice emocionada, besa mi mejilla; mi piel se eriza ante el gesto

-Tráela temprano por favor –comenta- Son los fines de semana cuando paso tiempo con ella –agrega

-Puedes venir con nosotros si gustas- la frase escapa de mi boca sin pensarlo

-Tengo tarea de la facultad –responde en automático- La iba a hacer en la noche, pero ya que no tendré nada más que hacer…-agrega

-Vámonos…-dice la pequeña en tono de berrinche- Mi mami dijo que no va –agrega

-Bueno, hasta más tarde –me refiero a Kelly

-Con cuidado –contesta ella

-Y hablaremos entonces –comento

 

Ella asiente con la cabeza, salimos de la casa. Acomodo a Emelí en el asiento trasero, justo en el medio; le pongo el cinturón de seguridad.

 

-¿Podemos ir a desayunar? –dice Emelí mirando fijamente la mochila en sus manos

-Claro ¿Algún lugar en especial que te gustaría? –pregunto sonriente

-Al de la “w” al revés –levanta la mirada y sonríe

-¿Dónde es eso? –pregunto curioso y divertido

-Venden hamburguesas y desayunos también –sonríe- Solo que no se me esa letra bien…pero se parece a la “W” solo que al revés –agrega tímida

-¿Mc’Donalds? –adivino

-Ajap –asiente la cabeza

-Vamos entonces –respondo, me sonríe

 

Cierro la puerta, tomo mi lugar como piloto. Veo a la pequeña por el espejo retrovisor, ella mueve su cabecita curiosamente al ritmo de la música en la radio mientras juega con unos pequeños juguetes que ah sacado de su mochila. Es una dulzura, tiene un rostro hermoso; actitudes curiosas que me hacen querer tenerla cada segundo del día.

 

Ya vamos de regreso a mi casa después de haber desayunado, Kelly paso la mayoría del tiempo en los juegos infantiles; le estuve rogando para que comiera. Les contare que cada vez que ella bajaba de la resbaladilla, yo me acercaba con un pedazo de su Hot-Cake y me sonreía; puedo decir con seguridad que hoy me sentí como un padre en toda la extensión de la palabra.

 

Dejo la camioneta frente a la casa, mas tarde la usare así que no hay necesidad de entrar al garaje. Tomo a Emelí en mis brazos, le pongo alarma a la camioneta; camino por el sendero de cemento hacia la puerta.

 

Tomo la manija, abro la puerta.

 

-¡Bienvenida! –se escucha un estruendoso grito, mis padre junto con Waliyha están sonrientes mirándonos

-Oh wow –dice Emelí sonriente, la dejo ponerse de pie por su cuenta; pero ella sostiene mi mano

 

Esto no parece mi casa, hay una enorme mesa con un mantel colorido; sobre este hay demasiados recipientes con muchos dulces y panecillos de todos colores. El piso está lleno de globos, hay incluso globos de helio flotando por todas partes.

 

-Hola Emelí –dice mi hermana acercándose, se pone de rodillas frente a la pequeña

-Hola…-contesta Emelí tímidamente, aprieta mi mano; la miro, parece algo confundida

-Ella es mi hermana –me pongo en cuclillas para estar un poco más a la altura de mi hija- No tienes por qué tener pena –agrego

-Me llamo Waliyha –dice mi hermana, sonríe; extiende su mano hacia Emelí

 

Emelí sonríe, suelta mi mano y da un paso hacia enfrente; con mucha efusividad abraza a mi hermana, como si ya la conociera y le tuviera confianza. Waliyha toma a Emelí en brazos, mis padres se acerca y se presentan con ella; yo miro la presentación desde mi lugar, ahora mi padre carga a Emelí. El parece emocionado, mi madre está al borde de las lágrimas.

 

-Vamos al jardín, hay algunas cosas que te podrían gustar –comenta mi hermana a la pequeña

-Tengo que pedirle permiso a mi amigo, vine con el –responde Emelí, me mira

-Adelante, ve –sonrió

 

Ella me responde con otra sonrisa, mi madre y Waliyha caminan hacia la puerta trasera; Emelí va entre ellas arrastrando su mochila mientras camina.

 

-Hijo…-dice mi padre, aclara su garganta- acompáñame a mi oficina pro favor –agrega serio, doy la media vuelta

 

Camino siguiendo sus pasos, seguramente querrá hablar sobre mi paternidad; estoy seguro de que es lo que quiere.

 

-Dime –comento, cierro la puerta detrás de mí

-Toma asiento –responde el, camina detrás de su escritorio; se pone cómodo en su gran silla

-Así estoy bien –contesto- Adelante… ¿Qué sucede? –agrego

-¿Cuándo empezaras los tramites? –dice serio

-¿Qué tramites? –digo confundido

-De paternidad –responde, pongo mis ojos en blanco- Creo que ya estas bastante grandecito como para que me hagas esos ojos –agrega

-Lo siento –respondo- Pero no entiendo porque insistes tanto –agrego

-Insisto porque es un tema importante, aunque a ti parece no preocuparte –agrega

-Sé que es importante, por supuesto que me preocupa –contesto- Pero no puedo actuar de la noche a la mañana, es algo complicado –agrego

-Se te complica porque no has tomado una decisión –comenta

-Ya la eh tomado –contesto serio

-¿Y cuál es? –pregunta- ¿Tratar a esa niña como un amigo? –agrega

-No –respondo- Le daré mi apellido –agrego

-Con eso no solucionas mucho –comenta

-Y espero poder vivir con ella en un futuro no lejano, tal vez comprar un lugar y tener un hogar para que estemos los tres juntos como familia –contesto

-Esa idea me agrada hijo –sonríe- ¿Piensas buscar una casa en Bradford ó alguna otra zona? -agrega

-Aún es pronto para eso –respondo- Primero quiero hablar con Kelly al respecto, primero decirle que quiero convivir mas con la niña y me gustaría darle mi apellido; ya lo demás se irá dando –agrego

-No tienes porque preguntarle su opinión –responde el- Deberías de buscar una casa –agrega- Aunque la madre de la niña no quiera vivir contigo, sería bueno que tengas tu propio hogar; donde la niña tenga su propio cuarto y sus cosas –comenta- Tal vez después pase los fines de semana contigo, no podrá dormir en la misma cama que tu ni en un cuarto de huéspedes –dice serio

-En eso tienes razón –respondo- Pero hablare con Kelly primero, después veré que necesito para poder seguir conviviendo con mi hija –agrego

-Me alegra saber que estas centrado, parece que has madurado desde la última vez que hablamos –sonríe- Me da gusto que hayas tomado una decisión, espero y todo salga bien hijo –se pone de pie

-También lo espero –sonrió

-Ahora si me disculpas, tengo que ir a la ofician –dice mirando el reloj en su muñeca- Me quede para conocer a la pequeña, quisiera quedarme todo el día pero tengo un par de juntas –agrega

-Que te vaya bien –respondo

-Mañana te espero ya a trabajar, tu oficina esta lista –comenta- Has faltado muchos días –agrega

-Ahí estaré –respondo

-Po cierto…-dice caminando hacia la puerta- Antes de saber quién era… ¿Nunca sospechaste que Emelí era algo tuyo? –pregunta, da la media vuelta para mirarme a los ojos

-No… ¿Por qué? –contesto confundido

-Esa niña tiene así todas tus facciones, es como verte a ti pero con cabello largo y rizado –sonríe

-Yo digo que se parece a su madre –respondo

-Tendremos que conocerla a ella también –comenta, rio- Es en serio –agrega- Quiero conocerla a ella también, no bromeo –respondo asintiendo con la cabeza

 

Sale de la oficina, deja la puerta abierta; suspiro, no había pensado en presentarle a mis padre a Kelly ni viceversa. Pero supongo que es lógico, eventualmente tendrán que conocerse.

 

El día pasa fabuloso, parece que mi madre y mi hermana organizaron mil cosas para Emelí; hay un trampolín y una resbaladilla inflable en el jardín. Emelí insiste en meterse a la piscina, pero el día esta bastante fresco y podría enfermarse así que le digo que otro día.

 

Jugamos en el trampolín, en la resbaladilla; comimos dulces, panecillos y quedamos llenos. En la sala de TV vemos una película infantil que ah rentado Waliyha, creo se llamaba “Frozen”; Emelí quedo encantada y la vimos dos veces mientras comíamos palomitas y frituras.

 

A la hora de la comida mi pequeña no tenia mucha hambre, solo comió un poco de pechuga asada porque no quiso sopa, ni verduras ni postre (sorpresivamente).

 

Tengo que confesar que este día ah sido maravilloso, jamás me había sentido tan feliz en mi vida; esta niña le da sentido a todo, hasta a lo más simple. Siento que…en pocos días, ya la amo. Cuando estoy con ella tengo una cálida sensación en el pecho, es increíble; indescriptible, supongo que así se siente la paternidad.

 

Bajo de la camioneta, abro la puerta trasera; Emelí se ah quedado dormida y algo incomoda, creo que debo de comprar una silla de auto para ella. La tomo en brazos junto con su mochila, de la cual se olvido completamente todo el día. El día esta algo helado, hubiera traído una cobija; otra cosa que debo comprar y traer siempre conmigo por si acaso.

 

Me quedo quieto frente a la puerta después de haber tocado el timbre un par de veces, escucho ruidos; sonrió al ver a Kelly.

 

-Quedo rendida –comento rompiendo el hielo

-Ya veo –responde- Aunque esta es la hora de su siesta –agrega

-Es bueno saberlo –contesto- ¿La llevo a su cuarto? –agrego

-No te preocupes, yo puedo –responde, estira sus brazos hacia mi; da un paso hacia enfrente

 

Le entrego a Emelí, también la mochila; ella besa la frente de la pequeña una vez que la tiene en sus brazos.

 

-¿De qué querías hablar? –pregunta directamente

-Es acerca de nosotros –respondo tranquilo aunque nervioso

-¿Nosotros? –dice levantando una ceja

-Si…bueno –aclaro mi garganta

-Mami…-la voz adormilada de Emelí nos interrumpe

-¿Qué paso cielo? –responde Kelly, dedica su mirada a Emelí

-Invita a Zayn a nuestro viaje –comenta la pequeña

-No creo que pueda, el es muy ocupado –responde Kelly en automático

-Anda…dile –insiste la pequeña

-¿Qué viaje? –digo curioso

-A la playa –responde la pequeña sin moverse

-Siempre que tengo vacaciones en la facultad salimos de viaje a diferentes puntos en Londres –contesta Kelly- Mañana saldremos rumbo a Brighton por tres dias -comenta

-Pero estará helado en estas épocas –contesto

-Lo sé, pero aun así es un lugar hermoso –responde

-Vamos Zayn –comenta Emelí aun adormilada

-No sé si tu mami quiera –respondo mirando a Kelly

-Mami…-dice Emelí en tono de berrinche

-No tengo reservaciones de nada, si gustas incluirte; eres bienvenido –responde Kelly sin mostrar emoción alguna

-Yo puedo hacer las reservaciones, tu tranquila –digo totalmente sonriente

-Nos vamos a las seis de aquí para buscar vuelo en el aeropuerto –comenta

-Okey, lo resolveré –digo sonriente

-Hasta mañana –dice Kelly

-Adiós –respondo

-Promete que iras –comenta Emelí mas dormida que despierta

-Lo prometo –respondo con una sonrisa aunque la pequeña no me ve

-Genial –contesta ella

 

Kelly da tres pasos hacia atrás, cierra la puerta; doy la media vuelta y camino a la camioneta.

 

Excelente, tengo mucho que hacer; reservare un buen lugar donde hospedarnos, un buen vuelo y simplemente lo mejor de lo mejor. Me encargare de que sea un viaje increíble, tal vez no hable hoy con Kelly, pero buscare una oportunidad durante el viaje.

 

Algo me dice que Brighton será una experiencia fabulosa, estoy seguro de que así será. Por fin pasaremos días como una familia, me da ansiedad ese pensamiento.

 

                                                                        

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...