Peligrosa Obsesion

La curiosidad mato al gato...recuerdenlo. Espero les guste, novela completamente original

26Me gustan
25Comentarios
2840Vistas
AA

6. Capitulo Cuatro

Capitulo Cuatro

 

Tengo que contarles que mi Viernes fue excelente, me sentía con algo de nervios de reunirme con los chicos pero todo salió a la perfección. Bebimos algunas cervezas, platicamos bastante para ponernos al día de la vida de todos. Y para mi sorpresa, todos son exitosos.

 

Louis y Harry trabajan en una empresa de publicidad, parece que ambos son los genios de la agencia y han conseguido contratos bastante importantes; por lo tanto tienen un salario extraordinario. Niall trabaja en una disquera, se encarga de todos los contratos y de conseguir nuevos talentos para la empresa; también tiene buen salario. Liam por su lado estudio leyes, es socio de un importante bufete de abogados a nivel Inglaterra; es conocido como uno de los abogados que siempre gana cualquier caso.

 

Eh de admitir que me sorprende que mis amigos hayan logrado ser importantes a pesar del camino por el que íbamos, parece que todos terminamos corrigiendo nuestro comportamiento para ser exitosos.  Lo que sigo sin entender, es que yo tuve que alejarme completamente de Londres para lograrlo y ellos simplemente siguieron con sus vidas y su mismo estilo de locura.

 

Por supuesto que mis curiosos amigos querían saber porque decidí irme de Londres, mi respuesta fue sencilla y directa… “Quería bajarle a la locura  concentrarme en tener un  buen futuro, simplemente acepte la propuesta que mi padre me había hecho mil veces y que siempre rechazaba” fue lo que les dije.

 

Bueno, en resumen; todo marcho de maravilla en la reunión. Quise hablarles de Kelly, pero pensé que si les decía pensarían que estoy loco y soy un acosador. Hablamos hasta cansarnos y hasta que nos dimos cuenta de la hora, yo decidí tomarme el Sábado como día libre; estuve todo el día en casa descansando. Bueno, en la tarde Salí al parque; vi a la pequeña Emelí jugar con una pelota enrome color verde limón, me entretuvo un rato y me hizo sonreír como siempre aunque ella no me vio puesto que jugaba entretenida del otro lado del parque.

 

Y hoy…bueno, hoy es el gran día. No pude dormir de nervios, por lo mismo desperté temprano; el reloj marcaba las seis y yo ya estaba en pie. Desde entonces anduve caminando en círculos en la habitación, mi imaginación creaba escenarios diferentes de todas las posibles situaciones que se podrían dar con Kelly. Ahora mismo estoy terminando de vestirme, salgo de mi habitación y bajo corriendo las escaleras.

 

-Buenos días señor Malik…-dice la señora Jones

-Buenos días –respondí sin detener mi paso

-¿Desea algo en particular para desayunar? –la escucho preguntar

-No gracias, voy de salida –contesto- Pero para cenar me gustaría algo de salmón ahumado –agrego, camino hacia la parte trasera de la casa

-¿Algo más que deseé? –pregunta

-No, gracias –contesto

 

Eh decidió en cambiar de auto, hoy me llevare el BMW blanco; seguramente es de mi madre. Manejo con dirección al Kensington, me siento algo nervioso; no sé cual sea la idea de Kelly. Pero eh de contarles que ayer por la noche llame para hacer una reservación en un “Steak-House” bastante exclusivo, reserve para hoy a las once de la mañana: quiero quedar bien con ella obviamente. Tal vez con lo que pase hoy pueda limpiar mi error del pasado, después de todo…solo era un desubicado adolescente.

 

Estaciono el auto cerca del edifico de pediatría, de donde siempre sale Kelly por las noches. Espero paciente unos minutos, bajo las ventanas del auto. Veo el reloj en la pantalla del radio, marca las diez y quince minutos; bueno, no la veo por ningún lado. Bajo del auto, ahora que hago memoria…no dijo dónde nos veríamos específicamente ¿Dónde debería de esperarla?

 

Empiezan a aumentar mis nervios, me siento perdido. Empiezo a creer que me dejara plantado ó más bien…me engaño, dijo que hoy a las diez solo para que la dejara irse aquella noche.

 

-Demonios…-digo en voz alta

 

¿Y si entro a buscarla? Puedo preguntar por ella en la recepción de pediatría, las enfermeras han de saber dónde está. Veo el reloj de mi muñeca, son las diez veinticinco. Suspiro, tal vez entrar a buscarla es buena idea.  Empiezo a caminar, me siento algo frustrado para ser sincero; sabía que era posible que me dejara plantado pero no pensé que fuera a pasar en realidad.

 

-Zayn…-escucho

 

Me detengo frente a la puerta de pediatría, volteo en dirección a la voz; veo a Kelly a mi derecha. Está usando un uniforme color azul y encima su bata blanca, cubre su cabeza con un gorro azul, en su garganta tiene un cubre bocas Le sonrió, camino hacia ella.

 

-¿Ibas a buscarme? –pregunta, guarda sus manos en los bolsillos de su bata

-Así es –contesto

-¿Pensaste que te había dejado plantado? –dice levantando una ceja

-Adivinaste de nuevo…-respondo, me detengo; dejo algo de distancia entre nosotros, no sé si darle un beso en la mejilla como saludo sería adecuado

-No fue intencional lo de haber llegado tarde –comenta- Un pequeño tuvo que entrar a cirugía –agrega, lo que explica su vestimenta de quirófano

-Oh…Espero que nada grave –contesto

-Estará bien  -suena convencida

-Y bueno… ¿A dónde quieres ir a desayunar? –le pregunto cambiando de tema y yendo directamente al grano

-La comida en la cafetería está muy buena –contesta

-¿La cafetería del hospital? –digo confundido

-Así es –responde ella, guardo silencio mientras pienso en cómo decirle del ir al “Steak-House”- No quiero presionarte pero solo me queda media hora para desayunar, eso si no es que llega otra emergencia repentina –agrega- ¿Te parece si vamos caminando? –comenta

-Sí, claro…-contesto

-Excelente –responde

-Y aparte de la cirugía… ¿Qué tal ah estado tu mañana? –le pregunto caminando a su lado

-Bastante activa, como de costumbre –responde- ¿Qué tal la tuya? –pregunta

-Bien, tranquila –contesto

-Me da gusto –responde

-¿Así que siempre estás trabajando? –le pregunto

-La mayoría del tiempo –contesta- Si no hay emergencias, atiendo consultas regulares de observación cuando algún medico pide mi ayuda –agrega- También me toca entrenar a algunos pasantes que entraran la próxima semana de auxiliares –comenta con una sonrisa en su rostro

-Así que te gusta u trabajo…-comento, agacho la mirada

-Por supuesto, ayudo a la gente todo el tiempo –responde

-Pero es una carrera bastante larga ¿No es así? –le pregunto

-Lo es –responde- Todo el tiempo estas estudiando y nunca dejas de aprender –agrega- Yo llevo un año estudiando mi especialidad y me faltan varios años mas –comenta

-Pediatría ¿Cierto? –pregunto, la miro

-Correcto –responde asintiendo con la cabeza

-Wow...-comento, empujo la puerta de la cafetería dejándola entrar primero

-Gracias –dice educada ante mi gesto de caballerosidad- ¿A qué te dedicas? –pregunta

-Según el diploma de la universidad dice que soy administrador de empresas –contesto, dejo que la puerta de cristal se cierre- Ayudo a mi papá a administrar las empresas de la familia –agrego, camino a su lado de nuevo

-Bien, números y mas números; dinero y más dinero –comenta ella

-Algo así…-respondo levantando los hombros

 

Me sonríe, nos detenemos frente a la barra de pedidos.

 

-Buenos días Joliet –dice Kelly a la cajera

-Buenos días doctora  Kelly –responde sonriente la chica- ¿Lo de siempre? –agrega

-Si por favor –contesta Kelly amablemente

-Serian diez con cincuenta doctora –dice la chica, veo a Kelly sacar unos billetes de su bolsillo

-No, de ninguna manera –digo deteniendo su mano- Yo te invito –agrego caballerosamente

-No es la primera vez que pago por mi desayuno Zayn –comenta ella

-Insisto, yo lo pago –agrego mirándola fijamente; esos bellos ojos tan expresivos me cautivan

-Te recuerdo que dijiste que esto no sería una cita, solo somos dos amigos de la prepa platicando que se conocerán mejor –dice ella- Así que por lo tanto, yo puedo pagar por mi desayuno –agrega, libera su mano de mi agarre

 

Desvía la mirada hacia la cajera, le entrega un billete; la chica le da un ticket y monedas de cambio.  Suspiro, caray…no pude contraatacar sus palabras; ciertamente yo dije que no sería una cita. Es bueno que Kelly me lo haya recordado, esta mañana solo se trata de platicar un poco para poder quitármela  del pensamiento.

 

Ordeno un jugo de naranja y un croissant de jamón, mientras pago mi orden Kelly esta a mi lado; la veo de reojo, esta tecleando en la pantalla de su móvil pero no alcanzo a ver qué cosa. Damos un par de pasos y al final de la barra nos entregan nuestra orden.

 

Yo recibo mi croissant y mi jugo, A Kelly le entregan una dona azucarada y un vaso de café.

 

-¿Solo eso comerás? –le pregunto, caminamos

-Si –contesta- Acostumbro a desayunar ligero –agrega

-Oh…parece que esa chica de la caja te conoce bien –comento

-Sí, bueno…paso mucho tiempo aquí –contesta- Cuando quiero des estresarme  vengo por un café y me siento en alguna de las sillas –agrega, se detiene frente a una mesa

-Permíteme…-comento, despego una silla de una de las mesas para que se siente

-Gracias –contesta

-Por nada –respondo, tomo asiento del otro lado de la mesa para quedar frente a frente

-Tu tenias cuatro amigos que estaban igual de loquillos que tu ¿Cierto? –pregunta, asiento con la cabeza- ¿Sigues en contacto con ellos? –agrega

-Ahora que regrese a Londres me encontré con uno de ellos, apenas nos reunimos todos –contesto, tomo de mi jugo

¿No estabas en Londres? –pregunta curiosa, bebe de su café; niego con la cabeza- Bueno, eso explica porque desapareciste de la faz de la tierra tan de repente…-agrega

-¿Me buscaste? –la pregunta sale de mi boca sin pasar antes por el filtro de mi cerebro

-¿A qué te refieres? –contesta, muerde su dona

-Dijiste que eso explicaba mi desaparición repentina –contesto- Y yo te pregunto que si me buscaste después de esa noche –agrego, muerdo mi croissant; no sé si fue una pregunta apropiada

-Oh, entiendo…-responde, medita unos segundos

-Ósea…supongo que me buscaste, por algo te diste cuenta de que “desaparecí” –insisto en el tema al ver que no contesta

-Realmente no te busque –responde relajada- Me di cuenta de que no estabas por ningún lado porque dejaste de ir al colegio, tus amigos siempre andaban solos sin ti y las chicas del colegio dejaron de hablar de encuentros contigo –agrega- Así que sin buscarte…simplemente deduje que te había tragado la tierra –bebe de su café

-Oh…-contesto asintiendo con la cabeza

-Oh te habías internado en una clínica mental… -dice risueña- Esa era otra teoría que tenia –agrega, sonríe; no sé que responder- Zayn…es una broma –dice al ver que no reacciono

-Oh si claro –digo asintiendo con la cabeza- Entiendo el chiste –agrego

-La verdad parece que no lo entendiste –comenta ella, muerde su panecillo azucarado- Lo que parece es que has cambiado bastante, te vez muy serio y formal –agrega

-Si eh cambiado, madure para ser más concreto -contesto

-Me da gusto, espero y con esa “madurez” hayas dejado a un lado escribir “gracias por la buena noche” en una servilleta para después desaparecer –comenta, agacha la mirada hacia su café

-Si…bueno…-digo nervioso- Sobre esa noche…-trago saliva- Quería decirte que…-me tartamudeo

-¿Me vas a dar las gracias en persona? –dice levantando una ceja

-No –contesto- Quiero decirte que lo siento –agrego- No pensé que ese día fuera a afectar tanto a tu vida –comento

-¿A qué te refieres? –frunce el ceño

-A que no pensé que esa noche fuera a ser importante para ti, no creí que después de tanto años aun te afectara –contesto, su mirada muestra su confusión- Mira Kelly, se que hice mal al dejar esa nota y después no contactarte; pero…al menos a ti te deje una nota, a las demás simplemente …-me interrumpe

-No me interesa saber que hacías con las demás –comenta seria- Para ser sincera…-suspira- No me interesa hablar de esa noche –agrega, se pone de pie- Acepte que nos viéramos para que me dejaras ir aquella noche, también eh de ser honesta y decirte que la cirugía de mi paciente termino antes de las diez –agrega- Me tarde en salir porque no estaba segura de que hablar contigo fuera una buena idea –se pone de pie- Tengo un horrible concepto de ti, pensé que a lo mejor estaría bien darte una oportunidad para olvidar esa mala imagen que tengo tuya; pero ya veo que a pesar de los años eres el mismo patán que recuerdo –niega con la cabeza- Adiós Zayn, que tengas buen día –dice molesta, da la media vuelta

-No, Kelly; espera –me pongo de pie- Espera, no tienes porque enojarte...-agrego, camino detrás de ella

-Dije adiós Zayn….-contesta sin detener su paso

-No te pongas en ese plan  -comento, trato de alcanzarla

 

Un policía abre una puerta de color morado frente a Kelly, ella le agradece y entra; el señor cierra la puerta.

 

-Déjeme pasar por favor –le digo al policía

-Es acceso restringido señor, solo médicos y personal autorizado –contesta el hombre

-Yo estoy con la doctora, déjeme entrar –le digo

-Si quiere ver a la doctora Jackman puede hacer una cita –agrega llamándola por su apellido- Ahora por favor, de manera amable le pido que despeje la puerta –agrega

 

No digo nada, resoplo; doy la media vuelta y avanzo. Salgo de la cafetería, camino hacia mi auto; tomo mi lugar en el asiento del piloto, suspiro. No sé qué hacer, podría esperarla aquí hasta que salga en la noche ó esperar a que salga a comer ó que por cualquier motivo salga del hospital para poder hablar con ella.

 

Aunque lo más probable es que al verme se de la media vuelta y haga lo posible por evadirme eh ignorarme,  tal vez y lo mejor será que me vaya a relajar un poco; tengo que despejar mi mente y mis ideas para pensar con sensatez, aunque lo único que no cambiara, es la idea de que la regué terrible.

 

No se porque carajos mencione lo que paso hace años, tampoco sé porque dije de las otras chicas; la verdad no entiendo porque hable tanto si todo iba tan bien. Soy un idiota…me confié demasiado. Ahora no se qué hare para arreglar las cosas con Kelly, en verdad que quiero conocerla bien; tengo esa tentación.

 

En el colegio la veía de lejos, me encantaba; era esa chica castaña con un rostro dulce, un cabello rizado lindísimo. Su sonrisa me cautivaba a metros de distancia, siempre la contemplaba a distancia; yo tenía otros objetivos en la prepa, las rubias eran las más fáciles para conquistar por una noche y ya.

 

Aparte de que mis ocasiones de conquista eran las fiestas, lo malo es que Kelly nunca iba a ninguna; por motivos que desconozco.

 

Pero aquella noche, yo tenía a una rubia cabeza hueca porrista en mis manos y la fiesta iba empezando; caminaba por el pasillo principal de la casa cuando la vi entrar por la puerta. Su melena estaba alisada esa noche, llevaba un corto vestido color esmeralda que resaltaba la palidez de su piel y que dejaba a la vista sus largas y hermosas piernas; sus ojos avellana se veían preciosos gracias a la cantidad de rímel que llevaba en sus pestañas. Aunque eso era el único maquillaje que traía, el resto de su rostro estaba al natural.

 

Nuestras miradas se cruzaron, me sonrió; le sonreí. Camine hacia ella, dije algunas palabras de galantería que sabía que funcionarían; pero no cayó inmediatamente. La bese impulsivamente y lo demás es historia, paso lo que quería que pasara entre nosotros pero nunca creí que fuera a tener semejante remordimiento la siguiente mañana; mucho menos pensé que un buen rato se convertiría en el sentimiento tan raro que tengo en este momento.

 

Suspiro, tomo asiento en la banca de siempre en el parque. Es curioso que recuero esa noche con tal detalle, podría hacer todo un libro narrando lo que paso exactamente en esa fiesta; pero de recordarlo ahorita, me siento raro.

 

Siento un repentino dolor en la cabeza, una pelota rebota en la banca para después rebotar en el piso y alejarse rodando.

 

-Lo siento…-escucho a mi derecha, es la pequeña Emelí- No quise pegarte en la cabeza –agrega

-OH…no te preocupes –respondo, me pongo de pie

-Es que te vi muy distraído, quise que la pelota llegara a tus pies –comenta inocente- Parece que no le atine –agrega con una sonrisa

-Eso parece –contesto, tomo la pelota del suelo- ¿Qué haces? –digo riendo, ella hace bizcos con sus ojos y tuerce la boca; se ve bastante chistosa

-Hago gestos –contesta, su rostro regresa a la normalidad- ¿Te sientes mejor? –pregunta

-¿A qué te refieres? –le entrego su pelota

-Cuando yo estoy triste, mi mami hace gestos chistosos para alegrarme –sonríe- Pensé que tal vez y eso también funcionaria contigo -agrega- ¿Te regaño tu mami y estas triste? –dice ladeando su cabeza tiernamente

-No estoy triste –contesto risueño ante el comentario de mi “mami”

-Si mientes te crecerá la nariz como a una marioneta de un cuento –comenta- No puedo pronunciar su nombre, es bastante difícil…-agrega, sonríe

-¿Cuántos años tienes? –digo curioso

-Creo que…cumpliré este año –sonríe

-Oh…-digo risueño- ¿Pero cuántos cumples? –agrego

-Aun no se me los números…-dice pensativa

-¡Emelí! –se escucha un grito en el parque- Vámonos peque porque no tarda en llegar mami por ti –agrega, es la señora que regularmente viene con ella

-Adiós amiguito –dice la niña sonriendo

-Adiós Emelí –digo con una sonrisa

-No estés triste, si tu mami te regaño seguro fue por tu bien –comenta sonriente

 

Le respondo con una sonrisa, se da la media vuelta y corre; sus rizos rebotan en el aire, que niña tan mas curiosa. No creo que tenga más de cuatro años, se ve demasiado pequeña pero es demasiado lista y linda. Suspiro, tal vez debería de ir a la empresa a organizar lo que necesito para la junta de mañana.

 

Puede que si me concentro en el trabajo lo de Kelly se me olvide un poco, de cualquier forma hoy no pienso ir a espiarla; lo más conveniente es que definitivamente me olvide de ella, tengo que dejar de darle importancia a ese asunto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...