Peligrosa Obsesion

La curiosidad mato al gato...recuerdenlo. Espero les guste, novela completamente original

26Me gustan
25Comentarios
2850Vistas
AA

16. Capitulo Catorce

Capitulo Catorce

….

 

 

-¿Cómo está Emelí? –pregunto

-Bien, de hecho al irse al colegio pregunto que si ibas a ir tú por ella –contesta Kelly

-Entonces lo tomo bien –suspiro

-Sí, creo que incluso está emocionada por la noticia -comenta

-Me alegra –sonrió aunque no pueda verme- ¿Cuándo estas dispuesta a conocer a mi familia? –le pregunto- Digo….solo faltas tú, Emelí ya los conoce -agrego

-Aunque todo ah salido bien, necesito tiempo; esto ah ido demasiado rápido –responde honestamente

-Okey, te entiendo cielo –contesto

-Gracias por entenderme –responde- Ahora tengo que dejarte, hay una emergencia –comenta

-Suerte amor ¿Nos vemos por la noche? –pregunto

-Claro, hasta más tarde cariño; te quiero –concluye

-Yo a ti mas Kelly –respondo

 

>fin llamada<

 

Suspiro, guardo mi móvil en el bolsillo de mi pantalón; tomo asiento en mi silla detrás de mi escritorio, tomo unos papeles que estaba leyendo hace un rato.

 

Oh dios…estos últimos tres meses han sido fabulosos. Como se podrán imaginar, Kelly  y yo pasamos la última noche de vacaciones juntos; fue fantástico. Desde entonces todo ah sido increíble entre nosotros, los fines de semanas solemos salir los tres a cualquier lugar a divertirnos.

 

Mientras que entre semana, disfrutamos unas horas a solas. Hay veces que paso por ella a su casa para llevarla al hospital en las mañanas; hay veces que no puedo.  Pero sin falta, todas la noches paso a recogerla al hospital cuando termina su turno; solemos ir a cenar para platicar un poco, vamos a algún bar ó en veces no muy escasas terminamos en algún lindo hotel (no les diré que pasa después).

 

Todo ah marchado bien entre nosotros, la relación a fluido sin presión alguna, incluso ayer decidimos contarle la verdad a Emelí; ella lo tomo muy bien. Estaba algo confundida al principio, pero después se colgó a mi cuelo un par de minutos. Sus exactas palabras fueron “Me alegra tanto que seas mi papá”.

 

Ahora, solo falta  que mi familia conozca a Kelly. También por supuesto esta lo de la casa, creo que ahora que Emelí sabe quien soy realmente; es hora de buscar un hogar que nos agrade a los tres, que escojamos un lugar donde podamos empezar a crear lindos recuerdos.

 

Mi familia se ah mantenido curiosa ante la situación, tanto mis padres como mi hermana mueren pro convivir diariamente con Emelí y consentirla hasta más no poder; pero les eh dejado en claro que tienen que esperar. Hoy por la noche les diré que tal vez pronto podrán empezar a convivir con la pequeña todo el tiempo que quieran, creo que les agradara la noticia.

 

El molesto sonido del teléfono en mi oficina me saca de mis pensamientos, dejo los papeles que sostengo sobre la mesa; tomo el auricular.

 

>llamada<

 

-Dime Sharon…-respondo

-Mi nombre es Carol joven Malik...-dice algo disgustada

-Lo siento, siempre me confundo –me justifico- Dígame Carol ¿Qué sucede? -agrego

-Su padre quiere verlo en su oficina, ahora mismo –contesta

-¿Podrías decirle que aun no termino de revisar los balances que me envió? –contesto, miro las hojas esparcidas sobre mi escritorio- Cuando tenga una respuesta, yo mismo iré a decirle –agrego

-Me temo que es para otra cosa joven, aun no me pidió la respuesta de los balances –comenta- Y dijo que era urgente

-Oh…okey-contesto- Avísale que voy para allá –agrego

-Si señor Malik –concluye

 

>fin llamada<

 

Dejo el auricular en su debido lugar, resoplo; aun tengo mucho trabajo que hacer, miro el reloj en mi muñeca. Marca las ocho y media ¿Cómo es que el tiempo paso volando y no lo note? Diablos, no sé si terminare a tiempo estos balances para poder ir por Kelly a su trabajo.

 

Me pongo de pie, salgo de mi oficina; el frio se siente algo intenso a pesar de que la calefacción está encendida en la empresa, al salir tendré que usar mi abrigo.

 

Camino de un lado al otro, tomo el elevador que me lleva al piso “7”. La imitación del sonido de una campana me avisa que eh llegado a mi destino, las puertas se abren frente a mí y camino. Algunos metros después,  me encuentro con el escritorio de la asistente de mi padre vacio; camino directamente a la puerta de su oficina, está abierta.

 

 

Carol está de pie frente al escritorio tomando notas, mi padre habla sin parar hasta notar mi presencia.

 

-Puedes retirarte Carol…-le dice Yazer a su asistente

-Sí señor, con permiso –responde ella educadamente

 

Me quedo a solas con mi padre, lo miro fijamente; perece muy serio, esto no puede ser nada bueno.

 

-Toma asiento hijo –me dice tomando asiento él en su respectivo lugar

-¿Qué sucede? –respondo, tomo asiento en una de las sillas frente a su escritorio

-Bueno hijo…¿Cómo vez las estadísticas que te mande? –pregunta serio

-Aun no termino de hacer los balances para darte una respuesta –contesto- Regreso más tarde cuando termine –agrego

-No, no lo necesito ahora el informe –responde- Solo quiero que te bases en lo poco que hayas analizado del informe y me digas ¿Cómo están las perdidas? –agrega

-Oh...-respondo- Pues, son demasiadas –agrego- Algunos números se mantienen muy abajo y otros se disparan, no tiene sentido –comento

- ¿Te parece lógico que las perdidas sean muchas, los ingresos pocos y la publicidad y fama de los productos sea alta? –cruza los brazos frente a su pecho

-Pues no…no es lógico –respondo- Si una empresa tiene productos populares y afamados, lo lógico es que tenga muchos ingresos y pocas pérdidas –agrego

-Es lo que yo pienso…-contesta- Hijo, alguien nos está jugando chueco en los ángeles –agrega- Estos informes que me envían no tienen sentido –se pone de pie

-Que alguien esté haciendo fraude se me hace lo más lógico –respondo

-Y no puedo permitir que alguien se esté burlando de mi en tal manera –camia de un lado al otro detrás de su escritorio- Estuve pensando en diferentes posibles ideas que serian una solución al problema- resopla- La una idea inteligente y efectiva será tener ojos allá, que alguien de confianza se quede ahí un par de meses; tal vez un año ó dos…ó más tiempo –detiene su andas, posa los ojos sobre mi- Pero por supuesto, tiene que ser alguien de mi absoluta confianza…-recarga sus manos sobre su escritorio- Y se me ocurrió que hiciste un muy buen trabajo el tiempo que estuviste en Italia así que eres el candidato perfecto para ir a los Angeles –sonríe

-¿Yo? –respondo exaltado- ¿A Los Angeles por tiempo indefinido? –agrego confundido

-Te vas mañana mismo, ya tengo tu vuelo reservado; un lindo pent-house en la orilla de la playa, un lindo auto rentado, esta todo listo para cuando llegues mañana por la tarde –comenta

-No puedes organizar así mi vida –alzo un poco la voz- Antes de planear algo así, debiste de haberme consultado antes –agrego, mi enojo es evidente

-Eres un empleado hijo, como tu jefe puedo decidir cual será tu próximo trabajo –responde tranquilamente

-¿Pero y mi familia? –agrego, mi respiración es irregular ante mi enojo

-Tu madre y tu hermana entenderán, a lo mejor y te van a visitar seguido –responde

-Me refiero a mi hija y a mi novia –contesto- No puedo irme ahora que todo está bien entre nosotros, no las puedo abandonar de nuevo –agrego

-Discúlpame hijo, pero tu nuca me diste una respuesta sobre lo que harías respecto a tu vida –responde- Yo pensé que seguirías como si no tuvieras una responsabilidad –agrega

-Pero te lo estoy diciendo ahora –me pongo de pie- Voy a comprar una casa, viviré con mi familia; es lo que voy a hacer –agrego

-Lo que vas a hacer es irte a  Los Angeles, lo siento pero ya está todo arreglado; no puedo arriesgar mis negocios por un berrinche tuyo –contesta

-No es un berrinche –respondo- Es mi hija y mi futura esposa de quien estamos hablando -concluyo

 

Antes de que me diga algo mas, salgo de su oficina; recorro el mismo camino que hace un rato solo que a la inversa. Regreso a mi oficina, tomo mi abrigo, me aseguro de traer en los bolsillos lo que necesito y salgo de la oficina.

 

Manejo algo apresurado, la verdad es que mi cabeza está hecha pelotas; no sé qué hacer, no se que se supone que pase ahora. La actitud de mi padre me desconcierta, no sé porque organizo este viaje así tan apresuradamente sin siquiera consultarme ante si estaba de acuerdo.

 

Entro al estacionamiento del hospital, veo a Kelly en la misma puerta de siempre; solo que esta vez eh llegado tarde por ella. Me reconoce y camina hacia la camioneta, entra; cierra la puerta y se inclina hacia mí. Sus labios juegan con los míos en un saludo increíblemente maravilloso, mas afectuoso que de costumbre; nos separamos.

 

-Te extrañe…-susurra con una sonrisa

-Llegare tarde más seguido para que me recibas así –respondo sonriente

-Oh no…ni se te ocurra hacerlo de nuevo –dice abrochándose el cinturón de seguridad- Empezaba a congelarme ahí parada –agrega

-Discúlpame cariño –comento, pongo en marcha la camioneta

-¿Podemos ir a algún lugar especial a cenar? –dice cambiando el tema- Tengo algo importante que decirte –la miro de reojo, ella sonríe

-Si, claro cariño a donde tú quieras -contesto

 

De camino al restaurante, hablamos de cosas triviales; ella me da un resumen de lo que hizo le día de hoy y yo le platico de lo agobiante que fue mi día en la oficina evitando por supuesto hablarle del viaje a Los Angeles.

 

-Bueno…sabes algo –aclaro mi garganta

-¿Qué cosa? –pregunta ella, toma un trago a su capuchino

-Tengo algo importante que decirte también –respondo

-Entonces tu primero, mi noticia puede esperar un poco –sonríe

-No…tu primero cielo –comento

-Tu primero, yo te diré al terminar la cena –sonríe

-Bueno, una de las inversiones de mi padre se ah venido cuesta abajo –comento- Pero no del todo, más bien parece que alguien está enviando números falsos a mi padre en cuanto a ganancias –agrego

-Un fraude –responde ella atenta

-Exacto –comento- Y bueno, mi padre quiere enviar a alguien a supervisar ahí por tiempo indefinido a partir de mañana –agrego

-Y te enviara a ti porque eres su hijo –dice sonriente

-Así es –comento

-Es bueno que tu padre te encargue una responsabilidad tan grande –bebe de su capuchino- ¿En donde trabajaras entonces? –pregunta

-En Monster Drink –respondo, me mira confundida- En Los Angeles –agrego, me mira fijamente por unos momentos en silencio

-¿Esta es tu forma de decirme que me dejas? –rompe finalmente el silencio

-No, no te estoy dejando –respondo

-Oh ¿Entonces estas pensando en una relación a larga distancia? –el sarcasmo en su voz es evidente

-No, tampoco Kelly –respondo- Quiero decirte que…-me interrumpe

-¿Para eso querías decirle a Emelí que eras su padre? –comenta- ¿Para al otro día largarte y dejarla ilusionada? –alza la voz

-No cariño, pueden irse… –me interrumpe

-No me vengas con tu “cariño” –se pone de pie- Fui una idiota al pensar que realmente te importábamos -agrega

-Kelly por favor, déjame terminar –comento

-No, esta todo claro –toma su bolso- Vete, entiendo; que tu empresa se recupere –agrega enojada

-Kelly, siéntate por favor; tenemos que hablar –me pongo de pie, trato de tomar su brazo

-No me toques ni intentes retenerme –da un paso hacia atrás- Que te vaya bien en Los Angeles no te preocupes por nosotras –agrega, da la media vuelta y da un par de pasos

-Kelly, por favor –camino detrás de ella

- No me sigas –dice sin voltear a verme- Y por favor...-se detiene, da la media vuelta; detengo mi paso- Cuando regreses en algunos años, no pienses en buscarnos –su mirada es cristalina- Tal vez y para ese entonces seamos una familia más grande –concluye, unas lagrimas resbalan por sus mejillas

 

La veo salir del restaurante, camino detrás de ella; acelero un poco mi paso al verla hacer la parada a un taxi, corro un poco más. Pero ya es demasiado tarde, ah subido al taxi.

 

-Mierda –digo para mi mismo

 

La eh regado, todo lo que había avanzado en mi relación con ella y Emelí se ah ido al carajo; todo por ser un estúpido. Aun no eh decidido irme a Los Angeles aunque mi padre tenga todo organizado, puede que no vaya; no las quiero dejar. Lo que quería decirle a Kelly es que ella y Emelí vinieran conmigo, serian unas vacaciones familiares largas; no me dio tiempo de explicarle.

 

Debería de ir detrás de ella ahora mismo, encontrarla en su casa y terminar de hablar. Pero esta muy alterada, seguramente si voy a buscarla cerrara la puerta en mi cara y no le va a importar lo que vaya a decirle. Puedo llamarla pero sé que no responderá, si le mando textos no los contestara.

 

-Señor…-dice una voz sacándome de mis pensamientos, doy al media vuelta- No se puede ir sin pagar la cuenta –agrega la mesera detrás de mí, ah salido a perseguirme

 

Asiento con la cabeza y entro de nuevo al restaurante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...