El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
27757Vistas
AA

37. Cp - 34

Capitulo Treinta Y Cuatro

 

Bueno, parece que mis planes de no trabajar una vez que sea mamá han cambiado. Recibí una llamada de Stuart, me dijo que lo de mi línea de ropa se pospondría hasta después del nacimiento de mis hijos; parece que los directivos de Saks creen que  tendrá mas publicidad la línea una vez que ya sea mamá y recupere mi figura de modelo después del embarazo. Aumentaron más la cifra de mi pago con tal de que aceptara ese cambio de planes.

 

Soy vieja, oficialmente tengo 23 años de edad; hace tres semanas fue mi cumpleaños. Les diré que la pase super, mi mamá me sorprendió con un desayuno a la cama. Después salimos a caminar por las calles de Nueva York, paseamos por Central Park; comimos manzanas con caramelo, algodones de azúcar y helados a pesar del frio en la ciudad.

 

Fue un día increíble, más tarde en la noche mi linda madre me sorprendió con una cena vegetariana hecha en casa. Ese día recibí felicitaciones de amigos cercanos, de mi asistente, manager y de las empresas con las que eh trabajado también.

 

Recibí un texto con buenos deseos de las hermanas de Louis, de Jay, también de Lou Teasdale, de Harry, Niall, Liam y Paul. Zayn me llamo y canto las mañanitas para mi, fue un increíble y lindísimo detalle de su parte; eh de contarles que los gemelos respondieron moviéndose de un lado al otro cuando recibí la llamada de Zayn.

 

En cuanto a Louis, el no me felicito y estuvo bien. Lástima que vi algunas entrevistas que dio ese día, decía que no poder estar conmigo en mi cumpleaños lo ponía triste de cierta forma pero que sabía que estaba bien en mis vacaciones y que por supuesto nos veríamos pronto para festejar; se canso de decir millones de mentiras cursis.

 

El día de su cumpleaños no lo felicite obviamente, ese día me quede encerrada en la casa de mamá para evitar salir y encontrarme con algún medio que me preguntara por él. Aunque eh de confesarles que fue un día algo difícil para mí de cierta forma, me invadieron los recuerdos de su cumpleaños pasado; la pasamos en un bote navegando el mar de Italia, era en aquellos días cuando pensaba que sus sentimientos hacia mi eran verdaderos. Me dio algo de nostalgia recordar esos momentos, la pasamos bien; pero todo fue mentira.

 

La noche de navidad fue algo lindo con mi mamá, mis gemelos recibieron sus primeros regalos de Santa Claus; eh de decirles que parece que mis hijos se portaron bien ó más bien que su abuela se volvió loca con las compras. Juguetes, biberones, ropa; zapatitos, abriguitos y mil cosas más que se agregaron a la colección de mis pequeños; todo era unisex puesto que seguimos sin saber que serán.

 

Al siguiente día fuimos a dejar todo eso a mi nueva casa, oh…porque eh de presumirles que ya tengo una linda casa en Nueva York. Es una hermosa casa en una zona residencial con mucha seguridad, es color blanco y está prácticamente nueva. Es de dos pisos, tiene cinco habitaciones; un enorme jardín trasero y otro en la parte delantera, al igual que garaje y grandes rejas de seguridad.

 

Lo que me convenció de comprarla fueron los enormes arboles que tiene, me imagine unos columpios para mis hijos; casa de árbol, tal vez y unas mascotas podrían correr por los jardines. En el momento que la vi me enamore de ella, me sentí cómoda con la idea de vivir ahí con mis hijos y mi madre. Mi linda mamá vivirá conmigo, pondrá en venta su departamento y viviremos juntas con los pequeños; seremos una unida y feliz familia.

 

Ya compre todos los muebles, el cuarto de los gemelos está en proceso de creación; contrate a una diseñadora de interiores que se está encargando de arreglar el cuarto de mis hijos al igual que de decorar el resto de la casa. Ese día lleve todo los regalos de santa a la casa y lo deje en la habitación de mis peques,  ustedes recordaran que no tenían nada en lo absoluto más que esos dos mamelucos que les había regalado Zayn.

 

Bueno, ahora tienen de casi todo mis hijos; recién llegando a Nueva York Salí de compras con mi madre. Siguiendo sus consejos, compre de todo lo que encontré en el área de bebes de las tiendas que visitamos. Ya tienen carriola doble, sillas para el auto, sus corrales para cuando estén más grandes, tinas para la hora del baño, Shampoo, jabón. biberones, chupones, algunos paquetes de pañales y muchísima ropa; todo lo que necesitaran ya lo eh comprado.

 

Eh decidido que todo esto se quedara aquí, hablando con mi mamá; llegue a la conclusión de que mis hijos nacerán en Nueva York, es lo mejor.  Así nacen aquí y aquí se quedan, de lo contrario tendría que esperar a que cumplieran cierta edad para poder sacarlos de Londres y que puedan viajar sin riesgos y seria todo un embrollo.

 

Mi mamá ya me ah conseguido algo de información de los buenos hospitales de aquí, por una considerable suma de dinero puedo alquilar una habitación privada. La mayoría de los hospitales cuentan con contratos de privacidad en casos especiales como el mío; nadie puede recibir información mía ó de los gemelos si yo no lo autorizo. Aun no me decido por ningún hospital, pero tendría que viajar acá un mes antes de la fecha aproximada del nacimiento para organizar todo y contratar a la doctora que atenderá el parto.

 

Pienso decírselo a Louis ya que este a unos días de tomar el vuelo a Nueva York, si se lo digo antes se pondría muy loco y todo estaría más que intenso de lo normal entre nosotros; así que mientras tanto eso será un secreto.

 

Oh chicas…lo único que puedo decirles en resumen es que me siento increíblemente ansiosa por la llegada de mis hijos; solo faltan tres meses y siento que el tiempo ah volado.

 

Llegue a Londres hace dos días, mi mamá vino conmigo; se tomo unos días de vacaciones para acompañarme al ultrasonido número seis de mis peques. Todo salió excelente como lo ah sido usualmente, los gemelos han crecido bastante bien y yo aumente un kilo mas en mi peso; pero seguimos en incógnita sobre su sexo. La doctora insistió en el tema de mi parto, pero por supuesto que no le dije que ya tengo el plan para ese día.

 

Hoy es el ultimo día que mi mamá estará conmigo, hoy por la noche tomara un vuelo de regreso a Nueva York. Dentro de dos días Louis tendrá días de descanso en la gira, así que vendrá para acá; me entere porque Zayn me dijo, no porque Louis haya tenido la cortesía de avisarme.

 

Mi mamá partirá hoy porque no quiere estar bajo el mismo techo que él, entre platicas le conté algunas cosas que me ah dicho; lógicamente no está muy contenta con el que digamos así que no cree poder fingir que le agrada cuando ella sabe toda la verdad. Por lo tanto, es preferible que no lo vea para evitar que a mi dulce madre se le ocurra decir algo inadecuado.

 

El día está bastante frio, estamos disfrutando de una película en el living; mi mamá preparo algo de chocolate caliente y lo estamos acompañando con galletas de canela. Tengo la sensación de orinar, con el crecimiento de los peques; todo mi cuerpo esta inestable, últimamente presionan demasiado a mi vejiga con sus pies ó con cualquier movimiento que hagan.

 

Me levanto del sofá con algo de esfuerzo, no tienen idea de lo pesada que me siento; mi barriga está bastante grande, parece que sigue aumentando de tamaño cada día y sin límite alguno. Camino al baño del primer piso, últimamente me siento cansada; pero hoy en particular me siento algo agotada.

 

Eh tenido un dolor en la cadera desde muy temprano, no estoy segura de que sea muy normal; pero tal vez y será que dormí mal ó algo así. Salgo del baño, camino de regreso al sofá y siento un extraño dolor en la cadera de nuevo; como un calambre, pero bastante fuerte.

 

Me detengo en seco, pongo una mano en mi cadera y la otra en mi vientre que se ah puesto duro; exhalo tratando de relajarme, cierro los ojos.

 

-¿Estás bien hija? –escucho a mi madre decir

-No se…-contesto sin poder ocultar el tono de molestia en mi voz

-¿Qué te paso?  -pregunta, la escucho más cerca

-Tengo un dolor de cadera desde temprano –contesto- Pero ahorita me dio una especie de calambre –agrego, abro los ojos; esta frente a mi

-¿Calambre? –parece asustada- ¿Dónde? –agrega, posa su mano sobre mi hombro

-En la cadera…-contesto, siento otro calambre; esta vez mas fuerte- -De nuevo…-digo casi llorando

-Oh no…-dice mi mamá- Ven te ayudare a sentarte –agrega- Esas podrían ser contracciones Kendra –agrega, me toma de la mano

-No…no pueden ser –contesto- Aun faltan meses para que nazcan –digo algo agitada, doy pequeños pasos hacia el living

-Se que aun falta, pero eso parecen ser –dice mi mamá

-No no…todo salió bien en el ultrasonido, no puede ser -siento que entro en pánico- Llama a la doctora Jackman -agrego

-¿De dónde le llamo? –mi mamá está algo asustada

-Mi móvil está en la barra de la cocina, en mis contactos esta el numero de la doctora –respondo

 

Mi mamá asiente con la cabeza camina hacia la cocina; yo inhalo y exhalo tratando de relajarme, siento otro dolor un poco más fuerte que los anteriores.

 

-No pequeños…-digo en voz baja acariciando mi vientre- Tienen que esperar un poco mas por favor, aun no es tiempo –agrego

 

Veo a mamá que viene de regreso, tiene mi móvil en las manos.

 

-¿Cuál es la contraseña? –pregunta

-Veinticuatro doce –respondo

 

La veo teclear en mi móvil, el sonido del timbre del departamento hace que mi mamá de un pequeño salto; le pido que abra la puerta y diga que no estoy disponible si es que me buscan a mí.

 

-Si diga –escucho a mi mamá decir

-Hola buenas tardes –me parece conocer la voz- ¿Se encontrara Kendra? –agrega

-Por el momento está algo indispuesta –contesta mi mamá

-Déjala entrar mamá –digo en voz alta, reconocí la voz; es la mamá de Louis

 

Veo a Jay frente a mí, me mira algo espantada.

 

-¿Estas bien Kendra? –pregunta preocupada

-Parece que tiene contracciones –responde mi mamá

-¿Cómo? –su rostro es sorpresa pura- Aun faltan meses -agrega

-Es lo mismo que yo dije, pero tengo unos dolores terribles –contesto- Jay, te presento a mi mamá –agrego- Mamá, te presento a Jay; la mamá de Louis –concluyo

-Mucho gusto…-dicen al uniso saludándose de mano

-Kendra, tienes que ir al hospital –dice Jay, se inca frente a mi; toma mi mano

-Estoy llamando a la doctora pero no responde –contesta mi mamá

-Intenta a su otro número -comento

-¿Ya le avisaste a Louis? –pregunta Jay

-NO…-digo casi gritando, siento otro terrible calambre

-No podemos esperar más –dice mi mamá- Hay que llevarte ¡ya! al hospital y localizar a la doctora de camino –agrega

-Estoy de acuerdo –responde Jay- Si esperamos más seria ponerte en riesgo a ti y a los bebes –agrega

 

Asiento con la cabeza, le pido a mi mamá que suba a mi habitación por mi bolso negro que esta sobre la mesa de noche; ahí tengo todo lo que podría necesitar tal vez.  Con mucho esfuerzo y bastante despacio, logro llegar al elevador.

 

Mamá sale corriendo de la caja metálica hacia mi auto, lo enciende y se estaciona frente al elevador para que no tenga que caminar mas.  Jay se sienta junto a mí en el asiento de atrás, Mi mamá le entrega mi móvil para que ella siga insistiéndole a la doctora.

 

Eh de comentar que no tenía idea de que mi auto pudiera ser manejado a tan alta velocidad, no tengo idea de cómo mi mamá pudo manejar tan rápido sin que le diera miedo. Jay localizo a la doctora Jackman a mitad de camino, la doctora dijo que nos esperaría en la entrada de urgencias.

 

Por mi mente pasan mil ideas, pero ninguna en concreto; de lo único que estoy segura es que tengo miedo de perder a mis hijos después de lo difíciles que han sido estos meses.

 

Llegamos al hospital, mama se detiene bruscamente frente a urgencias; la veo caminar hacia el hospital, poco después sale corriendo y detrás de ella vienen unos enfermeros empujando una camilla, la doctora Jackman viene detrás de ellos.

 

Jay abre la puerta del auto para bajar, extiende su mano hacia a mí para ayudarme; una vez fuera del auto los enfermeros me cargan para subirme a la camilla.

 

-¿Qué paso Kendra? –pregunta la doctora Jackman mientras la camilla esta en movimiento

-Parece que tengo contracciones –contesto

-Es lo que dice tu mamá y me dijo tu suegra por teléfono –responde- ¿Pero hiciste algún movimiento brusco? ¿Algún coraje? ¿Algo? –pregunta

-No, para nada –respondo

-¿A qué hora empezaron tus malestares? –pregunta, estamos dentro del hospital

-Desperté con dolor de cadera pero pensé que había dormido mal –contesto- Hace un rato fue que sentí los calambres –agrego

-¿Los gemelos se han movido? –pregunta

-Si, casi todo el día como siempre –contesto

-Vamos a hacer una parada en el área de urgencias de ginecología –comenta- Te revisare de pies a cabeza y veremos que está pasando –agrega

 

Antes de que pueda responderle siento el mismo dolor, me limito a cerrar los ojos y apretar mis puños para no gritar; duele demasiado.  La camilla se detiene, la doctora cierra las cortinas a mi alrededor; salen los enfermeros, junto a mi esta mi madre y Jay. Ambas parecen preocupadas al igual que la doctora Jackman, yo muero de miedo pero no sé cómo demostrarlo.

 

-Alina –grita la doctora

 

En respuesta a ese grito entra una enfermera, la doctora le pide que revise mis signos vitales; la chica asiente con la cabeza. Mientras la enfermera revisa mi presión sanguínea y temperatura, la doctora se encarga de revisar mi vientre. Revisa el ritmo cardiaco de los gemelos, yo tengo otro dolor y me limito a morder mi labio inferior.

 

-¿Signos Alina? –pregunta la doctora

-Todo bien doctora –responde la chica

-Los gemelos están bien –dice la doctora mirandome, suspiro de alivio- Su ritmo cardiaco suena perfecto –agrega- Pero me temo que tu cuerpo efectivamente está provocando contracciones –agrega

-¿A qué se debe? –pregunta mi mamá

-Se debe a que todas las mujeres llegamos a tener “falsas Alarmas”, en varios puntos del embarazo se contraen nuestras paredes pélvicas como si estuviéramos ya en labor de parto; pero estas solo se preparan para ese día final –contesta la doctora- Algunas mujeres las sienten, otras no –agrega- Pero me temo que en el caso de Kendra el caso es más grave –me mira- Tu cuerpo quiere adelantar el proceso, aun te faltan doce semanas para el termino y no es algo que pueda suceder ahora –comenta- Un parto en este momento pondría en riesgo tu vida a y la de los gemelos –dice seria

-¿Qué hay que hacer? –pregunta Jay, su miedo es evidente

-Ahorita se le administrara Magnesio, esa sustancia hará que se detengan las contracciones –contesta la doctora-  Esperaremos unas horas y la subiremos a piso, tendrá que permanecer internada al menos una semana para garantizar que estará bien y en total reposo –agrega- Durante la semana se le administrara una ampolleta diaria de beclometasona, son esteroides que ayudaran a que maduren los pulmones de los gemelos por si acaso el parto se adelanta al menos será menos riesgoso –comenta

-No quiero que se adelante el parto –comento

-Lo sé –dice la doctora- Para eso tendrás que acatar mis órdenes al pie de la letra Kendra, una vez que te de de alta no podrás hacer esfuerzos en lo absoluto; mientras más tiempo estés en cama será lo mejor para ti y los gemelos –agrega

-Está bien -suspiro

-Bueno, con permiso –dice la doctora- Iré a dar las ordenes y traeré las hojas a llenar para tu hospitalización –agrega

-Bien, gracias doctora –comento

-Por nada –responde

-Gracias –dice mi mamá y Jay al uniso

-No es nada, con permiso –contesta

-Así que en palabras normales, se quiere adelantar el parto –dice Jay mirandome

-Supongo que sí –respondo

-Ahora no podre irme a Nueva York –dice mi mamá caminando hacia mi- Me quedare contigo hasta que estés bien –agrega, toma mi mano

-Yo tengo que llamar a las chicas para avisarles que mi visita contigo tardara más de lo previsto –dice Jay- Me quedare aquí hasta que estés estable –dice sonriente

-Gracias Jay –contesto

 

Jay sale de entre las cortinas, me quedo a solas con mi mamá; ella se queda a mi lado, acaricia mi mano mientras yo sigo con los dolores de repente. Regresa la enfermera Alina, me avisa que pinchara mi muñeca y podría dolerme; asiento con la cabeza. Me explica que el magnesio se me administrara vía intravenosa junto con el suero, una vez que se quiten las contracciones me aplicaran la beclometasona igual por intravenosa.

 

Regresa la doctora Jackman,  me entrega unos papeles que debo firmar; pongo a mi mamá como mi responsable por cualquier cosa, autorizo que se le den informes sobre mi salud solamente a mi familia. La doctora se marcha, me avisa que regresara mas tarde a ver como sigo.

 

Jay regresa poco después, me sonríe; toma asiento a mi lado izquierdo, mi mamá sigue acariciando mi mano derecha. La verdad es que pierdo la noción del tiempo, involuntariamente se cierran mis parpados y todo se vuelve borroso. Alcanzo a escuchar varias voces, pero nada en concreto.

 

Siento a los gemelos mover bruscamente sus pies, abro los ojos de golpe; me doy cuenta de que no estoy en la sala de emergencias, parece que ya estoy en una habitación del hospital.

 

-¿Qué paso cielo? –dice mi mamá levantándose de su asiento- ¿Todo bien? –dice preocupada

-Sí, si…-contesto confundida

-¿Cómo te sientes? –pregunta, acaricia mi frente

-Cansada –bostezo

-¿Sigues con las contracciones? –pregunta

-Parece que ya no…-contesto- ¿Y Jay? –le pregunto

-Fue a la cafetería por algo para que cenemos –dice mi mamá

-¿Cenar? –digo levantando una ceja- ¿Qué hora es? –pregunto

-Van a dar las once y veintitrés -contesta

 

Esta por decir algo mas pero suena mi móvil, camina hacia el sofá donde estaba; toma mi móvil y me lo entrega; es una llamada de Zayn. Suspiro, aclaro mi garganta.

 

{Llamada}

 

-Alo –contesto

-Kendra…-suena aliviado- ¿Cómo estás? –pregunta

-Bien –respondo- ¿Y tú? –digo educadamente

-Preocupado –contesta- Me dijo Paul que te pusiste mal, aparte de que en todos los medios esta la noticia de que estas grave y que tu vida al igual que la de los gemelos está en riesgo –agrega

-¿Louis ya se entero de eso? –digo con cierto miedo

-Por supuesto –contesta- Hoy teníamos la mañana libre, yo fui de compras; cuando regrese todo mundo aquí estaba vuelto loco –agrega- Parece que su mamá le llamo para contarle que te habías puesto mal, todos aquí están preocupados esperando una llamada de el –comenta- Solo que yo no pude esperar a que el avisara algo, tenía que hablar contigo y escuchar de tu propia voz que estabas bien –suena espantado

-Si fue un buen susto, estoy en el hospital; aquí me estarán cuidando –contesto- ¿Louis donde esta? –pregunto

-No estará en la presentación de hoy y los próximos días, en cuanto se entero viajo para Londres –responde- Los chicos dicen que estaba muy espantado…-agrega

-¿Viene para aca? –pregunto

-Seguramente ya ah de haber llegado, se fue en un vuelo privado –contesta

-No debería de estar estresada en estos momentos –comento- No sé a qué viene, su presencia podría hacerme daño en vez de mejorarme –agrego

-Tranquila, tal vez y viajo porque en realidad le importas tu y sus hijos –contesta

-Lo dudo…-suspiro, se abre la puerta de mi habitación; entra Jay- Gracias por haber llamado, significa mucho tu preocupación –agrego

-En cuanto llegue a Londres  iré a verte, lo prometo –contesta

-Gracias, será lindo verte –respondo

-Te dejo que descanses, cualquier cosa por favor llámame –insiste

-Lo hare, espero y pueda llamarte para decirte que los peques y yo estamos fuera de peligro –contesto

-Cuídate Kendra, te quiero –responde, siento a los pequeños moverse

-Y yo a ti...-digo sinceramente- Y parece que los gemelos también te quieren, acaban de moverse –una sonrisa se marca en mi rostro

-Nos vemos dentro de unos días –su voz suena tranquila- Hablamos mañana -agrega

-Okey, hasta mañana; bye –concluyo

-Chao –concluye

 

{Fin Llamada}

 

-Es bueno verte despierta Kendra –dice Jay sonriente- ¿Cómo te sientes? –agrega

-Cansada –respondo, dejo mi móvil sobre la cama- Pero ya sin contracciones al parecer, aunque me siento algo adolorida -agrego

-¿Los gemelos? –pregunta, toma asiento junto a mi madre- ¿Siguen de latosos? –agrega

-Por eso fue que desperté –contesto- Se están moviendo mucho –agrego, pongo una mano sobre mi vientre

-Eso es una buena señal –dice Jay, le entrega a mi madre una charola de unicel y ella se queda con otra

-¿Ya quieres comer cielo? –pregunta mi mamá- Dijo la enfermera que llamáramos a su estación cuando despertaras y tuvieras hambre -agrega

-Cenen ustedes primero, yo aun no tengo hambre –contesto con una sonrisa

-Okey –dice Jay

-Por cierto…llamo tu manager Stuart para saber cómo estabas, parece que la prensa esta vuelta loca y no tienes idea de la de cámaras que hay afuera del hospital –comenta mi madre- El quería saber que decirle a los medios, pero le dije que no diera declaraciones; que estabas delicada y no podías atender su llamada por el momento –agrega

-Le llamare mañana –contesto

-También te hablo Jasón, quería saber si podía venir a verte y saber cómo estabas –dice mi madre sonriente- Le dije que por el momento no tenias autorizadas visitas y estabas dormida, pero en cuanto despertaras te daría su recado –agrega- Revisa tu móvil, tienes muchos mensajes también pero no leí nada –comenta

-Okey, mas tarde los veo –bostezo

-Las chicas te mandaron muchos saludos también, si la doctora lo permite; vendrán a verte mañana –comenta Jay

-Que lindas, ojala y puedan venir; me aburriré mucho los días que este aquí –contesto

-También le avise a Louis, se puso histérico cuando le dije –comenta Jay, trago saliva- Creo que no tardara en llegar –agrega- Te hará bien ver a tu pareja, hace tiempo no están juntos –sonríe

-Sí, claro…-finjo una sonrisa

 

Parece que Jay olvido las bebidas, mamá se levanta para ir por ellas; Jay se ofrece a regresar a la cafetería. Les digo que pueden ir las dos, así se distraerán un poco; insisto en que pueden dejarme sola por un momento sin problema alguno. Me tardo un poco para persuadirlas, pero al final termino convenciéndolas.

 

Estoy sola en esta habitación, miro a mi alrededor; estas cuatro paredes serán mi panorama durante los próximos días, puede que habrá las persianas durante el día. Suspiro, vaya manera de empezar el año; de nuevo en el hospital, creo que me eh internado más veces durante el embarazo que en mi vida entera. Con lo mucho que odio los hospitales, me causan pavor; pero supongo que mi situación es diferente a la que vivió mi padre tratando de combatir el cáncer, aunque no lo logro.

 

Los recuerdos de su agonizacion en el hospital vienen a mi mente, esos fueron los peores días de mi vida; ver a mi padre sufrir tanto me partía el corazón. Me daba impotencia no poder hacer nada más que esperar, cuando el día finalmente llego; no lo podía aceptar y sigo sin procesarlo honestamente. No entiendo porque tuvo que irse tan pronto, las cosas serian muy diferentes si el siguiera con vida.

 

Jamás me hubiera ido a Londres, no habría conseguido modelar en esa fiesta que me llevo a conocer a Louis; lo más probable es que en este momento no estaría en el hospital. Suspiro, no puedo cambiar las cosas; supongo que todo pasa por algún motivo y no queda de otra más que seguir adelante.

 

Acaricio mi vientre tranquilamente, bostezo; estoy tranquila en mi soledad. Un raro ruido se escucha en la puerta, la manija hace ruido y se mueve; será mi mamá con Jay que han regresado. Se abre la puerta de golpe, no puedo evitar sorprenderme; entra Louis a la habitación. Con la misma rapidez con que abrió la puerta, la cierra.

 

Camina rápidamente hacia a mí, no me da siquiera la oportunidad de pensar cuando ya lo tengo frente a mi; toma mi mano.

 

-¿Estás ben? –dice algo agitado- ¿Están bien los gemelos? –agrega, pone una mano sobre mi vientre

-Si…-es lo único que logro pronunciar, los bebes se mueven respondiendo a su mano

-No sabes el susto que me dio mi mamá –dice acariciando mi vientre- Sentí una culpa horrible de no estar contigo en ese momento –agrega mirandome fijamente a los ojos- Prometo que te cuidare hasta el último día del embarazo, te daré todo lo que necesites para estar bien –agrega- Por el momento no iré a las últimas presentaciones de esta semana, hable con Simon y puedo estar contigo hasta que pase el peligro –comenta

-Mi mamá se quedara conmigo así que puedes irte a trabajar si quieres –contesto seria

-No me importa si te va a cuidar la reina Isabel, yo me quedare a tu lado –dice mirandome a los ojos, su preocupación parece genuina; pero no sé si creerle- Es mi deber cuidar a mis hijos –agrega, los gemelos se mueven de nuevo- Parece que me extrañaron –agrega, mira mi vientre- Han crecido bastante, la última vez que te vi no estaba tan grande tu pancita…-su voz se corta

-Si…-es lo único que puedo pronunciar

-¿Ya sabes que van a ser? –pregunta aun concentrando su atención en mi vientre

-No, ni idea –contesto tranquila

-¿Qué fue exactamente lo que te paso? –pregunta, voltea a verme

-Se quiso adelantar el parto –respondo- Tuve fuertes contracciones, lo cual no es bueno considerando que aún faltan varios meses para la fecha ideal –agrego

-¿Ósea que cuando mamá dijo que tu vida y la de los bebes estaba en riesgo no exagero? –pregunta serio

-Fueron las exactas palabra que uso la doctora –respondo, veo sus ojos azul verdoso cristalizarse ¿Va a llorar?

-Con más razón no puedo irme y dejarte aquí –logra pronunciar

 

Fija su mirada con la mía, una lagrima escapa de sus ojos; trago saliva, siento un hueco en el pecho. El ruido de la puerta hace que el reaccione, quita su mano de mi vientre; limpia sus lagrimas.

 

-Cariño…-dice Jay- Llegaste rapidísimo…-agrega, camina hacia él y le da un abrazo

-Me vine en cuanto te colgué –responde el- Angelique, es bueno verla de nuevo…-dice el refiriéndose a mi mamá

-Si fuera en otras circunstancias tal vez….-contesta ella, camina hacia mi; del lado opuesto donde esta Louis

-¿Qué ha dicho la doctora? –dice Louis cambiando de tema

-Dijo que regresaba a ver como estaba Kendra alrededor de las doce…-responde mi mamá mirando su reloj en al muñeca

-Ya no ah de tardar –comenta Jay

 

Hay un incomodo silencio pro unos segundos, mi mamá mira de forma intimidante a Louis; él no se da cuenta, esta mirandome a mí. Jay teclea en su móvil, yo miro mi vientre; inhalo y exhalo tratando de relajarme un poco.

 

-Buenas noches…-es la voz de la doctora, todos en la habitación se sobre exaltan y miran hacia la puerta

-Buenas noches –contestamos todos al uniso

-Me parece que Kendra se ah de sentir mejor con los que la quieren a su alrededor –dice Sharon caminando hacia a mí, respondo con una sonrisa fingida- No quiero molestarlos, pero si me dan espacio para revisarla por favor; les agradecería mucho –comenta

 

Mi mamá y Jay caminan hacia el sofá, Louis solo da un par de pasos a du derecha pero no se aleja completamente; está atento a lo que hace la doctora.

 

-¿Cómo te sientes? –me pregunta la doctora

-Cansada, pero bien –respondo

-¿Has tenido alguna contracción? –pregunta

-No, ya no –contesto

-Bueno, los gemelos suenen bien; tus signos vitales están bien de igual forma, y ya sin contracciones parece que estas fuera de peligro –comenta- Pero de todas maneras te quedaras hospitalizada como te dije, una semana completa para la administración del medicamento y para asegurarme de que estarás acostada –agrega

-Okey –respondo

-¿Cómo se encuentra? –pregunta Louis

-Bien, parece que el susto ya paso –responde la doctora. Pero de cualquier forma, tiene que permanecer una semana hospitalizada; le había comentado que le administrare un medicamento para madurar los pulmones de los bebes por precaución –agrega

-¿Pero ya no hay peligro? –insiste Louis

-No hay peligro, solo queda cuidar a Kendra y esperar el termino del embarazo –contesta Sharon- Te mandare algo de cenar Kendra, aunque sea algo muy ligero –agrega

-Sí, está bien –respondo

-Bueno, con permiso; hasta mañana –comenta la doctora

-Gracias doctora –contesta Louis

-No fue nada, con permiso –responde- Solo recuerden que una sola persona puede pasar la noche con Kendra -agrega

-Okey -dicen mi madre y Jay al uniso

 

Sale la doctora de la habitación, Jay y mi mamá se acercan a mí al igual que Louis.

 

-Bueno Kendra, quisiera quedarme pero las chicas están solas en casa…-comenta Jay

-Si Jay no te preocupes, gracias por haberte quedado –contesto, sonrió tenuemente

-No tienes que agradecer, mañana me daré una vuelta a ver como sigues –dice sonriente, se acerca a mí y me da un beso en la mejilla- Hasta mañana peques, pórtense bien –dice posando una mano sobre mi vientre, los gemelos se mueven- Parece que conocen a su abuela también –agrega con cierta emoción en su voz

-Creo que si –digo con una sonrisa, veo a mi mamá bostezar- Si quieres tu también puedes irte mamá, estas cansada –comento

-No, yo me quedo contigo –contesta- Ya que te vea dormir de nuevo, entonces me acomodo en el sofá –agrega- Si quieres puedes irte a descansar Louis –comenta- Has de estar cansado del viaje –insiste

-No, me quedo con Kendra; no habrá manera de despegarme de aquí –responde el

-De cierta forma Angelique tiene razón hijo –dice Jay- Estas cansado del viaje, estaría bien si vas a descansar a tu casa y sirve que te traes algo de ropa por si piensas quedarte aquí el tiempo que este Kendra hospitalizada –agrega

-Si quiero ropa puedo comprar algo en la plaza cerca de aquí, también puedo descansar bien en el sofá –responde el- Mejor descanse usted Angelique, mañana puede venir temprano –agrega

-No gracias, quiero quedarme con mi hija –dice totalmente convencida- Insisto en que te vayas a descansar a la casa, mañana puedes venir a primer hora –agrega

-Si Louis…-digo yo, tengo que intervenir- El viaje fue pesado, necesitas descansar –agrego- Yo estaré bien, después de cenar quedare perdidamente dormida de seguro; no tiene chiste que te quedes –comento

-Puedo velar tu sueño –responde

-Seria más lindo si mañana que ella despertara lo primero que vea seas tú –dice Jay- Anda hijo, vamos; sirve que voy a tu casa por mi auto, lo deje estacionado fuera del edificio –agrega

-Okey…-dice poco convencido- Pero mañana a primera hora estaré aquí –agrega, me limito a asentir con la cabeza- Adiós peques -se inclina y besa mi vientre- Hasta mañana Kendra, cualquier cosa llámame –comenta

-No te preocupes –respondo  fingiendo una sonrisa

 

Se inclina hacia mí, besa mis labios; toma mi rostro en sus manos, su beso es bastante intenso. Le respondo el beso, no puedo negarme si su madre está presente.

 

-Te amo hermosa…-susurra rompiendo el beso, no digo nada

-Bueno vámonos –dice Jay- Hasta mañana, que descansen –agrega- Un placer Angelique –comenta

-Hasta mañana, el placer fue mío –responde educadamente mi mamá

 

Louis sale de al habitación con Jay, me quedo idiotizada por su beso y sus últimas palabras; no lo entiendo, me confunde. Pero una neurona me dice que fue actuación, que sus lagrimas; su beso y las palabras susurradas fueron fingidas para quedar bien con su mamá y con la mía.

 

Mi madre no hizo ningún comentario respecto a lo último que paso, simplemente se quedo a mi lado en silencio; camino al sofá y encontró una buena película de acción en la tv.

 

Suspiro, termino de cenar; veo a mi madre que ah caído rendida en el sofá. Me acomodo sobre mi lado derecho, suspiro; acaricio mi vientre. Tengo que relajarme, espero y esta semanas hospitalizada pase rápido y ojala y mi madre deje de ser tan obvia con su desprecio hacia Louis; de lo contrario, van a ser días muy difíciles y estresantes.

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...